1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Sin centros sociales: ni política, ni cambio

El desalojo del edificio de San Mateo 24 revela cómo el “gobernismo”, o “el cambio tranquilo”, ha sido la forma y el estilo (cada vez más, el contenido) de la nueva política, sin duda la marca de la casa del gobierno de Ahora Madrid

Emmanuel Rodríguez 16/11/2016

<p>La fachada del Patio Maravillas en su primera ubicación, en la calle Acuerdo, en septiembre de 2013.</p>

La fachada del Patio Maravillas en su primera ubicación, en la calle Acuerdo, en septiembre de 2013.

Antonio González Tajuelo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Calle San Mateo 24: un edificio de la década de 1860, uno de tantos del Madrid decimonónico circundado por las rondas. Fue okupado con el emblema “El Patio vive”, hace algunos días. Y desalojado la noche del sábado 12 de noviembre por un dispositivo policial que pasaba la media centuria y con más material antidisturbios que el normalmente empleado en un partido de Liga. Aunque suene extraño a unos oídos acostumbrados a la sacrosanta ley de la propiedad privada, fue desalojado de forma ilegal. Los mandos policiales descerrajaron el inmueble sin la orden de desalojo de un juez, prescriptiva para cualquier proceso de este tipo y residuo, todavía vigente, de una democracia más garantista. La operación fue organizada directamente por la Delegación del Gobierno, o lo que es lo mismo, por mandato del ministerio del Interior. Una orden política. Un acto ilegal. Y lo más sorprendente, sin coste alguno. 

El viernes 11 de noviembre, casi en paralelo a la okupación de San Mateo 24, se dieron a conocer los resultados a las primarias del Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid, el órgano ejecutivo de Podemos en Madrid región. Ramón Espinar, el candidato de Pablo Iglesias, ganó por un margen de 2.000 votos a Rita Maestre, candidata de Íñigo Errejón y portavoz del gobierno municipal de Ahora Madrid. Si gustan de las metáforas topológicas, que antes servían para marcar posiciones en los grandes partidos comunistas y socialdemócratas, la derecha de Podemos (Errejón) perdió frente a una alianza del centro (Iglesias) y la izquierda (los críticos).  

El edificio de San Mateo 24 llevaba vacío desde 2008. La propiedad había recibido previamente una inspección técnica negativa. Caso de no proceder con las reformas estructurales requeridas, el inmueble podía evolucionar rápidamente hacia el estado de ruina. Y como en tantas otras ocasiones, la propiedad se desentendió. El ayuntamiento procedió, entonces, con lo que se conoce como  “ejecución sustitutoria”: una serie de obras de reforma encaminadas a detener el deterioro del inmueble. Es posible que los puntales que hoy sostienen su estructura sigan siendo mantenidos a cargo del presupuesto municipal. 

Ahora Madrid, el “partido” en el gobierno del Ayuntamiento, es una particular coalición de grupos, una “candidatura ciudadana”. En AM participan Podemos, Izquierda Unida y una amplia constelación de esfuerzos y simpatías procedentes de la gran mayoría de los movimientos sociales de esa ciudad. El Patio Maravillas, el mismo centro social que se trató de reinventar en San Mateo 24, jugó un papel centralísimo en la formación de Ahora Madrid. Las reuniones que dieron lugar a Municipalia, luego Ganemos, luego Ahora Madrid, se hicieron en su mayoría en ese centro social. La concepción de la candidatura, su código ético, su programa, sus primarias se diseñaron también en ese espacio. Algunos de los actuales concejales fueron militantes de ese centro social. Paradójicamente, con y gracias al Patio Maravillas se consiguió ganar la ciudad de Madrid. Por eso las distintas derechas apuntan especialmente a este espacio. Por eso, se ceban con expresiones como los “okupas giratorios”. Y por eso, la orden de desalojo de una iniciativa tan modesta como la okupación de San Mateo 24 partió de una instancia tan alta como Delegación del Gobierno. 

En las elecciones primarias de Podemos se jugaba una elección que de momento sólo hemos conseguido descifrar en términos negativos. Para muchos, principalmente para la coalición que reunió al oficialismo de Iglesias y a todo el sector que hasta hace poco se le enfrentaba (anticapitalistas y críticos principalmente), se trataba de impedir la hegemonía interna de lo que resumiendo damos el nombre de “errejonismo”. Más allá de la lucha fraccional, el populismo de Errejón se expresa en términos políticos como una apelación a la transversalidad, a una mayoría social concebida como una materia casi inerte. Según la consigna preferida por esta fracción del partido, “los que faltan” son animales tímidos y asustadizos, a los que inevitablemente espantan los discursos duros, las formas  ásperas, la “defensa de la okupación” o la “renta básica”. Pero el “errejonismo” no es una tendencia acotada a Podemos; a sus seguidores en el partido. 

En modo mayor, lo que podríamos llamar “gobernismo”, o “el cambio tranquilo”, ha sido la forma y el estilo (cada vez más, el contenido) de la nueva política, sin duda la marca de la casa del gobierno de Ahora Madrid. No hace falta enumerar las decenas de ejemplos de tibieza y falta de audacia de este ayuntamiento. Basta analizar su postura, algo más parecido a una “no postura”, frente al asunto del Patio. Silencio, responsabilidad, vergonzantes tuits de apoyo pero nunca de la cuenta oficial, apenas algunos de sus concejales apoyando una manifestación que hace un par de años habría sido el gran casus belli. ¿Cómo defender un centro social, un espacio legítimo pero que se constituye casi siempre sobre un acto de usurpación de la propiedad y que se desarrolla como una suerte de contrainstitución nacida de la ilegalidad y desenvuelta en la alegalidad? Sin duda, para los políticos de raza como Esperanza Aguirre esta no es una pregunta relevante, al menos cuando tal ilegalidad produce efectos positivos en las formas de poder y dominio neoliberal que ella defiende. Pero para nuestros nuevos políticos constituye un quebradero metafísico: la contradicción última e insalvable de estar en la institución. 

En Madrid región existen alrededor de setenta espacios similares al que se quería alumbrar en San Mateo 24. Los centros sociales son el corazón palpitante de los movimientos sociales de la metrópoli madrileña. Espacios de organización, conspiración y socialidad alternativa, en ellos tienen su base grupos de vivienda, comedores sociales, colectivos migrantes y un sinfín de actividades que pueden ir desde la organización de debates y funciones de teatro hasta sesiones de boxeo o la escalada en rocódromos indoor. La característica común a estos espacios es que son el resultado de la autoorganización, de un esfuerzo realizado entre iguales. Desde hace algún tiempo, desde que reconocieron su importancia, los gobiernos del PP se han empeñado en acabar con estos espacios. Este mismo martes por la mañana se procedía al desalojo de otro centro social (la Casa Roja), esta vez, en el barrio de Lavapiés.

La política es, en última instancia, un juego agonal. Consiste en destruir los poderes del contrario al tiempo que se refuerzan los poderes propios. La nueva política se ha querido protagonista de un  juego impolítico. Ha pensado que sus propios poderes procedían de algo tan vago como la “gente” o que algo tan inmenso y extraño al deseo de transformación social como la institución-Estado podía ser su principal recurso político. En las recientes primarias de Podemos Madrid, ha salido derrotada la idea de que puede existir una política sobre estas bases. Pero lo cierto es que todavía no se sabe muy bien qué oponerle. 

El desalojo de San Mateo 24 y de otros espacios similares nos ofrece algunas pistas. Aquí, como en todo punto en el que se juega la materialidad del actual ciclo político, no se debe rehuir el conflicto. Si la derecha mediática juega al escándalo, si populares y ciudadanos les acusan con el original improperio de “okupas giratorios”, nuestros políticos no debieran arrugarse y pasar de página. Su papel, quizás su único papel, debiera consistir en entender y afrontar estos conflictos, de una forma inteligente, ¡claro!, pero con toda la artillería de la que dispone un gobierno municipal. Caso contrario, son cada vez más los que piensan que no merece estar en la institución. De momento, sabemos que con el Patio y cosas parecidas al Patio se ganaron elecciones. Es sin embargo improbable que sin este tipo de contrapoderes no sólo no se vuelvan a ganar, sino sencillamente podamos hacer política. Al menos una digna de tal nombre.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Oioiam

    El único problema que tengo con esta línea de pensamiento es su unilateralismo. Los "movimientos" (que muchas veces quiere decir Trafis, Patio y compañía), los centros sociales, las asambleas del 15M, la PAH, las plataformas, etc. fueron muy importantes para conformar la candidatura y lograr el famoso efecto desborde. Pero la otra cara es que sin una progre de manual como Manuela Carmena seguramente no se habría ganado la alcaldía. Muchísima gente voto la combinación Carmena-Gabilondo (también es verdad que Carmona y López tenían el carisma de un cangrejo. Y Gabilondo fue un acierto a la desesperada del PSOE). Como dice César Rendueles mucha gente confunde Lavapiés con Madrid y el interior de la M-30 con España. En mi opinión lo que comparten Carmena y los errejonistas y los concejales críticos y los movimentistas es ese unilateralismo y el no estar dispuestos a habitar la tensión ni la contradicción

    Hace 6 años 2 meses

  2. Oioiam

    El único problema que tengo con esta línea de pensamiento es su unilateralismo. Los "movimientos" (que muchas veces quiere decir Trafis, Patio y compañía), los centros sociales, las asambleas del 15M, la PAH, las plataformas, etc. fueron muy importantes para conformar la candidatura y lograr el famoso efecto desborde. Pero la otra cara es que sin una progre de manual como Manuela Carmena seguramente no se habría ganado la alcaldía. Muchísima gente voto la combinación Carmena-Gabilondo (también es verdad que Carmona y López tenían el carisma de un cangrejo. Y Gabilondo fue un acierto a la desesperada del PSOE). Como dice César Rendueles mucha gente confunde Lavapiés con Madrid y el interior de la M-30 con España. En mi opinión lo que comparten Carmena y los errejonistas y los concejales críticos y los movimentistas es ese unilateralismo y el no estar dispuestos a habitar la tensión ni la contradicción

    Hace 6 años 2 meses

  3. Oioiam

    El único problema que tengo con esta línea de pensamiento es su unilateralismo. Los "movimientos" (que muchas veces quiere decir Trafis, Patio y compañía), los centros sociales, las asambleas del 15M, la PAH, las plataformas, etc. fueron muy importantes para conformar la candidatura y lograr el famoso efecto desborde. Pero la otra cara es que sin una progre de manual como Manuela Carmena seguramente no se habría ganado la alcaldía. Muchísima gente voto la combinación Carmena-Gabilondo (también es verdad que Carmona y López tenían el carisma de un cangrejo. Y Gabilondo fue un acierto a la desesperada del PSOE). Como dice César Rendueles mucha gente confunde Lavapiés con Madrid y el interior de la M-30 con España. En mi opinión lo que comparten Carmena y los errejonistas, y los concejales críticos y los movimentistas es ese unilateralismo y el no estar dispuestos a habitar la tensión ni la contradicción

    Hace 6 años 2 meses

  4. Piotr

    Estos pseudo-intelectuales que han sido incapaces de aglutinar nada en tropecientos años pero que se pasan todo el día, desde su atalaya y su insoportable y engreída soberbia dando lecciones, no tienen tiempo de apuntar sus disparos hacia los enemigos de los humildes. No, mejor raca raca con el mismo artículo construído de 1000 maneras para decir lo mismo, todos tontos, ellos, tan listos. Y luego preguntamos porque nos ganan. Iros a tomar por culo!!

    Hace 6 años 2 meses

  5. juan

    Este señor siempre con sus obsesiones. Toda esa "constelación de movimientos sociales" aportó muy poco voto, si se resta el voto que obtuvo Gabilondo en Madrid menos el de Carmona, y ese se suma al de Jose Manuel Lopez (candidato autonómico) en la ciudadad de Madrid nos sale que el 90% del voto de Ahora Madrid fue de Podemos más el que atrajo Manuela Carmena (otra de las bestias negras de 13tv y Emmanuel) a nivel personal. El ayuntamiento está ofreciendo espacios a colectivos como Patio Maravillas, pero se trata de buscar siempre el tratar de presionar al ayuntamiento, enfrentarlo a otras instituciones y ponerlo en situación de debilidad. A eso se dedican Emmanuel y sus amigos. El objetivo no es ya que haya espacios para el trabajo de los colectivos, no, el objetivo es que esos espacios se obtengan creando problemas al propio ayuntamiento, porque lo importante no es mejorar las vidas de la gente, lo importante es librar "batallitas culturales" que le importan a casi nadie.

    Hace 6 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí