1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Por qué creo que Leopoldo López sí es un preso político

Los viajes de ida y vuelta a Venezuela en este periodo electoral se habrán de cambiar pronto por viajes a Bruselas, donde nos están esperando para asuntos difíciles

Miguel Pasquau Liaño 25/05/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

"Venezuela es una calle de Cádiz, donde acaban de desahuciar a una familia", fue la inteligente respuesta que alguien dio, hace unos meses, a la pregunta de qué le parecía lo que estaba pasando en Venezuela. Estuvo bien, para marcar discurso: tanto énfasis en la información sobre Venezuela es desproporcionado y parece legítimo pensar que responde principalmente al hecho de que destacados líderes de Podemos colaboraron con el régimen bolivariano y probablemente obtuvieron fondos para proyectos que finalmente incubaron la formación del partido: Venezuela es incómoda para la expansión electoral de Podemos entre zonas templadas del tablero político a las que aspira para consolidar su fuerza electoral, y esa es la razón por la que "nos importa tanto", mucho más que Brasil o Marruecos.  Lo cierto es que los viajes de ida y vuelta a Venezuela en este periodo electoral se habrán de cambiar pronto por viajes a Bruselas, donde nos están esperando para asuntos difíciles que tienen mucho más que ver con nuestro futuro que una fantasmal bolivarización de España. 

Pero "Venezuela", es verdad, apunta a debates significativos, aunque sólo sea porque al hilo de las informaciones sobre ese país y de viajes de escaparate como el de Rivera se dicen muchas cosas y fuerzan a ciertos posicionamientos que no deberían ceñirse al caso venezolano, por comportar cuestiones de principio. Una de ellas es la relativa a los mecanismos, desde el poder, de represión de la disidencia, y la utilización del Derecho Penal frente a conductas que persiguen objetivos políticos o ideológicos. Algo que no sólo interesa allende los mares.

La sentencia

Para formarme mi propio criterio, decidí buscar en Google la sentencia por la que se le condenó a 13 años de prisión al opositor Leopoldo López. Es una sentencia de cerca de 300 folios en la que se transcriben literalmente las intervenciones de todos los acusados, testigos y abogados, y la motivación jurídica del fallo. Mi conclusión, tras una lectura atenta aunque no exhaustiva, es que Leopoldo López es un preso político, y me interesa explicar por qué lo pienso así, entre otras cosas porque reflexionar sobre estas razones puede abrir algún debate interesante que va mucho más allá de las cansinas fobias y filias al régimen venezolano, que es donde más cómodamente se suelen situar las informaciones sobre este asunto. 

No basta para excluir esa calificación ("preso político") el que la condena venga impuesta por una sentencia dictada tras un proceso en el que se hayan respetado las garantías de defensa y se haya aplicado el orden legal vigente. Casi todos los presos políticos que en el mundo han sido fueron condenados por sentencias aparentemente regulares y conformes a la ley vigente, y revestidas por la autoridad de un órgano judicial competente: en otro caso no serían presos, sino por lo general muertos o desaparecidos. Es importante tener claro que la condición de "preso político" se atribuye o no por razones no estrictamente jurídicas o procesales: depende, sobre todo, de un juicio personal sobre si se ha tratado de una condena influida desde el poder y dictada por motivos predominantemente políticos, aunque vengan revestidos de muchos números del Código Penal. Eso significa que tildar a alguien de preso político no es una simple constatación, sino una opinión sujeta a discusión. Intentaré justificar mi opinión. 

El principal argumento de la sentencia que lo condenó es este: 

"Claramente se determina que el ciudadano Leopoldo López no utilizó los medios apropiados establecidos en la Constitución para que sus demandas [políticas] fueran atendidas, sino que utilizó el arte de la palabra, para hacer creer en sus seguidores que existía una supuesta salida constitucional cuando no estaban dadas las condiciones que pretendía (la dimisión del Presidente de la República), porque el referéndum revocatorio sólo podría estar previsto para el año 2016. Su propósito, a pesar de los llamados a la paz y a la tranquilidad, como líder político era la salida del actual gobierno a través de los llamados a la calle, la desobediencia de la ley y el desconocimiento de los poderes públicos del Estado, todos legítimamente constituidos" (.../...) Por su condición de líder político, López "envió un mensaje no adecuado a sus seguidores, quienes en su mayoría eran jóvenes, llamándolos a la calle a una supuesta salida constitucional y democrática, cuando debió haberlo hecho a través de la vía constitucional, activando estos mecanismos".

Y así, como desde su liderazgo social y político instigó a las masas (¡predominantemente jóvenes!) a salir a la calle en vez de activar los mecanismos constitucionales, y como estuvo físicamente presente en las manifestaciones que causaron incendios, destrozos, alteración del orden y tumultos y algún muerto (en el enfrentamiento con la policía), se le acusa como autor de un delito de "instigación", que se define así en el art. 285 del código penal venezolano: "Quien instigare a la desobediencia de las leyes o al odio entre sus habitantes o hiciere apología de hechos que la ley prevé como delitos, de modo que ponga en peligro la tranquilidad pública, será castigado con prisión de tres a seis años". También se le condena como inductor de delitos de incendio y de daños, y como autor del delito de asociación para delinquir. 13 años de prisión.  

Una condena injusta

Habrán advertido que el artículo y los delitos en que se basa la condena encontrarían correspondencias en el Derecho español, y que en general no consideramos presos políticos a quienes han sido condenados en España por algún delito similar, fundamentalmente porque España es un Estado democrático, condición que a priori, por razones que no están claras, se suele negar a Venezuela pese a que sus autoridades políticas son nombradas por elecciones generales y están sometidas a una norma suprema constitucional aprobada también por votación popular. Pero lo decisivo no es el texto que define el delito, sino la argumentación por virtud de la cual se considera la conducta de López subsumida en tales delitos: haber convocado una manifestación de la que cabría esperar la eventual producción de altercados (a veces intensificados por la policía, o provocados por grupos oportunistas), en vez de acudir a los mecanismos constitucionales previstos para conseguir los objetivos pretendidos. 

Lo que me interesa no es, ahora, destacar que algunos tipos delictivos de nuestro Derecho Penal y algunas infracciones de la Ley de Seguridad Ciudadana podrían generar condenas similares, por más que resulta tentador hacerlo. De lo que ahora se trata es de concluir que, como de ninguna manera puede considerarse que un llamamiento contra un Gobierno constitucional al margen de los mecanismos constitucionales pueda ser considerado en sí mismo un delito, Leopoldo López es, para mí, un preso político, injustamente condenado por razones que tienen que ver con la lucha por el poder burdamente revestidas de argumentos jurídicos.  

La delgada línea entre el preso político y el delincuente

Queda claro, sin embargo, que la condición de preso político no depende de razones jurídicas, sino de una valoración global sobre la ley aplicada y los razonamientos del tribunal. La lucha contra la prisión por motivos políticos debe ser ambiciosa, y no detenerse ante excusas formales. Esto lo digo porque tengo la impresión de que si Leopoldo López fuese un radical de izquierdas combatiente de un Gobierno autoritario (no digo dictatorial) o, por ejemplo, corrupto de derechas, muchos de los que ahora lo consideran (con razón) preso político, se dejarían llevar (injustamente) por otros apelativos, como, por ejemplo, terrorista (aunque no haya realizado ni provocado directamente ningún acto violento), apologeta del terrorismo, o, como mínimo inductor de desórdenes públicos, y no pocos de los que ahora se desentienden de la situación personal de López harían campañas a su favor. No quiero poner ejemplos cercanos, para no enredar esta reflexión: Viriato fue, al mismo tiempo, un héroe lusitano y un terrorista para los romanos. "Preso político" y "terrorista" o "subversivo", o "golpista" son expresiones alarmantemente fungibles y relativas según la ideología de quien habla. Hay que tener cuidado con tales expresiones, como también hay que tenerlo con  algunos tipos penales redactados en el Código Penal de manera tal que no impiden una utilización política de los mismos, según la ideología y/o la permeabilidad del juzgador. Los carga el diablo, y no es imposible que los dispare un Juez.

La condena a trece años de prisión de Leopoldo López es injusta. Ese hombre merece solidaridad, por encima del hecho de que grandes corporaciones mediáticas estén enarbolando su caso para atosigar al régimen que sostiene a Maduro, con intereses que no son, sin más, la defensa de la democracia; pero, por razón simétrica, tampoco la ideología derechista de López puede ser excusa para negarle apoyo. Lo podría decir también de otro modo: quienes no queremos, en ninguna parte, la criminalización de la disidencia política ni la utilización de armas legales ventajistas contra quienes no encuentran cauces constitucionales y democráticos abiertos y eficaces para la defensa de sus tesis políticas, deberíamos ponernos del lado del preso, y no de quienes propiciaron su encarcelamiento.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

38 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Álvaro Castro Forcadas

    No me parece acertado que el autor nos invite a reflexionar pausadamente sobre López a la vez que obvia asuntos de su caso (los más espinosos) con tal de justificar su propia tesis. Si es cierto que la interpretación sobre el significante "preso político" es subjetiva, los que NO creemos que es un preso político le pedimos que, en sus próximas reflexiones, sr. Liaño, apunte que no fueron "algunos muertos", sino 43 (más de los que ha provocado cualquier atentado de ETA) y apunte también, a la próxima, que el sr. López instigó claramente a los jóvenes (en el país más violento del mundo) a acometer "actos no-pacíficos". No me sirve aquella excusa de que tuvo un lapsus-lingüe ya que, el mismo López, fue fotografiado repetidamente encabezando esa clase de actos que, por desgracia, vinieron a provocar numerosas muertes.

    Hace 4 años 10 meses

  2. Alexis Mul

    http://www.eldiario.es/canariasahora/canariasopina/etica-tergiversacion-verdad-Beatriz-Vasquez_6_287381322.html Leopoldo López, en un programa televisado, que vimos miles de personas, estuvo durante ¡¡15 minutos!! llamando a los jóvenes universitarios a manifestarse y concentrarse pacíficamente y de forma no-violenta, en un lapsus linguae, que duró 15 segundos (cuyos 15 segundos se repitieron hasta la saciedad en la cadena gubernamental Venezolana de Televisión –VTV- para acusarle y descalificarle); se equivocó sustituyendo no-violento por no-pacífico (que inmediatamente corrigió), y lo mismo le pasó cuando, en rueda de prensa desde el Ministerio del Interior, volvió a equivocarse, y volvió a autocorregirse, cuando sustituyó no-violenta por no-pacífica.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Francisco

    Posicionados en el encono y el rencor, dificilmente se pueden encontrar soluciones a los graves problemas que evidentemente se reflejan en la cotidianeidad venezolana; en ausencia de razón resulta extremadamente dificil... Confieso que soy español, y motivado porque en mi país se habla más de Venezuela en los últimos meses que en los 63 años precedentes, que son los que tengo; me he tomado la molestia de buscar información multicolor respecto al proceder del ciudadano Lopez, en los meses precedentes a su detención, y que hoy lo "dibujan" como preso politico... Al magistrado autor del articulo que precede este comentario, y a los venezolanos de bien les traslado una pregunta ¿Saben ustedes donde estaría Leopoldo en mi país habiendo hecho las declaraciones que le oido de viva voz, reclamando a los estudiantes derrocar al gobierno chavista, llendo mas allá de las manifistaciones pacificas?. Yo si se donde estaría... (Adivierto que en ningún momento voy a contestar a improperios de ningún tipo, no se molesten en ofender...).

    Hace 4 años 10 meses

  4. Muse

    Este artículo me parece bochornoso, Leopoldo Lopez fue condenado por ser agente desestabilizador de la CIA. No hay equidistancia posible con los condenados en Españo, López no convocó y participó en protestas pacíficas como en los casos que conocemos aquí, sino que incendió el país e instigó a la violencia contra el gobierno (ay, perdón, que veo que aquí lo llamáis "régimen" como el resto de la caverna de mass mierda patrios) y contra sus partidarios provocando con ello 43 muertos, cientos de heridos e incalculables daños. Eso es un delito en cualquier país normal. Por si fuera poco, no ha pasado ni un año y están revisando el caso. Ya nos podemos imaginar a quienes queríais contentar publicando esta basura.

    Hace 4 años 10 meses

  5. El Edwardito

    El artículo es interesante. Sin duda. Ahora, uuh, voy a comparar a López con Alfón, para demostrar un poco que lo que intenta decir el autor, es incorrecto. Alfón es un preso político. ¿Por qué? Se le acusa de llevar una supuesta bomba a una manifa. El juicio ya sabemos que tiene numerosas irregularidades y, aunque seguramente se ciñan al Código Penal para acusarlo (no me he parado a mirar), sigue siendo una persona acusada de algo que no ha cometido. Leopoldo López no es un preso político. Está en la carcel porque ha hecho algo de lo que se le ha acusado. No hay pruebas falsas de por medio. Si yo, por ejemplo, soy de izquierdas (que lo soy, jeje), y me dicen que han metido en la cárcel a un chaval de Gràcia por haber incendiado un coche, no digo que es un "preso político por ser disidente". Yo asumo que ha de estar en prisión por lo que ha hecho, aunque yo apoye su lucha contra el estado, que les ha quitado el banco expropiado. De todos modos, el artículo es interesante porque no me he parado hasta ahora a reflexionar si es López un preso político o no. Y sigo pensando que sí.

    Hace 4 años 10 meses

  6. gap

    A mi no me preocupa realmente si es o no un preso político. Lo que me parece lamentable es que estemos analizando eso cuando en España tenemos los nuestros y nadie hace nada. Y no hablaré de Otegi, pero si de gente como Alfón (juicio irregular y sentencia apoyada solo con el testimonio de los policias) o de varios huelguistas que van a juicio por ejercer sus derechos y sientan un precedente frente a futuras huelgas. Que juristas españoles anden escribiendo de Venezuela cuando aquí tenemos casos de flagrante falta de democracia judicial..., que estemos hablando de los problemas de Venezuela (con la información sesgada que tenemos) cuando desconocemos lo que pasa en nuestro pais (no paran de colarnos mentiras sobre Gracia y nos creemos lo que nos dicen de un pais que está a 8000kms de España...) me parece de una ineptitud por parte de quienes tienen en su mano hacer que esas cosas cambien. Hacerle el juego a toda esa gente es lo que hace que estemos como estamos. Pero esperemos que cambien las tornas.

    Hace 4 años 10 meses

  7. gap

    A mi no me preocupa realmente si es o no un preso político. Lo que me parece lamentable es que estemos analizando eso cuando en España tenemos los nuestros y nadie hace nada. Y no hablaré de Otegi, pero si de gente como Alfón (juicio irregular y sentencia apoyada solo con el testimonio de los policias) o de varios huelguistas que van a juicio por ejercer sus derechos y sientan un precedente frente a futuras huelgas. Que juristas españoles anden escribiendo de Venezuela cuando aquí tenemos casos de flagrante falta de democracia judicial..., que estemos hablando de los problemas de Venezuela (con la información sesgada que tenemos) cuando desconocemos lo que pasa en nuestro pais (no paran de colarnos mentiras sobre Gracia y nos creemos lo que nos dicen de un pais que está a 8000kms de España...) me parece de una ineptitud por parte de quienes tienen en su mano hacer que esas cosas cambien. Hacerle el juego a toda esa gente es lo que hace que estemos como estamos. Pero esperemos que cambien las tornas.

    Hace 4 años 10 meses

  8. gap

    A mi no me preocupa realmente si es o no un preso político. Lo que me parece lamentable es que estemos analizando eso cuando en España tenemos los nuestros y nadie hace nada. Y no hablaré de Otegi, pero si de gente como Alfón (juicio irregular y sentencia apoyada solo con el testimonio de los policias) o de varios huelguistas que van a juicio por ejercer sus derechos y sientan un precedente frente a futuras huelgas. Que juristas españoles anden escribiendo de Venezuela cuando aquí tenemos casos de flagrante falta de democracia judicial..., que estemos hablando de los problemas de Venezuela (con la información sesgada que tenemos) cuando desconocemos lo que pasa en nuestro pais (no paran de colarnos mentiras sobre Gracia y nos creemos lo que nos dicen de un pais que está a 8000kms de España...) me parece de una ineptitud por parte de quienes tienen en su mano hacer que esas cosas cambien. Hacerle el juego a toda esa gente es lo que hace que estemos como estamos. Pero esperemos que cambien las tornas.

    Hace 4 años 10 meses

  9. gap

    A mi no me preocupa realmente si es o no un preso político. Lo que me parece lamentable es que estemos analizando eso cuando en España tenemos los nuestros y nadie hace nada. Y no hablaré de Otegi, pero si de gente como Alfón (juicio irregular y sentencia apoyada solo con el testimonio de los policias) o de varios huelguistas que van a juicio por ejercer sus derechos y sientan un precedente frente a futuras huelgas. Que juristas españoles anden escribiendo de Venezuela cuando aquí tenemos casos de flagrante falta de democracia judicial..., que estemos hablando de los problemas de Venezuela (con la información sesgada que tenemos) cuando desconocemos lo que pasa en nuestro pais (no paran de colarnos mentiras sobre Gracia y nos creemos lo que nos dicen de un pais que está a 8000kms de España...) me parece de una ineptitud por parte de quienes tienen en su mano hacer que esas cosas cambien. Hacerle el juego a toda esa gente es lo que hace que estemos como estamos. Pero esperemos que cambien las tornas.

    Hace 4 años 10 meses

  10. josemanuel55

    Miguel, yo te he dicho que conoceras las leyes pero que no creo que sepas que es la decencia. Toda vez que soy reo vocacional, nada mas lejos que ofenderte a usia, tan solo definirte

    Hace 4 años 10 meses

  11. CURRO

    Sr Pasquau. Agradezco su interés por el asunto, así como el de varios de sus comentaristas en señalar que, por los mismos hechos, López Ledesma habría sido condenado también en España. No obstante, me interesa conocer su opinión sobre las acusaciones de varios de esos comentaristas acerca de las diferentes varas de medir que se aplican al político venezolano y a Arnaldo Ortegi. Y, para mostrar su ecuanimidad a ese respecto, facilita Vd a los lectores de CTXT el enlace de un artículo suyo sobre el político vasco: pero ese enlace no conduce a un artículo sino a un vídeo en el que es cuestión de López Ledesma. He buscado en la web ese artículo y, con las voces "Pasquau" y "Otegi", sólo aparece una entrevista que CTXT realizó a Jesús Egiguren (que Vd comenta citando ampliamente a A.Muñoz Molina). Así que le agradecería que facilitara a los lectores de CTXT el VERDADERO ENLACE A ESE ARTÍCULO SOBRE LA CONDENA A OTEGI. Por otra parte, me asombra (como ya han hecho algunos comentaristas antes que yo) que Vd se sume a la máquina de lanzar fango contra PODEMOS, al señalar que “destacados líderes de Podemos colaboraron con el régimen bolivariano y probablemente obtuvieron fondos para proyectos que finalmente incubaron la formación del partido ”. Semejante afirmación, sólo mitigada mediante el adverbio 'probablemente', no ha sido acreditada en los tribunales de nuestro Estado. Ahora bien, pretender que el trabajo que, como especialistas, pudieron realizar Iglesias, Monedero y Errejón para el gobierno de Venezuela nos permita sugerir que con sus honorarios incubaron PODEMOS es tan burdo como pretender que si el salario que recibieron tanto RAFAEL BENGOA como VIVENÇ NAVARRO para la administración Clinton les sirvió para terminar de pagar sus respectivas viviendas o entregar la entrada de un chalet ahora afirmáramos que "Estados Unidos financió la casa de R.Bengoa en Bilbao" o "V.Navarro compró su vivienda de recreo con fondos de EE.UU."... Considero que son necesarios rigor y seriedad a la hora de abordar asuntos de este jaez -que contribuyen además a generar opiniones tan enconadamente opuestas. Gracias

    Hace 4 años 10 meses

  12. Miguel Pasquau

    Fe de erratas a mi comentario anterior: "Comprender que", y no "de que".

    Hace 4 años 10 meses

  13. Luis

    Interesante artículo. Sobre el tema venezolano en general es muy difícil conseguir información no militante. Sobre este asunto en concreto sólo sé que Human Rights Watch criticó el juicio. Por eso se agradece la opinión de un magistrado. Por lo demás, me temo que si esto hubiera sucedido en España, López también estaría preso (arts 473,1 y 472,6º CP). Los comentarios de algunos usuarios son realmente lamentables. Un poco de seriedad, por favor.

    Hace 4 años 10 meses

  14. Miguel Pasquau

    José Manuel, Saturnino, Andrés: eso de esbirro, indigno y corrupto me hace comprender de que es el momento exacto para renunciar a la réplica.

    Hace 4 años 10 meses

  15. josemanuel55

    Confunde el señor magistrado ley con decencia, claro que entiende de lo primero, no de lo segundo, y si e legal es legal, aunque indecente En cuanto al héroe Viriato solo cabe reseñar que Viriato es una forma de decir hombría en las lenguas románicas, de forma que si traducimos lo que cuenta la "historia" es que la virilidad hispana fue traicionada por Indivil y Mandonio, palabras extrañas para las que no encuentro traducción. Que este mito fue desarrollado en épocas muy posteriores para justificar el origen de un derecho no escapa a nadie con dos dedos de luces. Que Su Señoría entienda de leyes y leyendas no me extraña, que ignore la palabra decencia bastante menos.

    Hace 4 años 10 meses

  16. josemanuel55

    Usted entiende de leyes, la gente solo sabemos de decencia. Y no tiene nada que ver. En cuanto a Viriato, heróe español con nombre romano (Vir, hombría) que fue traicionado por Indivil y Mandonio, pues eso, que solo es un mito de creción muy posterior, me asombra su mentalidad, leyes y mitos, nunca decencia.

    Hace 4 años 10 meses

  17. Andres

    Ah! se me olvidaba: No me impresiona para nada sus meritos: magistrado, profesor.... Demasiado bien conocido es el mundo "merotocratico" español, corrupto hasta el hueso. Por si le sirve de algo, para descartar supuestas envidias, soy ingeniero de telecomunicaciones.

    Hace 4 años 10 meses

  18. andres

    Nauseabundo. Se nota que la banca tambien tiene ConTeXTo.

    Hace 4 años 10 meses

  19. Santiago

    Nuevo caso de doble vara: el Sr. López incitó a la violencia, habiéndose ya celebrado un referéndum. Adscribo a lo dicho por otro comentarista: ¿qué sucedería en España si se diese el mismo caso? Y nuevamente se habla de "REGIMEN", cuando las autoridades son elegidas DEMOCRÁTICAMENTE (y no como en el REINO de España, cuyo monarca fue impuesto por un dictador: ESOS SÍ son REGÍMENES, Sr. Pasqau). Un análisis verdaderamente LAMENTABLE y SESGADO. El EUROCENTRISMO parece no tener límites: ojalá algún día desarrollen una ínfima parte de humildad para acercarse a los países latinoamericanos sin darnos cátedra de lo que o . VERGONZOSO, Sr. Pasqau.

    Hace 4 años 10 meses

  20. Santiago

    Nuevo caso de doble vara: el Sr. López incitó a la violencia, habiéndose ya celebrado un referéndum. Adscribo a lo dicho por otro comentarista: ¿qué sucedería en España si se diese el mismo caso? Y nuevamente se habla de "REGIMEN", cuando las autoridades son elegidas DEMOCRÁTICAMENTE (y no como en el REINO de España, cuyo monarca fue impuesto por un dictador: ESOS SÍ son REGÍMENES, Sr. Pasqau). Un análisis verdaderamente LAMENTABLE y SESGADO. El EUROCENTRISMO parece no tener límites: ojalá algún día desarrollen una ínfima parte de humildad para acercarse a los países latinoamericanos sin darnos cátedra de lo que o . VERGONZOSO, Sr. Pasqau.

    Hace 4 años 10 meses

  21. Apoyoasociaciónvíctimasguarimbas.

    Si Rubalcaba o Pablo Iglesias desconocieran los resultados de las elecciones, dijera que el gobierno no es legitimo, que la vía democrática se ha terminado en Venezuela, lanzara a sus seguidores a las calles, que además comenzarían a asesinar a militantes del partido en el gobierno y policías, a asaltar sus sedes, instituciones públicas, ambulatorios, etc, causaran daños por miles de millones de dólares, y siguiera jaleando esas " manifestaciones" a las que impresentablemente llama pacíficas, sin condenar esos hechos. ¿ Qué pasaría? Además si anteriormente hubiese participado en un golpe del cual presume y hubiese secuestrado a un ministro. Poco más decir. Un criminal repugnante.

    Hace 4 años 10 meses

  22. Saturnino

    Querido esbirro del PSOE: “destacados líderes de Podemos colaboraron con el régimen bolivariano y probablemente obtuvieron fondos para proyectos que finalmente incubaron la formación del partido”. Prúebelo, vaya a un juzgado o no esparza mierda sin tener pruebas. Basar sus argumentos en meras sospechas, además de pobre, es patético. A continuación dice: “lo decisivo no es el texto que define el delito, sino la argumentación por virtud de la cual se considera la conducta de López subsumida en tales delitos”. Es decir, que pasa a cuestionar la sentencia en base a la interpretación que puntualmente quiera el autor darle para justificar su artículo.

    Hace 4 años 10 meses

  23. JOSE DE LARRA

    Sr. Liaño escribe usted un artículo para convencernos de la inocencia de Leopoldo Lopez, comenzando por afirmar sin pruebas la "probable" financiación en origen de Podemos. Bienvenido a la màquina del fango.

    Hace 4 años 10 meses

  24. Miguel Pasquau

    Pablo, hace meses escribí esta reflexión sobre el difícil asunto de la última condena a Otegi: https://www.youtube.com/watch?v=aLZjc7tZK60&nohtml5=False Juanete, seguro que usted entiende que me apoye en los hechos probados de una sentencia dictada tras un juicio en el que intervino la defensa, y no en un video "tan persuasivo". Ansotegi GZ, convocar o sugerir un escrache, por ejemplo, u organizar un piquete, no es para mí un delito. Tampoco lo sería convocar una manifestación contra una reforma laboral, aunque estadísticamente sea muy probable que en la misma se produzca algún acto violento. Naturalmente quien mata, incendia, daña o hiere persiguiendo ese mismo objetivo, sí es un delincuente. Llamar a una protesta "no pacífica" (ni un escrache ni un piquete lo son) no significa incitar a la violencia, aunque es verdad que no sólo en Venezuela daría lugar a condenas.

    Hace 4 años 10 meses

  25. Ansotegi GZ

    Pregúntenle al equidistante que pasaría en España si Arnaldo Otegi llamara a la población vasca a conseguir la independencia por medios no pacíficos o Pablo Iglesias a tomar el poder por medios no pacíficos y eso derivara en la muerte de 43 personas. Aunque, bueno, no hace falta, ya lo sabemos. Por cierto, sobre la equidistancia, ya decía Desmond Tutu: "Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor".

    Hace 4 años 10 meses

  26. Jueces cuñaos no, gracias

    "Mi conclusión [sobre la sentencia], tras una lectura atenta pero no exhaustiva". Nada más que añadir. Estamos en manos de caraduras. Otro juez que iría a la trena si se levantaran las alfombras. Están acojonaos. (Artículos que buscan subir en google analytics)

    Hace 4 años 10 meses

  27. Juanete

    Pero que dice??? Leopoldo llamó a la violencia... hay documentos visuales en internet donde claramente llama a MECANISMOS NO PACÍFICOS! 13 años injusto?? Por sus caprichos murieron 43 personas y él es el responsable directo. No podía convocar una manifestación pacífica?? Como se puede apoyar a un hombre violento? https://www.youtube.com/watch?v=aLZjc7tZK60&nohtml5=False

    Hace 4 años 10 meses

  28. Sara

    Leopoldo no reconocía la vía democrática, ya no habia reconocido los resultados electorales, pese a no tener ni una sola prueba válida en contra, y organizó La Salida. La sentencia lo dice perfectamente, que en vez de utilizar la vía constitucional para echar al gobierno, busco hacerlo en las calles mediante el movimiento La Salida. aunque contradictoriamente llamara a este movimiento pacífico y democrático. Este movimiento generó daños por miles de millones de dolares, asalto y destrucción de instituciones públicas, y numerosos asesinatos, sin que Leopoldo condenara ni una sola vez estos hechos, al contrario siguió instigando a sus seguidores a continuaran en las calles hasta derribar al gobierno. La sentencia lo dice claramente, me parece que hay gente que no la está leyendo bien. Leopoldo López es un delincuente, como queda perfectamente acreditado, simplemente ya con sus terribles antecedentes.

    Hace 4 años 10 meses

  29. Fer

    Leopoldo López en el golpe de 2002, en el que secuestraron al presidente Chávez, se suspendieron todas las instituciones democráticas y se asesinó a varias personas, y del cual se enorgullece públicamente, fue a casa del ministro Chacín, con un cerrajero, Capriles y la policía, a detenerlo ( secuestrarlo) con un operativo tan lamentable que casi lo linchan. Con un antecedente como este, cambien su nombre, por cualquier político español. Por ejemplo, Otegui, Garzón, Iglesias, Pedro Sánchez, etc, apoyó un golpe de Estado y fue a cada de un ministro durante el golpe para secuestrarlo y casi lo linchan por el camino. Autamáticamente sería un apestado para la mayoría de la opinión pública, y no un héroe como se quiere presentar en España. Este señor, además desconoció los resultados de las últimas elecciones presidenciales en Venezuela, y junto con Capriles echaron a sus seguidores a las calles, con el resultado de varios chavistas asesinados, propaganda negra que provoca el asalto e incendio de ambulatorios llevados por cubanos, asalto y destrucción de edificios públicos, asalto a la telesur, etc. Y para colmo, durante las manifestaciones violentas, a las que denomina La Salida, ( después de negar toda legitimidad democrática al gobierno como se puede comprobar en vídeos, y decir que la vía electoral está acabada) sigue arengandolas, llamándolas cinicamente pacíficas, a pesar de que están causando decenas de muertos ( incluídos policias, motoristas degollados por alambradas) asalto a edificios ministeriales, Vamos a ver, que por menos de esto Otegui ha estado en prisión, cualquier representante político que hiciera algo así en España sería un apestado al nivel de Tejero o de un etarra. Vamos a dejarnos de tonterías, en este país se da voz al criminal Leopoldo, mientras se le niega a la asociación de víctimas de las guarimbas, algo realmente insólito.

    Hace 4 años 10 meses

  30. Pablo

    ¿Qué opinión le merecen al señor Pasquau los años que se ha pasado en la cárcel el señor Otegui? ¿Ha escrito algo al respecto? ¿Me podría dar el enlace, por favor?

    Hace 4 años 10 meses

  31. Antonio

    Sr. Liaño se ve que es Usted un erudito en leyes, apelando a su conocimiento en la materia, me podría decir si Andres Bodalo es también un preso politico.

    Hace 4 años 10 meses

  32. Justo

    No comparto la tesis del autor, pero se agradece leer una opinión bien argumentada, sensata y respetuosa, por desgracia no es lo habitual en nuestro pais...

    Hace 4 años 10 meses

  33. Miguel Pasquau

    Rolando Hidalgo, el tema de los titiriteros lo traté en este otro artículo de CTXT ("Ruido de guiñoles"), del que te paso el enlace: http://ctxt.es/es/20160203/Firmas/4155/Titeres-error-judicial-libertad-de-expresion-Espa%C3%B1a-Tribunas-y-Debates.htm. Puedes encontrarlo en el buscador, o incluso en Google. A Ant sólo puedo decirle que no sé si López es golpista o instigador del terror, pero que ni siquiera la sentencia le condena por eso. Otros sostienen que en este juicio hubo pruebas falsas, y tampoco lo sé. Por eso me ciño a una certeza: las propias razones dadas por la sentencia, que me parecen insuficientes para una condena si no hay detrás una motivación política que valdría para meter en la cárcel a demasiada gente. Algo parecido es lo que puedo decir a Dubitador, pero añadiría que el "aura salomónica" y la "equidistancia" son reproches que recibo con frecuencia, de una parte y de otra, y que los acepto, por mi convicción de que la realidad, por lo general, siempre es más compleja de como quieren presentarla las personas que ya han optado por una versión de la misma. A todos, gracias por los comentarios (en serio)

    Hace 4 años 10 meses

  34. jose nogueras

    creo que liaño esta hablando de los titiriteros y las tropas franquistas sublevadas el 18 de julio, de esa manera es indudable que tiene razon, muy exaustivo

    Hace 4 años 10 meses

  35. Dubitador

    Me sabe mal este articulo. Creo que es un articulo lamentable. " el ciudadano Leopoldo López no utilizó los medios apropiados establecidos en la Constitución para que sus demandas [políticas] fueran atendidas " Al centrarse en ese solo argumento de la sentencia la convierte en un puro juicio politico. El mero no utilizar los medios instituidos en la Constitucion no puede ser causa de delito y pena, ya que dependera de que medios y sobre todo de sus consecuencias. De no haber implicado llamado a la violencia y los distutbios con resultado de muerte, pero sobre todo de no haber incluido el llamado a la insurreccion y el golpe de Estado Lopez no estaria en la carcel. Creo que el magistrado ha aprovechado la ocasion para nimbarse de una no inocente aura salomonica.

    Hace 4 años 10 meses

  36. Dubitador

    Creo que es un articulo lamentable. " el ciudadano Leopoldo López no utilizó los medios apropiados establecidos en la Constitución para que sus demandas [políticas] fueran atendidas " Al centrarse en ese solo argumento de la sentencia la convierte en un puro juicio politico. El mero no utilizar los medios instituidos en la Constitucion no puede ser causa de delito y pena, ya que dependera de que medios y sobre todo de sus consecuencias. De no haber derivado implicado violencia, distutbios y muerte, pero sobre todo de no haber incluido el llamado a la insurreccion y el golpe de Estado Lopez no estaria en la carcel. Creo que el magistrado a aprovechado la ocasion para nimbarse de un aura salomonica.

    Hace 4 años 10 meses

  37. Ant

    ES UN GOLPISTA ADEMÁS DE INSTIGAR AL TERROR. ¿ O NO TE HAS ENTERAO TAMPOCO ?

    Hace 4 años 10 meses

  38. Rolando Hidalgo

    Magistrado, he leído con interés su artículo y por ser mi primera experiencia lectora en este blog, me gustaría saber si anteriormente o en un futuro cercano tiene la intención de abordar tan eruditamente el tema de los titireteros españoles encausados por la justicia ibera. Considera a éstos últimos presos políticos? Será posible acceder a un argumentario similar en el caso mencionado? Espero que su respuesta sea oportunamente reflejada en este mismo medio. Saludos

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí