1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero / Observatorio de la posverdad

2017, el año que nos dijeron que la pobreza es cool y la precariedad es trendy

George Orwell imaginó una arcadia distópica donde la perversión del lenguaje funciona como una herramienta de control mental para enaltecer el fervor de los convencidos y corregir los pensamientos disidentes

@PabloMM 30/12/2017

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

En 1984 Londres es una ciudad plomiza en la que el autoritarismo del Partido controla hasta los aspectos más triviales de la vida de sus ciudadanos. George Orwell imaginó una arcadia distópica donde la perversión del lenguaje funciona como una herramienta de control mental para enaltecer el fervor de los convencidos y corregir los pensamientos disidentes. Una simplificación de las palabras bautizada como neolenguaje que ha traspasado las páginas de la ficción para germinar en el argumentario político y en el discurso de los medios de comunicación. De esta forma, dilapidar 2.000 millones en carreteras fantasmas es una "inversión" en infraestructuras, rescatar a la banca, una "inyección" de liquidez, pero aumentar un 2% el presupuesto para la dependencia, un "gasto" social. Refuerzo positivo para enmascarar las tropelías y semántica perniciosa para demonizar los anclajes del estado del bienestar.  

2017 ha sido el año de la infamia en el que la prensa ha engrasado la máquina del fango para disfrazar la miseria y la precariedad con un neolenguaje de terminología barroca y anglicismos hipsters. 

1. Nesting, sinkies y coliving.

"No salir de casa rebaja la ansiedad e ilumina la mente". Es el eslogan del nesting, un palabro fabricado por una consultoría internacional para renombrar el hecho de quedarse todo el fin de semana en casa porque el salario de miseria de tu contrato basura no permite el alarde de tomarse una cerveza.

Sinkies, acrónimo de “single, income, no kids” (solteros, con ingresos y sin hijos): jóvenes que viven en pareja, sin planes de tener hijos, que trabajan pero que juntando sus salarios no llegan al umbral de un ingreso decente. Es la primera generación europea en décadas que vivirá en peores condiciones que sus padres.

De los creadores de coworking (espacio de trabajo compartido) llega ahora el coliving, una tendencia, o eso dicen, procedente de las grandes urbes de occidente y que consiste en compartir el espacio vital (hostales y albergues) entre los emprendedores que trabajan juntos en un mismo recinto. Es una consecuencia más de la precariedad laboral y los bajos salarios que impiden a los jóvenes una emancipación plena.

 2. Job sharing, trabacaciones y salario emocional.

Los mini jobs, que tan útiles han resultado para maquillar las cifras del paro durante la crisis económica, han evolucionado hacia el job sharing; compartir puesto de trabajo y por supuesto salario. Es decir, dos cabezas al precio de una.  

Arropado con el mantra de que el dinero no lo es todo, ha desembarcado en nuestras vidas el bautizado como salario emocional. El empleador ofrece una menor remuneración a cambio de flexibilidad de horarios, conciliación familiar y buen ambiente de trabajo. O sea, convertir lo que debería ser exigible a cualquier empresa en un privilegio para el trabajador.

Las trabacaciones es el nuevo argumento de un discurso antiguo. El descanso es una conquista de los trabajadores cuya defensa está más vigente que nunca en una época de ataques constantes a los derechos laborales donde todo se mide en cifras de productividad. Este nuevo concepto supone dedicar parte del tiempo de las vacaciones a realizar tareas de trabajo, por miedo a un despido o a no cumplir con las expectativas del jefe.

 

La prensa se pregunta si trabajar 12 días seguidos es saludable, mientras los expertos de no se sabe qué aseguran que, además, es necesario hacerlo con estrés.

3. Los millennials no quieren nada.

Los treinteenagers, como su propio nombre indica, son personas en la década de los treinta que viven como adolescentes: sin casa, ni hijos, ni trabajo "pero felices". Es la nueva fórmula que han encontrado los medios para difuminar el grave problema del desempleo entre los estratos más jóvenes de la población.  

 

Los millennials tampoco quieren jubilarse, a diferencia de los altos ejecutivos, que siguen recibiendo una compensación millonaria cuando lo hacen.

4. Infravivienda.

La pobreza energética afecta a cinco millones de personas en España y es causante de la muerte de 7.000 personas al año, según un estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales. El pasado mes de noviembre el uso de unas velas provocó un incendio con cuatro heridos en Alcorcón. La fórmula para evitar este tipo de tragedias pasa por la regulación del precio de la energía y la prohibición de los cortes de luz; sin embargo, el diario El País recomienda sellar puertas y ventanas, bajar las persianas y "gestionar bien el termostato".

Las llamadas tiny houses se han convertido en una moda en Instagram. Fotos minimalistas con filtros ambientales que transforman una infravivienda en una tendencia en redes sociales. Lejos de la mentira idealizada de una vida de desapego, la realidad que esconde malvivir en una habitáculo de apenas 6 metros cuadrados son trastornos de ansiedad, soledad y desorden.

Si no te convence echar raíces en un espacio más reducido que el de una celda puedes probar suerte con una autocaravana. No tener acceso a una vivienda no te impedirá ser feliz. 

Ya lo advertía el suplemento Verne de El País: "No se puede tener todo en la vida y en el alquiler tampoco".

5. Friganismo.

La normalización de la pobreza en los medios de comunicación comenzó a fraguarse a finales del 2016. Fue entonces cuando descubrimos que comer de la basura es una moda entre los hipsters y que además tiene nombre de sesuda corriente filosófica: friganismo. En aquellas mismas fechas, miles de personas hacían colas en los comedores sociales mientras organizaciones de defensa de la infancia advertían que 1 de cada 3 niños en España padecía malnutrición.

Winston Smith acabó amando al Hermano Mayor. Había sucumbido ante el poder omnipotente de la tiranía y la perversión de la neolengua. Orwell escribió la novela como advertencia para las generaciones venideras; el uso de las palabras nunca es gratuito. Los medios de comunicación dependientes del capital son una pieza más del engranaje de los grandes poderes fácticos, que esconden tras un discurso aparentemente inocuo la simiente con la que pretenden dar un cariz de normalidad a las desigualdades estructurales. El primer paso para doblegar la resistencia es convencer a los que resisten de que no hay nada por lo que luchar y en esa tarea la palabra es un arma poderosa. Se trata de la imposición del pensamiento positivo como corriente dominante, para rebajar nuestros anhelos y anestesiar nuestras frustraciones. 

Y es que la vida pude ser mejor si no te quejas. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

17 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. xirimiris

    Muy muy bueno

    Hace 8 meses 13 días

  2. amaia

    Cabe recordar que ese "neolenguaje" utilizado creativa e indiscriminadamente en la variada lista de ejemplos presentada por el autor del texto, probablemente están escritos por plumas "freelance", es decir, la palabra "cool" para definir a los periodistas precarios que tienen la malísima costumbre de comer tres veces al día... Gracias por el artículo y por la sección "el mentidero" (una ventana "cool" para desmontar que "perro puede comer perro" para elevar la ética periodística y quizás, ayudar al periodismo en su conjunto)

    Hace 3 años 10 meses

  3. felipe

    es la nueva esclavitud en la ni si quiera nis damos cuenta que estamos inmersos, incluso estamos tan acostumbrados que nos parece lo más normal. irá a más

    Hace 3 años 10 meses

  4. Antonio

    El panfleto hablando de neolegua. Los creadores de migrantes, religión de paz, heteropatriarcado, interrrupción voluntaria, hombres de paz, fascista (a todo lo contrario al dogma podemita) etc... y por no hablar de la total sumisión al brazo de PIT.

    Hace 3 años 10 meses

  5. Fran

    Disfruta el cubículo!

    Hace 3 años 10 meses

  6. Antonio

    El artículo está muy bien pero peca de lo que critica al usar el término "pobreza energética" en lugar de usar "pobreza". El que no tiene dinero para pagar la luz no es un "pobre energético" sino, simplemente, pobre.

    Hace 3 años 10 meses

  7. Emilio Rey

    Ayer día 30 de diciembre escuche en el diario de la noche de telecinco que en Irán había habido una manifestación protestando por los recortes y la corrupcion politica sin mas como si fuera algo excepcional y ademas Trump se posicionaba a favor de los rebeldes

    Hace 3 años 10 meses

  8. Markus

    La guerra es la paz, la libertad es la esclavitus, La ignoracia es la fuerza.

    Hace 3 años 10 meses

  9. WTF

    Ahora resulta que el consumismo es síntoma de bienestar social, ¡Claro que sí! No hace falta más que un gran grupo de gente opte por la sencillez y la sostenibilidad para que deje de ser "cool" para los elementos más extremos de la sociedad. Ahora lo verdaderamente 'trendy' en los círculos más progre-alternativos es el consumismo voraz que antes tanto se criticaba. Como si lo normal en el resto del planeta fuese pasarse todas las tardes en el bar bebiendo, o en la playa tumbado al sol como en España. Así nos va...

    Hace 3 años 10 meses

  10. Joan

    Cuando existía la Unión Soviética el capitalismo nos tenía que cuidar para que no nos volviéramos comunistas. Fue la mejor época para el trabajador occidental, se consiguió educación y sanidad gratuitas, vacaciones pagadas, derechos laborales, etc. Ahora que ya no es una amenaza que nos volvamos comunistas, todos estos logros le salen muy caros al capitalismo, que poco a poco los va erosionando.

    Hace 3 años 10 meses

  11. Angel

    Gracias

    Hace 3 años 10 meses

  12. lectora60

    Creo que te ha faltado comentar que ir de compras a un mercado de ropa de segunda mano es lo mejor del mundo. Llevar pantalones rajados es de vanguardia, ponerse camisón o pijama para salir de fiesta es lo mejor del año, etc.etc. Han estado mentalizando a la gente que todo eso es muy chulo y tal. Y no, no lo es. De todos los "consejos" al uso el mejor es el de que no es obligatorio tener hijos si no una opión de vida, hay que quemar el tiempo no vaya a ser que nos pille sin haber la proxima guerra mundial y ya no podamos ni pestañear. Estupendo artículo y gracias por hablar del tema. Se me olvidaba, cuando la ministra de empleo dijo aquello de que nuestros jóvenes no emigraban si no que era otra cosa se me desencajó el alma.

    Hace 3 años 10 meses

  13. Joe Zeliq

    Con artículos como éste hacen que mantenga mi esperanza en que se puede hacer otro tipo de periodismo, gracias, lo he disfrutado

    Hace 3 años 10 meses

  14. Cuqui

    Efectivamente no vamos a justificar lo de cobrar una miseria, trabajar en vacaciones, no poder jubilarse porque no hay pensión digna, vivir en un cuchitril, etc. Eso son todo coartadas del capitalismo salvaje para crear nuevos esclavos, sin más. Ahora bien, algunas otras cosas que aquí se comentan son muy típicas en España y en cualquier otro país de nuestro entorno europeo alucinarían con lo que aquí nos parece normal porque para ellos es de nuevo rico ignorante. Siendo ellos bastante más ricos que nosotros, ojo. Por ejemplo, que la única posibilidad de pasar un fin de semana decente sea salir de copas, restaurantes, cines, etc. es muy típico aquí pero en otros países es bastante más dificil encontrar un bar que en España y les parece de lo más normal (teniendo dinero, ojo) quedarse toda la tarde leyendo en casita. Por ejemplo. Compartir piso cuando uno tiene su primer empleo también es bastante frecuente en todos los países occidentales y no necesariamente por no poder pagarse uno, sino para ir ahorrando algo de ese primer sueldo. Y no tener hijos es una decisión para muchas parejas con altos ingresos pero que quieren otro modelo de vida/familia diferente al convencional y tienen otros intereses y expectativas. No necesariamente no tener hijos o tener solo uno es una cuestión económica. Por ejemplo.

    Hace 3 años 10 meses

  15. ESF

    Aunque estoy de acuerdo con vuestra denuncia de la manipulación informativa, usar el término "posverdad" como hacéis en la cabecera de vuestra sección también es utilizar perversamente la "neolengua" del poder.

    Hace 3 años 10 meses

  16. matriouska

    Magistral artículo, gracias. Lo curioso del magnífico repaso es que la mayoría de los ejemplos con los que nos ilustras están dentro de una sección denominada "BUENAVIDA" (rizando el rizo del cinismo absoluto y sin complejos), en el Diario del R78 (PRISA) y con el Marqués Cebrián sentado en su trono con un sueldo de 7 cifras.

    Hace 3 años 10 meses

  17. incognito, acogido al derechos de serlo.

    Otro cuento de la patronal para mejor explotarte.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí