1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Snowden quiere volver a casa

El informático que desveló el espionaje masivo de EE.UU. lanza una campaña para que Barack Obama le conceda un indulto antes de que termine su mandato

Álvaro Guzmán Bastida Nueva York , 24/09/2016

<p>Edward Snowden.</p>

Edward Snowden.

Freedom of the Press Foundation

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Edward Snowden quiere volver a casa. Hace tres años, el joven informático estadounidense vio cómo su gobierno le revocaba el pasaporte, cuando se encontraba en el aeropuerto de Moscú. Si lograse volver a América, Snowden se enfrentaría a un juicio por delitos de ‘espionaje’ y robo de secretos de Estado por entregar a dos periodistas un millón y medio de documentos clasificados. La filtración sirvió para arrojar luz sobre los sistemas de vigilancia masiva que los gobiernos de EEUU y el Reino Unido habían implantado en todo el mundo. Casi nadie duda de que su escuálido cuerpo de treinta y tres años de edad pasaría la siguiente treintena en prisión.

Pero Snowden no se rinde. La semana pasada, su equipo de defensa presentó una campaña para pedir un indulto a Barack Obama antes de que este deje la Casa Blanca en enero. La campaña ha logrado sacudir al menos momentáneamente a la opinión pública. Se presentó en una rueda de prensa el 14 de septiembre con representación de Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la American Civil Liberties Union (ACLU), coordinada con anuncios efectistas a toda página en los principales periódicos del país. El lanzamiento coincide con el estreno de Snowden, la película de Oliver Stone sobre la vida del analista informático, que fuera subcontratado por la National Security Agency (NSA).

La filtración sirvió para arrojar luz sobre los sistemas de vigilancia masiva que los gobiernos de EEUU y el Reino Unido habían implantado en todo el mundo

Se trata de una petición dirigida directamente a Obama, y que, por tanto, se ‘salta’ al Departamento de Justicia. “Es un caso extraordinario”, señala Noa Yachot, estratega de comunicación de la ACLU, que dirige la campaña ‘Pardon Snowden’. Yachot apunta que es habitual que los presidentes aprovechen sus últimos meses en el cargo para tomar decisiones políticas que hubieran resultado demasiado “arriesgadas” antes. “Es el momento de que Obama considere cuál será su legado en materia de Seguridad Nacional, así que apelamos a él directamente para que aproveche esta oportunidad”.

Desde que Snowden contactase con el periodista Glenn Greenwald, entonces en The Guardian, y la cineasta Laura Poitras, para entregarles los documentos de la NSA, las consecuencias de sus revelaciones han sido extraordinarias: en mayo de 2015, un tribunal declaró ilegal la sección 215 de la Patriot Act, que justificaba la recolección masiva de información sobre llamadas telefónicas. Poco después, el Congreso sustituyó la polémica norma con la USA Freedom Act, que limitaba el poder del Estado para hacerse con información de comunicaciones privadas. Era la primera vez que el poder legislativo estadounidense intercedía para poner coto a la vigilancia del ejecutivo sobre sus ciudadanos desde 1970. Además, un panel de expertos nombrados por Obama, recomendó decenas de reformas mucho más ambiciosas que siguen pendientes de aprobación. Tampoco el sector privado se fue de rositas: gigantes tecnológicos como Apple o Google, que habían sido cómplices del espionaje masivo del gobierno estadounidense dentro y fuera de sus fronteras, se vieron obligadas a cifrar las comunicaciones de sus usuarios, ante el bochorno (y la amenaza de pérdida de clientes) que se les vino encima.

La semana pasada, su equipo de defensa presentó una campaña para pedir un indulto a Barack Obama antes de que este deje la Casa Blanca en enero

“Los beneficios de la filtración son enormes e innegables”, señala Trevor Timm, director ejetcutivo de la Freedom of the Press Foundation. “Snowden abrió el debate sobre cuestiones fundamentales sobre privacidad, y permitió que el pueblo estadounidense supiera lo que se estaba haciendo en su nombre”, concluye.

Hay quien no lo tiene tan claro. “Snowden es un traidor”, opina Fred Fieltz, exanalista de la CIA y vicepresidente del think tank conservador Center for Security Policy. “Sin duda, lo que hizo benefició al ISIS, a Al Qaeda, a los chinos y a los rusos, que se hicieron con material muy importante y sensible. Tenía una obligación legal, e hizo un juramento para protegernos. Pero decidió romper con su obligación y filtrar toda esa información a la prensa. Es un desequilibrado que actuó movido por el revanchismo. Si de mí dependiera, lo mandaría a Guantánamo, para que se codee con los terroristas a los que tanto ayudó”.

Fieltz no es el único que cree que la filtración de Snowden trajo consigo la muerte de civiles inocentes. En noviembre, tras la masacre de la discoteca Bataclan, en París, el exdirector de la CIA, James Woosley pidió públicamente la ejecución de Snowden tras acusarle de haber facilitado que los autores de los atentados encubrieran sus comunicaciones electrónicas, después de conocer las tácticas que las autoridades utilizaban para interceptarlas. (Woosley no tuvo nada que decir sobre los numerosos atentados que tuvieron lugar en Occidente antes de las filtraciones de Snowden, como los del 11-M en Madrid o el 7-J en Londres, en 2004 y 2005 respectivamente).

Un estudio de la publicación especializada Flashpoint demostró en 2014 la escasa influencia que la filtración de Snowden tuvo sobre cómo se comunican los yihadistas, que ya tomaban precauciones contra la vigilancia gubernamental mucho antes de trascender los documentos filtrados por Snowden. “Deberíamos dar las gracias a Snowden por las reformas que propició en vez de castigarle”, señala Yachot.

Incluso entre quienes conceden que Snowden abrió un debate sustancial que llevó a reformas importantes, algunos le critican por haber hecho pública información sobre cómo espía Estados Unidos a ciudadanos de otros países e incluso a otros gobiernos.

En mayo de 2015, un tribunal declaró ilegal la sección 215 de la Patriot Act, que justificaba la recolección masiva de información sobre llamadas telefónicas

“A los defensores de Snowden les gusta hablar sobre las cuestiones de vigilancia a nivel nacional”, señala Bradley Moss, abogado especializado en cuestiones de seguridad nacional. “Pero obvian algo fundamental: la mayor parte de lo que reveló tiene que ver con la vigilancia que nuestro gobierno hace de ciudadanos extranjeros, de otros gobiernos o de terroristas. Eso invalida toda posibilidad de indulto: las responsabilidades del presidente lo son para con sus ciudadanos, no con el resto del mundo”.

Pero esa visión de la privacidad choca con un mundo globalizado en la que la información fluye gracias a internet, señala Sherif Elsayed-Ali, director de tecnología y derechos humanos de Amnistía Internacional. “Estados Unidos tiene obligaciones de derecho internacional, y es firmante de varios tratados que  reconocen el derecho a la privacidad, tanto a nivel doméstico como internacional”, recalca. Elsayed-Ali  añade que el bien social logrado por los actos pesa más que el delito que cometió al filtrar los documentos. “Creemos que no tendría que haber sido procesado”.

Snowden siempre ha defendido que actuó guiado por el principio de defensa del bien común, y consternado por las violaciones de derechos que observaba a diario. En la biografía de su perfil de Twitter –desde el que sólo ‘sigue’ a la NSA— declara: “Antes trabajaba para el Estado; ahora trabajo para el pueblo”. Si realmente tenía fines tan altruistas, apunta Moss, podría haber utilizado canales de queja internos para denunciar excesos, o incluso hablado con parlamentarios estadounidenses que, como él, tenían acreditación legal para conocer los detalles de los programas de vigilancia. “El caso es que no lo hizo”, señala. “Compartió la información con periodistas que no tenían derecho a conocerla. Siempre me ha parecido imprudente y soberbio por su parte”.

“Eso no es así”, apostilla Timothy Edgar, jurista especializado en ciberespionaje y derechos civiles, que trabajaba en la NSA al mismo tiempo que el analista informático. “Snowden no podía utilizar canales de queja internos. Lo sé porque yo estaba ahí, en un puesto de mayor responsabilidad que el suyo, y alcé la voz sobre muchos de los mismos abusos que él denunció. No hubo cambios. Para lograrlos, Snowden tuvo que hacer pública la información”.

Snowden siempre ha defendido que actuó guiado por el principio de defensa del bien común, y consternado por las violaciones de derechos que observaba a diario

La cuestión qué motivó a Snowden a llevar a cabo su filtración es fundamental para su defensa, pero si regresa a Estados Unidos sin que medie el indulto presidencial, será juzgado de acuerdo con la Ley de Espionaje. Esta norma, aprobada en plena Primera Guerra Mundial, no distingue entre quienes venden secretos de Estado a otros gobiernos y los que, como Snowden dice que hizo, los ponen a disposición de periodistas responsables para propiciar el debate y las reformas necesarias. “Bajo esa ley, el proceso penal contra Snowden sería inherentemente injusto”, señala Trevor Timm. La ley no permite que el acusado haga referencia al motivo por el que actuó como lo hizo, ni que apele al bien común o a la ausencia de daño a la seguridad nacional como defensa al dirigirse al jurado hasta después de haber sido declarado culpable o inocente. “De hecho, estaría silenciado a la hora de hacer cualquier defensa posible”, culmina Timm. “Por eso es necesario el indulto”.

¿De verdad creen los responsables de la campaña que Obama indultará a Snowden? “Quizá lo haga”, opina Sue Gardner, periodista de origen canadiense, y copresidenta de ‘Pardon Snowden’. Gardner vuelve a apelar a los valores del presidente. “Obama prometió más transparencia y protecciones para quienes denunciaran abusos antes de llegar a la Casa Blanca. Estoy segura de que rechaza algunas de las decisiones que ha tenido que tomar en momentos difíciles, pero es un hombre con coraje y principios, y por eso creo posible que lo haga”.

John Feffer no se muestra tan optimista. “Es paradójico porque obviamente no lo esperábamos antes de su elección, pero los hechos demuestran que el gobierno de Obama ha sido más vengativo y más celoso en su defensa del ‘complejo de seguridad nacional’ que ninguno de sus predecesores”. Feffer, director de la revista Foreign Policy in Focus, señala que solamente se ha procesado a alguien bajo la Ley de Espionaje diez veces desde su aprobación en 1917. Siete de esos diez procesamientos los ha llevado a cabo el gobierno Obama. Para Feffer, dichos procesamientos forman parte de un ‘culto al secretismo’ del que ha participado el gobierno. Y reflejan algo más: “La impenetrabilidad e impunidad del ‘complejo de seguridad nacional’, cuyos miembros no son elegidos, y que trasciende el poder de los sucesivos gobiernos”.

Al final de la rueda de prensa de presentación de la campaña, Snowden intervino por videoconferencia desde Moscú, donde vive desde hace tres años. “En realidad, yo no soy el protagonista de esto”, dijo mirando fijamente a la cámara, con su habitual flequillo desaliñado, media sonrisa enigmática y la mirada nublada. Hasta ahí, tanto sus partidarios como sus detractores hubieran estado de acuerdo. Pero Snowden continuó: “Los protagonistas somos todos nosotros y nuestro derecho a disentir”. ¿Hablaba un ególatra con sed de venganza o un héroe desterrado?

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí