1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Isa Serra / Portavoz de Podemos

“No entiendo que haya un feminismo que no asume que la mujer no nace, se hace”

Lola Matamala 21/06/2020

<p>La portavoz de Podemos, Isa Serra.</p>

La portavoz de Podemos, Isa Serra.

Foto cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Isa Serra acaba de asumir dos portavocías. Ya lo era en la Asamblea de Madrid y desde hace pocos días, también lo es de Podemos. Serra (Madrid, 1989) acaba de ser madre, hace exactamente tres meses, justo el día que se decretó el estado de alarma en el país. La primavera de la diputada madrileña ha sido trepidante, pero entre toma y reunión ha tenido tiempo para leer novelas de Edurne Portela, Marta Sanz o Ana Pacheco, ver Baron Noir o escuchar a uno de sus músicos favoritos: Antonio Vega. Charlamos por teléfono sobre cuidados, teletrabajo y sobre si habrá posibilidades de una moción de censura en la Comunidad de Madrid. Spoiler: no.

¿Cómo está conciliando su maternidad con el trabajo?

Es difícil, muy difícil. Llevo mucho tiempo pensando en la importancia de visibilizar y valorizar los cuidados y siendo consciente de que vivimos en una sociedad en la que esa parte de la reproducción social, que es fundamental para el sostenimiento de la vida, está totalmente excluida de las políticas públicas. Ahora estoy aprendiendo lo que son realmente los cuidados a través de la crianza. Me he incorporado antes de finalizar el permiso de maternidad pero lo hago para volver con menos carga de la que tendría si ya hubiera finalizado mi permiso. Estoy a media jornada, pero hago lo que puedo. No podría dedicarle más tiempo a mi trabajo. También he comprobado que no rindes igual y que tu capacidad de concentración merma. La maternidad determina toda tu vida. 

Durante todo el confinamiento se ha visibilizado mucho más la carga de las mujeres por los cuidados. ¿Cuándo vamos a comenzar a hablar de nuestro autocuidado?

Se han visibilizado a la fuerza en el momento en que se ha frenado el resto de actividades cotidianas. A lo largo de esta crisis, lo que ha ocurrido es que lo que quedaba sosteniendo la vida han sido los cuidados por parte de las mujeres y no sólo en casa, sino en todas las actividades esenciales y con los empleos más precarios, siendo evidente que hemos estado más expuestas al virus. El autocuidado no sólo hay que ir implementándolo con políticas públicas sino que tiene que ir acompañado de un cambio cultural que nos permita dejar de vivir para otras personas  para  atendernos y cuidarnos a nosotras mismas. Por ejemplo, durante el embarazo recibes muchos cuidados pero, después del parto, esa atención se retira aunque seguimos necesitando muchos recuperarnos durante este proceso mental y corporal tan cambiante.

Solamente en Madrid ciudad, el 38% ha perdido buena parte de sus ingresos y el 9% de las personas con los salarios más bajos han perdido hasta el 50%

Durante esta covid-19, el teletrabajo está siendo la modalidad laboral estrella. Trabajar desde casa va a aumentar la carga para las mujeres?

Creo que se abre un debate interesante y que para mí tiene más contras y riesgos que beneficios. Fundamentalmente porque si el teletrabajo comienza a ser la norma, se corre el riesgo de que no se tenga en cuenta la sostenibilidad de la vida del hogar y sucederá que los cuidados volverán a ser más invisibilizados y eso conllevará una gran sobrecarga para las mujeres. No obstante, al teletrabajo han podido acceder empleos con salarios más altos, pero hay familias monoparentales (la mayor parte encabezadas por mujeres) y que ya estaban en riesgo de pobreza, que han tenido que elegir entre cuidar a sus hijos en casa o dejar sus empleos.

Y muy probablemente recortará nuestro tiempo para socializar.

Sí, por supuesto y es fundamental que las mujeres estén en el espacio público, sobre todo, en nuestro empleo. Hemos comprobado que las reuniones o los cafés después del trabajo son espacios de poder y que si nosotras estamos excluidas en el hogar es mucho más fácil que sigamos en esta condición de subalternidad. Las empresas van a reducir sus costes, pero hay que impedir que suponga un coste para los trabajadores. El teletrabajo supone que no se establezca un espacio diferenciador entre el trabajo y el hogar y los tiempos de la vida más allá del trabajo. 

También nos encontramos con personas que no tienen papeles o con mujeres mayores de 65 años con una pensión no contributiva y que no pueden recibir el IMV. ¿En la Comunidad de Madrid han establecido algún plan para paliar esta situación?

Es una región que es la más rica y la más desigual y donde la crisis de la covid-19 ha llegado sobre una crisis previa generada por las políticas del Partido Popular durante los últimos 25 años. Solamente en la ciudad de Madrid, el 38% ha perdido una buena parte de sus ingresos y el 9% de las personas que tenían los salarios más bajos han perdido hasta el 50%. Esto es lo que ha generado las colas de Aluche, que es sólo la punta del iceberg de esta situación tan complicada para muchas familias de la Comunidad de Madrid. Para paliar esta situación, llevamos semanas reuniéndonos con sindicatos o con colectivos como la FRAVM (Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid) para que sean portavoces de lo que ocurre en los barrios  y poner en  marcha, de manera urgente, soluciones políticas que plantearemos en la Comisión de Reconstrucción que comenzará en las próximas fechas.

Lo que ha sucedido en Madrid no ha sido un error, ha sido algo deliberado

¿Cuáles son algunas de esas medidas urgentes?

Tiene que ver con reforzar los servicios públicos, sobre todo, los servicios sociales. La renta mínima de la Comunidad de Madrid tiene que elevar la cuantía de personas perceptoras ya que el 80% de las personas que deberían cobrarla no la están recibiendo. Otro de los puntos importantes es la situación de la infancia, que ha pasado a un segundo plano en esta crisis y que ha demostrado que necesitamos un cambio cultural para que se asuma que los niños son sujetos de derechos. Cuando ha desaparecido la escuela ha emergido la desigualdad y ante esa vulnerabilidad infantil se  necesita un refuerzo en el plano educativo, social y en el acompañamiento para su desarrollo.

Incluso necesitan refuerzo sanitario... Pero ha comenzado el proceso de privatización de un hospital referente en la salud infantil como el del Niño Jesús.

Es increíble que un momento así la Comunidad de Madrid se dedique a privatizar, no sólo el Niño Jesús, sino la limpieza de seis hospitales públicos. Así les agradecen a las mujeres que trabajan como limpiadoras su exposición al virus.

Usted, ¿de dónde sacaría más dinero para llevar a cabo esas políticas públicas?

Sacaría el dinero de una reforma fiscal, aportando a la caja pública en función de nuestras posibilidades. España está siete puntos porcentuales por debajo de la recaudación fiscal de la Unión Europea y podemos avanzar mucho más. La Comunidad de Madrid es un paraíso para millonarios y, en la región, creemos que  podríamos obtener 1.700 millones de euros simplemente con una reforma al patrimonio y al impuesto de sucesiones para  que dejen de estar bonificados, el primero a un 100% y el segundo a un 99%. Creo que por la crisis que estamos viviendo es un propuesta que cada vez está más consensuada. 

Durante los meses más duros de la pandemia por la covid-19 muchas personas nos hemos preguntado dónde estaba la oposición autonómica. Me consta, y corríjame si me equivoco, que no ha habido ninguna reunión formal entre ustedes.

Es verdad, no ha habido reunión formal pero sí que hemos hablado en numerosas ocasiones para cualquier iniciativa que se planteaba en la Asamblea de Madrid para abordarla conjuntamente. Por ejemplo, cuando nos ha convocado Díaz Ayuso para las reuniones con Presidencia, sí que hemos hablado previamente entre nosotros.

Pero sobre este silencio de la oposición hay que tener en cuenta que la Asamblea ha estado cerrada durante el mes más duro de la crisis para poder adoptar medidas de la seguridad. Eso lo ha utilizado Díaz Ayuso para no dar explicaciones a la oposición y a la ciudadanía. A día de hoy, la Asamblea sigue cerrada para todo aquello que no sea actividad de control. No podemos votar aún iniciativas y eso ha supuesto más invisibilización. Esto lo ha aprovechado Díaz Ayuso para construirse un perfil estatal con objetivos propagandísticos personales y partidistas y así demostrar que era la que hacía frente al gobierno del PSOE y de UP. Ha tenido una visibilidad mediática que la oposición no hemos tenido.

Pero ¿por qué se han dejado invisibilizar? ¿Los medios de comunicación no les daban voz? ¿No tenían infraestructura para comunicar lo que ocurría ? ¿Ha habido un problema de comunicación de los partidos de la oposición?

Los elementos para que esto ocurriera han sido el cierre del parlamento madrileño y la actuación de Díaz Ayuso. Por otro lado, la Asamblea de Madrid está muy invisibilizada, incluso más que el Ayuntamiento de Madrid. A pesar de esos hándicaps, hemos hecho todo lo posible. Hemos utilizado todas las herramientas a nuestro alcance, como denunciarla por incumplimiento del reglamento de la Asamblea de Madrid cuando ha recibido como regalo una habitación para que, presuntamente, diera un contrato público a Sarasola.

Por otro lado, llevamos al pleno del próximo jueves la reprobación del Consejero de Sanidad por los protocolos en residencias, que es pedir su cese inmediato. Y denunciamos una y otra vez su nefasta gestión de esta crisis y las políticas para degradar lo público.

¿Está de acuerdo con la actitud del grupo socialista madrileño durante este tiempo?

Me parece que mucha de la crítica que se ha hecho tiene que ver con los elementos que he dicho anteriormente que han hecho más difícil visibilizar la oposición. Pero sí tengo diferencias con el hecho de ofrecerle un apoyo en los presupuestos a Ayuso, como ha hecho Gabilondo, cuando son unos presupuestos que van a seguir en la línea de más recortes a lo público cuando lo que necesitamos para enfrentar la crisis es lo contrario, y en la línea de fomentar más especulación sorber el suelo y construcción de vivienda en vez de avanzar hacia un mejor modelo productivo para nuestra región. No debemos entrar en la crispación que fomenta la derecha, pero eso no significa renunciar a defender derechos. 

Durante los meses más duros de la crisis supongo que habrán podido hablar con el consejero de políticas sociales.

Sí, y la posición de Alberto Reyero durante esta crisis ha sido coherente y valiente respecto a las residencias de ancianos en donde la situación ha sido  gravísima. No se puede excluir del derecho de auxilio en función de su grado de dependencia con un protocolo político. Desde el inicio. Reyero convocó reuniones con la oposición y aportaba lo que le pedíamos: datos de fallecidos, datos de personas enfermas de covid-19, etc.  hasta que fue apartado.

Lo que ha sucedido no ha sido un error, ha sido algo deliberado. Reyero avisó de que si aplicaba el protocolo, las personas iban a morir de forma indigna. Aún así, lo hicieron. Fue deliberado y por ende, va a tener consecuencias judiciales a través de las denuncias de los familiares y asociaciones como las Mareas de residencias.

Para Díaz Ayuso no ha habido negligencia, sino pragmatismo. Dice que quienes siguieron el protocolo de actuación con estos enfermos residentes fueron los médicos.

En primer lugar, me parece bárbaro hablar de pragmatismo sobre un protocolo aplicado y firmado por un cargo de la Consejería de Sanidad que decide a qué persona deben de tratar de salvar la vida. En segundo lugar, miente: ya hay algunos médicos que dicen que ellos no crearon el protocolo que ha producido que el 80% de las personas fallecidas no hayan sido derivadas a los hospitales. En todo caso, nosotros pedimos desde el principio de la crisis de la covid-19  la medicalización de las residencias de la misma manera que Reyero, el consejero destituido.

¿Unidas Podemos va a presentar cargos por esta gestión?

Aunque aún no se han habilitado los plazos judiciales, lo hemos debatido y hemos considerado que podemos dar apoyo en todo lo que podamos a los demandantes e incluso, si quieren que nos presentemos como acusación particular, lo haremos. Por ahora consideramos que es mejor que prosperen las denuncias pero estamos absolutamente disponibles. 

Las condiciones de vida de las personas que viven en las residencias siguen sin ser las más adecuadas. ¿Se han planteado hacer un estudio más exhaustivo sobre las empresas que las gestionan y cómo poder revocar esos contratos?

Sí, aunque nosotros ya llevamos mucho tiempo denunciando esta situación. Estas grandes empresas que se han quedado encargadas de nuestros servicios públicos y que gestionan el 95% de las residencias son fondos buitres o dirigidas por corruptos del Partido Popular como Uribarri. Allí no solo precarizan la vida de los residentes, sino la de los trabajadores.

Pero se pueden topar con la duración de los contratos y el coste de su reversión.

Habrá que ver contrato por contrato el coste de la reversión y ver la vía de la no actualización de los contratos.

La posición de Ciudadanos está clara desde hace mucho tiempo y es que comparte el mismo proyecto político de la extrema derecha

¿Qué les comentó Aguado cuando se reunió con ustedes?

Nos dijo que quería poner en marcha unas mesas para trabajar el plan de reconstrucción y unos días más tarde, cuando la presidenta nos convocó para hablar de este tema, la propuesta de Aguado fue diferente. La posición de Ciudadanos está clara desde hace mucho tiempo y es que comparte el mismo proyecto político de la extrema derecha.

Aguado ha tratado de jugar con la oposición para resolver sus conflictos internos dentro del gobierno y para tratar de sacar la cabeza aparentando voluntad de conciliación con la oposición pero a la hora de la verdad no es así. Con algo tan grave como esos protocolos de residencias, se posiciona con Díaz Ayuso, dejando a un lado a su compañero de partido y consejero de políticas sociales y apoyando a Ruiz Escudero.

Entonces no hay un resquicio para presentar una moción de censura…

Aunque hay una voluntad de querer echar a Isabel Díaz Ayuso del gobierno,  la realidad que hay en la Comunidad de Madrid es otra: hay que recordar que con Ciudadanos y Vox, el Partido Popular ha ganado las elecciones.

¿Aguado se cansará y abandonará a Díaz Ayuso?

El recorrido que ha hecho hasta ahora no nos permite tener esperanzas. Ciudadanos tiene una situación difícil y sabe que va a haber una sentencia desfavorable para Díaz Ayuso y para Ruz Escudero. Cuando hemos propuesto la reprobación del Consejero de Sanidad pedimos el cese inmediato de Ruz Escudero partiendo de los argumentos que dio el consejero de Política Social. Esta reprobación la tiene que votar toda la asamblea el próximo 26 de junio incluido Ciudadanos. Esperamos que hagan caso a Reyero.

Volviendo a su partido. En estos días salía en la prensa que Rafa Mayoral y Pablo Iglesias tienen algún conflicto importante y  son dos piezas básicas en el UP que hoy conocemos.

No sé en qué prensa. Me temo que en algún medio que se dedica a inventarse este tipo de cuestiones. 

Entonces tienen buena relación.

Sí, es todo mentira. Desde luego, Rafa Mayoral sigue siendo un pilar de la organización y entre ellos hay una relación estupenda. La misma que por parte de todas las personas que estamos en la dirección del partido.

Unidas Podemos presentó el año pasado un proyecto sobre la transexualidad y ahora el PSOE presenta uno que dista bastante de éste. Compartiendo gobierno ¿por qué no se han llegado a acuerdos sobre esta cuestión formando gobierno?

Hay un acuerdo de gobierno que consiste en poner en marcha una ley para las personas trans que garantice el cambio de nombre en menores, la despatologización y garantizar que las personas inmigrantes, muchas de las cuales huyen de sus países por esta condición, tengan todos los derechos garantizados. El Ministerio de Igualdad sigue teniendo un compromiso con los derechos de las personas LGTBI y trans.

¿Qué le ha parecido la postura del PSOE durante estos días?

Personalmente, el argumentario que hemos leído estos últimos días y el posicionamiento público del PSOE no lo comparto y además, me parece preocupante y representa un retroceso. Estamos viendo cómo la extrema derecha en Hungría, en Polonia, en Rusia se están atacando los derechos de las personas LGTBI y de las personas trans y lo que tenemos que hacer es garantizar los derechos humanos. Además, en esta situación de crisis por esta covid-19, las personas trans tienen aún más dificultades para acceder a empleos dignos y no precarios.

Y sobre el revuelo que se ha formado en el movimiento feminista a cuenta de esta propuesta socialista ¿qué tiene que decir?

Hay algunas personas que están planteando una deriva que no comparto, antes del documento del PSOE. Que son minoritarias dentro del propio movimiento feminista y que no asumen que la mujer no nace, se hace. Me parece un repliegue que se dedica a identificar a las propias mujeres como enemigo interno, porque las mujeres trans son mujeres, por parte de estas mujeres terf y que están aquí, en Argentina o en EEUU.
Lo que está pasando es que uno de los principales objetivos de la derecha y de todas las personas que se oponen al feminismo es el Ministerio de Igualdad. Es fundamental defender ese ministerio como fue la defensa a Bibiana Aído. Esta inquina responde a un cambio generacional que hay en este país, y que se ha conseguido después de muchos años de luchas del colectivo LGTBI, que las más jóvenes han convivido más con personas trans frente a personas mayores que también son señoras feministas y que no quieren comprender las experiencias vitales de este colectivo. Vivo asombrada viendo a mujeres feministas compartir argumentario con Hazte Oír.

¿Las feministas han estado muy calladas sobre las acusaciones de la ultraderecha contra las manifestaciones del  8M?

Por todo lo que hemos avanzado culturalmente hacia el feminismo, la criminalización de la derecha ha sido mayoritariamente rechazada, aunque en las crisis el feminismo pasa a un segundo plano a pesar de cómo nos golpean las recesiones económicas a las mujeres.

Hace pocos meses salió la sentencia que la condenaba por lo sucedido en aquel desahucio.

¿Piensa mucho en ello?

Me fastidia tener que convivir con una sentencia que no hay por donde cogerla y espero que el Tribunal Supremo no la ratifique: tener antecedentes penales es una indefensión para cualquier ciudadano. He sentido un muy fuerte apoyo de personas que consideran que esta decisión judicial es una criminalización de la protesta y que es un ataque desmedido, pero hay otra parte de la ciudadanía que da legitimidad a la sentencia. Lo que peor que vivo es la agresividad por parte de la derecha en las redes sociales. Puedes hacerte una idea de las barbaridades que dicen de mí perfiles cercanos a la ultraderecha. Esa agresividad es lo que más me afecta

Supongo que volvería a concentrarse para evitar un desahucio.

¡Claro! Lo que estaba haciendo era defender los derechos humanos, y en ese caso manifestarme contra el desahucio de una persona discapacitada. De hecho, después de ese desahucio he ido a otros.

¿Qué es lo que debe decir una portavoz?

Decir siempre la verdad.

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí