1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EXILIADOS EN TRANSICIÓN III

Sin derecho a nada

Las cartas de los exiliados contienen reclamaciones y protestas por el reconocimiento de sus derechos a indemnizaciones o pensiones, que en la mayor parte de los casos no fueron concedidas

Ritama Muñoz-Rojas 12/06/2019

<p>Gilberte Arias y José Albo.  </p>

Gilberte Arias y José Albo.  

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Que llegaron a Francia con lo puesto y nada más lo contaron muchas veces. Habían emprendido la huida cargados hasta lo imposible para llegar a Francia con lo más importante de sus pertenencias. Pero durante el camino tuvieron que ir deshaciéndose de bultos y maletas para poder atravesar los Pirineos a pie en pleno invierno. 

El 24 de enero de 1939 cruzamos la frontera para Francia. Íbamos unas cuatro familias juntas y todas con el mismo deseo de escapar de las hordas fascistas. Llevábamos tres carros cargados con el equipaje y nosotros no teníamos otros medios de locomoción que nuestras propias piernas. Andábamos de noche y de día procurábamos escondernos para evitar los bombardeos de la aviación fascista que iba buscando por la carretera rasasesinar al máximo de gente. De casa íbamos mi padre, mi madre, Pilar y yo. Pilar era una niña que adoptamos en el primer año de guerra. Sus padres, como otros tantos, se vieron obligados a evacuar los niños y llevarlos a la retaguardia debido a los frecuentes bombardeos. Su pueblo era Gelsa del Ebro (Aragón). Al cabo de cuatro días llegamos a la frontera de la Junquera. Llovía y empezaba a anochecer y hacía un frío que nos helaba los huesos. Allí los hombres decidieron que las mujeres y los niños avanzáramos hasta llegar lo más posible de la frontera, pues se decía que al día siguiente darían paso. Cogimos una maleta por familia y dejamos el resto del equipaje en los carros que solamente quedaban dos, pues uno tuvimos que dejarlo por el camino. Un camión hirió al caballo y no podía andar”.  Rosa L. Mayo, 1988

Los cientos de miles de españoles que cruzaron la frontera entre finales de enero y febrero del 39 por miedo a las represalias de los sublevados fueron recibidos en Francia al grito de “Allez Allez”, por gendarmes y soldados senegaleses, arma en mano y apuntando a los recién llegados. Así comenzó la vida en el exilio para miles de españoles en el invierno de 1939.

Cincuenta años después, Rosa L. continuaba en el sur de Francia, no muy lejos de donde residía otro exiliado, José A., quien, en agosto de 1989 dirigía esta carta al presidente de la asociación de Amigos de los Antiguos Refugiados Españoles: 

Ceret  9-8-89

Mi muy apreciado amigo de los refugiados españoles

La presente es para decirle que ya recibí su carta referente al aniversario de la guerra en España que tuvimos de escaparnos dejando todas nuestras economías; lo perdimos todo, no hemos recuperado nada y hasta el momento no hemos tenido derecho a nada, ni a ninguna pensión, ni a nada, ni ningún derecho a hospitalidad; es una vergüenza el caso nuestro. La única ayuda que hemos tenido es el subsidio que nos dan ustedes lo cual les damos muchísimas gracias por su buen gesto que con la Sra Caparrós nos envían 700 francos cada tres meses.

Además, le iba a preguntar otra cosa, a ver si usted me puede indicar. Me he enterado que el Gobierno de España ha hecho un decreto diciendo que pagaría una pequeña pensión a todos aquellos que no han cotizado nunca a la Seguridad Social, porque nosotros somos de estos que no hemos cotizado nada porque en aquellos tiempos que vivíamos en España no conocía esto del Seguro Social.

Y le iba a preguntar para saber si usted me puede indicar y a ver si usted se puede enterar a ver lo que hay que hacer para poder obtener esta pensión y a ver si tenemos derecho a esto y también saber los trámites que hay que hacer si a usted le es posible de hacerlo lo cual se le agradeceremos mucho dándole muchas gracias.

Sin más, reciba usted un fuerte abrazo de su amigo y también de mi esposa mi mujer. Con muchos saludos

José A. y E. R. 

Ayudar para llevar a cabo los engorrosos trámites que España exigía a los ya ancianos exilados que querían obtener el reconocimiento de años trabajados, una pensión o una indemnización fue parte de la labor de los Amigos de los Antiguos Refugiados Españoles (AARE), la asociación que, desde 1984, se volcó en la ayuda a los más olvidados de los exilados: ese grupo de cientos de republicanos que, en los años ochenta y noventa, continuaban su exilio en Francia en condiciones de absoluta precariedad y con pocas o ninguna de las ayudas para mayores de 65 que se le suponen en un estado de bienestar europeo. Muchas veces, el apoyo de AARE consistió en ayudarles a entender los trámites o las cartas oficiales que recibían, pues su formación era muy básica, la propia de las zonas rurales en España antes de la guerra; muchos de ellos no sabían leer ni escribir.

Carta de J. M. y C. S. 

Hendaye Francia   12-1-1989

Estimados Srs

Hace unos días un sobrino que vive en Irún como mi marido por su enfermedad no puede escribir le pidió al sobrino que él se ocupe de preguntarles a Ud. si sabe de alguna dirección para preguntarles si mi marido podría como sargento que fue en la guerra de los republicanos. Así que si reciben la carta de nuestro sobrino sepan de parte de quién va y una vez más muchas gracias por las muchas molestias que les causamos y perdonen las muchas faltas de ortografía que tengo pero he olvidado mucho, y las manos me cuesta mucho trabajo escribir a causa de la fuerte artrosis que sufro y ya me despido deseándoles una vez más mucha suerte.

J. M. y C. S.

Jacinto Lara, abogado de la Coordinadora Estatal de apoyo a la Querella Argentina (CEAQUA), ha conocido de cerca casos como estos. “Además de aprobar una sucesión de normas desde el año 1976 hasta la actualidad, el Estado debía de haberse ocupado de que la información adecuada, incluidos los plazos para tramitar las correspondientes solicitudes, llegasen correctamente al colectivo que se encontraba y se encuentra en el exilio. Por ejemplo, a través de los consulados por medio de cartas personalizadas, pues lo lógico es que las misiones consulares mantuvieran una relación detallada de todas aquellas personas que se encontraban en tan penosa situación”. Para Jacinto Lara, las trabas burocráticas son “una manifestación más del olvido y la desmemoria del Estado español con las víctimas del franquismo”.   

Pontenx les Forges     24-4-84

Sra Antoinette Caparrós

Le ruego me perdone que no sé si comprenderá esta escritura. Le mando el impreso que V. me mandó que yo le doy las gracias por haber pensado en mi yo lo dejo a su elección no importa que será lo que me manden yo seré contenta ya que todo me hace un buen servicio que con lo que yo cobro cada mes no se puede hacer muchas cosas como la vida está hoy.

Voy a pedirle un servicio que para mí sería grande. Yo pedí la viudedad hace tres años en España, en Huesca. Como contestación me dijeron que tenía derecho pero que la había pedido muy tarde y todos los papeles se los guardaron allá. Yo no lo había pedido porque yo no sabía que eso existía. Yo les demandaría a esas personas que yo pienso que tienen tan buen corazón y quieren hacer tanto bien si podrían hacer ese gran favor. Le ruego me perdone de toda esta molestia y le doy las gracias por todo que hacen por mí.

Les saluda atentamente, M. B.

Carta de M.B. 

Decir que a M.B., cuya carta estremece aún más al ver el temblor de la letra, se le denegó la pensión. Casi diez años después, vivía de una pensión del gobierno francés de 4.100 francos, muy por debajo del SMIC (salario mínimo garantizado en Francia) de 1993, que sobrepasaba los 5.000 francos. De España, nada.

Jacinto Lara añade: “En realidad, a las víctimas de la guerra civil y dictadura franquista que sufrieron exilio el Estado no les ha ofrecido las ayudas adecuadas. No ha habido políticas de reparación efectivas. Entiendo que todo ello se enmarca en una posición política muy consolidada al respecto y que está íntimamente vinculada con una impunidad que se mantiene, como cuestión de estado, en relación con la falta de reparación efectiva de las graves violaciones de derechos humanos que sufrieron estas personas”.

París le 4 Janvier 1986

Muy señores míos y amigos

Después de saludarles muy afectuosamente, me place comunicarles que he recibido el paquete que me mandaron por Navidad [….].

Desde luego, al decir “Refugiado” quiere decir mucho para los que lo hemos convivido, sobre todo los tiempos de la guerra en Francia, y es lamentable que no hayamos tenido una organización de defensa jurídica, por hacernos valer, creo yo, lo que en derecho nos pertenece, cuando existe un decreto de incorporación con el ejército francés por el tiempo de la guerra, y si yo he querido hacerme valer este tiempo he tenido que comprar los puntos.

En fin, todo esto es muy difícil y largo de explicar, pero no hemos tenido nunca nada de esto, al menos que yo sepa, de lo contrario me extrañaría.

Si tengo ocasión de poder venir a Madrid no faltaré de contactarlos.

Pues bien, repito muchas gracias de haber hecho esta organización y repito, les quedo muy agradecido y a su disposición queda este suyo y servidor.

 J.F.

Gutmaro Gómez Bravo es un reconocido historiador que ha profundizado en el estudio de la violencia política y el control social en la historia contemporánea. “Han pasado cuarenta años y todavía no hay ninguna instancia oficial que reconozca esos derechos. Es la prueba más clara de que no se les ha tenido en cuenta, se les ha dejado de lado. Hay que ponerse en su piel; trataron de escapar de la cárcel, pero también de la condena moral y social; y eso no lo consiguieron; una indemnización es la forma de reparar esa condena moral”. Desde que comenzó a estudiar en los archivos, este profesor de la universidad Complutense de Madrid, que imparte la asignatura Dictaduras y memorias del siglo XX, se ha ido encontrando con gente en busca de papeles que respaldaran sus reclamaciones. “Democratizar y poner al servicio de la sociedad los archivos hubiera sido una gran ayuda para ellos. Realmente, no ha habido voluntad por parte de las instituciones de facilitar las cosas en los casos de reconocimiento de pensiones o indemnizaciones; no ha habido colaboración con las víctimas del franquismo”.

Lezignan  6-2-1986

A los Amigos de los Antiguos Refugiados Españoles

Apreciables compatriotas

Después de saludaros afectuosamente paso a deciros que el motivo de la presente no es otro que demostraros mi agradecimiento por vuestro envío del pequeño (pero muy apreciado por lo que representa) paquete que acabo de recibir. Para mí ha sido una sorpresa porque ni siquiera había tenido rumores de que esa agrupación existiera en España y como os digo me congratulo de ver que todavía hay quien se acuerda de nosotros y en estos nosotros quiero referirme a los solamente fuimos soldados rasos, porque cuando hacía poco que habíamos entrado aquí en Francia y estábamos en los campos de concentración el entonces S.E.R.E  o S.A R.E acordó 500 francos a los oficiales; para los soldados, nada; y ahora indemniza a los que fueron heridos (eso muy bien) pero, ¿y los guardias de asalto que hicieron más que los soldados? Y en cambio, también para ellos hay los honores del reconocimiento como servidores del régimen. Yo, como siempre nada más me he preocupado que por el trabajo no he recibido ayuda de ninguna parte y es por eso que hoy ya en los 80 años, enfermo e internado aquí en un hospicio, o puedo por menos que mandaros estas líneas como reconocimiento de mi gratitud. No me hago más extenso porque mi cabeza ya comienza a divagar.

Recibir los saludos más cordiales y afectuosos de este vuestro compatriota

J.C. 

Guadalupe Adámez centró su tesis doctoral en las cartas de cientos de exiliados y refugiados anónimos españoles durante y tras la Guerra Civil. Recibió el Premio Nacional a la Mejor Tesis Doctoral sobre Movimientos Migratorios en el mundo contemporáneo, que se publicó en el libro que lleva por título Gritos de Papel (2017). “Sorprende que aún se escribieran cartas como estas en los años ochenta y noventa. Todavía permanece el lenguaje combativo. Su identidad es la de refugiado, es lo que les ha mantenido unidos a la España del 36. Esa identidad de refugiado es la que les ayudó a sobrevivir. Es muy bonito cuando lo reflejan en las cartas”.

Mar del Plata. Diciembre 1991

Querida amiga y otros

[….]

Debo confesar que estoy muy preocupado por la excesiva demora en que la Dirección General de Costes y Pensiones resuelve el pago de la indemnización por tiempo de cárcel cumplido. HE tenido varios comunicados en que Me señalan qué toda la documentación está completa, que todo está en orden; incluso me pidieron abrir cuenta en un banco para fijar el dinero, pero pasaron y pasan los meses y nada; Les escribí varias veces y ni me contestan. Hay veces que pienso si será una broma de mal gusto que nos hacen.

Ojalá que ustedes pudieran darme alguna noticia. Felicidad para los antiguos amigos de los refugiados españoles les desea

 G. B.

Un año después, llegaba a los Amigos de los Antiguos Refugiados esta carta de G. B: 

 Mar de Plata, diciembre 1992

Simpática amiga

[…]

Referente a la tan vapuleada indemnización por tiempos de cárcel cumplidos por la guerra. Te diré con dolor que después de tantos trámites y vueltas, recibí con sorpresa la notificación de que se desestima mi solicitud. Expediente nº 1991772194, sección quinta, por haber sido presentada en tiempo cumplido a pesar de que me acogía a disposición adicional decimoctava de la ley 31/1991/de 30 de diciembre, mediante Certificado Consular Español.

No tengo palabras para condenar este proceder, pero me resigno pensando que: “Es una más de las innumerables injusticias que recibí en esta desgraciada vida que me tocó transitar”.

G. B.

Felicidad para los Amigos de los Antiguos Refugiados Españoles

“Cuando reclaman, lo hacen bajo el convencimiento de que tienen ese derecho. Ellos son los que lucharon por la libertad, contra el fascismo, por la República; es una forma de resistencia de reivindicación”, añade la ya reconocida historiadora Guadalupe Adámez.

Esta última carta la escribe el presidente de una asociación que agrupó a los soldados españoles de la Segunda Guerra Mundial. Refleja la solidaridad que siempre hubo entre exiliados. 

Marignier   23/01/1992

Amical de Amigos Antiguos Refugiados Españoles

Señores, en tanto que Secretario de la Amical de Ancianos Guerrilleros Españoles de la Segunda Guerra Mundial de Francia yo me permito de escribirles en nombre de nuestro camarada G. C. que hace cuatro años que solicitó su pensión de Carabinero que tiene derecho puesto que el Ministerio de Hacienda le dio la Hoja informativa hace ya más de tres años y el 11/09/90 pidieron una declaración Jurada dicha declaración se envió a últimos del mes de septiembre 1991 y hasta el día de hoy no hay contestación escribimos directamente al Ministerio varias cartas y hoy día sin tener contestación ninguna.

La Señora Maruxa de la R. en el viaje que hizo nuestro Amigo gracias a vuestra Amical esta Señora se propuso de ayudarle y hacer lo necesario. Con esta Señora yo tengo dos cartas en respuesta una 10/5/91 otra del 17/9/91 que yo respondí el 24/9/91 sin tener contestación.

Yo les agradecería de hacer lo posible para ayudar nuestro compañero para que pueda tocar su pensión pues tiene verdaderamente necesidad.

El expediente N. Referencia es 46/44/55432 Sección 41

Tribunal de Cuentas Sección Compulsas

C/ Fuencarral Nº 81 Madrid

Muy agradecido de antemano dándoles las gracias me despido de Vds este compatriota y Amigo con un apretón de manos que desea una respuesta

R. G.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ritama Muñoz-Rojas

Periodista y licenciada en Derecho. Autora de 'Poco a poco os hablaré de todo. Historia del exilio en Nueva York de la familia De los Ríos Giner, Urruti'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ANTONIO GIMENEZ RAMIRO

    Somos una vergüenza de pais.

    Hace 2 años 5 meses

  2. La objetividad no consiste en ser moderado, lo moderado no es más que un termino comodin, un engaño,

    “Democratizar y poner al servicio de la sociedad los archivos hubiera sido una gran ayuda para ellos. Realmente, no ha habido voluntad por parte de las instituciones de facilitar las cosas en los casos de reconocimiento de pensiones o indemnizaciones; no ha habido colaboración con las víctimas del franquismo”. Los historiadores siempre tratando de blanquear el crimen de las clases dominantes capitalistas y su innegable saña, maldad y crueldad con los que se han atrevido a mirarles a la cara, cara a cara, de frente, como de igual humano a igual humano. La realidad es que se hizo también burocráticamente todo lo posible por maximizar el daño y la injusticia acometida a las personas justas y dignas con el principal fin de eliminar la necesidad de libertad y justicia de sus mentes y corazones. Para ello se usaba y usa cualquier tipo de medio y forma. Así son las clases dominantes del capital. Los esclavistas. No hay la más mínima brizna de objetividad en aparentar un "centro" objetivo que ningún historiador ni ningún ser humano tiene. Mucho menos tratando de blanquear la realidad con aparentes pero inexistentes moderaciones que se han vendido como maneras y conductas objetivas y profesionales. En realidad solo tratan de ocultar la verdad. tergiversando la maldad existente en los capitalistas y tratando, de nuevo, de blanquearla. Hubo y hay saña y maldad, ganas de hacer daño aun cuando el criminal e injusto es el que tiene todo el poder coercitivo y la capacidad de decidir quien vive y quien muere. Hay mucha más maldad en los capitalistas fascistas, especialmente en las clases dominantes, que lo que un historiador no revolucionario pueda ni imaginar.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí