1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

La mujer que venció a una sentencia psiquiátrica

A Marta Plaza le diagnosticaron trastorno límite de personalidad a los16 años. “Esto es para toda la vida… Me dijeron una lista de cosas que no podría hacer”. Ahora ha decidido ser madre. El activismo, cuenta, le ha cambiado la vida 

Esteban Ordóñez Madrid , 6/06/2017

<p>Marta Plaza, fotografiada tras la entrevista.</p>

Marta Plaza, fotografiada tras la entrevista.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Lleva unos tres meses sin medicación, sin pinchazos, sin pastillas, y su madre le dice que habla muy rápido y ella, piensa ella, que a lo mejor es que antes hablaba muy despacio, antes, los 20 años que ha pasado medicada; a lo mejor, sospecha, es que ya ni se acordaba de cómo era realmente. Su cuerpo, sus venas, sus neuronas funcionaban invadidas por la química. Un antipsicótico inyectable de liberación prolongada, dos antipsicóticos en pastillas, por la mañana y por la tarde, un antidepresivo en dosis altas, un ansiolítico no muy fuerte, tipo Orfidal, y, además, algún estabilizador del ánimo. 

“El peor riesgo de la desmedicalización es la cantidad de chistes, malísimos todos ellos, que se te ocurren por segundo; el otro día lo decía en Twitter, creo que en mi entorno me van a poner antipsicóticos en el refresco, porque es insufrible”, ríe. Le gusta reírse de esas cosas, trata de hacerlo: Marta Plaza, así se llama, usa sonrisas cautas, cortas, sonrisas de quien sigue sobreviviendo. Sabe que ese recrearse en el lenguaje, ese juego, forma parte de ella, de su ‘ella’ que apenas conoce: de los 20 a los 22 años abandonó los antipsicóticos y descubrió que era muy fácil, entonces, retorcer palabras, sacarles una rima o trastocarlas o mezclarlas. “Malísimos todos ellos”, repite, complacida. Fueron sólo dos años de pausa y volvieron los ingresos, el taladro de las ideas suicidas, la bruma. Hace unos días tuiteó: “Se me agolpan en la cabeza chistes de este nivel”, y compartió una viñeta de Astérix y Obélix: “Los druidas se ‘druidan’ mucho de estar preocupados”. Después de escuchar desde los 16 años que no podría cuidar nunca a nadie porque ella no se sabía cuidar, ahora ha decidido ser madre. El activismo, cuenta, le ha cambiado la vida. 

Marta Plaza, madrileña de 36 años, forma parte de FLIPAS, un colectivo de activismo y apoyo mutuo en salud mental que, además, lucha contra las prácticas “deshumanizadoras” en psiquiatría, entre ellas, la contención mecánica, puesta desde hace tiempo en entredicho, incluso desde el Parlamento; o la privación de la capacidad jurídica, denunciada por el relator de torturas de la ONU. Los grupos de apoyo mutuo (GAM) le han enseñado que puede ayudar a la gente: “Compartimos herramientas entre personas que sabemos lo que es pasar por esto. La mayoría de psiquiatras lo conoce por haber estudiado mucho, y eso es válido, pero también es importante hablar entre nosotros, sin jerarquías”, explica. Hoy, Plaza usa la palabra “loca” sin remilgos; sin embargo, no siempre ha expuesto sus malestares y experiencias con la misma convicción.

“A lo mejor es normal”, dudó ella, “pero a mí me cuesta muchísimo la vida”

A los 16 años, se acogió al silencio. Tras su primera crisis, abandonó el colegio. Sus abuelos le preguntaban por los exámenes y las clases y ella, por no preocupar, les contaba que bien, pero llevaba más de un año sin pisar las aulas. Fue entre esas paredes donde, poco a poco, una sombra se había ido expandiendo y arrebatándole algo esencial e inefable, algo que estaba y dejó de estar; le nació un agujero en el ánimo: un vacío intolerable. Ella especula sobre el origen. Sospecha del acoso escolar, de las humillaciones de sus compañeros; de no tener amigos y sentirse rechazada incluso antes de que le dijeran nada; de la ausencia de un padre: un político de segunda fila al que, a veces, veía por la tele. Ella quería conocerlo, sólo eso, “no quería su apellido ni nada”, sino que veía que a su prima, por ejemplo, hija también de madre soltera, el padre la llamaba en sus cumpleaños. Marta reconocía que eso, a lo mejor, en el fondo, era una tontería, una nimiedad, pero fantaseaba con recibir una llamada al año o una cosa parecida. La sombra y el vértigo se instalaron definitivamente. Contó que no se encontraba bien, que necesitaba ayuda, pero a su alrededor lo achacaban a la crisis de la adolescencia. “Si todos los adolescentes fueran al psicólogo, se harían de oro”, le dijo su madre, de buena fe, asegurándole que se le pasaría con la edad. “A lo mejor es normal”, dudó ella, “pero a mí me cuesta muchísimo la vida”. 

En esa primera época empezó a autolesionarse. No buscaba el dolor, sino salir del túnel del pensamiento, restaurar el cuerpo: “Me cortaba para aliviar la angustia”. 

— ¿Sentía paz al cortarse?

— No se deben romantizar las autolesiones… Pero a mí la sensación sí me era agradable. Estaba muy llena de mierda y al cortar y ver cómo salía la sangre, sentía que se iba la mierda.

La vida, a veces, deja de ser un acto reflejo y se convierte en pura carga, en una exigencia continua. Si respirar fuera un acto consciente, nos cansaríamos y no dispondríamos de energía para nada más. Marta se agotó y se intentó matar. “La mayoría de las veces que he ingresado ha sido por una ideación suicida intensa, programada”.

— ¿Quiere contar cómo lo hizo?

— No. Hay que hablar del suicidio, me parece mal que los medios no hablen porque se invisibiliza; pero hay una norma no escrita, incluso en los grupos de apoyo mutuo, de no especificar métodos: a lo mejor puedes decir pastillas, pero no cuáles ni cuántas cajas.

Marta Plaza relata su historia sin artificios, no le supera la emoción ni en los pasajes más duros. Le diagnosticaron trastorno límite de personalidad (TLP) a los 16. Se lo comunicaron como si leyeran una sentencia. “Esto es para toda la vida, tendrás que medicarte siempre… Me dijeron una lista de cosas que no podría hacer: que no podría ser madre, ni mantener relaciones afectivas, ni tener pareja estable porque un síntoma dice que devaluamos a la gente y luego la idealizamos y la devaluamos otra vez… Entonces, si tienes muy poco vínculo con la vida y te dicen todo eso, pues piensas: para qué, ¿no?, adiós”. En sus años de ingresos ha conocido a muchas personas. Algunas de ellas han llegado a fundir, poco a poco, el grillete del diagnóstico (grillete porque se aprieta al cuello y ahoga). “A un compañero con bipolaridad le dijeron que no iba a poder estudiar ni trabajar, y al final ha estudiado Psicología, se ha dedicado a la investigación y ahora es activista”.

No te llamaban por tu nombre, no sabías cómo se llamaban los celadores ni las enfermeras, y te hablaban sin nombrarte

Todos los ingresos de Marta en las unidades de hospitalización breve (para casos de crisis aguda) oscilan dentro de una niebla de sábanas blancas, llantos, delirios y gritos. Ha pasado por el hospital San Carlos y por la Jiménez Díaz. Cada vez que entra, suele permanecer un mes, y ha llegado a internarse tres veces en siete meses. Cuesta establecer una línea temporal del trayecto. De las primeras ocasiones, recuerda una sensación de inexistencia. “No te llamaban por tu nombre, no sabías cómo se llamaban los celadores ni las enfermeras, y te hablaban sin nombrarte”. Situaciones así, aunque sean  azarosas o aparentemente, desde fuera, carezcan de trascendencia, venían a confirmar una metamorfosis: dejar de ser persona, con identidad e historia, para convertirse en el resultado de un síndrome, en un simple cuadro médico. Le quitaron el móvil y sus pertenencias. “Hay dos horas por la mañana en que las auxiliares anotan números de teléfono y cada persona puede hacer una llamada, pero a lo mejor si has montado bulla, te quitan el derecho”. Plaza ve absurdas algunas de las medidas preventivas de las clínicas. “No puedes tener tu cuaderno o tu boli para escribir cuando quieras, se guarda todo en control de enfermería. Una vez me restringieron una libreta porque tenía espirales. Otra vez me quitaron el bolígrafo y, si acaso, me daban un lápiz. Me han llegado a quitar hasta las pincitas del pelo. Por lo visto las espirales son peligrosísimas”.

Quizás es por ese recuerdo de no sentirse mirada directamente, sino a través de un catálogo de síntomas, por lo que Marta se muestra inquieta en la conversación: se rasca con apremio o tamborilea con los dedos en la mesa. Debe costar mucho dejar de anticipar el prejuicio en los ojos del otro. Hay una desconexión entre su voz en directo y su voz en la grabadora, desprovista ya de los gestos: ahí se percibe una fortaleza y una integridad imposibles de adivinar en alguien con una historia como la suya.  

Cuenta que en sus internamientos lee febrilmente. Fuera, en su casa, suele leer ensayos, pero jamás en las clínicas. “Dentro leo fantasía. Sí. Sí”, medita ahora y pierde la mirada en la pared del fondo de la cafetería. “He leído varios de Juego de Tronos. Me ayuda a desconectar. Sí”, repite, feliz, como si visualizara lo bien que le sienta extraviarse en un mundo hostil pero perfectamente falso y olvidar así, por ejemplo, la textura de las correas de contención o los gritos de quienes han sido amarrados a una cama.

La gente grita, llora, pide agua sin que nadie se la lleve. Quieres ir al baño y no puedes

A Marta la ataron por negarse a tomar una medicación que no conocía. Le dijeron que hablara al día siguiente con el psiquiatra, pero hasta entonces quedaba la cena y el desayuno y ella no identificaba esas píldoras, no quería arriesgarse. En otra ocasión, delante del médico, se puso nerviosa y se propinó una bofetada; aparecieron varios celadores y se la llevaron. “Hay gente que se ha tirado noches o días enteros, hay a quienes los han atado por tardar mucho en comer o negarse a tomar el postre”. “La gente grita, llora, pide agua sin que nadie se la lleve. Quieres ir al baño y no puedes. A veces te ponen pañal, pero otras no, y ahí te haces tus cosas, humillada”.

Hay un eco irremediablemente carcelario en los métodos psiquiátricos. En ambos escenarios se trabaja doblegando voluntades. En los presidios, se supone, se combaten comportamientos intencionados, culpables, mientras que en las clínicas se tratan actitudes ajenas a los valores del paciente, producto de una alteración mental. No obstante, el resultado, en ambos entornos, es una conducta empecinada, drástica, por lo que (en unos casos por castigo y en otros por protección) los procedimientos y los protocolos pueden llegar a asemejarse. No obstante, en opinión de Plaza, “decir que los protocolos se cumplen es de risa”.

Además de leer, escribe. Teclear le ayuda a drenar, sobre todo cuando le acechan voces. Prefiere no llamarlas voces, sino pensamientos intrusivos porque no las confunde con nada ajeno a sí misma, sabe que las genera ella, solo que no es capaz de controlarlas. “Van muy rápidos, los siento visualmente como si me rebotaran en la cabeza y, en mi caso, suelen ser hirientes”. Escuchar música le ayuda si se sabe la letra de la canción, pero prefiere escribir en el ordenador y traducir el caos a palabras: “Veo la pantalla y es como si el pensamiento se quedara ahí quieto y no dándome vueltas”. 

Una debe conocerse, detectar en sí misma los detonantes de la crisis y tratar de esquivarlos o suavizarlos. “Mi pareja, por trabajo, viaja mucho. Cada viaje coincidía con un ingreso porque me desestabilizo. Ahora, cuando se va, mis amigos se ponen en marcha y se planifican para dormir conmigo algunas noches y acompañarme”. Esto sólo fue posible a partir del 15M. Cuando el movimiento se desgajó de Sol y se trasladó a los barrios, ella se unió al grupo de Chamberí: “No sólo no dejaban de escucharme y decían, bah, esta está loca, sino que me apoyaban”. 

Al final de la conversación, le dije que iba al baño, que pensara si había quedado algo en el tintero y me lo contara después. Ella miró la grabadora encendida y terció: “Pero yo me callo de momento, que hablar sola es muy raro”, y se echó a reír.

Marta impresiona, sabe desarmar prejuicios a base de honestidad. Parece como si al radiografiar su problema, al reflexionar, e incluso bromear, consiguiera, en cierta medida, apropiarse de él.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marta

    Me llamo Marta, y mi historia seria prácticamente igual...de los 14......hasta los 43 luchando por...en fin...voy a contar mi historia, lo sé desde hace mucho, y de hecho me animan desde muchos ámbitos. A punto de los 45...jubilada...sin vida social...sin sueños cumplidos. Hay que abandonar el miedo y contar lo que ocurre, por que conozco a muchísima gente estigmatizada con diagnósticos, que no son reales. En breve comentaré a narrar mi historia...y ojalá que cada vez seamos más l@s que despertemos el miedo. Saludos y ánimos

    Hace 1 año 10 meses

  2. Liebe

    Aquí una TLP diagnosticada, no medicada e integrada, proesionalmente, con marido desde hace 20 años e hijo. Ser TLP no es un camino de rosas,pero al ser un trastorno que afecta a las emociones, lo único (y complicado) es racionalizar lo que pasa, Sólo eso.

    Hace 4 años 4 meses

  3. Sergio

    felicitaciones a Marta y a Esteban por el artículo. El psicoanálisis es otro punto de vista que debería tener un lugar en la salud mental. No se trata de dar diagnósticos, ni de curar del todo a nadie pues no existe la salud mental total. Saludos

    Hace 4 años 4 meses

  4. Pedro P.

    Ha estado persona le habrán salvado la vida varias veces los médicos y enfermeras. Buena parte de lo que explica hay que entenderlo como una lucha consigo misma.

    Hace 4 años 4 meses

  5. Hembra

    No me creo nada. Y además, tener un hijo no te cura. Esa fantochada de creer que las mujeres nos curamos de todo al parir es peligrosa.

    Hace 4 años 4 meses

  6. Cristina G.

    No creo que la narración de este caso contribuya en nada a hacer retroceder el estigma de la enfermedad. Su caso es de asistencia pública, y la crítica aquí es para determinadas unidades de psiquiatría conocidas también entre los iniciados como "nido del cuco". Existen otras unidades psiquiátricas absolutamente bien planteadas (no voy aquí a dar la lista) pero no se habla nunca de ellas ni de programas dirigidos a que los enfermos mentales se integren en las mejores condiciones posibles, con trabajo, dignidad, respeto. La obsesión de la prensa con el 10% de los enfermos mentales más graves lo único que hace es complacer a una sociedad estigmatizadora, con una prevalencia de hasta el 60% de enfermos de "miedo y odio a los enfermos mentales, cuando la prevalencia en Europa es solo (¡solo!) del 30%. Es España y la pervivencia de la imagen de los psiquiátricos franquistas.

    Hace 4 años 4 meses

  7. Alfonso R. M.

    El honesto y valiente testimonio de una mujer que ha conseguido salir del despropósito de diagnósticos inhabilitantes y medicación salvaje. Mi más sincera enhorabuena a Marta Plaza. Enhorabuena también al autor del artículo y a los medios Ctxt y Público que dan espacio a testimonios hoy en día perseguidos sistemática y despiadadamente por el cientifismo integrista imperante. Por un cuidado humanizado de la salud psico-emocional.

    Hace 4 años 4 meses

  8. Sempe

    Sería muy interesante conocer lo que tenga que decir una persona que ha conseguido recuperarse del todo, tal y como indica "4. chifus". Personalmente no me lo creo, pero por si acaso, que alguien que haya conseguido recuperarse del todo, que cuente su historia. Esto sí ayudaría de verdad. Porque ir diciendo que conocí alguien que lo pasaba brutalmente mal y que el sistsema público lo recuperó del todo, suena, como mínimo sospechoso a la vista de lo que se cuenta aquí y no sirve absolutamente para nada sin datos feacientes.

    Hace 4 años 4 meses

  9. Jacinto B.

    Bueno la entrevista es interesante y aporta un enfoque, relatado por las propias afectadas, que resulta muy necesario de escuchar. Ahora bien, una cuestión que queda pendiente es abordar como gestionar ciertas situaciones extremas en el entorno del activismo político por parte de personas que padecen trastornos graves e incluso internamientos psiquiátricos recurrentes. Y es que el ámbito activista suele ser un espacio que fácilmente sirve de reclamo a personas con este perfil, y me temo que no siempre por cuestiones de afinidad política. En el entorno del 15M de Chamberí, que se menciona en la entrevista (me consta que en otros ámbitos también) hemos tenido el caso de una persona muy conocida en twitter (ya jubilada) que padece problemas de alteración mental, llegando a estar internada en psiquiátricos de forma recurrente. Y es que una cosa es utilizar twitter como válvula de escape de forma compulsiva como ocurre frecuentemente con algunas de estas personas, y otra llevar al terreno del activismo político real situaciones y problemas derivadas de estas enfermedades, pudiendo ocasionar problemas y retrocesos en el trabajo político.

    Hace 4 años 4 meses

  10. Living Dead

    Yo tengo trastorno límite de personalidad desde los 13 años y hay cosas en las que coincido con Marta, pero en otras discrepo. El TLP es un cajón de sastre donde han metido a mucha gente que nada tiene que ver entre sí, ni por sus síntomas ni por su comportamiento. Yo estuve ingresada con 20 personas en un centro especializado en trastorno límite de personalidad y cualquier persona externa que entrara allí no diría que todos padecíamos la misma enfermedad. En España apenas se invierte en estudios de psiquiatría y mucho menos en algo como esto, que no tiene tanta repercusión como un Síndrome de Down o un esquizofrénico y eso que se estima que lo padece casi un 2% de la población española. Yo he estado ingresada en varios psiquiátricos, entre ellos el Jiménez Díaz al que hace alusión Marta, donde he estado en más ocasiones que en ningún otro y donde peor me han tratado. Hay cosas peores que la contención mecánica, os lo aseguro. Yo me he llegado a pasar una semana entera en una habitación aislada, cuando quería ir al baño, tenía que golpear fuertemente la puerta de hierro de mi celda (que es lo que era) para que alguien me oyese y viniese a abrírmelo, igual para beber agua. Sólo entraban para traerme la bandeja de la comida y para llevarme a la ducha por las mañanas. En mi habitación solo había una cosa: la cama. No me dejaban leer ni escribir, tenía que pasar las horas muertas mirando al techo y dándole vueltas a la cabeza, cuando precisamente es algo que no me convenía en absoluto por mi problema. No recibí psicoterapia, el psiquiatra te veía como mucho 5 minutos al día y punto. Yo a veces no aguantaba estar 24 horas sin hacer nada y sin poder dormir, de modo que me golpeaba fuertemente contra la pared hasta romperme la muñeca o hacerme una brecha en la frente para que me ataran a la cama. Y lo hacía porque eso me garantizaba que me pondrían una inyección con medicación para dormir, algo a lo que se negaban el resto del tiempo. Así que la mejor forma de estar encerrada, sola y sin nada que hacer era provocar que me sedasen. Lo fui aprendiendo ingreso a ingreso y siempre sales peor de lo que entras porque sin terapia, sin poder hacer nada más que torturarte pensando, ¿qué esperan? Ojalá alguna vez investiguen lo que es realmente el TLP y lo separen en las enfermedades que correspondan según los rasgos que tengas, porque si no todo el tratamiento es fallido, ya que no se trata la raíz de tu problema personal si no el que se atribuye a casi un millón de españoles. Me alegro por ti, Marta, pero a mí me bastó rebelarme un año y dejar de tomar la medicación después de casi 20 haciéndolo y empeoré tanto que no podía casi ni levantarme de la cama y pegarme una ducha. Es una enfermedad tremendamente incomprendida porque a priori a mí no se me nota nada, he trabajado muchos años y nadie supo nunca que tenía TLP, de modo que la empatía cuando tienes crisis o comportamientos que no se adaptan a la normalidad nadie lo entiende salvo que haya leído mucho acerca del tema. Es duro vivir así, muy duro.

    Hace 4 años 4 meses

  11. igm

    De todo habrá. Yo tengo un familiar que arrastraba una depresión brutal, acabó intentando suicidarse con una paranoia bestial. Pues bien, en un mes de ingreso en una unidad de salud mental del sistema público se ha recuperado del todo. La medicación le ha ido bien y el trato del personal era maravilloso.

    Hace 4 años 4 meses

  12. Fernando A.

    Por fin alguien que escribe sobre salud mental desde el respeto, mi agradecimiento para con el autor... Pero sobre todo, gracias infinitas a Marta Plaza por su generosidad. Llegará el día en el que los que vengan después miren al pasado y sientan vergüenza de todas esas inyecciones y esas correas que clavaron en nuestra piel bajo el pretexto de la ciencia y el cuidado. Nos estamos acercando.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí