1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Conocimiento compartido para no dejar a nadie atrás

Es imprescindible transformar el actual sistema de gestión y comunicación de los saberes en la universidad. Hay que apostar por un modelo que permita la reutilización, redistribución y reproducción de los datos y resultados académicos

Pastora Martínez Samper 20/06/2020

<p>Antigua biblioteca de la Universidad de Salamanca.</p>

Antigua biblioteca de la Universidad de Salamanca.

Carlos Reusser Monsalvez / Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dicen que solo se aprecia algo cuando ya no se tiene. Algo parecido le ha pasado al sistema educativo a raíz de la crisis generada por la covid-19. Los cierres masivos en todo el mundo de las instalaciones escolares y universitarias han evidenciado dos verdades: su importancia para la sociedad y las debilidades estructurales que lleva acarreando desde hace años. La educación se vuelve a considerar estos días, más que como mera proveedora de formación, como un ecosistema que nos interconecta a todos.

En este cambio de mirada, consecuencia de la crisis, la educación superior no ha sido una excepción. Los resultados académicos para entender el coronavirus SARS-CoV-2 y frenar la pandemia han ocupado un espacio relevante a la vez que inusual en conversaciones, redes sociales y telediarios. Y mientras muchos laboratorios han seguido trabajando sin descanso, las universidades también se han adaptado a una docencia en remoto para no dejar sin clases a más de millón y medio de estudiantes en nuestro país. Y, sin embargo, a pesar de todo ello, la educación superior como ecosistema particular, o como parte de otro incluso más rico, queda prácticamente fuera de la reflexión en los debates públicos.

El momento que estamos viviendo es una oportunidad excelente para que las universidades reajustemos nuestra posición en el nuevo contrato social

Seguramente es debido, en parte, a que desde las universidades nos seguimos ocupando más del qué que del para qué. Son numerosas las críticas (fundamentalmente externas) a las universidades como instituciones endogámicas que contemplan el mundo desde sus torres de marfil y apenas hay voces (normalmente internas) que reivindican el papel de la universidad como agente de cambio individual y colectivo.

Curiosamente, quien nos había devuelto esa mirada transformadora de la academia años antes de la covid-19 había sido la ONU. Lo hizo a través de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, su última agenda política global lanzada en 2015. La Agenda 2030, que señala los grandes retos a los que nos enfrentamos como personas, comunidades y planeta, marca un nuevo terreno de juego desde el que abordarlos. Un terreno de juego que busca la complicidad de multitud de actores, más allá de gobiernos y administraciones públicas. Un terreno de juego donde el conocimiento es clave para encontrar las soluciones más adecuadas a cada contexto y en cada ámbito, como se está demostrando en esta crisis desencadenada por la pandemia. Y si con algo trabajamos en las universidades es con conocimiento: el que generamos gracias a la investigación, el que compartimos con nuestro estudiantado, el que intercambiamos con otros actores de la sociedad. Por eso mismo, el momento que estamos viviendo es una oportunidad excelente para que las universidades reajustemos nuestra posición en el nuevo contrato social que ya planteaba la Agenda 2030 y que la covid-19 hace ahora inaplazable. Y este reajuste debe ser radical.

Por un lado, la necesidad de generar nuevo conocimiento para abordar la emergencia climática o poner fin a epidemias va de la mano de que este sea accesible a todos. Solo si las investigaciones se encuentran disponibles para todos los actores en todos los lugares del planeta será factible que el conocimiento se transforme en las soluciones que necesitamos. Sin duda, esta ha sido una de las lecciones de la crisis de la covid-19 durante la que se está compartiendo, a ritmo frenético, gran parte de los resultados científicos producidos en los laboratorios de todo el mundo. Sin embargo, aún hoy la gran mayoría del resto del conocimiento académico está solo disponible previo pago. Es imprescindible transformar el actual sistema de comunicación académica, más propio del siglo XIX, y apuntalar la transición hacia una Ciencia Abierta, el movimiento global que entre sus reivindicaciones apuesta por un sistema que permita la reutilización, redistribución y reproducción de los datos y resultados académicos. Se hace necesario un conocimiento abierto que permee en todas las direcciones, también desde y hacia actores no académicos, que convierta a nuestras universidades en instituciones más porosas y más cívicas, promotoras de mejoras en el día a día de la gente y su entorno.

Solo si las investigaciones se encuentran disponibles para todos los actores en todos los lugares del planeta será factible que el conocimiento se transforme en las soluciones que necesitamos

Además, la Agenda 2030 es la primera agenda política internacional que reivindica el acceso igualitario a una educación superior de calidad. Las precedentes apostaban por reforzar la educación infantil y primaria y, en ocasiones, la secundaria. Que una educación terciaria de calidad para todos sea una meta específica significa entender que el paso por la universidad es una pieza importante en la construcción de una ciudadanía global. También significa que más que un paso se trata de un camino, de un aprendizaje a lo largo de la vida que acompañe a las personas en su trayectoria vital y profesional en un mundo cambiante y acelerado. Así pues, la educación superior ha de plantearse cómo puede atender estas necesidades de manera más eficiente, sin olvidarse de conseguir ser mucho más equitativa. En este último punto también queda mucho por hacer: aún hoy las diferencias en los perfiles de estudiantes que ingresan a la universidad y la abandonan antes de tiempo están estrechamente ligadas a las desigualdades sociales de sus familias (básicamente relacionadas con el nivel de formación y la ocupación de sus progenitores) como indica el informe Via Universitària (2017-2019) de la Xarxa Vives d’Universitats.

Para ello, nuestro sistema universitario debe aprovechar todas las herramientas a su alcance, incluidas las tecnologías. La transformación digital de cualquier organización no se hace de la noche a la mañana ni puede improvisarse, pero tampoco tiene sentido permanecer en un debate basado en la falsa dicotomía entre la formación presencial y la virtual, “como si fueran los lados de un espejo” en palabras del profesor Rodríguez de las Heras. Ambas son complementarias ya hoy y lo serán aún más en este nuevo escenario que tenemos delante.

Por si todo esto fuera poco, este reajuste también debe hacer que nos miremos al espejo. Como universidades debemos aspirar a la coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos. Debemos dar ejemplo. Un ejemplo que empieza en nuestra manera de hacer con la comunidad universitaria. Necesitamos unas instituciones que apuesten por unas políticas realmente transformadoras, que no se queden en las etiquetas, que hagan de nuestros campus espacios mejores para la convivencia. Y aquí también queda mucho por hacer. Son varios los ámbitos de acción, pero destacaré dos: la brecha de género y la emergencia climática.

Por lo que respecta a la igualdad de género, no solo está lejos de ser alcanzada, sino que la situación originada por la pandemia está ahondando más si cabe en esta desigualdad. Son urgentes acciones que corrijan las deficiencias sistémicas que hacen que nos perdamos una gran parte del talento femenino. Unas deficiencias estructurales que no se corrigen simplemente incrementando el número de profesoras e investigadoras, como desmontan Barabási y colaboradores en un reciente artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), tras estudiar la carrera de más de 7,8 millones de investigadores de todo el mundo.

Y en cuanto a la acción por el clima, tampoco podemos quedarnos en la generación y transferencia de conocimiento. Debemos aplicar ese conocimiento internamente y contribuir también con hechos a frenar el incremento de la temperatura de la Tierra. Un calentamiento que volvió a batir un nuevo récord el pasado mes de mayo respecto a los últimos 40 años, según el Copernicus Climate Change Service. Por suerte, el activismo de jóvenes de todo el mundo, de nuestro estudiantado, en movilizaciones como las del 8-M o en iniciativas como el Fridays for future, nos recuerdan que ni podemos olvidarlos ni olvidar ser ejemplares.

Así pues, apostemos desde las universidades por trabajar para enriquecer ese ecosistema educativo y comunitario del que formamos parte, democratizando el conocimiento y participando en las soluciones a los grandes retos locales y globales. Comprometámonos a ser agentes de cambio individual y comunitario con un posicionamiento que tenga como eje transversal otro de los objetivos de la Agenda 2030: la reducción de las desigualdades. Si queremos ser parte activa de unas sociedades más justas y equitativas, hagamos que la igualdad sea un elemento definitorio de nuestras comunidades. Porque, como nos recuerdan Wilkinson y Pickett, “la igualdad es fundamental para la calidad de las relaciones sociales a gran escala”, favoreciendo a alcanzar el bienestar psicosocial de toda la población y la sostenibilidad ecológica. Tomemos como principio el leitmotiv de la Agenda 2030: no dejemos a nadie atrás.

––––––

Pastora Martínez Samper es vicerrectora de Globalización y Cooperación de la Universitat Oberta de Catalunya.

Dicen que solo se aprecia algo cuando ya no se tiene. Algo parecido le ha pasado al sistema educativo a raíz de la crisis generada por la covid-19. Los cierres masivos en todo el mundo de las instalaciones escolares y universitarias han evidenciado dos verdades: su importancia para la sociedad y las debilidades...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pastora Martínez Samper

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí