1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Antonio Martín Pallín / Magistrado emérito del Supremo

“El Supremo no es franquista, sobre todo es centralista”

Miguel Mora Madrid , 22/11/2020

<p>José Antonio Martín Pallín es magistrado emérito del Tribunal Supremo.</p>

José Antonio Martín Pallín es magistrado emérito del Tribunal Supremo.

Lifeabogados

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No es usual que en España un magistrado estudie, analice y critique a fondo las decisiones de sus compañeros de carrera. José Antonio Martín Pallín (A Coruña, 1936) es una de las más brillantes excepciones a esa regla no escrita. Fiscal y juez en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo durante 22 años, y expresidente de la Asociación Pro Derechos Humanos, Pallín es uno de los juristas más eminentes y reputados del país, y sigue ejerciendo con especial atención y lucidez su derecho de réplica a las decisiones judiciales (y políticas) que le parecen arbitrarias, injustas o simplemente parciales.

Pallín acaba de publicar El Gobierno de las Togas (Catarata y CTXT), un libro imprescindible para especialistas y público en general, especialmente para aquellos que se dejaron llevar por la ola vengativo-punitivista, resumida en el grito futbolero ¡A por ellos!, durante los acontecimientos sucedidos en Catalunya en el otoño de 2017.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Escrito con una prosa limpia y clara, pese a las frecuentes incursiones en cuestiones técnico-jurídicas, el libro prologado por Josep Ramoneda arranca con una elocuente cita del jurista y dramaturgo Ugo Betti: “Cuando la política penetra en el Palacio de Justicia, la justicia salta despavorida por la ventana”.

A partir de ahí, Pallín desmenuza en capítulos breves su idea fundamental (que el juicio a los líderes procesistas supuso una violación en toda regla de la separación de poderes y criminalizó la actividad parlamentaria), y utilizando una batería de argumentos garantistas y democráticos, hace literalmente trizas, entre otras cosas, la intervención del Rey, la querella del Fiscal General, el espectáculo televisado del juicio oral, la sentencia de Manuel Marchena y el bochorno internacional de las euroórdenes.

Por teléfono desde su despacho de abogados, Pallín comenta con CTXT algunas de las “aberraciones” que llevaron a la derecha política y judicial española a tratar de resolver la cuestión catalana por la vía penal y que culminaron con la condena a penas de entre 9 y 13 años de cárcel para 12 líderes políticos y asociativos catalanes. 

En el libro afirma que el juicio penal al procés violó la separación de poderes consagrada por la Constitución española. ¿Quién fue, para usted, el enterrador de Montesquieu? Marchena, Rajoy...

Quizá haría falta ir más atrás. En 1985 se modifica la Ley Orgánica del Poder Judicial: los padres de la patria decidieron que los partidos eligieran a los Vocales del CGPJ. Algunos dicen que fue Alfonso Guerra quien pronunció aquella frase lapidaria, “Montesquieu ha muerto”. 

¿Politización judicial o judicialización de la política? ¿Qué fórmula debemos usar?

Son cosas distintas. De la judicialización de la política el mejor ejemplo es el Procés. Pero hay antecedentes claros: primero fue el Caso Atutxa, luego Mas, después el Procés, y finalmente Torra... Y espero que ahí se pare. Luego la política ha irrumpido en el Palacio de Justicia y la respuesta de algunos jueces ha sido excesivamente política, invadiendo terrenos que no les corresponden. Poniendo esto en perspectiva, digamos que hay 5.300 jueces en España y que el 90% se dedica a sus cosas. Veremos qué pasa con la Ley Celaá y con las querellas sobre la gestión de la pandemia. El problema es que hay muchos jueces centralistas y poco proclives a las autonomías, y muchos de ellos practican un activismo pernicioso para la independencia del poder judicial. 

El problema es que hay muchos jueces centralistas y poco proclives a las autonomías, y muchos de ellos practican un activismo pernicioso para la independencia del poder judicial

En el libro lamenta que la eterna cuestión de Catalunya se haya intentado resolver por la vía penal.

La propia sentencia, en una contradicción asombrosa, afirma que la supuesta rebelión, después sedición, se solucionó con la mera exhibición en el BOE del Artículo 155 CE. El lenguaje nunca es inocente. Marchena, que es un buen jurista, debía acudir a las máximas autoridades del derecho penal. En la página 31 cito a Claus Roxin, una de las máximas autoridades en la ciencia penal: “El derecho penal es la última de las medidas protectoras, al que solo se puede recurrir cuando fallen otras vías”. Si el BOE solucionó de un plumazo la rebelión o sedición, ¿qué sentido tenía acudir al derecho penal para terminar condenando a políticos por sus actividades políticas, a penas de hasta trece años de prisión? 

El ensayo describe al Tribunal Constitucional como a un ariete político y a Marchena como un emperador togado. ¿De dónde le viene a Marchena tanto protagonismo, tanto poder?

No lo sé. La única explicación sería su conexión muy directa con los políticos desde los albores de su carrera. Siendo Fiscal en Las Palmas hizo amistad con Eligio Hernández, destacado dirigente del PSOE, que lo trajo a Madrid. Y ha hecho carrera gracias a esa conexión. No sería raro que acabe en el TC o de presidente del Supremo. En la judicatura y en el Supremo el pensamiento centralista predomina sobre el autonómico. Y él es un militante centralista que, según la estadística de sus decisiones, al parecer, se centra en políticos vascos y catalanes. 

Pero si Marchena es tan constitucionalista como las derechas políticas, ¿acaso ignora que la Constitución consagra el Estado de las Autonomías? 

No, claro. El problema es que ellos se inspiran en el Artículo 2, que glosa la indivisible unidad de la nación, que no del territorio, y ahora han encontrado el 155 también. Y esos son los dos artículos que rigen para la derecha. 

Y para Vox...

En el caso de Vox, si pudieran, redactarían una Constitución tipo pinochetista.

Una frase del libro: “Y mientras, oportunistas y analfabetos políticos se han apropiado de la Constitución”. 

En realidad solo comulgan con una Constitución minimalista, porque como sabemos el partido matriz del PP no era muy partidario de otros aspectos del texto constitucional. Y no solo se apropian de la Constitución, también de la bandera. Entre los países más avanzados, solo la Constitución italiana habla de la bandera. Los países consolidados no necesitan poner “banderita tú eres roja, banderita tú eres gualda”. Y habría que recordar además que el escudo, si le quitas algunos aditamentos, es igual que el de la bandera de la II República.   

Mucha gente piensa que la judicatura española tiene resabios franquistas, pero en el libro usted desmiente eso y afirma que el problema viene de mucho antes, citando un diálogo entre Sebastiaan Faber e Ignacio Echevarría que publicamos en CTXT...

Obviamente no conozco los lazos familiares de todos los jueces. Sí sé que hay mucha gente pudiente en la carrera, y esto quizá se debe a que las oposiciones a juez son aberrantes: se tienen que aprender todo de memoria, y necesitan entre 4 y 6 años para aprobar. Para poder aguantar ese tiempo, tienes que estar alimentado por tus padres. El hijo de una portera es difícil que aguante, y encima necesita tener una memoria de elefante. Es verdad que hay sagas judiciales, que entran mejor en el sistema, como los Mariscal de Gante o los Hernández Gil... Algunos de ellos han sido buenos jueces... Otros no son tan buenos, y han acabado entrando gracias a favores, o al apellido.  

En España no hay conservadores ilustrados, simplemente son de derechas

¿Y por qué a mucha gente le parece que la judicatura es muy de derechas?

Ese es un matiz importante. De derechas. En Inglaterra, Francia o Estados Unidos hay muchos jueces que son conservadores, en el buen sentido de la palabra. Son conservadores ilustrados. Pero como decía Albert Camus, “yo también sería conservador si lo que hubiera que conservar merece la pena". En España no hay conservadores ilustrados, simplemente son de derechas. Generacionalmente, en la carrera judicial no debe quedar mucha gente nacida durante el franquismo. La mayor parte nació después de la Constitución. Lo que digo en el libro es que ese derechismo de la judicatura tiene orígenes y raíces históricas que yo situaría en el 2 de mayo, en el retraso de España y de sus élites respecto a las ideas ilustradas y revolucionarias francesas y estadounidenses. Aquí las revoluciones liberales y las Repúblicas siempre fueron sofocadas por golpes militares. 

¿Quizá esa pulsión autárquica influyó en el ridículo que hicieron los jueces españoles con las órdenes europeas de entrega?

Fue un verdadero ridículo, europeo e internacional. Nadie pudo entender que un sistema democrático moderno no fuera capaz de integrar y resolver un proceso político que había sido anunciado a los electores con anticipación y votado por millones de personas. Llegaron a declarar una independencia relámpago, y se acabó. Yo les hubiera dejado ir hasta el final. Y cuando hubieran intentado ir más allá, habría aplicado el 155. Pero no se les dejó. Los acontecimientos del 1 de octubre difícilmente pueden ser aparcados. La sentencia de Marchena dice que sobre las dos de la tarde del 1 de octubre se dio orden a la Guardia Civil y a la Policía de retirarse porque su actuación pudiera resultar desproporcionada. La imagen de los policías cargando contra la gente que trataba de votar fue un escándalo mundial. Estando en Guatemala, en la selva del Peten; me hicieron una entrevista sobre un conflicto local y la periodista, sorpresivamente, me preguntó :“¿Pero qué pasa en Cataluña, doctor?”. Las imágenes del 1 de octubre habían llegado hasta esos confines. 

Ese derechismo de la judicatura tiene orígenes y raíces históricas que yo situaría en el 2 de mayo, en el retraso de España y de sus élites respecto a las ideas ilustradas y revolucionarias francesas y estadounidenses

En el libro resume el proceso judicial contra los líderes catalanes como “el escarmiento”. Sobre el discurso del Rey del 3 de octubre, ¿cree que tuvo influencia sobre la Fiscalía General y sobre el Supremo?

El Supremo se ha convertido en este caso en un poder político sin responsabilidad política. Y eso es aterrador en una democracia. Y sobre el discurso del Rey, conforme pasa el tiempo más me parece que es la clave de que se iba a criminalizar el asunto. Al exagerar la gravedad de los acontecimientos, abrió la posibilidad de considerarlos como una rebelión. Hay también una frase de Soraya Sáenz de Santamaría, tremenda y muy significativa: “Hemos descabezado al movimiento independentista catalán”. Lenguaje antiterrorista. Que cada uno saque sus conclusiones.  

Lo cual llevó a suspender de paso los derechos políticos de los imputados...

Eso fue una tramposa operación jurídica diseñada y alentada por Marchena y Llarena. En Europa (Bélgica y Alemania) concedieron la entrega de Puigdemont y Comín por malversación y desobediencia. Y aquí se pasaron por el forro esas respuestas, incluso la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que afirmaba que Junqueras tenía derecho a tomar posesión de su escaño. Fue una cadena de despropósitos que nos ha dejado muy malparados. Y el uso de prisión preventiva fue también denunciado por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias, de Naciones Unidas.   

Y pese a todo, Marchena sigue en ello... 

De una forma muy parecida al encarnizamiento, recurriendo y anulando todas las medidas penitenciarias de salidas, el tercer grado y lo que venga. Por eso creo necesaria, cuanto antes, la vía de la amnistía, que por cierto nada que ver con el derecho de gracia, que se tramita como un expediente administrativo. La amnistía es un acto político, se vota, como cualquier otra ley, en el Parlamento y ya está. Pero nadie se atreve. En todo caso, como el indulto, tendría que tramitarse con carácter urgente. Están a la vuelta de la esquina las elecciones catalanas. No es un indulto más. Se puede tramitar de forma rápida como se hizo con algún banquero en el pasado. 

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

 

 


No es usual que en España un magistrado estudie, analice y critique a fondo las decisiones de sus compañeros de carrera. José Antonio Martín Pallín (A Coruña, 1936) es una de las más brillantes excepciones a esa regla no escrita. Fiscal y juez en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo durante 22...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cgoiko21

    Es muy significativo de nuestro déficit democrático las reacciones "pueblerinas", de orgullo ofendido, frente a las resoluciones contrarias a la lógica del castigo al independentismo que venían de Bélgica o de Alemania. Sonroja te.

    Hace 1 año

  2. Pilar

    Decir que el Supremo no es franquista, sobre todo es centralista me parece muy suave. Solo ver el ensañamiento contra los presos politicos del Procés ante el mínimo intento de mejora de sus condiciones carcelarias a mí me parece franquismo puro y duro. Es aquello de perseguir al enemigo hasta la aniquiliación total, tal y como hizo Franco.

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí