1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Sobrevivirá España a la próxima recesión dentro del euro?

El economista Carlos Martín Urriza, de Comisiones Obreras, repasa las herramientas de la UE para enfrentarse a una nueva crisis. Su puesta en marcha y su efectividad dependen de la voluntad de los países miembros

Andrés Villena 2/10/2019

<p>Sede central del Banco Central Europeo en Fráncfort del Méno, Alemania. </p>

Sede central del Banco Central Europeo en Fráncfort del Méno, Alemania. 

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Vuelve la crisis, o al menos eso dicen los medios y los expertos más influyentes. La Contabilidad Nacional ya informa de un importante incremento del ahorro, que refleja una caída del consumo y de la confianza en la economía. Con un Mario Draghi que deja la presidencia del Banco Central Europeo cantando victoria por haber salvado el euro, las voces mayoritarias aconsejan en estos momentos impulsar la política fiscal para retomar el crecimiento y suavizar la posible recesión. Pero los países del sur y, entre ellos, España, se encuentran con las manos atadas para ello. ¿Qué soluciones nos quedan para pasar el próximo periodo crítico sin que la zona euro colapse? ¿Cómo podríamos sobrevivir a la probable tormenta?

Carlos Martín Urriza, director del gabinete económico de Comisiones Obreras y profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, se muestra tan crítico como optimista con la eurozona: hay muchas herramientas disponibles, pero su puesta en marcha parece sumamente difícil por el modelo disfuncional de la Unión Económica y Monetaria, en la que todos los países son iguales pero algunos de ellos lo son mucho más.

“Antes del euro, los costes de las crisis se enjugaban de otra manera más distribuida, aunque teníamos otros problemas, como tipos altos para mantener el tipo de cambio. Entonces, podías devaluar la moneda y, con ello, devaluabas todo el país, tanto el coste de la mano de obra para los inversores, como las empresas, las acciones, el patrimonio, etc. De esta manera, atraías inversión de fuera, impulsabas las exportaciones y, al bajar los precios de todo en general, se repartía un poco mejor el coste. También podías acudir al prestamista de última instancia (el Banco de España) para evitar la especulación sobre tus bonos; a lo mejor generabas inflación si ‘monetizabas’ demasiado la deuda pública –emisión directa de dinero por parte del Banco–, pero la inflación, al fin y al cabo, es un impuesto para todos, no solo para algunos”.

“Ahora, los costes se liquidan fundamentalmente vía devaluación de las condiciones de trabajo –perjudicando a los trabajadores más vulnerables–, sin que se hayan construido, por el momento, mecanismos comunitarios que permitan distribuir el coste del ajuste entre el nivel nacional y supranacional. Yo no veo que podamos pasar por otra crisis que liquide su coste de una manera tan desigual; de producirse, arreciarían las voces para que saliéramos del euro”.

La última crisis económica parece haber dejado al descubierto la verdadera naturaleza –espontánea o planificada– de la eurozona: “La Unión Económica y Monetaria, tal y como está conformada, consiste en un mecanismo de extracción de rentas de los países del norte a los del sur. Cuando nuestra economía estaba cayendo, nos impusieron reducir el déficit público, es decir, tirar todavía más hacia abajo de nuestra economía, con una política monetaria insuficiente, por mucho que dijera Draghi en su momento: la prueba es que no ha logrado la estabilidad de precios. Al hacernos deprimir más nuestra economía, se asfixió a muchas empresas competitivas y acabamos pagando el doble de lo normal por nuestra deuda pública, destinando una gran cantidad de dinero para pagar el servicio de la deuda, que se llevaban en gran parte los bancos del norte”.

Esta asimetría, en la que unos países han pagado muy caras sus deudas y otros han llegado a cobrar por pedir prestado ha traído consigo efectos reales que han acrecentado las desigualdades: “Como consecuencia de todo esto, la inversión no ha tirado lo suficiente todos estos años y todavía ahora sigue sin tirar, de tal manera que llevamos siete de inversión pública neta negativa; en ausencia de inversión productiva, la brecha competitiva entre los países del norte y los del sur se incrementa aún más”. 

Las obligaciones del ‘rico del pueblo’

A esto debemos añadir una conducta por parte de nuestros dirigentes políticos que no suele comentarse: una irónica falta de patriotismo y defensa de los intereses nacionales. “Resulta muy triste que el único poder que ha logrado poner coto al superávit comercial de Alemania –un desequilibrio macroeconómico que tiene como contrapartida nuestro déficit público– ha sido Donald Trump con la guerra comercial. Es la guerra comercial y no la Comisión ni ningún poder europeo la que está obligando a Alemania a poner en marcha un programa de gasto e inversión de 50.000 millones de euros. Buscando un símil bastante claro y sencillo para explicar cómo se comporta Alemania con el resto de la eurozona: es como si el rico del pueblo, el que posee todos los latifundios y arrienda la tierra a los demás, los fines de semana no fuera a gastarse al mercado del pueblo el dinero que saca para reactivar el circuito de la renta nuevamente, cerrando la distancia entre ricos y pobres”. 

No todo está perdido, pero la posibilidad de afrontar los próximos baches con garantías para todos es paradójica: las herramientas son numerosas, pero su puesta en marcha y su efectividad dependen de la voluntad de los países miembros. “Si tuviéramos un Tesoro comunitario, lo razonable sería hacer una transición a una economía verde, porque estamos viendo que estamos desequilibrando el planeta y que el sector público ha de implicarse totalmente, dada la incapacidad del sector privado de internalizar los costes y beneficios a largo plazo en sus cuentas de sus resultados. A nivel europeo, se podría acelerar el proceso de descarbonización de la economía e iniciar la transición a una economía verde en todos los ámbitos: automóviles, energías, economía circular, aprendizaje de nuevas pautas de consumo responsable que se enseñen en el sistema educativo, etc. Pero esto, que es lo razonable, no está en la agenda de los alemanes y los holandeses, que han metido todos los palos en las ruedas que han podido contra la posibilidad de relajar la política fiscal de los países miembros o, más aún, de tener una política fiscal a nivel europeo”.

Vistos los obstáculos políticos, el BCE parece pervivir como la única institución verdaderamente federal, dotada, además de numerosas herramientas aplicables aún. “El Banco Europeo de Inversiones (BEI), podría ofrecer crédito a los Estados, créditos perpetuos o a devolver en cómodos plazos, e incluso a tipos negativos para que estos puedan invertir en la transición ecológica. Los bonos emitidos por el BEI para poder dar esos créditos serían adquiridos por el Banco Central Europeo, lo que descartaría la financiación directa de los Estados por el banco central (prohibida por los tratados)”. 

El problema de un sistema financiero con intereses propios

Hay más aún. El BCE penaliza –con una generosa exención– las reservas bancarias en el banco central para que dichas entidades financieras presten dinero a la economía real –familias y empresas–, facilitándoles, además, préstamos a tipos negativos (lo que supone cobrar por pedir prestado) si dichos bancos cumplen determinados objetivos crediticios.

No obstante, Martín Urriza destaca un rasgo frecuentemente olvidado en los modelos de predicción económica: el sistema financiero no es neutral en la transmisión de la política monetaria. “Si consigues que los tipos de interés negativos lleguen a las familias y empresas, eso representa un chute para la economía: otra cosa es que el proceso de metabolización que tiene lugar en el seno del sistema financiero conduzca estos fondos a la cuenta de resultados de los bancos. Eso ya lo estamos viendo: hay tipos de interés negativos en los depósitos bancarios de las pequeñas y medianas empresas, incluso de las familias, y, sin embargo, no tenemos créditos negativos, como en el crédito al consumo, donde los bancos siguen teniendo un margen generoso”.

Algunas alternativas heterodoxas aspiran a saltarse este factor de poder asimétrico. El ‘QE for the people’, popularizado en el Reino Unido, también denominado ‘helicopter money’, es una de ellas: “Se trata de saltarse esa metabolización: los 2,6 billones de euros invertidos en el QE (Quantitative Easing o facilidad cuantitativa del BCE) han repercutido en una redistribución muy regresiva de la riqueza, porque los fondos han ido sobre todo a los más ricos. Ese dinero se podía haber ingresado directamente en la cuenta de los residentes europeos lo que, calculado sobre el total del QE, supone un total de 7.600 euros en la cuenta corriente de cada ciudadano, un importe que, sin duda, provocaría un fuerte impacto en la demanda. La efectividad de esta medida se podría potenciar pagando una pequeña comisión de gestión a los bancos para que cooperen y colaboren, para que eviten la picaresca y para que se produzca una gestión adecuada; incluyendo algún tipo de criterio de proporcionalidad o progresividad, con un diseño adecuado, dirigido por ejemplo a las personas con una mayor propensión marginal a consumir. Esto significaría demanda en vena”.

Esta inyección parece excesivamente sencilla: ¿y el eterno riesgo de inflación? “Claro, podría haber problemas. Desde el punto de vista del teórico acreedor, el BCE, se trata de la generación de dinero a cambio de un colateral (un activo), que no se podría cobrar nunca, sería un préstamo a perpetuidad. Esto supondría pérdidas para el Banco Central, pero este no tiene los beneficios como objetivo, sino, según su mandato, el de conseguir estabilidad de precios”.

“La segunda crítica es que se te vaya de las manos y que genere inflación y, después, una espiral inflacionista. Pero debemos tener en cuenta lo que ha pasado hasta ahora: el BCE sigue teniendo muchos bonos de la miríada que ha ido comprando y, en caso de producirse inflación, podría venderlos y drenar muchísima liquidez del sistema. Pero es que además puede subir los tipos de interés, que están al 0%, hasta el cielo si quiere”. En caso de no hacer nada, el rumbo es peligroso: “La alternativa es que se rompa la unión monetaria. Ni nosotros ni los italianos aceptaríamos otra devaluación salarial si viene una recesión. Además, hemos de tener en cuenta el contexto internacional, en el que no está Obama, con unos EE.UU. empeñados en romper la eurozona. La cooperación es imperativa, se tiene que acabar el ‘que cada palo aguante su vela’”. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. duc

    La moneda no hay que devaluarla a proposito para que se devalue jamas, el unico motivo para crear moneda es que no haya en el pais moneda (igual que el unico motivo para para abrir el grifo de agua, es que la bañera este vacia o no tenga suficiente agua para bañarte [no abrirlo para que rebose y te inunde la casa de agua devaluandola, que es lo que ocurre cuando devaluas a proposito]) y el unico modo de crearlaLa moneda no hay que devaluarla a proposito para que se devalue jamas, el unico motivo para crear moneda es que no haya en el pais moneda (igual que el unico motivo para para abrir el grifo de agua, es que la bañera este vacia o no tenga suficiente agua para bañarte [no abrirlo para que rebose y te inunde la casa de agua devaluandola, que es lo que ocurre cuando devaluas a proposito]) y el unico modo de crearla legitimo es a traves de una renta basica universal (no de un QE, ni en el estado para otros propositos, ni en ningun otro sitio o persona). Como no tienes eso, pues la poblacion muere, las empresas quiebran, el pais se hunde, etc etc legitimo es a traves de una renta basica universal (no de un QE, ni en el estado para ningun otro proposito, ni en ningun otro sitio o persona). Como no tienes eso, pues la poblacion muere, las empresas quiebran, el pais se hunde, a la poblacion acaba esclavizada y sin dinero, etc etc

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí