1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vivos de Milagro

La máquina del fango

Miguel Mora 17/06/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La máquina del fango es como una trituradora de papel. Pero con personas. La tuneladora política no distingue matices, no se aviene a razones, no tiene en cuenta explicaciones ni contextos. Todo lo que entra en la máquina del fango, ya sea verdad, media verdad o un tercio de verdad, sale hecho trizas. Es una máquina de guerra, y en España sabemos bien cómo se usa. Lo vimos el 11-M, el día del peor atentado de la historia del país. Afirmaron que había sido ETA. El presidente del Gobierno engañó a los directores de periódicos y a los embajadores. Estuvieron dos años insistiendo.

La cosa salió mal aquella vez. Pero la estrategia sigue siendo la misma. Ahora, es el Régimen del 78 el que lucha por su supervivencia. Las empresas reguladas, sus medios y sus televisiones públicas y privadas. El nuevo brazo político del IBEX, Ciudadanos, incorporado al equipo en cuestión de meses para compensar el desgaste del bipartidismo. El PSOE, que ha tenido que aliviar su pésimo resultado electoral pactando con las plataformas ciudadanas. Y en cabeza de la manifestación, el PP, que todavía controla los engranajes de la máquina. 

Poco después de que se hiciera oficial el asalto por confluencia a los ayuntamientos, mientras miles de personas festejaban el histórico cambio en las calles, la máquina de abrasar adversarios echaba a andar. Cuando nadie sabía quién era el nuevo concejal de Cultura de Madrid, algunos medios digitales elevaron una cerilla apagada hace cuatro años a la condición de incendio en grandes titulares y crearon la onda expansiva.

Un par de chistes ofensivos y estúpidos, citados por Guillermo Zapata en enero de 2011 y sacados de contexto, ocuparon enorme espacio en las portadas “de referencia”, minimizando así desde el minuto uno el relieve de una jornada festiva --la primera en mucho tiempo--, que había suscitado la máxima atención de la prensa mundial.

En cuanto el PP pulsó el botón rojo, la prensa afín apretó el botón amarillo y el ignoto Zapata se convirtió en un moribundo. Y enseguida, en un cadáver político. Antes siquiera de haber llegado a su nuevo cargo. Y pese a haber pedido perdón a las víctimas a las que había ofendido. 

Aguirre lideró la montería; con el colmillo afilado, exigió a la alcaldesa que cesara al concejal, so pena de ser “cómplice de sus barbaridades”. La obsesión de La Berluscona, acabar como sea con los comunistas neonazis, se ha convertido en la doctrina del PP, de los medios que financia o controla (al menos un 90% del total) y de la legión de tuiteros que les da voz en las redes.

Irónicamente, o no, la ola ha llegado también al PSOE, que se ha sumado con una celeridad propia de un atentado terrorista a la condena y a la exigencia de dimisión de sus nuevos aliados. Primero de Zapata, cosa natural. Y después del nuevo objetivo, Rita Maestre, procesada por un presunto delito contra la libertad de conciencia, los sentimientos religiosos y el respeto a los difuntos, por haber participado hace cuatro años en una protesta en la capilla de la Complutense. El fiscal había pedido el 13 de junio de 2013 un año de cárcel para la portavoz de Carmena. Un teletipo de Europa Press, agencia cercana al Opus Dei, resucitó la noticia el 16 de junio de 2015, haciéndola parecer nueva...

Pensemos por un momento en el clima de odio y vendetta que ha generado la imprevista llegada de Carmena y sus concejales al ayuntamiento. Recordemos la sonrisa de la exjueza y el rostro desencajado de Aguirre y Botella durante la toma de posesión. El escarnio público sufrido por la condesa de Bornos al proponer la coalición PP-PSOE-Ciudadanos. Los 20 millones de euros invertidos por el partido de la Gürtel y la Púnica en la campaña. El compromiso de la ya expresidenta del PP madrileño --¿objetivo Moncloa?-- con los constructores más conspicuos para sacar adelante los pelotazos urbanísticos pendientes.

Imaginemos ahora a un batallón de becarios de empresas especializadas en el rastreo de Internet –-uno de esos empresarios está imputado en la Operación Púnica--, buscando una por una en las fosas sépticas de las cuentas de Twitter y Facebook de 19 concejales, muchos de ellos jóvenes, casi todos con un bagaje de activismo durante el 15-M, hijos de la Gran Depresión y del paro.

No es difícil adivinar la alegría, el alivio al encontrar la pepita de oro entre los 50.000 tuits de Zapata.

--Aquí está. Este gilipollas con barba hizo una vez un chiste sobre los judíos. ¡Y otro sobre Irene Villa y el crimen de Alcácer! ¡Lo tenemos!  

Durante 48 horas, nadie habló de las medidas tomadas por Carmena en su primera junta. De la felicidad de la gente que salió a festejar la victoria en las Vistillas. De la derrota del PP, que solo gracias al apoyo de Ciudadanos fue capaz de mantener la mitad de las 34 ciudades en las que gobernaba.

La misma estrategia, la misma maquinaria, los mismos periodistas del 11M y otros nuevos –deudas obligan— se sumaron con entusiasmo unánime a la algarada. Esta vez, con final feliz. Zapata renunció a la concejalía de Cultura, como era su deber. Aunque no sea racista ni xenófobo, desde luego fue un bocazas, y las víctimas siempre son lo primero. Pero nadie habría salido indemne de un tsunami tan feroz como ese. 

El método de la máquina del fango es muy viejo: consiste en rebuscar de forma sistemática en el infinito historial de frases dichas o reproducidas por una persona, o en sus actividades privadas, y en utilizar luego los hallazgos con fines políticos: la aniquilación mediática, judicial, fiscal o política del adversario. Se trata de un método de estirpe fascista y estalinista. Temible e ilegítimo cuando es alentado o utilizado, como en este caso, desde y por el poder. Una cosa es el escrutinio y las investigaciones de la prensa libre sobre las actividades de un individuo o un político. Otra, la organización sistemática y premeditada de un barrido colectivo de gustos, aficiones y comentarios, y el posterior montaje de una cacería alevosa, construida desde el doble rasero, predicada desde púlpitos nada inocentes ni libres de pecados semejantes, o aun peores. 

Pero si el resultado de esta persecución es elevar el nivel de exigencia y de rendición de cuentas de todos los políticos por igual, bienvenido sea el affaire Zapata. En ese caso, parecería incluso razonable que el concejal abandone su acta de concejal. Aunque entonces ya no valdría el doble rasero. Si situamos ahí el listón, lo hacemos de verdad. ¿Jugamos a desterrar de la política a quienes apoyan o han apoyado a asesinos? Todos estaríamos de acuerdo en eso. Pero entonces el PP debería renunciar en bloque a todos sus cargos públicos, ya que nunca ha condenado oficialmente el franquismo, una dictadura que asesinó y fusiló a miles de personas y colaboró de facto en los crímenes contra la Humanidad cometidos por el nazismo. 

El caso Zapata revela la hipocresía de los inquisidores y confirma que nadie está a salvo de la máquina del fango. Los simpatizantes y militantes del cambio deberían ser muy prudentes y evitar toda traza de ‘bocachanclismo’, chistes insensibles y torpezas verbales o escritas; en resumen, deberán cuidar y limitar su libertad de expresión y blindar su vida privada. Ahora están en el poder y en las instituciones, pero el sistema los considera a todos sospechosos potenciales. No sería mala idea que cancelen sus cuentas personales de Twitter y FB y abran otras nuevas. 

La persecución no ha hecho más que empezar, y se trata de una caza de brujas muy profesional. La concentración de poder mediático diseñada por el Gobierno del PP con la ayuda de los bancos ha demostrado que un comentario imbécil proferido hace años puede llegar a ser más relevante que la corrupción del sistema, que las políticas que han situado a un tercio de los menores españoles bajo el umbral de la pobreza, o que la nominación de Enrique López, un juez afín al PP, para juzgar el primer faldón de la Gürtel.

La derecha siempre ha tenido la habilidad y la capacidad económica de marcar la agenda. Es el famoso elefante de Lakoff, el marco de referencia. Sin medios realmente independientes, el poder asustado hace y deshace a su antojo. Dicta portadas y titulares. Sugiere argumentarios y editoriales. Decide campañas, tiempos, tonos. Moviliza fiscales, inspectores de Hacienda, submarinos...

Lo inquietante es que cualquiera de ustedes, cualquiera de nosotros puede ser objeto de una búsqueda, una cacería, un asesinato de carácter o una lapidación exprés. Como decía alguien el otro día, en España es mucho más peligroso tener una cuenta de Twitter que una cuenta en Suiza.

Los políticos y los amorales que han acabado con la decencia, paralizado la redistribución, secuestrado la cultura y la memoria histórica, amordazado a la prensa independiente y maltratado el Estado de bienestar quieren seguir al mando como sea.

Y en unos días tendrán nuevas herramientas a su disposición. El 1 de julio, entrará en vigor la Ley Mordaza, que ha sido calificada por The New York Times como una ley que "nos remonta de forma inquietante a los oscuros días del régimen de Franco". 

Abróchense los cinturones. Bromas, poquitas. Y no se olviden de borrar las cookies

La máquina del fango es como una trituradora de papel. Pero con personas. La tuneladora política no distingue matices, no se aviene a razones, no tiene en cuenta explicaciones ni contextos. Todo lo que entra en la máquina del fango, ya sea verdad, media verdad o un tercio de verdad, sale hecho trizas. Es una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. TotoitaC

    http://www.eldiario.es/politica/Villacis-insultos-sufridas-Ciudadanos-investidura_0_398610343.html ¿Es este el cambio? No tiene justificación alguna. Es antidemocrático. El matonismo no tiene cabida en la deseada regeneración de la democracia española, que comparten una gran mayoría de ciudadanos y no es patrimonio de ningún partido, por muy baqueteada y abusada que esta haya sido. Precisamente por eso. "Un partido nunca tiene razón absoluta precisamente por ser un partido." Johann Wolfgang von Goethe

    Hace 6 años 5 meses

  2. JC

    Oye Ora, de verdad eres un negao. Lo siento pero malo, malo , malo. Si quieres ha ser propaganda de tu rollo hazlo mejor. Eschcuate la maquina del fango aquella vez no funcionó (11M) entonces porque repiten ?. Pero son tontos?. C´s el brazo político del IBEX 35 pero es que parece que no has hecho periodismo en tu vida¡¡¡. Escribes como un tío de 2ª de políticas¡¡¡ pero tu has estado en un periódico?. Todo lo que dices es propaganda, mala, retórica de pasada de mil años . Mira tontito para hacer periodismo político a favor de las mareas, Podemos o lo que quieras hacer está inventado hace muchos años un sistema mucho más sofisticados. Es que lo tuyo son panfletos de hace mil años cuando España salía de la Dictadura. Era el estilo de los partidos radicales maoístas, troiskos, etcc. Eso ya ha a avanzado mucho en propaganda. Ultima lección . No volveréis a leer un panfleto infame más de los tuyos y me doy de baja de tu producto bananero. adiós¡¡¡

    Hace 6 años 5 meses

  3. Federico Ruibal

    Bravo.

    Hace 6 años 5 meses

  4. Alpha

    La derecha mediática fueron, son y será siempre así, no tienen escrúpulos ni moral y menos aún dignidad, son conservadores y "tal como la palabra indica" no cambiarán nunca. Sus patrañas son siempre igual "independiente de la época en que se esté"y no miran medios para conseguir sus fines, vale todo menos arrancar ojos, "de momento". Han visto la "marea Europea de la ultraderecha" y están campando a sus anchas e incluso superándose en sus ideas represivas que tanto daño hacen a la sociedad. En la sociedad de hoy, tanto la "información minoritaria" como la "desinformación mayoritaria" de los medios afines a la derecha, están ahí y sólo no disciernen lo sensato y lo correcto quien tenga prejuicios con su ideologia "derechistas enfermos y estancados". Son una secta dañina que intentan aterrorizar a la sociedad. NO LO CONSEGUIRÁN!

    Hace 6 años 5 meses

  5. Emilio

    Acertadísimo artículo, Zapata fue un bocachancla hace cuatro años y ese error, que ha pagado, tiene excepcional presencia mediática en los medios endeudados con la banca, mientras que esos mismos medios aceptan hechos inmensamente más graves cuando son cometidos por sus acreedores o sus mayordomos.

    Hace 6 años 5 meses

  6. Manuel

    Me voy a echar a llorar. Sres. ahora estais en 1ª División. No son los circulitos de barrio lleno de fans incondicionales. En 1ª División se pone al político bajo la lupa y para eso está la prensa. Para buscar, encontrar y publicar toda la información. ¿Que no se ha hablado de las políticas de Carmena? Te voy a decir lo que queda de las "políticas de Carmena" (lo dice un votante de Podemos): - Pagar los suministros: ahora dice Carmena que para el invierno - Pagar los alquileres y otros gastos: ahora dice Carmena que tendrá que visitar los edificios - Contratas públicas: ahora dice Carmena que eso no se puede hacer de la noche a la mañana, que quiere que se creen cooperativas de madres para limpiar colegios sin tener en cuenta a los hombres ni a los trabajadores que se verán en la calle - Banco público: ahora dice Carmena que no hace falta - Comedores infantiles: ahora reconoce Carmena que puede que aplique el plan de la Botella porque es mejor Y encima cuando le imputan a una concejal actúa como la castuza. La próxima que esperen sentados mi voto.

    Hace 6 años 5 meses

  7. Paco C.

    No entiendo ese ataque constante al "régimen del 78", ¿No se eligió democráticamente? No entiendo ese ataque constante al apoyo de Ciudadanos al PP, ¿no ha tenido que pactar Ahora Madrid con el "malvado" PSOE?, ¿sólo valen los pactos en lso que salen ganando los "buenos" y no los "malos"?. Es una humilde opinión de alguien que siempre le ha respetado y lo seguirá haciendo, Don Miguel. Creo que las prisas (necesarias, por otra parte) para confeccionar las listas de las candidaturas de Podemos, Ahora Madrid (e incluso CIudadanos), etc, han tenido como consecuencia que se hayan cometido algunos errores: ¿hay imputados? Tienen que dimitir. Nos guste o no, les guste o no. Ellos prometieron eso. Finalmente, creo que la culpa no es de la "casta", las "élites", los políticos... únicamente. Creo que como ciudadanos tenemos que ser conscientes que parte del problema de este país es nuestro. Somos ignorantes: no sabemos qué competencias tienen los Ayuntamientos, las CCCAA y el Estado; luego nos llevamos el chasco cuando no se cumple lo prometido; preferimos sentarnos a ver la Sálvame que leer historia o ciencia. No nos engañemos, tenemos parte (mucha) de la culpa de la situación de este país.

    Hace 6 años 5 meses

  8. Astro

    Ni tanto ni tan calvo. Q todos, en nuestra vida privada, tenemos derecho a la libertad de pensamiento y expresión. Pero cua do lo publicas en RRSS deja de ser privado. Vale para todos, derechas, izquierdas y mediopensionistas. Y los métodos estalinistas tb los usa la izquierda, leches, q siempre miramos la paja en el ojo ajeno. Fdo: Uno de izquierdas un poco asustado x el endiosamiento y arianismo de la "nueva izquierda"

    Hace 6 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí