1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Retos

Movilidad humana y ciudadanía global

La inclusión de las personas migrantes debe ser contemplada como un proceso de creación de nueva ciudadanía. Hay que garantizar su derecho a organizarse políticamente y a defender sus propias agendas

Carlos Giménez Romero (Futuro Alternativo) 18/01/2021

<p>Manifestación en Madrid por los derechos de las personas migrantes.</p>

Manifestación en Madrid por los derechos de las personas migrantes.

Adolfo Lujan

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Pensarse al mismo tiempo como ciudadano de una nación y como miembro 
pleno de la sociedad de los ciudadanos del mundo es la idea más sublime
que el hombre puede hacerse de su destino y que uno no puede considerar sin entusiasmo”
(Immanuel Kant)

En las últimas décadas, el desarrollo de la globalización neoliberal, con énfasis en el individualismo y el desmantelamiento de lo público y del Estado de bienestar, viene trastocando el concepto de ciudadanía. Ese enfoque y esas políticas de acumulación, fragmentación y consumismo, no solo no resuelven los problemas, sino que los provocan y agravan. Frente a ello, el enfoque de los derechos y de la ciudadanía universal suponen un buen marco desde donde ir construyendo comunitaria e interculturalmente alternativas justas y eficaces. Desde ese enfoque, abordaremos, de forma sintética, las cuestiones y retos de las migraciones y el refugio.

Retos en la movilidad humana

Según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en 2019 el número de migrantes internacionales alcanzó los 272 millones –48% de mujeres– frente a los 258 millones de 2017. De estos, 164 millones son trabajadores migrantes. Llama la atención que esos 272 millones supongan solo el 3,5% de la humanidad: ¡el 96,5 % sigue residiendo en su propio país! En la “cuestión migratoria” hay mucho de percepción distorsionada. De ese total desplazado, solo el 10% está en la Unión Europea, otra proporción que no se corresponde con el discurso político y mediático predominante. Ello no significa que la dimensión o el número no cuente, hay debate sobre los “umbrales de tolerancia”, pero es un asunto que aquí no podemos abordar. 

En cuanto a los refugiados y solicitantes de asilo, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), 70,8 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido a conflictos y persecuciones; de ellos, casi 30 millones son refugiados, de los cuales más de la mitad son menores de 18 años. Una parte de esos migrantes y refugiados son ya desplazados ambientales o climáticos. Aparte de los migrantes económicos o desplazados forzados por las guerras, ACNUR ha estimado que, en los próximos 50 años, por causas climáticas podrían producirse desplazamientos de entre 250 y 1.000 millones de personas.

Esos hechos y situaciones plantean múltiples retos, cuyo detalle aparece en los 23 objetivos del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (Naciones Unidas, diciembre 2018).  De forma sintética, podemos resumirlos en cinco principales: 

– Primero, cómo gestionar el acceso respetando los derechos humanos. No con “regímenes fronterizos” basados en la externalización de fronteras y las devoluciones “en caliente”, incluidas en la Ley de Seguridad Ciudadana de 2015, con un pronunciamiento similar del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en febrero de 2020 y avaladas recientemente por el Tribunal Constitucional. No con concertinas y criminalización de las Ongs solidarias, sino en un respeto radical a los derechos humanos y un acceso real y efectivo a los procedimientos, acogida y garantías debidas. 

– Segundo, y ya en fase de asentamiento, su inclusión social efectiva – jurídica, laboral residencial, escolar, vecinal, etc.–, incorporándose como nuevos ciudadanos y ciudadanas, así como evitando guetos residenciales y situaciones de violencia directa, estructural o simbólica, de racismo institucional y explotación laboral y sexual. El abanico de mecanismos sociopolíticos y económicos que ahondan las situaciones de discriminación de género ya existentes en nuestra sociedad, y que promueven discriminación y segregación de las personas migrantes, son complejas y multidimensionales. 

– Tercero, y dado el incremento de la diversificación sociocultural, lingüística y religiosa que suponen las migraciones, cómo gestionar la creciente diversidad de una manera positiva, inclusiva, aliada con los Derechos Humanos y democrática, dando toda su relevancia a la promoción de la convivencia ciudadana intercultural en barrios, distritos y municipios. 

– Cuarto, abordar las causas económicas, políticas y ambientales de las migraciones forzadas y los procesos de exilio y desplazamiento, mediante políticas de paz, desarrollo y cooperación. 

– Por último, como un quinto reto que afecta a la viabilidad de todo lo anterior, hacer frente al auge de los discursos y políticas racistas y xenófobas, promovidos en muchos casos por gobiernos, partidos y representantes políticos y medios de comunicación, defendiendo la democracia y el estado de derecho para toda la ciudadanía. 

Y en esta última palabra queremos centrarnos. El avance hacia la ciudadanía global es el camino, el enfoque y el marco que posibilita abordar conjuntamente esos retos de forma democrática, participativa y eficaz. 

Cómo entender la ciudadanía global 

Con demasiada frecuencia en el debate público, la noción y término de “ciudadanía global” es mencionado sin mayor precisión, como un deseable horizonte para la humanidad y como una identidad en lo personal: “Me siento ciudadano/a del mundo”. Sin duda, ello es valioso y positivo, si bien para avanzar y para poder fundamentar la línea a seguir, es deseable mayor reflexión y concreción sobre cómo se entiende la ciudadanía global. Para potenciar dicha reflexión colectiva, y para aplicarlo al reto de las migraciones y el refugio, ofrecemos, como premisa abierta a la reflexión colectiva, una posible definición. 

Sintetizando, podemos entender ésta a partir de cinco elementos interrelacionados: 1) es una relación entre seres libres e iguales, 2) que son titulares de derechos y deberes, 3) dada su pertenencia a una determinada comunidad política, 4) en la que existen instituciones legítimas que garantizan esos derechos y exigen esas responsabilidades, 5) con vías y mecanismos democráticos de participación. Como puede verse, la ciudadanía tiene mucho de realidad concreta o fáctica, pero también mucho de normatividad y deseabilidad. 

Hasta el momento “ciudadanía” se ha venido refiriendo al estado nación, a cada país (tal persona es ciudadana francesa, rumana, nigeriana, etc.). Con la integración europea, ya se alcanza un nivel o ámbito que supera el del estado nación: “ciudadanía europea”, es decir una ciudadanía supranacional. Se trata de un gran avance geopolítico, institucional y simbólico, hacia la ciudadanía universal, si bien falta aún mucho camino por recorrer. Pues bien, ¿qué supone o implica que ubiquemos la “cuestión ciudadana” a nivel global?, ¿qué implica tratar de configurarla a nivel planetario? De nuevo la temática es muy amplia y merecedora de mayor reflexión en busca de sucesivos consensos. De momento, y de forma resumida, sugerimos algunas implicaciones especialmente notables, para cada uno de los cinco elementos anteriores.

Además de generar mucha más fraternidad y cultura de paz, avanzar en y hacia la ciudadanía universal requiere:
– respeto a las libertades en todos los países y superar, o al menos paliar, la enorme desigualdad existente en el mundo, tanto entre los países como al interior de cada país, las cuales provocan las migraciones y desplazamientos forzados; planteamientos y disposiciones como el de la renta básica universal y otras propuestas sobre iniciativas fiscales internacionales suponen uno de los elementos cruciales de la ciudadanía mundial; 

– respeto y no violación de los derechos humanos universales y los pactos y tratados internacionales; así como la promulgación de una carta universal de deberes y responsabilidades de las personas y los gobiernos, línea en la que se viene trabajando en Naciones Unidas;

– extensión y relevancia por doquier del sentimiento de pertenencia común y compartida a la especie, al Planeta, esto es, identificación prioritaria y cosmopolita de las personas con el conjunto de la humanidad, como una identidad que no niega las identidades particulares –nacional u otras–, pero que sirve de antídoto contra los nacionalismos excluyentes, populismos demagógicos y fundamentalismos religiosos; 

– mayor presencia, con peso, autoridad y medios, de las instituciones internacionales (Naciones Unidas, OMS, UNESCO, OIT, etc.) en el ámbito del multilateralismo democrático

– democratizar dichas instituciones y configurar vías efectivas de participación ciudadana en los asuntos comunes como el cambio climático, la renta básica universal, etc. y en la gestión de los bienes públicos globales (el agua, el aire, el clima, …la Tierra)

La movilidad desde el enfoque de derechos y la ciudadanía global

Si aplicamos esa noción ideal y meta de la ciudadanía mundial a las migraciones internacionales y a las situaciones y procesos de refugio y asilo, surgen una serie de criterios y políticas. La inclusión de y con las personas migrantes, además de como una cuestión que afecta a toda la población y que supone “un camino bidireccional” o de adaptación mutua entre poblaciones receptoras y recién llegadas, debe ser contemplada como un proceso de creación de nueva ciudadanía. Nueva ciudadanía por dos motivos: porque incorpora al otro como nuevo miembro de la comunidad política, y porque amplía y mejora la naturaleza de la ciudadanía democrática de dicha comunidad receptora. 

Hay varias vías de avanzar en ese sentido. Mientras “ciudadanía” equivalga a “nacionalidad” será preciso distinguir la plena ciudadanía jurídico- política, (digamos la del pasaporte) de la ciudadanía social, de residencia, local o cívica (todas estas denominaciones se están utilizado), la cual no requiere de la nacionalización en el país receptor. 

Veámoslo en el caso de España. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la población con nacionalidad distinta de la española asciende a enero de 2020 a 5.235.375 personas, el 11.4% de la población total. Si sumamos los ya nacionalizados, esto es, quienes tienen doble nacionalidad, la “población de origen extranjero” asciende a 6.995.647, de los cuales son extracomunitarios 5.027.124.

Desde el enfoque de la ciudadanía, resaltemos, por una parte, el millón y medio de nuevos nacionalizados: según el INE, solo entre 2013 y 2019 se nacionalizaron 953.098 personas. Es decir, latinoamericanos, magrebíes, subsaharianos, asiáticos, etc., que han adquirido la nacionalidad española en las últimas décadas. Son nuevos españoles/as, con ciudadanía comunitaria de pleno derecho y así deben ser considerados no solo jurídicamente sino socialmente, en la vida cotidiana. Españoles/as que tienen otros rasgos físicos, acentos, apellidos, costumbres, etc. Ese nuevo sector, muy diverso, de la ciudadanía política española, puede y debe jugar un papel transnacional de enlace entre España y sus países de origen.  

Hay, de otra parte, cerca de tres millones y medio de personas asentadas en España que son nacionales de países extracomunitarios y que aportan a la demografía, economía (pues son nuevos trabajadores, comerciantes, profesionales, empresarios), fiscalidad y vida cultural. Además de como personas con igual dignidad y como sujetos de derecho, estos nuevos vecinos y vecinas de las localidades y barrios deben ser tratados, como los que son:  nuevos ciudadanos/as, sociales o de residencia (como se prefiera denominar), se relacionan, producen, consumen, pagan impuestos, se emparejan, tienen familia, etc. Insistimos en la no equiparación de nacionalidad y ciudadanía: el hecho de no ser españoles no ha de privarles de la consideración de ciudadanos/as en el sentido social y cívico del término.  

Ha habido en España muchos avances y buenas prácticas en esa línea –tanto por parte de las administraciones como de la sociedad civil– y hay que persistir en ello: constituye, sin duda, un formidable avance en la cohesión social y un aporte a la ciudadanía global. Frente a los planteamientos xenófobos de determinados partidos y representantes políticos, de que atender las necesidades de los colectivos inmigrados supone concederles privilegios, hay que enfatizar que se trata de reconocer y garantizar sus derechos.  

El enfoque ciudadanista, ampliado a ciudadanía global, permite enfatizar, en las políticas y líneas de actuación, la idea no solo de responsabilidad institucional hacia este nuevo sector de la ciudadanía sino enfatizar también, en Europa y en España, la exigencia de responsabilidad legal y social a los recién llegados o ya asentados. También reconocer el derecho y la práctica de los colectivos de personas migrantes a organizarse políticamente, y defender sus propias agendas, como parte de los procesos de ejercicio de la ciudadanía y democratización de las sociedades. La ciudadanía democrática y universal va aparejada a respeto activo, corresponsabilidad, y pertenencia común como valores nucleares, entre otros, en esta época de crisis civilizatoria, cambio de ciclo histórico y época de transiciones socioecológicas, valores claves para abordar la gestión inclusiva e intercultural de la compleja movilidad humana.

-------------------

Carlos Giménez Romero es catedrático de Antropología de la Universidad Autónoma de Madrid. Director del Instituto de Derechos Humanos, Democracia, Cultura de Paz y no Violencia (DEMOSPAZ - UAM).

“Pensarse al mismo tiempo como ciudadano de una nación y como miembro 
pleno de la sociedad de los ciudadanos del mundo es la idea más sublime
que el hombre puede hacerse de su...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Giménez Romero (Futuro Alternativo)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí