1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

VITA NUOVA

La OTAN de los muertos vivientes

La cumbre de Madrid es analizable como pieza teatral. Era necesario emitir una obra en la que unos aliados, que hace un par de años se mangaban entre ellos mascarillas y medicamentos, se abrazaran e hicieran votos por la democracia cósmica

Guillem Martínez 6/07/2022

<p>Biden, Cumbre OTAN Madrid </p>

Biden, Cumbre OTAN Madrid 

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

PRÓLOGO. España es tal vez el país, tras Serbia o Afganistán, en el que la OTAN ha dejado más huella en su paisaje, si bien de otro tipo. La OTAN, aún lejana y desagendada, asomó el morro en la refundación del PSOE, bajo esponsorización alemana, en 1974. Esa presencia no presencial colaboró en a) la verticalidad de los partidos, esto es, las listas cerradas en las elecciones; b) la prevalencia del líder, en algunos casos cooptado por fundaciones atlantistas; y c) la existencia del jefe de organización, un preciosismo, una actividad más española que mirar una obra, y una figura clave de la política local aún hoy: es el/la pollo/a que te cuadra o te expulsa si te pones divine y te alejas de lo que el líder/la lista cerrada fijan como lo-posible. La cosa OTAN, el líder, el jefe de organización, la lista cerrada, determinaron aspectos importantes de la CE78, el texto europeo que permite, con mayor rapidez y menos garantías democráticas, la incorporación a un organismo internacional. Como, pongamos, la OTAN. El referéndum de la OTAN, a su vez, determinó la cultura española democrática de manera absoluta. Estrechándola, colaborando en la elaboración de una cultura vertical –duró intacta hasta 2011–, capaz de expulsar de sí misma a quien no convergiera con las consignas de cada momento. Por eso mismo, la sombra de la OTAN determinó también un PSOE más estrecho de lo esperado, e incluso de lo necesario, del que desaparecieron en breves semanas, zas, los cuadros contrarios a la OTAN, sin consecuencia alguna. La OTAN, en España, determinó la forma de la democracia, y determina aún el carácter del PSOE refundado antes que la democracia española. Un PSOE que tampoco tiene plena soberanía sobre sí mismo, y que firmó algo en 1974 que lleva tatuado en el alma, y que periódicamente se acciona cuando el PSOE necesitaría dar un salto no previsto, que no da. La OTAN es/fue importante, en fin. Al punto que por aquí abajo fue posible en su día un gobierno de coalición porque, precisamente, en aquel momento, la OTAN importaba una higa, en tanto que no estaba viva, sino en muerte cerebral. Qué tiempos.

1- En 2019 Macron, como recordarán, observó los muros de la OTAN de la era Trump, y definió el invento como un cacharro “en muerte cerebral”, ese estado de ánimo en el que aún se puede vender un riñón en Tijuana, pero desde el cual resulta difícil hacer un crucigrama.

2- La frase de Macron puede parecer dramática, pero en política, y desde el Antiguo Egipto, estar muerto no es importante, sino que es un valor agregado. Al punto que, como señaló Jefferson, una persona a lo largo de su vida puede estar, si se descuida, en contacto con más instituciones muertas que vivas. En España, por otra parte, es una dilatada e intensa tradición ser gobernado por muertos. Nadie lo ve, por lo mismo que nadie ve que los bares españoles están repletos de patas de animales muertos.

3- Pero llegados a este punto, se debe ser taxativo: ni siquiera la OTAN, o un zombie con estudios, pueden pasar tan ricamente del modo muerte cerebral al modo cumbre de Madrid. Y, si lo hace, es de nota.

4- La cumbre de Madrid fue, en efecto, de nota. Un éxito. Un éxito absoluto si entendemos que el éxito, en alguien/algo con muerte cerebral, consiste, mayormente, en no mearse encima. Lo que me lleva a un diálogo que en su día tuve con chicos/as de Moncloa, en el que se me señalaron las bazas fuertes de Pedro Sánchez. Son, se me dijo, las cumbres. Esto es, el directo. El triunfo absoluto de la cumbre de Madrid es, por tanto, una consecuencia de la gestión del directo, la actuación y la escenografía. Esto es, del teatro, ese gran ingrediente de la política. La cumbre es analizable, por eso mismo, en tanto que pieza teatral. Y, por lo mismo que en una función es posible distinguir entre lo que el director ha querido hacer y lo que luego le ha salido, en la cumbre es posible distinguir entre lo representado y aquello que no se quería representar, pero que se ha colado en el escenario. Aka la muerte cerebral.

El éxito del que todo el mundo habla es teatral. Y lo es porque era necesaria antes la teatralidad que la realidad

5- El éxito del que todo el mundo habla es teatral. Y lo es porque era necesaria antes la teatralidad que la realidad. Era necesario emitir una obra en la que unos aliados, que hace un par de años se mangaban entre ellos mascarillas y medicamentos, se abrazaran e hicieran votos por la democracia cósmica. Y era necesario establecer un nuevo concepto estratégico, en tanto emitir estrategias –emitir, en general, lo que sea– es una suerte de fe de vida. Los muertos no emiten nada, salvo tufo.

6- Se estableció, así, que Rusia pasa de “socio estratégico”, a “amenaza directa”. China, a su vez, “plantea serios desafíos”. La sensación es que una OTAN muy optimista, que se comporta –esto es, actúa– como si lo de Ucrania estuviera canalizado –no lo está–, trabaja y emite para ser escuchada por China, el receptor real de la cumbre. Algo pasa en el Pacífico, que es más trascendental de lo que pasa en Europa. Por primera vez la OTAN recoge explícitamente el concepto Flanco Sur, algo que ya hace cotidianamente desde hace años, si bien fuera de sus cumbres. No se trata de una cita de Ceuta o Melilla, que no se produjo. Sí que se emitió una preocupación por África. Algo que, glups, debería preocupar, por eso mismo, a África. La OTAN fija sus futuribles mosqueos en el Sahel. En todo caso, la OTAN utiliza para África conceptos dadás, de cierta tradición –como la unión del concepto migración al concepto mafia, muy utilizada en España e Italia cuando no se tiene nada que decir ante una masacre, accidental o manufacturada, de migrantes–. En otro apartado asegura que “defenderá la integridad territorial de todos los aliados”. Alude a regiones de Estados del Este, y no a Ceuta y Melilla –nota mental: lo que la OTAN piensa o no de Ceuta & Melilla no lo quiere por escrito–. Importante: la OTAN realizará la aludida defensa territorial de sus aliados “contra cualquier agresor”. Lo que en términos militares es una cita al famoso enemigo interno. Una posibilidad peligrosa, cuando pensamos que Turquía, que está a tutiplén de enemigos internos, es miembro de la OTAN.

7- Otro aspecto importante –el que más– es una palabra, utilizada por el secretario general de la OTAN. Esa palabra igual es la única noticia seria y concreta, no interpretable, de la cumbre. A saber: otanización, en el contexto de la frase “Europa se otaniza”, con la que se alude al hecho de que habrá 300.000 soldados de la OTAN desplegados en el continente. Y al hecho, más trascendente aún, de que cada Estado subirá su presupuesto de defensa al 2% del PIB. Sin ninguna coordinación especificada al respecto, algo propio de organismos sin cerebro operativo. Se trata de un aumento en gasto armamentístico europeo similar, en su vigor y estética, al de 1912, pero en esta emisión propuesto en 2014 por una institución en muerte cerebral, a la que ahora se escucha. ¿Qué puede salir mal? En España, por cierto, se accedería a ese 2% en ocho años, contando el actual. Lo que supone un sablazo de 1.000 millones este mismo año, y sin necesidad de pasar por lo casilla de salida y de que lo apruebe el Congreso. Lo que supone una crisis de Gobierno. No se pierdan el punto 11.

8- Por lo demás, la OTAN llegó a Madrid arrastrando sus muertos cerebrales. Les enumero unos cuantos llamativos. Llegó a Madrid una organización que, en febrero de 2020, carecía de crédito intelectual, al punto de no ser creída cuando avisaba de una invasión a Ucrania. Llegó una organización que no arrasó en la ONU, cuando se votó una condena a la invasión injusta y salvaje de Ucrania, posiblemente porque esa misma organización había optado, en el tiempo, por invasiones similares. Llegó una organización que, desde 1989, no ha entendido un mundo multipolar, al que no respetó y que incluso saboteó. Llegó una organización que, desde 1989, no supo ganar, ganarlo todo, y que por ello ha carecido de buenos análisis. Llegó una organización que, durante la cumbre, se lució, en tiempo real, con sus análisis sobre África/el Flanco Sur, viéndola como enemiga, mientras Rusia –el autoritarismo, pero también la energía nuclear, las armas, las infraestructuras, los cereales– está ampliando su relación en amplias regiones africanas, olvidadas por la UE y la OTAN bajo el epígrafe ‘mafias’, o ‘invasores’.

9- Llegó una organización bloqueada por un Estado autoritario, Turquía, que finalmente desbloqueó el ingreso de Suecia y Finlandia el mismo día que pedía a Suecia y Finlandia la extradición de, glups, 17 opositores. Llegó a Madrid una organización que no puede preverse a sí misma, que carece por ello de la estabilidad necesaria para salir de una muerte cerebral y gestionar un conflicto largo: organización de preeminencia norteamericana, la OTAN durará lo que dure una presidencia demócrata, lo que puede ser una duración inferior a esta guerra. Cúmulo de contradicciones, solventadas por ahora por el liderazgo USA, tampoco está claro que la OTAN pueda imponer, canalizar y distribuir los gastos que supone la guerra, que pueden superar los 5.000 millones de dólares mensuales –se dice rápido–. En caso de victoria, la reconstrucción de Ucrania está estipulada, además, en 750.000 millones de euros. Tampoco está claro que la OTAN pueda aportar inteligencia en otoño, cuando empiece el marrón –indicio del marrón: los Estados dependientes del gas ruso no pueden cubrir sus reservas, en tanto Putin, ese filántropo, obstaculiza las ventas–. Y tampoco está claro lo que pasaría en otoño con la ‘excepción alemana’, mucho más importante que el chiste de la ‘excepción ibérica’, en tanto que es un cacharro tolerado no por la UE, sino por la OTAN. La ‘excepción alemana’ consiste en que el Estado-motor de la UE, dotado de moneda propia, el euro, y para el cual el resto de Estados UE son un suerte de sistema defensivo de su economía, compre gas al enemigo en una guerra, mientras la OTAN ríe la gracia.

10- Veremos si en otoño hay algún tipo de canalización ante lo que se prevé, o volvemos al tradicional y nacionalista sálvense-quién-pueda-europeo, ensayado con total éxito –esto es, con el fracaso habitual, de siglos– en la pandemia. Veremos si Alemania enloquece, se retrotrae a su mito confesable más longevo –el terror a la inflación– y busca la paz por separado –ojo: junto a Francia, Alemania ya ha esbozado esa actitud; hay ganas–, o pasa a ser un Estado más del sur europeo, endeudado, en rescate de su industria y sociedad, en rescate de su banca ante la morosidad mediterránea, y en pleno love-power-revolution de la distribución. Hagan sus apuestas.

11- Otoño puede ser la prolongación de la cumbre de Madrid. Nada. Una muerte cerebral dramatizada. O puede ser un giro absoluto de las políticas en Europa. La fosilización del neoliberalismo eterno, o su fin. O, al menos, su matización.

EPÍLOGO. Y sí, la OTAN ha sido/es determinante en España. Es un tatuaje que carga la inteligencia del PSOE, y que lo aproxima a la muerte cerebral, ese punto en el que los mitos impiden a un cuerpo calcular y caminar. Sucede siempre que es preciso que el PSOE experimente el contacto con puntos no previstos en el tatuaje. Ese tatuaje le resta soberanía al PSOE. Le hace otro partido español, predecible no tanto en su discurso, sino en su ausencia de soberanía. No sé, ese tatuaje brilló con la imposibilidad de hacer un IMV (Ingreso Mínimo Vital) competente, con la imposibilidad de acometer la prometida regulación de los alquileres, con la imposibilidad de que Trabajo completara la Reforma laboral, con la imposibilidad de sacar del mercado la Ley Mordaza, la única y verdadera excepción ibérica en Europa. Brilló con luz propia en la crisis de Melilla. El tatuaje de 1974 le impide al PSOE acceder a la época que se está dibujando, que tal vez estará dibujada ya en otoño. E, incluso, le impide la coalición. No existe coalición cuando no hay participación de los coaligados. Que, por otra parte, son básicamente socialdemocracia, poco más, pero sin el tatuaje aludido. La gestión de los 1.000 millones en otanización, la asunción de esa obligación, la ausencia de discusión, de negociación de esa medida, también es el tatuaje. Es su condensación. Nadie necesita un partido de 1974. Ni siquiera ese partido. Ser un partido más viejo que el PP tiene, por otra parte sus lastres. Tiempo al tiempo.

PRÓLOGO. España es tal vez el país, tras Serbia o Afganistán, en el que la OTAN ha dejado más huella en su paisaje, si bien de otro tipo. La OTAN, aún lejana y desagendada, asomó el morro en la refundación del PSOE, bajo esponsorización alemana, en 1974. Esa presencia no presencial colaboró en a)...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí