1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Raquel Martos / Periodista y escritora

“Parece que ya sabemos todo sobre el feminismo, pero no”

Pilar Ruiz Madrid , 16/05/2018

<p>La periodista y escritora Raquel Martos, en una imagen reciente. </p>

La periodista y escritora Raquel Martos, en una imagen reciente. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Aunque el público la conoce, y mucho, como colaboradora y guionista del programa El Hormiguero, Raquel Martos (Madrid, 1969) es autora de novelas (Los besos no se gastan,No pasa nada. Y si pasa se le saluda, Espasa, Feltrinelli en Italia) y una presencia habitual en radio, prensa y televisión. La periodista salpica de ironía programas como Julia en la Onda (Onda Cero). Tras la gran sonrisa de Raquel está la voz reconocible, cálida y amable, pero no se confíen: ahí hay un bisturí que disecciona la actualidad hasta dejarla en el hueso. En la cercanía, Martos es la voz emocionada al recordar a su maestro ya desaparecido; sarcástica cuando habla de la clase política y franca, generosa, con quien quiera escucharla. Cuando habla de su profesión, de la radio, esa voz suena enamorada.

Guionista, periodista, escritora, humorista; prensa, radio, televisión…  

Sobre todo, comunicadora. No me considero humorista. Tomás Martín Blanco (1932-2009), un maestro de la radio, el que más me ha enseñado, me dijo: especialízate. Es una de las muchas cosas que no cumplí, pero el haber hecho justo lo contrario me ha garantizado la supervivencia. Y como tengo tendencia a aburrirme, me gusta emprender proyectos nuevos, casi retos. Pero la radio la busqué, y otros lugares, en cambio, los encontré. Sí, mejor comunicadora, que cabe en un carnet.

La columna “Muy fan de…” –publicada en Infolibre– es un retrato irónico del esperpento político que invade la actualidad. En esa corte de los Milagros, ¿de quién eres más “fan”? ¿Hay algún personaje preferido?

A veces parece que la actualidad se haya convertido en un guion

Tenemos un elenco muy bueno, como esas películas llenas de actores buenísimos. Ahora mi amorcito es Montoro: es el ministro de mis ojos. Me hace mucha gracia. Lo digo en serio; si lee esto, que lo sepa. No cuando hace política y decide, claro. Mariano Rajoy también, sobre todo cuando se mete en jardines. Pero hay tantos… En el sentido más ácido de la columna, en ese “ser muy fan” aparecerían todos los que no tienen ningún pudor en demostrar que lo que están haciendo es vergonzoso. No sé cuántas columnas hice de Bárcenas, por ejemplo. Y Esperanza Aguirre: claramente lideresa. Muy fan de ella, sí… Yo haría una serie tipo The Crown basada en la vida de Esperanza; ¡hasta es “Dame Commander” nombrada por la Reina de Inglaterra! No acabo de creerme que haya desaparecido de la escena política, siempre creo que va a haber un momento Viernes 13 y que va a resurgir de sus cenizas. A veces parece que la actualidad se haya convertido en un guion, algo cinematográfico, pero esto que ocurre es tan apasionante, tan cabreante como divertido… La decepción llega cuando ves que faltan figuras que se alejen de ese guion, que se hagan respetar. Eso sí, nunca he sentido de tal manera esta realidad hiperinformativa, donde parece que tu voz cuenta tanto, y al tiempo, nos encontramos con una tremenda regresión a lo peor del pasado.

Luis del Olmo, Julia Otero, Carlos Alsina, Pablo Motos, Carles Francino… Has trabajado con todos ellos, ¿Cómo es comunicar desde ese lugar?

Soy oyente de radio desde niña, quería estar ahí, me parecía mágico. Además soy muy tímida y la radio tiene algo protector: hay una cabina que te acoge. La radio lo tenía todo para mí; la tele, en cambio llegó por casualidad. Pablo (Motos) me ficha para el Club de la comedia, diciendo: “Yo quiero gente de la radio”. Después montamos el No somos nadie (M80) y de ahí nace El Hormiguero (A3) cuyo equipo fundador es, somos, los de la radio… La tele tiene otro enganche, pero me ha dado una proyección que tengo que agradecer muchísimo. 

De Julia Otero me gustaría resaltar que pone muy en valor a los colaboradores que tiene

Cuando empecé a trabajar con Luis del Olmo fue como pasar al otro lado de la pantalla de cine. Al escuchar por primera vez en la cabina la sintonía de Crónicas de un pueblo… Siempre que me acuerdo me emociono. Viví cosas alucinantes: fue el año 93, el de Roldán, cuando teníamos que esconder a Amedo en una habitación, Norma Duval le tiró un zapato a la cabeza a Jimmy Giménez-Arnau y le dio a José Luis Coll… Y el duelo famoso entre Corcuera y Pedro Jota, que tuve que gestionar yo porque todo el equipo estaba en un especial en Villafranca; nos quedamos solas tres novatas. Llaman del gabinete –esos tiempos sin móviles– y dicen: “El ministro quiere hablar”. Ahí estoy yo bajando a todo correr por las escaleras, que casi me mato, para decirle al técnico ¡PINCHA, PINCHA! y que entrara en directo. Lo único que pensaba es: “Lo perdemos y Luis me mata…” Aprendí de él lo que supone una entrega total a este oficio. Todas las mañanas estaba nervioso: ni dormía, llamaba a las 10 de la noche…Terminaba el programa y preguntaba: “¿Qué tal he estado?” A todo el mundo, hasta al becario, con lo que imponía. Eso me gustaba mucho de él. Hay que recordar que en ese momento Iñaki (Gabilondo) y Luis eran como Messi y Cristiano: había una rivalidad tremenda, y eso llevaba a un nivel de exigencia increíble.

Claro que la exigencia y el perfeccionismo es una característica común a todos: Alsina, Francino… Pablo (Motos) también es un currante inagotable. Todos buscan la excelencia… De Julia Otero me gustaría resaltar que destaca entre todos por una virtud sobresaliente, y es que pone muy en valor a los colaboradores que tiene: para ella somos los mejores y, como los entrenadores de fútbol, sabe en qué puesto tiene que colocarte para que juegues mejor. Demuestra mucha inteligencia y seguridad.

No hay mujeres al frente de la mayoría de los medios de comunicación. ¿Por qué?

¿Sabes esas casas señoriales con un ascensor privado, con llave, solo para la planta de arriba? Pues no tenemos la llave todavía. Y además en periodismo, que a es clave para cambiar la política y la sociedad de un país… ¿Cómo van a dejar que las mujeres lleguen a esos puestos de dirección? Ni los medios considerados como feministas lo hacen.

¿Estamos todavía en los comienzos, en el aprendizaje del feminismo?

Todavía estoy en ese aprendizaje. El hashtag “Cuéntalo”, me parece algo maravilloso de las redes sociales, tan feas a veces. Yo tampoco era consciente de que podía decir “me siento incómoda”, lo tenía asumido, como cuando estás empezando y te comes los marrones de los horarios, la precariedad… Sientes, desde luego, impotencia y rabia. Porque siempre te culpas tú. Ahora es cuando estoy siendo consciente de todos esos “detalles”, esos comportamientos indeseables. Incluso en nosotras mismas. Estamos siempre en ese segundo plano: ese “filtro Valencia”, asumido y aceptado, de la gran mujer que está detrás de un hombre. Y hay muchísimas que se han rendido, porque no hay más que ver esas imágenes con hombres encorbatados en las grandes instituciones mundiales…Parece que nunca cambia nada, y eso tiene que ver con la falta de referentes culturales.

Y en la televisión, ¿por qué no puede haber mujeres directoras de programas más allá de las “reinas de la mañana”?

Por lo que hablamos: el segundo plano. Tenemos una vicepresidenta que ejerce el poder como si fuera una jefa de producción: ese papel está muy bien para mucha gente en el poder; piensan que para ese segundo plano estamos estupendas. Hubo un año en que hice un programa que iba muy bien, hasta que un señor al que le habían quitado su programa pidió el mío. Y se lo dieron. Al preguntar cuál era la razón de la decisión, me contestaron que ese señor “tenía más galones”. ¡Eso de los galones era algo taaaan subjetivo! No me sorprende nada ninguna de las dificultades que tienen las mujeres de cualquier ámbito profesional para llegar a los puestos de dirección. Y ahora que el feminismo se ha convertido en algo horrible para algunos, y por otro lado en algo muy comercial, llega eso de “pongamos una tía aquí que nos viene bien…” Como quien pone una cebra. No es una cuota, no: es cálculo interesado. 

¿Tiene algo que ver la exposición, el aspecto físico exigido a una mujer? Algo nunca considerado como importante para la carrera profesional de los comunicadores masculinos.

¡Claro que sí! Hablo de esto a menudo con amigas: parece que siempre estuviéramos en el lado equivocado. Cuando sales en televisión tienes la sensación de que la gente se fija más en el maquillaje, la ropa, que en tu trabajo. Todavía estamos en el aprendizaje del feminismo, porque yo misma me he pillado muchas veces diciendo, con las políticas, por ejemplo: pero, ¿quién ha vestido a esta mujer? Es como si lo tuviéramos metido en el ADN. Y ya no es que sea obligatorio llevar tacones o no llevarlos, es poder decir “me pongo lo que me da la gana”. Porque lo importante es lo que estoy diciendo, no qué aspecto tengo. Y a las mujeres en el humor… Ahí ya te están esperando con el cuchillo en ristre.

A las mujeres humoristas, ¿se las toma en serio? 

Es muy difícil y más todavía en tele, por la exposición física, tridimensional, de la que hablábamos. Yo he hecho pocos bolos de monologuista. Salir tú sola, en un escenario, en un bar, a hacer humor y notar esa desconfianza, es durísimo. Prefiero subir a hacer Nora de Casa de Muñecas, así, sin avisar, que un monólogo de humor. Y no solo por el público masculino: también por las mujeres; aún pueden llegar a mostrar más rechazo. No tenemos modelos tampoco sobre esto. Claro que, en vez de criticar a las mujeres que se declaran contrarias al feminismo, creo que es mejor hacer pedagogía, reforzar lo positivo. Parece que ya sabemos todo sobre el feminismo, pero no. Estamos también en un punto de saturación, en el que muchos mensajes defendidos a gritos carecen de fuerza. Si frenas, me lo explicas y me haces reflexionar, quizá lleguemos a algo.

A veces me pregunto si alguna vez que me tendré que autocensurar

¿Y las mujeres con poder político que rechazan el feminismo?

Ah, eso es distinto: tienen una responsabilidad, deciden sobre nuestras vidas. Porque yo a los políticos de todo signo les critico, hago chistes o les dedico una columna de “Muy fan” por su gestión, no por nada personal ni por cuestiones ideológicas.

Ley Mordaza, condenas a creadores, músicos, tuiteros… ¿Hay una involución política que afecta a los periodistas y creadores?

Tengo una sensación compartidísima de tristeza, rabia y miedo. ¿Qué ha pasado? Es un retroceso. Y miedo también porque soy un poco inocente, aunque nada destroyer, y ahora a veces me pregunto si alguna vez que me tendré que autocensurar. Los guionistas y humoristas hacemos ficción; si te parece mal, no lo leas, no lo veas… Porque sin humor, la vida es insoportable.

¿Puede la risa curarlo todo? ¿Se pueden hacer bromas sobre los violadores de la Manada, por ejemplo?

No pude curarlo todo, desgraciadamente, pero no concibo la vida sin humor.

Se cuentan chistes en los velatorios… La vida es un velatorio. Yo me permito el humor cuando me da la gana: si se puede sacar punta, lo metemos en el programa, si no, no… Pero no con la sentencia de la Manada: hay cosas de las que no me apetece reírme. Yo elijo. Se puede hacer humor de todo, sí, aunque siempre se va a ofender alguien. A veces te planteas: ¿qué he hecho en la vida? Que no soy neurocirujano… Pues si a una persona le he hecho sentir cosas con una novela, con un chiste, he cumplido. Como una responsabilidad social.   

¿Se puede ser “Muy Fan de…” España?

Absolutamente. En el sentido irónico de la columna y también en el positivo. En ambos sentidos: España es lo mejor y lo peor llevado al extremo. Porque en ningún otro lugar más que este, donde hay tanto talento, se podrían haber hecho El Verdugo o Amanece que no es poco. Me encanta este país. A pesar de todo.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Enrique

    Mucho por avanzar en feminismo, dijo la colaboradora del Hormiguero .... GRACIAS POR EL CONSEJO!!! ... ahora oiremos al asesor del banquero decirnos que hay que acabar con la usura .... GRACIAS DE NUEVO!!!

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí