1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Después de la lluvia

Ha pasado un año desde la riada, pero en Sant Llorenç quedan heridas por cerrar

Raquel Agüeros SANT LLORENÇ DES CARDASSAR , 16/10/2019

<p>Una máquina de coser, rescatada durante las tareas de limpieza.</p>

Una máquina de coser, rescatada durante las tareas de limpieza.

R. A.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Aquel 9 de octubre de 2018 quedó impreso en la memoria de los vecinos que vivieron la riada que mató a 13 personas en el Llevant de Mallorca. Los que acudieron a posteriori, los que por primera vez fueron a Sant Llorenç un día después de la torrentada, hoy no reconocen el pueblo. Lo que hace un año era un escenario de película de guerra, pero real, luce hoy como si, solo aparentemente, no hubiera ocurrido nada.

La vida sigue en Sant Llorenç, en Son Carrió, en S’Illot, en Capdepera, en Son Servera, en Artà y en la Colonia de Sant Pere un año después. Pero las huellas de aquella fecha siguen, cada día, en las marcas de las paredes de las calles, hace un año llenas de barro. Las fachadas de algunas casas están recién pintadas, como si fueran nuevas, aunque no exista forma humana de esconder la humedad.

En el Bar Olímpic no paran de servir cafés. Llevan así desde primera hora de la mañana, cuando ya estaban apostados en la cercana plaza del ayuntamiento los improvisados estudios de las emisoras de radio desplazadas hasta el centro de Sant Llorenç en este primer aniversario.

Es un día raro, muy luminoso. El sol aprieta y las calles del centro del pueblo están señalizadas para el memorial que se celebrará por la tarde. En el pueblo hay más gente de la habitual.

Celso Turrado se ha cogido el día libre. Trabaja a diario en una eléctrica, pero sentía la necesidad de estar hoy en Sant Llorenç. Es miembro de Protección Civil desde hace cuatro años y fue una de las personas que intuyó que la cosa pintaba fea. Sobre las cuatro de la tarde del 9 de octubre de 2018 salió del hotel de Sa Coma donde trabajaba. Antes de la guardia que le tocaba con Protección Civil, pasó por casa. Un par de horas después, sobre las seis, fue a recoger a su compañera para empezar su recorrido habitual por las calles de Sant Llorenç. De camino ya recibió las primeras llamadas del 112. Se había inundado un sótano y había que achicar agua, algo habitual cuando llueve en la zona. Pero aquella tarde Celso y Cristina Heinen ya no pudieron entrar en el pueblo. Él lo define así: “La prevención falló”.

Ese día la Dirección General de Emergencias (dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas) no envió ningún mensaje a los miembros de Protección Civil hasta pasadas las 19:30 horas. Ese 9 de octubre de 2018 Mallorca estaba en aviso amarilla. Y cuando ya no había nada que hacer, a las diez de la noche, la Agencia Estatal de Meteorología (Ministerio de Transición Ecológica) activó el aviso terrestre rojo, el de riesgo extremo.

La delegación de Baleares de la AEMET tiene la competencia en predicción y avisos marítimos en todo el Mediterráneo, desde el Estrecho de Gibraltar hasta Córcega y Cerdeña. Sin embargo, en los avisos terrestres la competencia la tiene la Agencia Estatal de Meteorología, en Madrid. Es decir, desde Baleares no se puede decretar un aviso terrestre. Así, los avisos terrestres amarillos y naranjas se decretan desde Barcelona; el rojo, desde Madrid.

Ajenos a estas cuestiones, pero siendo testigos de lo que estaba sucediendo y de lo que veían sobre el terreno, Celso y Cristina accedieron hasta la entrada de Sant Llorenç y se quedaron a la altura de la parada de bus de la calle Lepanto, desde donde cortaron los dos accesos al pueblo. “Es que había gente que se saltaba las cintas, yo creo que no eran conscientes de lo que estaba pasando. Estaba empezando a oscurecer, ya había coches inundados y ellos querían ir a sus casas a recoger a sus familias”.

Cuenta Celso que tiene distorsionada la noción del tiempo de aquella interminable tarde, que se prolongó durante más de una semana. “Activamos el piloto automático sin pensarlo, teníamos que empezar a coordinarlo todo, pero no había nadie y todo era prioritario”. Celso dice que tiene lagunas de aquellas horas y que sabe que no se acuerda de todo. De otras cosas prefiere no acordarse porque todavía le duelen. La cuestión es que cogió las cuerdas que llevaba encima para intentar entrar en una casa desde la que pedían auxilio a gritos.

Subido a una farola, sin cobertura móvil y sin luz, Celso envió una llamada de socorro a través del TETRA, un sistema de comunicación que utilizan los servicios de emergencias. No sabe qué dijo, “pero quien lo escuchó vino. No falló nadie”.

Los primeros refuerzos que llegaron fueron cuatro guardias civiles. Y, entre los seis, consiguieron montar un centro de recepción de víctimas. Después llegaron los bomberos y el Samur. Atendieron a más de sesenta personas, calcula de cabeza.

La madre de Celso ha querido acompañar a su hijo hasta Sant Llorenç este día tan extraño. Estrella se emociona al recordar aquellos días: “Mi hijo iba a sacar agua de un sótano y mira. Además, perdió el móvil. Supe de él por mi jefe, que lo vio por la tele a las dos de la mañana y me llamó”. Estrella no vio a su hijo durante varios días, a excepción del día que fue a llevarle el ordenador y la impresora que necesitaban en el puesto de mando.

Se llama memoria del agua. Es decir, que si el agua ha pasado por ahí una vez, volverá a pasar

Celso prefiere no hablar del impacto emocional que vivió durante días y baja la cabeza mientras juguetea con los dedos. Viste con orgullo el uniforme de Protección Civil. Su madre sí quiere abordar el tema, consciente de que, tarde o temprano, todo acaba saliendo.

S’Illot está a diez kilómetros de Sant Llorenç. Hace justo un año el puente de madera que atraviesa la playa hizo de improvisado freno de todo lo que arrastró el agua. Había coches amontonados, piedras, árboles arrancados y un silencio imposible de describir. Un año después los turistas que quedan en esta zona costera pasean en chanclas y con los tirantes del bikini a la vista, aprovechando los estertores de un verano que se alarga más de lo habitual. Sin saber lo que pasó.

“En Mallorca hay más Sant Llorenç”

Miquel Grimalt es profesor de Geografía Física en la Universitat de les Illes Balears. La persona encargada de reconstruir lo que ocurrió el 9 de octubre de 2018 describe una realidad incómoda: “En Mallorca hay más Sant Llorenç, somos ocupas en territorio del agua”.

El análisis, claro y de una crudeza que asusta, lo comparte el geólogo Alfredo Baró: “Se llama memoria del agua. Es decir, que si el agua ha pasado por ahí una vez, volverá a pasar”, dice mientras recuerda las inundaciones de hace 30 años en el Llevant y el Mitgorn.

Baró afirma que “el hombre es muy prepotente con respecto a la naturaleza, en lugar de aprender a convivir con ella”. Se refiere a las casas que están construidas en el borde del cauce del torrente, en una zona que se inunda cuando llueve de forma importante. “No son solo casas, son carreteras, puentes y otras muchas infraestructuras. En mi opinión, muchas de las construcciones en zonas inundables son obra de la especulación urbanística y de una falta de ordenación adecuada del territorio”.

Desde hace un año, cada vez que la Dirección General de Emergencias emite el nivel de alerta 1 (IG 1), se pone en marcha el Plan de Contingencia Municipal. Y se retiran los coches de las zonas inundables, aunque las casas sigan ahí, construidas al borde del cauce del torrente de Ses Planes.

¿Cuál es la solución? “Tirar esas casas”, responde de forma contundente Baró. En Sant Llorenç se están moviendo mucho porque son conscientes de que, tarde o temprano, volverá a pasar.

En el alma y en la cabeza de todos los que estuvieron en el Llevant de Mallorca hace un año quedan historias imposibles de olvidar.

Como la de la niña que Cristina encontró con vida, hija de la mujer que apareció horas más tarde, sin vida, y hermana del pequeño del que no se supo nada hasta días después. Los tres iban en el mismo coche.

Como los supervivientes que recuerdan, entre asustados y agradecidos, que ellos están vivos gracias a unos pocos segundos.

Como los voluntarios que llegaban con palas para retirar el lodo; y con comida para repartir entre los que ayudaban.

Como esas personas mayores que, resignadas, sabían que lo que pasó tenía que pasar. Y que volverá a suceder.

Sant Llorenç se convierte, un año después, en un plató de televisión. El resto de días seguirá esperando, con limitada esperanza, que lleguen los 20 millones de euros prometidos y aprobados por el Gobierno central.

-------------------------------------------

Este artículo se publicó originalmente en catalán en ctxt.cat .

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Raquel Agüeros

Raquel Agüeros. Persona. Periodista. Autónoma. Nació navarra y voló del nido. Lleva 17 años picando, casi siempre en televisión y radio. Escribir es su espina clavada. Vive en Mallorca.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí