1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pasión o negocio

Crisis en el fútbol: Europa mira a las gradas ¿y España?

Nuestro deporte se encuentra en un momento crítico en el que el legislador debe elegir entre dejar que se convierta únicamente en una rama más de la industria del entretenimiento global o proteger su función social

Borja García / Emilio Abejón 15/03/2022

<p>Aficionados del Cádiz arengan a su equipo. Foto de 2015.</p>

Aficionados del Cádiz arengan a su equipo. Foto de 2015.

MIGUEL ANGEL MORENATTI

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A lo largo de las últimas tres décadas el fútbol profesional ha experimentado una transformación radical que lo ha llevado desde la naturaleza de actividad cultural de ámbito eminentemente local que tenía hasta los años 90, a convertirse en una rama más de la industria del entretenimiento global. No en vano el presidente de La Liga, Javier Tebas, reconoció hace unos años en una ponencia en el foro del World Football Summit que su rival hoy en día “no es la Premier League, es Netflix”. Esta transformación se debe en gran parte a los ingresos generados por la explotación de los derechos comerciales y televisivos del fútbol. Es, sin duda, un proceso más de monetización y comercialización de una actividad social tremendamente apegada al acervo cultural europeo.

Esta comercialización del fútbol ha provocado una serie de problemas nuevos y ha agravado otros ya existentes: la manipulación de los partidos y su conexión con los mercados ilegales de apuestas, la difícil sostenibilidad financiera de los clubes, la ruptura de los vínculos sociales entre afición y club, el tráfico de personas asociado al mercado de traspasos, la adquisición de clubes por magnates o incluso por Estados para su uso como instrumento propagandístico, o la corrupción en la concesión de torneos internacionales son algunos de ellos.

En este contexto general y en una coyuntura de crisis pandémica no es de extrañar la aparición de iniciativas como la de crear una denominada Superliga por parte de algunos clubes de élite europeos. Estos clubes buscan independizarse de los órganos de gobierno y gestores de competiciones para garantizarse un alto nivel de ingresos minimizando al máximo (o eliminando si fuera posible) la volatilidad que supone que los ingresos económicos dependan en gran parte de los resultados sobre el campo.

Esta deriva de nuestro fútbol, que llevamos tres décadas experimentando, choca con una realidad a menudo obviada en los análisis más mercantilistas: su componente sociocultural, su importancia para la sociedad al agrupar comunidades y conformar identidades en torno a él, en definitiva, su capacidad de crear capital social.

La presentación fallida de la Superliga espoleó a varios gobiernos e instituciones europeas a pronunciarse sobre los problemas del fútbol y la mejor manera de solucionarlos

Ante este panorama, las comunidades de aficionados han reaccionado contra lo que sienten como un atentado a su forma de entender el fútbol. No es de extrañar que haya sido la movilización de la afición, sobre todo en Inglaterra, una de las principales causas del fracaso del proyecto de Superliga presentado la primavera pasada.

Pero no han sido solo los aficionados los que han pasado a la acción. La presentación fallida de la Superliga espoleó a varios gobiernos nacionales e instituciones europeas a pronunciarse sobre los problemas del fútbol continental y la mejor manera de solucionarlos. Hemos visto en los últimos meses diversas propuestas sobre el futuro del fútbol europeo que parten del consenso relativamente generalizado (aunque no unánime) de que es necesario proteger al fútbol de los efectos negativos de una comercialización excesiva.

La respuesta más contundente llegó por parte del gobierno británico, el país inventor del fútbol. Por un lado, el primer ministro Boris Johnson anunció que usaría todas las herramientas legislativas necesarias para impedir que los clubes ingleses se uniesen a la Superliga. Por otro, puso en marcha una comisión para reformar las estructuras de gobierno del fútbol inglés cuyo informe se publicó recientemente. Las propuestas de reforma son de amplio calado llegando a solicitar la creación de un regulador independiente del fútbol profesional con poder por encima de la federación y de la propia liga. Además, exige que los clubes cumplan con criterios mínimos de transparencia, democracia y diversidad, incluyendo a los aficionados de manera efectiva en la toma de decisiones. Las propuestas estrella en este sentido son dos: dar derecho de veto a los aficionados en decisiones clave del club y la creación de una “junta directiva en la sombra” que pueda fiscalizar la labor de los dueños. Además, recomienda introducir la figura del consejero independiente en las directivas de los clubes. Son propuestas que suenan ambiciosas, pero el derecho de veto ya funciona en otros países como Alemania, y los consejeros independientes son ya algo habitual en el mundo empresarial e, incluso, en federaciones deportivas.

Aunque está por ver si alguna de estas reformas se hace realidad en la cuna del fútbol, la presión política para democratizar la gestión de los clubes dando más responsabilidad a los aficionados ha llegado a un nivel en el que las federaciones y las ligas tienen muy difícil negarse, exponiéndose a ser obligados por ley.


El mensaje que ha llegado desde las instituciones europeas en los últimos seis meses también es claro. El Parlamento Europeo, el Consejo de la UE y el Consejo de Europa han unido sus voces para pedir tanto a gobiernos nacionales como federaciones, ligas y clubes que reconozcan de manera formal el papel legítimo y democrático de las asociaciones de seguidores en las estructuras de gobierno y gestión del fútbol. Las tres instituciones razonan que un paso así aumentaría la transparencia y la democracia en el fútbol y, al mismo tiempo, protegería el capital social comunitario del deporte.

En España que, no olvidemos, es una de las grandes naciones del mundo futbolístico, se han manifestado de forma muy grave algunos de los problemas producto de la deriva mercantil de nuestro deporte. La obligación para los clubes de categoría profesional de estar constituidos como sociedades anónimas deportivas –vigente desde 1990 hasta hace poco más de un mes– significó la eliminación de las aficiones de la ecuación de poder en la inmensa mayoría de los clubes. Desde entonces han crecido exponencialmente los casos de gestión irresponsable o delictiva que han puesto en riesgo la supervivencia de los clubes o incluso les han llevado a la desaparición. Sirva como ejemplo que la mitad de las sociedades anónimas deportivas que compiten en categoría profesional a día de hoy han pasado por un concurso de acreedores en las últimas dos décadas.

El actual del Proyecto de Ley contiene la supresión de la obligación para las entidades que compitan en categoría profesional de estar constituidas como sociedad anónima

Pero este no es el único problema al que se enfrenta la afición de nuestro país. La excesiva comercialización de nuestro deporte ha traído horarios de los partidos pensados para la televisión que hacen casi imposible para muchos aficionados poder seguir a sus equipos. Esto, unido a unos precios de las entradas que se han incrementado muy notablemente en los últimos años y a una política de seguridad que limita considerablemente la expresión de la cultura tradicional de grada, ha expulsado en buena parte a los colectivos más populares que siempre poblaron las gradas de nuestros estadios, sustituyéndolos por un público con mayor poder adquisitivo. Esta gentrificación del fútbol ha incrementado la capacidad de generar ingresos del sector, pero ha supuesto una renuncia en términos de valor social.

Esta situación hace imprescindible un cambio legal que busque no solo la sostenibilidad financiera de nuestros clubes, algo en lo que se ha avanzado en los últimos años aunque es todavía bastante mejorable. También, al igual que están haciendo otros países, es necesario regular el sector para que el cumplimiento con su función social se equilibre con su importancia como sector económico. Es imprescindible preservar el papel de nuestros clubes como instituciones sociales y culturales apegadas a sus comunidades. El Proyecto de Ley del Deporte que se encuentra pendiente de aprobación en el Parlamento debe otorgar a la afición el estatus de grupo implicado clave que reclaman sus organizaciones representativas y exigen las instituciones europeas.

La redacción actual del Proyecto de Ley –aún pendiente del trámite de enmiendas– contiene dos elementos en este sentido: la supresión de la obligación para las entidades deportivas que compitan en categoría profesional de estar constituidas como sociedad anónima y la introducción de la figura del consejero independiente para defender los intereses de la afición en aquellas entidades que opten por estar constituidas como sociedades anónimas pese a no estar ya obligadas. Pero estas dos medidas son insuficientes. Un avance significativo debe incluir también al menos la participación de la afición en los órganos de gobierno del fútbol, como recomiendan Bruselas y Estrasburgo, y la protección de los vínculos comunitarios de los clubes mediante medidas como la implantación de la regla 50+1, vigente en Alemania y Suecia, para nuevas sociedades anónimas deportivas y la instauración de derechos de veto por parte de la afición sobre ciertas decisiones, como puedan ser traslados de estadio o cambios en símbolos, para las sociedades anónimas existentes.

Nuestro deporte se encuentra en un momento crítico en el que el legislador debe elegir entre dejar que se convierta únicamente en una rama más de la industria del entretenimiento global, con todo los efectos externos negativos de concentración de recursos en pocas manos, de desaparición de instituciones sociales y culturales centenarias y de pérdida definitiva del capital social acumulado, o proteger la función social del fútbol, fomentando la participación de la afición para que esta se convierta en el imprescindible contrapeso que permita preservar nuestro ecosistema de clubes vinculados a sus comunidades.

La pelota la tiene el legislador botando en el punto de penalti, ahora solo los parlamentarios y parlamentarias pueden marcar el gol que necesitamos para salvar nuestro fútbol.

----------------------------------------------------

Borja García es profesor titular de Política y Gestión Deportiva (Loughborough University, Reino Unido).

Emilio Abejón es secretario general de FASFE – Accionistas y Socios del Fútbol Español.

A lo largo de las últimas tres décadas el fútbol profesional ha experimentado una transformación radical que lo ha llevado desde la naturaleza de actividad cultural de ámbito eminentemente local que tenía hasta los años 90, a convertirse en una rama más de la industria del entretenimiento global. No en vano el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Borja García / Emilio Abejón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí