1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MUNDO LITERARIO

Trece razones por las cuales no resulta (demasiado) conveniente contestar a una crítica de tu propio libro

Breve manual de instrucciones

Iban Zaldúa 16/01/2022

<p>Livraria Lello (Portugal).</p>

Livraria Lello (Portugal).

Jorge Franganillo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Has publicado un libro. Es, por supuesto, magnífico, una obra maestra. Tu editorial lo promocionará con más o menos ahínco; tus familiares y tus amistades lo jalearán, con mayor o menor descaro, en las redes sociales –y tú, fiel a las leyes de la autopropaganda, lo rebotarás todo–. Y, además, si tienes suerte, perdón, si hay justicia en el mundo, te harán alguna entrevista, se publicarán reseñas, incluso alguna crítica más o menos elogiosa.  

Pero, inesperadamente, alguien salta con una nota no demasiado halagüeña sobre tu obra en un artículo de opinión, o, las divinidades del panteón literario no lo quieran, aparece en la prensa o en Internet una crítica negativa. Es absolutamente injusta, desde luego. Y en un primer, o segundo, o tercer impulso, decidirás que es una afrenta que no puede quedar sin respuesta. 

Quieta ahí, quieto ahí: piénsatelo un momento. O lee este breve manual de instrucciones en que se explica por qué no resulta –demasiado– conveniente dar réplica a la crítica negativa de tu propio libro.

1.- Porque nunca vas a poder ser objetivo: a fin de cuentas, se han metido con tu criatura. Y la crítica, por supuesto, no ha sido objetiva, no puede serlo si es una crítica que merezca mínimamente ser tenida en cuenta. Pero tiene que adoptar un cierto aspecto de objetividad, si está hecha en serio, algo que de ninguna manera podrá conseguir, por su propia naturaleza, tu respuesta. Esta cita de Mary McCarthy lo expresa bastante bien: “En otro tiempo había una suerte de ética en virtud de la cual nadie atacaba por escrito a alguien con quien tuviera diferencias personales: existía esa noción liberal de que había que evitar mostrar apariencia de parcialidad al escribir una crítica (...). Pero hoy en día nadie parece tener vergüenza de nada”. Es decir, intenta no ser tan contemporáneo, al menos en ese sentido. 

2.- Porque no es elegante. El olimpismo es siempre mucho más efectivo: como decía –en un tiempo, al menos– la cantante Isabel Pantoja,”Dientes, dientes, que es lo que les jode”. Y se podría añadir: más aún que no hagas ni caso. En eso siempre puedes proceder como John Grisham, que decía lo siguiente: “No presto atención a lo que dicen los críticos, ésa es una batalla que gané hace mucho. Sé que no me tratan demasiado bien, cosa que antes me molestaba, pero ahora ya no. Me imagino que habrá muchos escritores que no consiguen publicar o que venden muy poco que se sienten amargados y no pueden soportar que haya escritores que venden a mansalva, pero en todo caso no tengo trato con ellos”. Más aun teniendo en cuenta que tú, por supuesto, eres mejor, incluso muchísimo mejor escritor o escritora que Grisham… 

Si el texto se ha escrito principalmente con la escritora o escritor en mente, el resultado nunca podrá constituir una buena crítica

3.- Porque hay que procurar no ser demasiado presuntuoso o presuntuosa: la crítica, por definición, no la han escrito para ti, sino para el público lector en general –o en especial–, es decir, con el objeto de promover la conversación entre lectores, y puede que incluso el debate cultural. Si el texto se ha escrito principalmente con la escritora o escritor en mente –sea para atacarla/lo, sea para halagarla/lo: ambas posturas serían igualmente perniciosas–, el resultado nunca podrá constituir una buena crítica. En cuyo caso más vale que no le dediques la mínima atención. 

4.- Porque si el autor o autora de la crítica es profesional o amateur de la crítica, es decir, escribe en un suplemento literario –o incluso en una revista universitaria–, lleva un blog literario o participa en los comentarios de Goodreads o de Amazon, para qué preocuparse: ya sabemos que los críticos son, siempre y sin excepción, escritores frustrados.

5.- Porque si –cosa más rara hoy en día, teniendo en cuenta que en el sector reina el “perro no come perro”– la autora o autor de la crítica es una escritora o un  escritor, tampoco hay que preocuparse demasiado: si estás por encima del mismo o la misma en el escalafón de la cadena trófico-literaria, actúa según lo prescrito en el punto 4 de este panfleto, es decir, como si fuera un crítico profesional o aficionado –también es un escritor frustrado, aunque haya llegado a publicar–. Y si por un casual estuviera por encima, ni caso tampoco, porque sin duda envidia, desde sus antiguos laureles, tu trayectoria ascendente. Y, en todo caso, el tiempo te dará la razón, cuando triunfes y su equivocada crítica –que tú habrás guardado celosamente y te encargarás de reflotar, discretamente, cuando toque– lo deje en evidencia, como le ocurrió a Virginia Woolf con el Ulysses, a André Gide con En busca del tiempo perdido, o la mayoría de los departamentos de recepción de originales de las editoriales norteamericanas con La conjura de los necios –o con Carrie, ya puestos–. Etcétera, etcétera.

6.- Porque, si protestas por una mala crítica, es muy fácil caer en el victimismo, es decir, en la filosofía más exitosa y, al mismo tiempo, más perniciosa de la posmodernidad en la que habitamos. En la medida de que, como señalan, a derecha o a izquierda, autores tan dispares como Pascal Bruckner o Daniele Giglioli, el victimismo es proclive a encerrarse en una identidad inamovible y subalterna y, sobre todo, en la irresponsabilidad y la inocencia perpetua. 

Algo de lo que, por mucho que duela, debería huir cualquier autora o autor, que ante todo debería ser consciente –es decir, responsable– de lo que escribe.

7.- Porque no merece el esfuerzo: ¿vas a malgastar tu enorme talento en esa menudencia? Dedícalo a crear tu próxima obra maestra y, si no llega la inspiración, a hacer crítica de un libro ajeno –evidentemente, no de la autora o autor de la crítica: no sería muy elegante, recuérdese el punto 3 de este listado–, donde, esta vez sí, podrás mostrar plenamente tu ecuanimidad. 

8.- Porque actuando así corres el peligro de precipitarte, sin quererlo, en una cierta deriva conspirativa. Pues una vez que denuncias por su injusticia al autor o a la autora de una crítica negativa –se entiende: de la primera de todas las que puedan venir–, deberás hacer lo mismo con todas los que le sigan. Y no solo con quienes te criticaron, sino con quienes no lo hicieron –si ya resulta vidrioso protestar por una crítica que le hayan dedicado a tu libro, hacerlo por una que nunca llegó a escribirse roza los límites de lo patético, más aún si utilizas como altavoz, yo qué sé, desde una columna del mismo periódico que no la ha publicado todavía–. O con quienes te ignoren al perpetrar la lista de los mejores libros de la semana / el mes / el año / la década / el milenio, o con quienes te nieguen aviesamente alguno de los premios anuales –locales / provinciales / autonómicos / nacionales / internacionales / siderales– del género a que pertenezca tu obra. Lo que, al fin y a la postre, no puede sino conducir a la conclusión de que hay un complot contra ti o –lo que es lo mismo– contra tu obra. Y si sigues por ese camino, ten por seguro que, al final, te encontrarás con el 5G, Bill Gates, la masonería, los illuminati y los reptilianos. Entre otros. 

9.- Porque no hay mal que por bien no venga: en el panorama cultural contemporáneo la cuestión es que hablen de lo tuyo, bien o mal, pero de lo tuyo.  No de ti, que es lo que conseguirías respondiendo. (De acuerdo, puede que esto me haya quedado un tanto extemporáneo: seguro que alguien me sale que ese es, precisamente, el Zeitgeist que impera hoy en día, y probablemente tenga razón. Pero qué queréis que haga: mi ideario cultural se rige aún, de forma probablemente errónea, por las reglas previas a la era de la “literatura instagram”…). 

En el panorama cultural contemporáneo la cuestión es que hablen de lo tuyo, bien o mal, pero de lo tuyo

10.- Porque si la cuestión es desahogarte, para eso están –según la etapa de la vida en la que te encuentres como autor o autora– tus progenitores, tu pareja, tus amistades, tu(s) cuadrilla(s), tus primas, tus sobrinos y demás familia extensa, quienes se hayan matriculado en taller literario que diriges, tu camarera o camarero de confianza, tu dealer, tus hijas e hijos, tus nietos y nietas, el personal de la residencia o de la gasolinera en que te han abandonado tus descendientes.

11.- Porque, una vez más, para eso están las amistades –del mundo literario–, es decir, para que no te manches las manos. Sea por medio de una horda de trolls en las redes sociales, una carta al director bien situada en el medio de comunicación en que se haya publicado la reseña, una rebelión de los y las colaboradoras del suplemento cultural en que apareció –o incluso, mejor aún, presionando a la dirección de la publicación con el fin de que prescinda del crítico o la crítica en cuestión–, o un manifiesto de protesta en change.org o Avaaz, en el que debes cuidarte de que firme toda la gente posible –menos tú–.

12.- Porque si lo decides en caliente, lo que va a dominar en tu respuesta, probablemente, será la ira o rabia, un sentimiento que no es muy presentable y, lo que es más importante en estos tiempos turbocapitalistas, no es nada vendible –salvo, claro está, en el mercado de los ofendiditos, cada vez más amplio; cfr. Lucía Lijtmaer.

Es decir, por ese camino puedes fácilmente caer en el insulto, algo que hay que evitar, en general: como comentaba Ian Buruma, es importante reconocer “la distinción entre ofensivo e insultante. Lo primero puede ser consecuencia de una opinión honesta que algunos pueden juzgar ofensiva. Lo segundo es un acto hostil. La ofensa se toma. El insulto se da. No hay excusa para el insulto en el discurso civilizado. Pero a veces la ofensa es inevitable”. Es mejor dejar pasar el tiempo, que agudiza el sentido del humor y, por lo tanto, puede darte la clave para responder, siempre indirectamente, de manera más efectiva.

13.- Porque, pese a que el tiempo no lo cura todo, y menos aún una afrenta como la que habéis recibido, tan injustamente, tú y tu obra, sí que puede llegar a atenuarla. Recuerda que un autor jamás perdona, pero puede olvidar –aunque no quiera–. ¡ O también puedes acogerte a aquello que escribió Jorge Luis Borges: “Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón”.

-------------------------

Iban Zaldúa ha escrito, por lo general en euskera y a veces en esa lengua tan imperial que es el castellano, libros de relatos tan poco comerciales como Etorkizuna (Alberdania 2005, traducido como Porvenir, Lengua de Trapo, 2007), Biodiskografíak (Erein 2011; Biodiscografías, Páginas de Espuma, 2015) y Como si todo hubiera pasado (Galaxia Gutenberg, 2018), novelas fallidas como Si Sabino viviría (Lengua de Trapo, 2005) y cuasiensayos como Ese idioma raro y poderoso. (Lengua de Trapo, 2012) o Panfletario (Pepitas, 2021). Que no pare la autopropaganda.

Has publicado un libro. Es, por supuesto, magnífico, una obra maestra. Tu editorial lo promocionará con más o menos ahínco; tus familiares y tus amistades lo jalearán, con mayor o menor descaro, en las redes sociales –y tú, fiel a las leyes de la autopropaganda, lo rebotarás todo–. Y, además, si tienes...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí