1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

análisis

Italia, ¿a la vanguardia de Europa?

Cuesta imaginar cómo conseguirán los partidos devolver cierto orden a la política europea. Con la intermediación en crisis, ¿qué principio político podría estabilizar las democracias?

Ignacio Sánchez-Cuenca 26/09/2022

<p>Matteo Salvini, Silvio Berlusconi y Giorgia Meloni, durante el último mitin electoral del pasado 22 de septiembre.</p>

Matteo Salvini, Silvio Berlusconi y Giorgia Meloni, durante el último mitin electoral del pasado 22 de septiembre.

Cuenta de TW de Giorgia Meloni

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay dos formas de interpretar los resultados de las elecciones italianas. La primera, que creo que va a ser la más frecuentada estos días, se centra en la distribución del voto: ascenso de la extrema derecha, debilidad de la izquierda, pérdida de la Liga, baja participación, etcétera. La segunda analiza la victoria de la extrema derecha como parte de una tendencia de más largo plazo que se remonta al final de la Guerra Fría. Al final, como se verá, ambas interpretaciones acaban confluyendo, aunque aquí me voy a ocupar sobre todo de la segunda, de la trayectoria política de Italia en los últimos treinta años.

La tesis que quiero exponer es muy sencilla: Italia constituye el ejemplo más acabado, más extremo y más temprano de un proceso general que se está viviendo en muchos países europeos con grados variables de intensidad. Dicho proceso consiste en la disolución progresiva del papel intermediador que desempeñan los partidos políticos entre la sociedad civil y el Estado. Cuando los partidos no logran organizar la competición política, la democracia se desordena y entra en fase de turbulencias

En Italia la crisis de los partidos se produjo antes que en ningún otro lugar de Europa. En 1992, los escándalos de corrupción hicieron saltar por los aires a la DC

En Italia la crisis de los partidos se produjo antes que en ningún otro lugar de Europa. Los escándalos de corrupción que salieron a la luz en 1992 (Tangentopoli) hicieron saltar por los aires al actor central de la política italiana, la Democracia Cristiana (DC), así como a los partidos que orbitaban en torno a la misma. El partido de la oposición permanente, el PCI, no pudo aprovechar la crisis de la DC para convertirse en la alternativa. Había sufrido un desgaste progresivo desde la década de los años setenta (como casi todos los demás partidos comunistas occidentales) y la caída del bloque soviético terminó con cualquier expectativa de recuperación: se refundó como Partido Democrático de la Izquierda, sin ser capaz de consolidar una nueva cultura de izquierdas en la sociedad italiana. La DC y el PCI eran los dos grandes intermediadores políticos de la república italiana. Al fallar ambos, por motivos distintos, el sistema de partidos colapsó y se creó un gran vacío. 

Fue entonces cuando surgió un líder antiestablishment que anticipó muchos de los fenómenos que los países avanzados han vivido luego, en los últimos quince años. Silvio Berlusconi fue el primer antipolítico de éxito: un empresario con gran poder mediático que se lanza a la política prometiendo repetir su éxito empresarial desde las instituciones del Estado y que denuncia sin contemplaciones la podredumbre e ineficacia de la clase política tradicional. En las elecciones de 1994 quedó en primera posición, con un 21% del voto. Desde entonces hasta 2011, la política italiana estuvo dominada por Berlusconi y su partido Forza Italia (si bien no estuvo en el poder todo ese tiempo, gobernó entre 1994 y 1995, entre 2001 y 2006 y entre 2008 y 2011).  

En 2011, en medio de una situación crítica (crisis de la deuda, riesgo de intervención de la Troika), maniobras parlamentarias forzaron la dimisión de Berlusconi, dando paso a un primer gobierno tecnocrático encabezado por Mario Monti, un economista ortodoxo favorable a las políticas de austeridad. En 2013, Monti se presentó a las elecciones, ya, por tanto, como un político, y tan sólo obtuvo un 9,1% del voto. 

La experiencia tecnocrática fue un breve paréntesis. Con el electorado huérfano de intermediadores creíbles, apareció una nueva formación, más antipolítica aún que Berlusconi, liderada por el cómico italiano Beppe Grillo, el Movimiento 5 Estrellas. Recogía la frustración política de una parte importante de la sociedad italiana mediante un mensaje muy sencillo (encarnado en el vaffanculo dirigido a la clase política) y un programa confuso que resultaba muy difícil encajar en la escala izquierda / derecha y que se pretendía “post-ideológico”. Asombrosamente, venció en las elecciones de 2018. 

Tras los bandazos tácticos del 5 Estrellas, se consumó un segundo gobierno tecnocrático, con Mario Draghi al frente. Como el primero, ha tenido una duración limitada. Cae cuando los partidos de la extrema derecha se sienten fuertes y deciden retirarle su apoyo. La última peripecia de esta especie de huida hacia lo desconocido ha sido la primera victoria de la extrema derecha en las elecciones del 25 de septiembre. 

La última peripecia del desorden ha sido la victoria de Hermanos de Italia, que además de extrema derecha se puede considerar también anti-establishment

A estas alturas, tras casi treinta años de desorden, parece advertirse un patrón dentro del caos. Se repite una secuencia que se puede resumir de forma muy esquemática: crisis de los partidos tradicionales – gobierno antiestablishment (Berlusconi) – gobierno tecnocrático (Monti) – gobierno antiestablishment (Conte) – gobierno tecnocrático (Draghi). El hecho de que el ciclo se recorra dos veces seguidas indica que los italianos no han encontrado aún un principio estabilizador de la competencia política y, por tanto, la política sigue quemando etapas a toda velocidad en dirección desconocida. 

La última peripecia del desorden que comenzó en 1994 ha sido la victoria del partido de Giorgia Meloni, Hermanos de Italia, que además de extrema derecha se puede considerar también anti-establishment. Es muy probable que el nuevo gobierno de la extrema derecha no consiga detener la rotación enloquecida de la gran peonza en que se ha convertido la política italiana y que avanza sin rumbo hacia un terreno desconocido.

Si se suman los votos de los partidos que se han construido a partir de la denuncia de la clase política italiana (Forza Italia, la Liga, el Movimiento 5 Estrellas), tenemos un 32% del voto. Si consideramos que Hermanos de Italia participa también de la impugnación de los políticos tradicionales, entonces sube al 58,3%. Este es el mejor recordatorio de que la política italiana continúa en fase caótica. 

No está de más considerar como hipótesis que la política europea vaya aproximándose cada vez más al estado fluido de las democracias latinoamericanas

En cierto sentido, el sistema político italiano se parece cada vez más al de aquellos países latinoamericanos en los que no se ha conseguido construir un sistema estable de partidos (como Perú o Ecuador) o donde los partidos tradicionales han retrocedido ante nuevas fuerzas políticas (como Chile o Colombia). Si Italia supone una especie de vanguardia política en Europa, no está de más considerar como hipótesis de trabajo que la política europea vaya aproximándose cada vez más al estado fluido de las democracias latinoamericanas. No es sólo Italia. En Francia el sistema de partidos tradicional de la V República ha quedado totalmente triturado. En Irlanda ha ganado las elecciones el Sinn Fein, derrotando a los dos partidos tradicionales. En España, aunque los dos partidos tradicionales sobreviven, no han recuperado la fuerza que tuvieron en sus años de predominio. Y así sucesivamente. 

Por supuesto, no hay nada inexorable en este proceso, que se podría detener o incluso revertir. Pero, en estos momentos, cuesta imaginar cómo las fuerzas políticas conseguirán devolver cierto orden a la política europea. Con la intermediación política en crisis, ¿qué principio político podría estabilizar las democracias? 

Hay dos formas de interpretar los resultados de las elecciones italianas. La primera, que creo que va a ser la más frecuentada estos días, se centra en la distribución del voto: ascenso de la extrema derecha, debilidad de la izquierda, pérdida de la Liga, baja participación, etcétera. La segunda analiza la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. alvegaf

    Gracias por el artículo, estimado Ignacio. Observo en el texto un buen ejemplo que ilustra la tesis, sobre la crisis de la intermediación, de tu libro "El desorden político". Pienso que para entender esta crisis de intermediación, nos debemos fijar en la evolución que han tomado los sistemas de partidos desde el modelo de partido de masas con origen en la primera mitad del siglo pasado hasta el modelo actual de partidos cártel, pasando por el partido catch all. El modelo de partido cártel, que conceptualizan Katz y Mair en su texto "Democracia y cartelización de los partidos políticos", es responsable, en mi opinión, de la crisis en los sistemas de partidos, lo que deriva en la crisis de intermediación. Esto anterior, es así, desde el momento en que dichos partidos abandonan a las personas (los antiguos militantes de los partidos de masas) para preocuparse, únicamente, en su financiación por la vía del Estado y la consecución de ocupar posiciones en las diversas instituciones. El partido cartel ha desconectado completamente de las problemáticas sociales. Para aproximarme a tu pregunta del final de tu artículo, pienso en que la respuesta puede estar en como volver a conseguir la participación de las personas en los partidos (lo mismo se podría decir de los medios de comunicación). Evidentemente en una sociedad tan atomizada e individualizada, la recuperación de la afiliación de los partidos de masas parece imposible. En principio, únicamente, se me ocurre encontrar una solución en los partidos de carácter movimientistas, que sean capaces de articular la estabilidad en las instituciones con la participación de las personas en los movimientos y organizaciones sociales, eso sí intentando fomentar de alguna forma la participación en dichas organizaciones para lograr vencer esta nueva ideología, que tanto daño nos está haciendo de "El individualismo utópico"

    Hace 1 mes 28 días

  2. marcoantonio-mira

    La respuesta a su última pregunta: ¿qué principio político podría estabilizar las democracias? me parece muy clara, ninguno. Porque el error es, y siento decirlo, que esas democracias de las que habla no lo son en el sentido literal del término. "Gobierno del pueblo". Ahora nos enzarzaríamos en aparentes tecnicismos semánticos pero eso no es importante. La verdadera pregunta es sonde encontrar lo más aproximado a un gobierno del pueblo, entendido este como el de la mayoría de la población que nunca deberíamos confundir con los explotadores, con la minoría económica dirigente de hecho (plutocracia) o por encargo (el resto de gobiernos que obedecen las órdenes de esa minoría explotadora). Y la respuesta puede adivinarse pero de forma borrosa en su artículo. ¿Porqué ese miedo a llamar las cosas por su nombre?, ¿porqué no admitimos claramente que la lucha de clases no ha terminado de ningún modo?, ¿que el enemigo del pueblo explotado son sus explotadores?. No soy tan ingenuo, al contrario, la vejez me ha regalado dos condiciones diferentes, la decadencia física, con cataratas incipientes y deterioros o achaques corporales y la capacidad de ver a través de las cataratas mas claro que nunca, de sentir como se disipa la niebla interior mientras aumenta la exterior. Ya sé que existen junto a esa certeza de ver cada día más claro, la posible esclerosis de unas ideas antiguas que si no se discuten pueden tornarse rígidas, ásperas e inflexíbles. Pero intento salvar ese abismo de la edad con experiencia acumulada, a veces sirve de algo haber vivido tanto. No quiero aburrir más a los articulistas o periodistas que conocen mejor el oficio. El comunismo no ha desaparecido ni es una opción extraña, su objetivo es, precisamente, el de llegar a una forma de democracia superior a la existente o porqué no decirlo si estamos viendo que la supuesta democracia no lo es tanto, de conseguir una democracia auténtica, o sea, el gobierno del pueblo. No hay muchas más opciones. Otra cuestión es como vamos a conseguirlo si el capitalismo ha vuelto a "ganar", lo hace una y otra vez, ¿hasta la extinción final de nuestra especie "genéticamente" capitalista?. Puede haber esperanza si logramos claridad en los mensajes, No la habrá si los periodistas, los divulgadores, los educadores, los filósofos ... etc deciden renunciar o abandonar sus ideales y venderse al patrón. Siempre es la misma historia dirán algunos, hasta que deje de serlo, digo yo.

    Hace 2 meses 16 horas 1 minutos

  3. acostatf

    Ante todo agradecerle su visión y análisis del esperpento italiano. Me gusta la manera en que usted escribe, pero siempre tengo la sensación de que sus análisis son demasiado "buenistas" y dejan al margen casi todos los componentes nauseabundos que favorecen situaciones políticas como la italiana, el surgimiento de vox y tantas otras formaciones y discursos que no se sostienen de ninguna manera pero aún así prosperan en las urnas. Discursos que, como recuerda Aníbal Malvar en su último artículo en ctxt, son tan vacíos y ridículos como los del fascismo del siglo pasado (claro, quién va a avisar de que el rey está desnudo en formaciones así, y para qué, si la fórmula funciona). La fórmula ridícula y vacía del discurso fascista funciona gracias a las condiciones nauseabundas que componen su caldo de cultivo actual, el de estas falsas democracias europeas. La única forma de entender el funcionamiento y decisiones de esta Unión Europea es viéndola como una colonia del amigo americano, que le dicta lo que debe hacer y lo que no. Añádale al nulo margen de maniobra en temas importantes que tienen los gobiernos europeos, la manipulación de las elecciones a través de la financiación de los partidos, la podredumbre de todos los grandes medios de comunicación, las puertas giratorias que generan las orgías de bancos, eléctricas, constructoras y demás,... Con eso y muchas otras cosas q vemos o intuimos los europeos día tras día, que los italianos, más asqueados que la media europea, opten por el fin de esta "política democrática" de cloacas no resulta tan extraño, porque es irreformable, estas democracias de chichinabo están podridas hasta la médula y disponen de cero soberanía. Sé que lo que digo no aporta soluciones, pero creo q esta es la situación: vivimos en colonias, en estados títeres. Ser conscientes de la situación real es esencial para buscar salidas a este vertedero político que, a mi parecer, usted describe en este y otros artículos como un paraíso de luz y color. En verdad agradezco sus enriquecedores análisis Señor Sanchez-Cuenca, arrojan luz sobre ciertas áreas de las cuestiones. Saludos a todos.

    Hace 2 meses 1 día

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí