1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

División sexual del trabajo y violencia machista

Prólogo de ‘Patriarcado y acumulación a escala mundial’, de María Mies

Silvia Federici 27/03/2019

<p>Huelga feminista del 8 de marzo de 2019.</p>

Huelga feminista del 8 de marzo de 2019.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Hay muchas razones por las que esta nueva edición de Patriarcado y acumulación a escala mundial (Traficantes de Sueños) supone un acontecimiento oportuno. Considerado, ya en la década de los años noventa, un clásico de la literatura feminista y de lectura obligatoria para activistas e investigadores del creciente movimiento antiglobalización, el libro no solo es tan relevante hoy como cuando se publicó por primera vez, sino que ahora se dirige a un público aún más preparado a fin de apreciar su contenido y metodología. Al enfocar y proponer una lectura de la historia del mundo basada en la «producción de vida» y en la lucha contra su explotación, este libro habla directamente de la crisis que tantos están sufriendo actualmente, enfrentados a la constante destrucción de vidas humanas y del medio ambiente; este tiempo en el que incluso los movimientos de masas más poderosos se ven incapaces de lograr un cambio social positivo está provocando una búsqueda de nuevos paradigmas.

Patriarcado y acumulación a escala mundial recupera, para una generación más joven, radicalizada por el movimiento Occupy y los movimientos de las plazas, el corazón radical del feminismo, enterrado bajo años de cooptación institucional así como de negación posmoderna de cualquier espacio común o de puntos de confluencia entre mujeres. Recupera la sensación, tan poderosa durante la primera fase del movimiento feminista, de que hablar de las mujeres supone tocar algo totalmente fundamental tanto en la historia como en nuestra vida cotidiana. Porque, tal y como señala Mies, las mujeres no son solo un grupo cualquiera de seres humano entre muchos otros, ellas son las que, en cualquier época y sociedad, han producido la vida en este planeta y de cuyo trabajo, por lo tanto, depende todo el resto de actividades. Desenterrar y trazar el camino que nos lleve al origen de la explotación de las mujeres es preguntar por qué y dónde la historia «tomó la dirección equivocada»; cuáles son las auténticas fuerzas que han dirigido la historia del mundo y cuál es el auténtico rostro, la realidad del sistema capitalista en el que vivimos.

Esta es la tarea que se arroga Patriarcado y acumulación a escala mundial, y el resultado es una reconstrucción histórica y teórica cuyo alcance se ha descrito a menudo como «impresionante». Siguiendo el rastro de siglos de violencia masculina contra las mujeres, y atravesando límites espaciales, temporales y académicos, relaciona las sociedades cazadoras / recolectoras con el desarrollo del capitalismo y el colonialismo; expone las dificultades y trampas de los movimientos de liberación nacional, desenmascara y muestra el continuismo esencialista existente entre el capitalismo y el socialismo, a la vez que desentierra los cimientos materiales sobre los que se han alzado las jerarquías que han caracterizado y determinado la división sexual del trabajo arrojando luz sobre los principios por los que debería regirse una sociedad no explotadora.

Este libro ofrece, por lo tanto, una enorme riqueza de conocimientos históricos y políticos. Patriarcado y acumulación a escala mundial también nos da una importante lección metodológica, supone un excelente ejemplo de lo que requiere la construcción de teoría. Y lo que es más importante aun, al combinar las teorías construidas por el movimiento del Salario para el Trabajo Doméstico, especialmente en la identificación del trabajo doméstico no remunerado de la mujer como pilar de la acumulación capitalista, con el análisis de los teóricos tercermundistas sobre las economías campesinas y la colonización, el libro desarrolla un marco teórico que nos proporciona herramientas para un pensamiento conjunto y una acción común de los movimientos sociales sobre las diferentes formas de explotación existentes. Del mismo modo, nos ayuda a reconocer tanto lo que separa como lo que une a las mujeres y hace del feminismo una sonda que nos permite captar las principales tendencias y corrientes que impulsan la reestructuración de la economía mundial.

Inevitablemente, una obra de esta envergadura planteará muchas preguntas. Algunos se resistirán y se opondrán a la tesis que estructura este trabajo: en los albores de la historia se impuso una división sexual del trabajo, por la cual los hombres se especializaron en las artes de la violencia y la destrucción, mientras que las mujeres lo hicieron en las actividades que producen diaria y generacionalmente la vida; con el tiempo, esta división se ha consolidado en un sistema «patriarcal» en el que la violenta apropiación por parte de los hombres del trabajo de las mujeres se ha convertido en la fuerza productiva dominante y en el motor de la misma.

Esta es una opinión provocadora, que pone patas arriba los relatos con los que nos han descrito la historia de la civilización desde los primeros días de escuela; me imagino que también se verán alimentados por esta opinión algunos proyectos de investigación antropológica que pretendan encontrar evidencias de ello. Puedan o no verificarse todos los datos empíricos de la teoría de Mies sobre el origen del patriarcado, no debe ignorarse o dejar de lado la potencia y la fuerza lógica de sus argumentos, ya que nos reta a revisar y explicar la generalizada y ubicua violencia masculina contra las mujeres, confrontando incluso el «escepticismo de género» al mostrar un innegable territorio común en sus posiciones. También desmitifica el presunto carácter innovador y creativo del capitalismo, de esta «última manifestación del patriarcado», exponiendo su parasitaria dependencia de la libre apropiación de la naturaleza, del cuerpo y del trabajo de las mujeres.

Como demuestra Mies, solo con el advenimiento del capitalismo se ha universalizado el uso de la violencia como motor económico, intensificándose más allá de la ejercida anteriormente por cualquier otro sistema. Tal y como ella afirma, la formación de un sistema global ha permitido al capitalismo externalizar la explotación, multiplicar sus unidades coloniales y acelerar la destrucción de la riqueza natural del planeta. En este contexto, uno de los puntos más poderosos de Patriarcado y acumulación a escala mundial es su análisis de la continuidad existente entre los procesos que caracterizaron la primera fase del desarrollo capitalista —la caza de brujas, la trata de esclavos, la colonización― y aquellos que han caracterizado la reestructuración de la economía mundial en nuestro tiempo, demostrando que «el desarrollo de un extremo ha supuesto siempre el subdesarrollo del otro», y que la «acumulación primitiva» no puede acotarse a los orígenes de la sociedad capitalista ya que ha supuesto un aspecto esencial y necesario de todas las fases de desarrollo capitalista, al punto de que, actualmente, se ha convertido en un proceso permanente.

Esta es una «verdad», que el desarrollo de los acontecimientos sociales y políticos acaecidos desde la primera publicación de Patriarcado y acumulación a escala mundial ha demostrado y ratificado una y otra vez. Dicha evolución de los acontecimientos también ha demostrado la afirmación que se hace en el libro de la existencia de una relación de causalidad directa entre la extensión global de las relaciones capitalistas y la escalada de violencia contra las mujeres; violencia ejercida como castigo frente a la resistencia mostrada por estas contra la apropiación de sus cuerpos y su fuerza de trabajo. No se trata solo de las miles de mujeres, así como de muchos hombres jóvenes, que continúan siendo esclavizados y que mueren en las «zonas francas de exportación», las «maquilas», las workhouses de nuestro tiempo. La violencia contra las mujeres ha aumentado tanto en los últimos años que el término «feminicidio» es ya de uso común hoy día, incluso en los informes gubernamentales; en Italia, en el año 2013, el «feminicidio» se introdujo como delito en el código legal. Mientras tanto, somos testigos de un resurgimiento de la caza de brujas en todo el mundo. Es mérito de Mies el que en la descripción de las fuerzas destructoras que ha desatado «el patriarcado capitalista», no suavice su crítica, ni ofrezca soluciones rápidas, sino que en vez de esto ratifique la creciente consciencia de que el capitalismo no puede ser reformado.

Patriarcado y acumulación a escala mundial es también una acusación al marxismo. Como Mariarosa Dalla Costa y tantas otras activistas y teóricas políticas de la campaña del Salario para el Trabajo Doméstico, Mies critica el concepto reduccionista de Marx sobre el trabajo, yendo aún más allá en esta crítica, al rechazar la terminología desarrollada por Marx —argumentando, por ejemplo, que conceptos como «productividad» y «trabajo excedente», según la interpretación dada por Marx, contribuyen a la mistificación de qué es lo que constituye producción—. Actualmente se ha asumido, incluso por parte de muchos marxistas, teóricamente al menos, gracias a décadas de estudios y activismo feministas, que, sin sombra alguna de duda, la producción de seres humanos es un trabajo, y que es el trabajo sobre el que se sustenta el capitalismo. Más polémico, y no obstante de crucial importancia en el contexto social actual, en el cual la dependencia de la tecnología en nuestras vidas nunca había sido tan fuerte, es el rechazo de Mies del sueño marxista de una sociedad plenamente industrializada en la que, como condición para la liberación humana, las máquinas realizarían todo el trabajo. Tal y como ella argumenta certera y poderosamente, tal sueño ignora el hecho de que no es el trabajo como tal lo que es opresivo sino las relaciones sociales de explotación en las que se sustenta.

Este es un aviso crucial para todos aquellos que entre nosotros, a pesar del creciente rechazo a la sociedad capitalista, todavía sucumben cautivados a esta producción tecnológica, asumiendo a menudo que sus capacidades se han adquirido a través de Facebook o Twitter. Para ellos, y de hecho para todos nosotros, Patriarcado y acumulación a escala mundial es una guía política imprescindible. No nos permite olvidar cuál es el precio y a costa de qué se producen las nuevas tecnologías, qué violencias desencadenan, y lo destructivo que sería para las fuerzas productivas del planeta la generalización de las tecnologías capitalistas; aquí la historia se sitúa de parte del análisis de Mies —en el mundo post-Fukushima la ininterrumpida industrialización del sueño marxista se ha convertido en la pesadilla de la humanidad—. También la respuesta popular a la actual crisis capitalista reivindica la visión de Mies cuando afirma que los auténticos sujetos revolucionarios no son los programadores informáticos y otros agentes de la mecanización, sino los millones de mujeres que con menos de «un dólar al día» luchan por mantener con vida sus comunidades, básicamente a través de su trabajo de subsistencia y de la creación de formas más cooperativas de reproducción social. Es su presencia, así como la de las muchas personas que a diario luchan por crear modos de vida y relaciones sociales que no se rijan por la lógica de la acumulación capitalista, la que le da fuerza a la obra de Mies.

Es por esto que, a pesar del retrato que dibuja sin concesión alguna de los poderes destructivos del capitalismo, Patriarcado y acumulación a escala mundial no promueve ningún tipo de pesimismo histórico, sino que confía en que la amenaza del capitalismo sobre la reproducción de nuestras vidas, por muy violenta y profunda que sea, no puede domesticar nuestra rebelión: esta rebelión resurgirá una y otra vez, y aparecerá en la agenda de la humanidad hasta que se haya acabado con ella. 

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Silvia Federici

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lectora

    Qué cuajo hay que tener para publicar frases como estas de Federici el rechazo de Mies del "sueño marxista de una sociedad plenamente industrializada en la que, como condición para la liberación humana, las máquinas realizarían todo el trabajo. Tal y como ella argumenta certera y poderosamente, tal sueño ignora el hecho de que no es el trabajo como tal lo que es opresivo sino las relaciones sociales de explotación en las que se sustenta." Marx estaba tonto, no se dio cuenta de "las relaciones sociales de explotación". La incoherencia de Federici, si "la producción de vida es un trabajo", es que no abandere la "gestación subrogada", que no lo haga como defiende la prostitución como una explotación cualquiera, bueno, no tan mala como la de las intelectuales, porque, como ha declarado recientemente, "es peor vender el cerebro". Sus trabajos coinciden siempre en usar terminología marxista para atacar a Marx por no decir lo que ella no ha leído en Marxo, lo que se ha formulado después. El gran mal es la caza de brujas (a ella debe de estar proporcionádole muchos suculentos ingresos el cuento reduccionista): no la esclavización sexual de las mujeres en las guerras,no los la pederastia en el seno de las familias por figuras patriarcales como padre, padrastro, abuelo, tío, no la explosión de la violencia cultural (y dolorosamente física para las mujeres maltradas y violadas ante las cámaras en el boyante negocio pornográfico, que a su vez lleva a una cadena incalculable de violencias reproducidas bajo su modelos desde la minoría de edad de varones sobre niñas, chicas adolescentes y mujeres), no las jornadas de trabajo aniquilantes también en la hostelería, el comercio, la distribución, las oficinas a cambio de salarios aún más miserables que los de sus compañeros. No. La caza de brujas, señoras y señores. Federici viene a hablar de sulibro. Parece que desbarra y mezcla churras con merinas, pero siempre habla de su libro.

    Hace 3 años 5 meses

  2. c

    MUY recomendable : rhttps://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2019/04/01/sociedad/lo-mas-transgresor-no-es-decir-que-les-den-el-carne-de-puta-y-ya-sino-apoyar-el-abolicionismo

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí