1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JOSÉ ANTONIO PIQUERAS / HISTORIADOR Y AUTOR DE ‘NEGREROS’

“El Estado fue regulador y beneficiario de la trata de esclavos durante tres siglos”

Mario Campaña 23/04/2022

<p>José Antonio Piqueras.</p>

José Antonio Piqueras.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es incómodo para España. El profesor Juan Antonio Piqueras, catedrático de Historia Contemporánea y director del grupo de Historia Social Comparada de la Universitat Jaume I de Castellón, ha escrito un libro destinado a escocer. Lo publicó en 2021 la editorial Catarata, de Madrid, y su título es Negreros. Españoles en el tráfico y en los capitales esclavistas. Es perturbador, y desagradable, y enfadoso, que alguien nos diga que los beneficios de la infame explotación de esclavos quizá nos rodeen; que, con poco que afinemos nuestra vista, quizá hasta podamos verlos.

No recordamos la esclavitud; la astucia de nuestra consciencia la ha relegado a la antigüedad o a la lejanía del sur atrasado de Estados Unidos. Pero el profesor Piqueras está aquí para incordiar: nos dice que cuando hablamos de esclavitud no estamos contando una de romanos; que la esclavitud llega a su auge entre mediados del siglo XVIII y las primeras décadas del XIX y sus beneficios con el tiempo han dado lugar a “varios de los gigantes de la empresa actual española”. En verdad, se puede dudar de que podamos hacernos una idea de la envergadura de las fortunas acumuladas por los negreros en los negocios americanos en que millones de esclavos africanos eran inmolados en el altar del progreso de las metrópolis. Un ejemplo quizá baste: el patrimonio del alavés Julián Zuleta, acumulado con negocios en Cuba, alcanzó 10,75 millones de pesos, que hoy serían equivalentes a unos 26.400 millones de dólares. Hágase usted una idea de la de Francisco Martí, 5,9 millones, etcétera. En las páginas del implacable inventario de la ignominia que es Negreros encontramos, aquí y allá, nombres directa o indirectamente vinculados, a través de empresas, herencias, mecenazgos, enlaces familiares u otras formas, a fortunas procedentes de la trata legal o ilegal. Nombres de la nobleza, de la alta burguesía, de dirigentes políticos, de grandes instituciones financieras, de monumentos, de marcas de la cultura de masas y hasta de la alta cultura, como Caja Madrid, La Caixa, El Corte Inglés, Acciona, Parque Güell, Tusquets Editores o Penguin Random House España.

El investigador, que este año ha sido galardonado con el premio Casa de las Américas en la modalidad de ensayo, ha tenido la gentileza de responder a nuestras preguntas.

¿Qué rol jugó la Corona en el entramado esclavista? Menciona usted varios casos de negreros que al regresar a España desde América con una fortuna amasada en negocios en los que se compró, vendió y explotó a esclavos, recibían –¿compraban?– títulos nobiliarios.

La Corona desempeña un papel central en el entramado esclavista. Antes de llegar a América, tanto en Castilla como en Portugal el comercio con África de bienes y personas es concebido como una regalía, un derecho del soberano, que lo autoriza, regula y obtiene de ese tráfico el quinto, un tributo del 20% en dinero o en esclavos. Este privilegio se traslada al comercio transatlántico de esclavos. La Hacienda real percibe un derecho de entrada por cada esclavo, un arancel de desembarco, un impuesto por cada compra-venta, y obtiene de los concesionarios préstamos y donativos. Felipe V llega a tener una participación en la compañía francesa que provee en exclusiva de africanos al imperio. Cuando se liberaliza el tráfico a partir de 1789, muchos de estos ingresos fiscales desaparecen, y los que permanecen son recaudados por la Hacienda pública. La Corona desempeña en el siglo XIX un doble papel en relación con la trata: protege, con el gobierno, su continuidad, a pesar de haber sido puesta fuera de la ley, y reconoce la posición económica lograda por traficantes y plantadores esclavistas otorgándoles títulos nobiliarios, formando una nueva aristocracia esclavista que no tarda en establecer lazos matrimoniales con la vieja nobleza española. En medio se encuentra María Cristina de Borbón, reina regente de 1833 a 1840, quien a continuación constituye una sociedad con su esposo y otros socios radicados en Cuba para dedicarse al proscrito comercio transatlántico de africanos. Era la madre de la reina Isabel II y garantizó que esos intereses fueran protegidos por las autoridades españolas.

En su libro aparecen mencionadas grandes empresas y poderosas familias de la España de hoy, cuyas fortunas en su momento se habrían nutrido del negocio de compraventa y explotación de esclavos africanos en América Latina. Esa nómina ya bastaría para desmentir una supuesta falta de vínculos con la esclavitud de la sociedad española contemporánea, que a veces se arguye. ¿Puede ilustrarnos acerca de esos vínculos de grandes empresas actuales, como La Caixa y Acciona? Da usted nombres como el de José Antonio Vidal, los Ferrer Vidal y Soler, Luis Ferrer Vidal, que funda con José Güell Ferrer la Caja de Pensiones, “la raíz principal de La Caixa, actualmente CaixaBank”. Ese mismo Luis Ferrer Vidal fundaría Cubiertas y Tejados Cía. General de Construcciones, que luego, “a través de una serie de fusiones”, daría lugar a Acciona… La Caixa y Acciona, dos de las instituciones más representativas del empresariado español de hoy…

En mi libro no reduzco la formación del capitalismo a la trata de esclavos, a la propiedad de plantaciones trabajadas con esclavos o al retorno de capitales hechos en las colonias. Existen otras fuentes. Lo que hago es trazar el mapa de una de esas fuentes de capital, por lo general ignorada o subestimada. Los datos prueban que en modo alguno era una vía sin relevancia, anecdótica. Capitales formados en la trata y en la esclavitud desempeñaron un papel muy destacado. Eran importantes en términos cuantitativos y eran todavía más destacados en términos cualitativos. Esas fortunas levantadas con riesgo y rapidez buscaron colocación inmediata y la encontraron en sectores por lo común nuevos, con gran atractivo, pero en los que no invertían los financieros o los industriales establecidos, más conservadores. En este sentido, la elección de campos menos transitados de inversión los condujo a sectores innovadores en la industria, el transporte y la banca, e incluso la renovación urbana que no se limita al parasitismo rentista. A su retorno a España, los negreros y esclavistas buscaron socios o, convertidos en “capitanes de industria”, protagonizaron ellos mismos el impulso de estas actividades que después, por transformación en sociedades mercantiles, por fusiones y absorciones darían lugar a varios de los gigantes de la empresa actual española.

Capitales formados en la trata y en la esclavitud desempeñaron un papel muy destacado

¿Y podría asimismo ilustrarnos sobre los vínculos con la esclavitud de la familia Güell, especialmente de Eugenio Güel Bacigalupi, quien fuera mecenas o promotor de varias obras de Gaudí? ¿Se puede pensar que obras como La Pedrera y el parque Güell de Barcelona fueron construidas con una fortuna amasada en la trata de esclavos? ¿Y qué decir con respecto a la familia Koplowitz y sus negocios actuales? ¿Hay otras grandes fortunas, negocios y familias de la España de esta época que pueda usted comentar?

La familia Güell hizo lo que otras en su época. Acumuló de la nada una fortuna en Cuba, dedicados al comercio de esclavos, y se reintegró a la Península con sus capitales. Juan Güell Ferrer acumuló capital en poco tiempo y regresó temprano. Invirtió en sectores nuevos, lo que representaba un riesgo, pero también una oportunidad. Consciente de la posición que escalaba, tuvo cuidado de borrar las huellas de su pasado difundiendo una versión, de otro lado inverosímil, sobre el origen de su fortuna. Su hijo, Eusebio Güell Bacigalupi, amplió aún más los negocios familiares, intervino en política y estrechó relaciones con el poder central y con la monarquía. El hijo de Eusebio obsequió el Palacio de Pedralbes a la familia real para que dispusiera de una residencia en Barcelona. Eusebio Güell representa bien al capital indiano, en este caso formado en la trata, que desea dejar su huella con unas construcciones singulares, su residencia, casa de recreo, jardines, que registren bien que pertenece a una nueva generación que ya no aspira a imitar los gustos de la rancia aristocracia de sangre y de dinero. El encuentro con Antonio Gaudí es providencial. Uno posee la fortuna y la voluntad de convertir parte de ella en capital social, y el otro la imaginación y la técnica suficientes para innovar en el Art Nouveau.

En cuanto a la familia Koplowitz, la fortuna la crea el polaco Ernesto Koplowitz durante el primer franquismo gracias a una red corrupta político-administrativa. Su esposa era una cubana, Esther Romero de Juseu, que reunía varios títulos nobiliarios, todos ellos asociados a familias patricias dueñas de esclavos en los siglos XVIII y XIX. No se ha establecido la participación de los capitales de la esposa en la fundación de las primeras empresas del marido. Es cuestión de continuar indagando.

¿Qué piensa usted de las llamadas “reparaciones” o “compensaciones” que las instituciones implicadas suelen ofrecer a los descendientes de esclavos? Puesto que el asunto tiene relevancia no solo moral sino además social, ¿no haría falta llevarlo más allá de lo privado y voluntario, como se perfilan ahora las reparaciones, para que los casos se traten según criterios reglados, con un régimen legalmente definido? Insisto: si han de coexistir el ofensor y el ofendido, ¿no hace falta que la mediación reparadora sea no solo ética sino también legal?

Eusebio Güell representa bien al capital indiano, en este caso formado en la trata, que desea dejar su huella con unas construcciones singulares

El tema de las reparaciones introduce una dimensión realmente compleja. Fue uno de los que hizo estallar el consenso en la Conferencia de Durban de 2001 organizada por las Naciones Unidas (Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia).

El comercio de personas esclavizadas, como hemos indicado, se iniciaba en África con la participación activa, e indispensable, de jefes africanos, proveedores de los esclavos a los comerciantes extranjeros, dedicados a la guerra para obtener botín con el que mercadear. El comercio atlántico implicó a varias potencias europeas y a sujetos de numerosas procedencias, también a criollos de Brasil, Cuba, el Río de la Plata o los Estados Unidos, entre otros. Alguna república hispanoamericana conservó la trata por un tiempo y mantuvo la esclavitud hasta mediados del siglo XIX. No es sencillo precisar quiénes debían realizar la reparación. En ocasiones puede encontrarse una filiación directa entre empresas y comerciantes de aquella época y sociedades hoy constituidas. Ha servido para pactar acuerdos en los Estados Unidos. Los destinatarios de las compensaciones económicas han sido asociaciones de defensa de derechos civiles y aquellas que favorecen el progreso de los afroamericanos, creando ayudas para la educación. Los países de las Indias Occidentales británicas han emprendido una acción legal contra el Reino Unido por considerarlo responsable de la deportación continuada de africanos durante dos siglos. Son países-isla donde la población es, de manera abrumadora, afrodescendiente. Las víctimas, en ese caso, son más evidentes.

En el caso español, los pasos me parece que deberían ser los siguientes: el reconocimiento, en primer lugar, del hecho histórico, que tuviera traslado a la sociedad, comenzando por su introducción en el currículo de Historia y su debate como otra cuestión del pasado; esto implica también la revisión del relato nacional y de la memoria pública construida en espacios públicos y en tradiciones. En segundo lugar, puede hablarse de una doble responsabilidad del Estado: fue su regulador y beneficiario directo durante tres siglos –incluso los poseyó en número elevado–, y amparó la trata durante casi medio siglo después de haberla declarado ilegal. En tercer lugar, está la Iglesia, que no solo ofreció justificación doctrinal, sino que poseyó esclavos y hasta percibía diezmos de haciendas particulares trabajadas con esclavos. En cuarto lugar, quedan las sociedades mercantiles que en otros países están siendo señaladas como responsables dado que existe una continuidad jurídica. En el caso español este último aspecto es más difícil de establecer: no pocos negreros y esclavistas terminan fundando empresas industriales y de ferrocarriles o bancos, pero estas, en el siglo XIX, no invierten en el tráfico o las plantaciones. No obstante, queda una huella en todo este proceso y la reparación no es imposible.

La pregunta que quizá debemos hacernos es: ¿reparar cómo y a quiénes? Más allá de lo que hemos señalado en primer lugar, que no admite demora en los responsables públicos, existen tres líneas en las que se podía actuar con fondos aportados al menos por el Estado: el fomento del estudio de este pasado, percibido hasta ahora como una rareza; la acción estatal en América en núcleos donde coinciden la pobreza y su racialización transmitida desde la esclavitud, y la apertura de ayudas para el estudio a población afro-latino-descendiente; la inversión en programas específicos en prevención de la discriminación racial en España, dado que la vida y la historia continúan y seguimos expuestos a nuevos retos y amenazas que pueden ser prevenidos.

Todas las cuentas hechas, ¿cuántos años le ha tomado a usted terminar esta investigación, este libro?

Comencé a interesarme por la actividad de los “negreros” hacia 1985. Durante un tiempo mi atención se centró en el poder que acumulaban y la influencia que ejercían sobre el gobierno español. Eran la expresión temprana de un lobby muy eficaz. Eran capaces de obtener el nombramiento y la destitución de las autoridades coloniales de Cuba, frenar un tratado internacional o una ley, expulsar a un ministro incómodo. Cuando analicé para mi tesis de doctorado la política en el Sexenio Democrático (1868-1874) vinculé a estos grupos con los intereses creados a ambos lados del Atlántico y cómo actuaban en la metrópoli, organizando ligas de periódicos favorables a sus opiniones, atrayéndose y financiando partidos políticos contrarios a las reformas. Era un ejemplo perfecto de “captura del Estado” por intereses privados. A medida que después me sumergí más en la vida económica y social del Caribe hispano, la atención se desplazó a los grandes hacendados y, más adelante, a la esclavitud y al modo de operar en torno a esta. En 2012 concluí un libro, La esclavitud en las Españas, que era un balance de conjunto del tema. Ahora, con Negreros. Españoles en el tráfico y en los capitales esclavistas, desarrollo el momento cumbre de la participación en el negocio.

Es una época particularmente interesante: en el siglo XIX se vincula la segunda esclavitud y la formación de la España contemporánea, la creación de capitales y su inversión parcial en la Península para dar lugar a sectores y sagas familiares beneficiarias que han desempeñado un papel estelar en la vida social y política del país, y que hoy siguen presentes. En la actualidad trabajo en el cierre de lo que constituirá una trilogía: un libro que centra la atención en el periodo cronológico anterior. Busco ofrecer una visión de tres siglos, de 1492 a 1810, en los que el Imperio español se cimentó sobre la esclavitud y la trata transatlántica. Supuestamente la esclavitud era casi residual o el comercio habría quedado en manos extranjeras. Al menos eso nos habían contado…

Es incómodo para España. El profesor Juan Antonio Piqueras, catedrático de Historia Contemporánea y director del grupo de Historia Social Comparada de la Universitat Jaume I de Castellón, ha escrito un libro destinado a escocer. Lo publicó en 2021 la editorial Catarata, de Madrid, y su título es Negreros....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mario Campaña

Nacido en Guayaquil (Ecuador) en 1959. Es poeta y ensayista. Colaborador en revistas y suplementos literarios de Ecuador, Venezuela, México, Argentina, Estados Unidos, Francia y España, dirige la revista de cultura latinoamericana Guaraguao, pero reside en Barcelona desde 1992.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí