1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PREFERIRIÍA NO HACERLO / Carolina Punset

“Si C’s no hubiera espiado mi correo nadie se habría enterado de mi encuentro con Puigdemont”

Juan Carlos Escudier 28/10/2018

<p>Carolina Punset.</p>

Carolina Punset.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

Históricamente, los herejes sólo han podido elegir entre tres caminos: arder en la hoguera a fuego lento, montárselo por su cuenta en plan cismático o cambiar a toda leche de profeta. Carolina Punset, toda una sacrílega en la religión de Albert Rivera, ha salido por piernas de Ciudadanos poco antes de que prendieran la yesca a sus pies. Y como lo de abrir su propio chiringuito parece improbable y el Partido Animalista, con cuya causa dice identificarse, se le queda pequeño, no se descarta que algún rebaño con posibles, según se mira a la izquierda, se plantee incorporar a esta oveja negra tan protestante.

Abogada, feminista y experta en cooperación al desarrollo, lo extraño no es que Punset haya causado baja por ‘roja’ en “la marca blanca del PP”, sino que la naranja mecánica le hubiera abierto un expediente de expulsión por haberse reunido en secreto con Puigdemont, a ella, todo un látigo de siete colas en lo que a desollar al independentismo se refiere. La vida es una tómbola. 

Aclare una duda para empezar. ¿Se ha ido de Ciudadanos voluntariamente o cinco minutos antes de que la echaran?

Tenía la carta redactada desde hacía dos semanas. Me he ido voluntariamente. No tenía ni idea de que me iban a abrir un expediente de expulsión. Querían hacerlo y hasta ahora no habían encontrado la razón. Han logrado desviar la atención, que no se hable tanto del contenido de la carta y desacreditar y difamar a quien la escribe. 

La carta viene a repetir lo que usted lleva diciendo desde hace bastante tiempo: que se ha cometido un fraude ideológico y que no se reconoce en un partido que se acostó socialdemócrata y se levantó ultraliberal. ¿Por qué no se fue hace un año?

Cuando se está en un partido uno no espera compartir al 100% de sus postulados pero aquí se han producido demasiados bandazos. Se han variado planteamientos en materia de transición energética que para mí eran claves como ecologista y se ha incumplido el programa electoral de forma flagrante. Esto ha sido como un divorcio. Esperaba un cambio y que las cosas mejoraran hasta que ya no he podido más.

Su expartido ha explicado que le abrió un expediente de expulsión por reunirse en secreto con Puigdemont, y usted ha denunciado que ha sido espiada. ¿Quiénes han sido los espías?

En todas las agrupaciones hay una persona del aparato que nos vigila. Es un enviado de la dirección que se dedica a controlar lo que haces y lo que dices. También había un controller en Europa que tenía acceso a mi correo electrónico y a mi calendario sin que yo lo supiera. La cita no era secreta. No es delito ir a ver a un político por muy fugado de la Justicia que esté y el encuentro no habría tenido trascendencia pública ni hubiera afectado a la imagen de Ciudadanos. Ellos han sido quienes lo han hecho público. En el momento en el que incluí la cita en mi calendario recibí una llamada pidiéndome explicaciones. 

Derechizar el partido es una decisión estratégica que coincide con las preferencias personales de Rivera y el interés electoral. A mí se me dijo que se quería sustituir al PP

¿Quién le llamó?

Una persona muy cercana a mí y a la que tenía mucho aprecio y que se prestó a hacer de intermediario. Me preguntó si iba a ir o no y deduje que alguien había leído mi correo. Me lo negaron pero pedí una comprobación al servicio de Informática del Europarlamento y me confirmaron que tenían acceso a mi correo.

¿Y no denunció a la Policía la violación de su correspondencia?

No. Lo que he hecho es publicar la carta de dimisión. A eso se sumaron amenazas de Mortadelo y Filemón del tipo “vas a ver a Puigdemont y tenemos fotos tuyas en el bar con Ramón Tremosa (eurodiputado del PdeCat)”, lo que además era mentira.

¿Quiénes le amenazaron?

Los controllers. Son gente con un puesto oficial, secretarios o asistentes, pero todos sabemos su misión.

Dígame el nombre de su controller en Estrasburgo…

No le voy a decir quién es pero sí que no me cabe ninguna duda de que será eurodiputado la próxima legislatura.

He presenciado cómo se ha echado a gente por un comentario crítico a un miembro de la dirección en un grupo privado de whatsapp

¿Cómo se gestó la reunión con Puigdemont en Waterloo? ¿La pidió usted?

La pidió mi marido Alexis (exportavoz de Ciudadanos en las Corts valencianas), que tiene interés en recabar de primera mano la información del procés para entenderlo mejor.

Y usted se sumó a una cita que había concertado su marido…

Exactamente. Le ofrecieron que me sumara al encuentro y me lo pensé. A otras reuniones no le había acompañado pero ésta me producía curiosidad intelectual poder hablar en primera persona con uno de los máximos líderes del procés.

Lo describe casi como una exclusión pese a que usted representaba en Ciudadanos el ala más intransigente contra el independentismo. ¿No era consciente de las repercusiones?

Si no me hubieran espiado el correo y no lo hubieran hecho público nadie se habría enterado ni habría dañado la imagen de Ciudadanos. Nadie puede poner en duda mi aversión por el nacionalismo pero también entiendo que no se le puede combatir con más nacionalismo. Y esa es la actitud en la que está el partido desde hace ya un año y medio.

Hoy no podemos laminar al nacionalismo porque hay dos millones de catalanes detrás de él

¿Y no le parece contradictorio que habiendo reprochado en su día el acercamiento de Rivera y Arrimadas al catalanismo moderado sea usted quien protagonice una aproximación incluso física a una de las figuras claves del independentismo?

Es muy distinto. Hace dos años, cuando estaba en el comité ejecutivo, me presentaron un estudio de 800 páginas en el que se decía que podíamos ganar votos entre el nacionalismo moderado. Eso nos llevó a un bandazo, a un cambio de discurso por el que yo protesté. Se me prohibió entonces hablar contra la inmersión lingüística porque eso les molestaba. En las elecciones vascas se nos prohibió hablar tanto a Alexis como a mí contra el cupo vasco y pasamos a recoger en el programa la idea de actualizarlo. Aquello fue un cambio ideológico muy importante. Eso no tiene nada que ver con ir a un encuentro con Puigdemont en el que yo no le doy la razón en nada y no cambio mi discurso. Me doy el gusto de poder sentarme con un político con el que no todo el mundo puede hablar en este momento para entender mejor su punto de vista, incluso el personal, el de una persona que quizás no pueda volver a su país en 20 años. Hay que aceptar el hecho de que hoy no podemos laminar al nacionalismo porque hay dos millones de catalanes detrás de él. A los que no lo compartimos más nos vale entenderlo mejor.

¿Volvió con una imagen de Puigdemont mejor que la que tenía antes de verle?

No. La reunión fue correcta y amable pero no fui para hacerme un juicio sobre su persona sino para tener una idea más clara de cuáles son sus intenciones y por qué ha llegado hasta aquí.

En su carta de dimisión defiende ahora el diálogo con los independentistas. ¿Hasta dónde ha de llegar? ¿Cuál es la “solución excepcional” que propone para esta “situación excepcional”?

Si yo la tuviera… Yo en mi carta no he defendido el diálogo –y menos entendido como cesión– sino que he denunciado que se usa el problema catalán para ganar votos en lugar de solucionarlo. Veo a la derecha embarcada en un carrera de gestos –sacar banderas al balcón o aplicar un 155 más duro pide el PP; Ciudadanos monta actos a los que va a ir Vox a aplaudir con una retórica nacionalista española– y veo a la izquierda en otra dinámica más constructiva con algunas propuestas para salir del hoyo aunque no sean muy viables. Mi experiencia es que no existe el nacionalismo moderado ni suele contentarse con nada. Un acuerdo entre constitucionalistas parecería lo lógico pero con PP y C’s metidos en una carrera por ver quién es más radical es muy difícil: se tacharía de alta traición a quien hiciera algo tan civilizado como lo que he hecho yo, que es sentarse a escuchar. Es imprescindible un consenso para hacer reformas.

Se va a montar una muy gorda en España si se condena a 30 años a los líderes del procés

¿Pero no era usted quien decía que el nacionalismo es tóxico, que hace pedagogía del odio, propicia el conflicto permanente con España y sirve de coartada contra la corrupción?

Sí, lo considero tóxico y excluyente. Pero entiendo que tiene a más de dos millones de catalanes detrás y que sobre las cabezas de los políticos catalanes que lo lideran planean condenas de más de 30 años de prisión. Se  va a montar una muy gorda en nuestro país si esas condenas se confirman. Como amo Cataluña y a España y no entiendo que sacar banderas solucione nada, hemos de ser lo suficientemente tolerantes, incluso los que odiamos el nacionalismo, para sentarnos a escuchar y encontrar una solución. Eso es querer a tu país.  

¿Se ha avivado desde Ciudadanos el enfrentamiento civil en Cataluña por interés electoral?

Es obvio que Ciudadanos no ha planteado una sola propuesta para solucionar el problema de Cataluña salvo la de ir a quitar lazos amarillos. Aplicar un 155 más duro, que es lo único de lo que habla, es un suicidio político para España. Se precisa algún acuerdo, alguna reforma no ya para contentar a los nacionalistas sino a los constitucionalistas.

¿Es Rivera el único responsable de la derechización de Ciudadanos?

Rivera lidera el partido de una manera férrea e incontestable. Es una persona con mucho talento y carisma. Le considero a él y a su equipo más cercano responsables de las decisiones que se han tomado.

¿Descarta entonces que haya intereses económicos que mueven sus hilos?

A mi se me dijo que se quería sustituir al PP. En principio me pareció una idea surrealista pero veo que casi lo consiguen. Así que la equivocada era yo. Siempre me pareció absurda la teoría de que Ciudadanos era un partido del Ibex 35. Con independencia de que a las élites empresariales les guste mucho más Ciudadanos que Podemos no creo que haya nadie mandando por detrás. Derechizar al partido es una decisión estratégica que coincide con sus preferencias personales y el interés electoral. Es un centro derecha moderno que ha entendido que el aborto y el matrimonio homosexual no son cuestionables hoy día, y que no está en el lado opusino de Casado, que es la derecha rancia.

Ciudadanos no ha planteado nada para solucionar el problema catalán salvo ir a quitar lazos amarillos. Aplicar un 155 más duro es un suicidio político para España

Después de animar a los más críticos contra la derechización a que dieran la batalla interna, usted renunció incluso a ir a la Asamblea aunque tuviera como excusa que se casaba ese día…

Renuncié a dar la batalla porque me pilló en un momento personal complicado. Consiguieron agotar por aburrimiento a cientos y cientos de militantes, que se fueron del partido y estaban de nuestro lado. Hostigaron a los que no se plegaron a las directrices. Más de 400 cargos públicos abandonaron. De eso no hay precedentes en ningún otro partido. He presenciado cómo se echaba a gente por un comentario crítico, no insultante, a un miembro de la dirección en un grupo privado de whatsapp. O de cómo uno de esos controller del más alto nivel entrevistó durante doce horas a militantes valencianos, con la hoja de expulsión encima de la mesa,  para que hablaran mal de mí y poder hacer un informe interno al que nunca tuve acceso. 

Los secretarios de Organización, Fran Hervías, y de Comunicación, Fernando de Páramos, no son sus mejores amigos por lo que parece.

No fueron los que más contribuyeron a que esos 400 cargos permanecieran en el partido. Son los más cercanos a Albert y dicen que obedecen sus órdenes. No se puede tratar tan mal a gente que se ha dejado la vida por el partido.

¿La veremos pronto en otro partido?

Militando, no.

El acta de eurodiputada es legalmente mía. Y moralmente también lo es porque el transfuguismo lo han hecho ellos

¿Y en sus listas?

Nunca hay que decir que de esta agua no beberé pero no es lo que más me apetece. Estoy cansada. He sufrido una gran desilusión personal con Ciudadanos.

¿Cuál es el partido con el que más se identifica?

Fuera de los partidos convencionales, me identifico con la causa del Partido Animalista, aunque eso no significa que me vaya a afiliar.

Más allá de la visita a Puigdemont se le reprocha que no haya renunciado al acta de eurodiputada. Su argumento de que son ellos los tránsfugas recuerda a la del kamikaze que cree que lo son quienes le vienen de frente.

Siempre he sentido que era bastante injusto que me tuviera que ir yo, que soy la única que ha cumplido con el programa. Si yo me fuera de Estrasburgo no se votaría en contra de las nucleares, de los transgénicos o del impuesto al sol. El acta es legalmente mía y habría que ver quién tiene que devolverla. Es administrativamente mía y moralmente también porque el transfuguismo lo han hecho ellos.

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Carlos Escudier

Periodista. Autor de Zapatero, el rojo y de Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fermi

    Eso no. "Esos". >

    Hace 3 años 11 meses

  2. Fermi

    Cuando alguien con estudios se afilia a un partido que se declara "ni de derechas ni de izquierdas", sabe de sobra que está apoyando a la ultraderecha. Eso que se dicen "liberal en lo económico, progresista en lo social". Sí, lo que quieras: pero lo social no es más que consecuencia de lo económico, y la visión económica de C's no dista mucho de la de la escuela de Chicago más macarra. ¿que la engañaron? Pues será que es tonta, o que se lo hace.

    Hace 3 años 11 meses

  3. michael

    ciudadanos pp son partidos de fascistas que nos llevaran a una guerra, y yo, y los demócratas, esta vez estaremos bien bien preparados para defender la libertad, no lo dudéis fachas, ahí estaremos, dispuestos a TODO. esta vez ni hitler ni mussolinni estarán para salvaros el culo

    Hace 3 años 11 meses

  4. Uno

    No cuela. Con C's nunca hubo trampa ni cartón. Desde el principio, desde su fundación por "intelectuales" (en la acepción ortegaygassetiana, doctorgregoriomarañonesca del término) ultranacionalistas españoles rebotados porque, tan pronto el catalán dejó de estar perseguido, pasaron a pintar menos que cero, hasta su abordaje por el oportunista Rivera (acertado apellido, pardiez), cualquiera medianamente informado sabía que estaba ante un partido (más) de ultraderecha. Ultranacionalista español, antisocial en lo social, ultraliberal en lo económico, oligárquico en lo palcodelrealmadridense. No desde hace dos meses, no desde hace diez: desde su hora cero, mucho antes de que a Josep Oliu se le escapara que los estaban financiando a lo bestia ("necesitamos un Podemos de derechas"). Así que ya puede irse o quedarse, ya pueden echarla o dejarla estar, tanto da: Carolina Punset es una enemiga declarada de cualquier no-millonario y de cualquier no-ultranacionalista español. Espero y deseo que le vaya mal. Muy mal, a poder ser.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí