1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Edith Espínola /Portavoz de Sedoac

“En esta crisis del coronavirus el Gobierno no tiene en cuenta a las trabajadoras domésticas”

Amanda Andrades 14/03/2020

<p>Edith Espínola.</p>

Edith Espínola.

Cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Con colegios y guarderías cerradas, con unos servicios sanitarios sobrepasados y con las personas mayores como principal población de riesgo, la crisis del coronavirus arroja luz sobre otra crisis ya preexistente, la de los cuidados. Y para la que la única ‘solución’ hasta ahora ha sido trasladar la responsabilidad de tareas esenciales para la vida sobre mujeres en su mayoría venidas de otros países. 

Edith Espínola (Asunción, 1978) es una de ellas. Llegó a España en 2009 para hacer el camino de Santiago. En Paraguay trabajaba como jefa de tesorería de una empresa. Decidió quedarse aquí, donde ya residía su mamá. Durante cuatro años trabajó como interna. Mientras no tuvo papeles. Luego otros tres como externa. El año pasado empezó a ejercer como administrativa del Centro de Empoderamiento de las Trabajadoras de Hogar y Cuidado, abierto en julio de 2019 con una subvención del Ayuntamiento de Madrid y gestionado por Sedoac, la Asociación de mujeres Servicio Doméstico Activo. Un espacio en el que ofrecer asesoría legal y psicológica y talleres de mejora de la empleabilidad. Estos días, Espínola anda cerrando la justificación económica del proyecto. El consistorio decidió no renovarlo. Las actividades continuarán, sin embargo, como siempre “a puro pulmón”, con compromiso y militancia.

Portavoz de Sedoac, asociación nacida en 2008 para luchar por la igualdad plena de derechos de las trabajadoras domésticas, Espínola aborda en esta entrevista las dificultades a las que están teniendo que hacer frente con la crisis del coronavirus y la necesidad de respuestas institucionales que las incluyan y protejan de abusos, de riesgos de contagio y de una mayor precariedad. 

¿Cómo os está afectando la crisis del coronavirus a las trabajadoras domésticas?

Como a toda la ciudadanía, con miedo, con incertidumbre de saber realmente cuáles son los pasos a seguir para cuidarte y protegerte. Y más en un empleo en el que nosotras hacemos lo que más importa, cuidar a las familias, a la vida. Son muchísimas cuidadoras que están atendiendo a las personas ancianas que son los que están en más riesgo. Además, al ser muchas de nosotras trabajadoras internas, lo que están haciendo los empleadores, ya sean los hijos o los propios empleadores, es decirte que no salgas, que te quedes ahí, hasta que pase toda la cuarentena. Están priorizando la salud de ellos contra la libertad de nosotras. Ni siquiera el poco tiempo libre que tenés, que son 36 horas, te quieren dejar por miedo a que al salir un ratito les contagies. Lo que prima es la salud de ellos más que lo que a ti te pueda pasar.

Al ser muchas de nosotras internas, lo que están haciendo los empleadores, ya sean los hijos o los propios empleadores, es decirte que no salgas, que te quedes ahí, hasta que pase toda la cuarentena

¿A las mujeres a las que se les pide que se queden se les están pagando esas horas?

De todos los casos que las compañeras nos han contado, en ninguno se le ha dicho “te vamos a pagar extra” o “no vas a trabajar esas horas porque son tus horas libres”. No, simplemente le dicen no salgas porque te puedes contagiar y te quedas acá y sigues trabajando.

Esto está ocurriendo con las trabajadoras internas, ¿y las externas?

En ese caso, a muchas les han dicho que por qué no se quedan a pasar ahí el tiempo de la cuarentena. O si sos trabajadora por hora, te dicen directamente que ya no vengas. Esto implica que nos quedamos sin salario, sin trabajo. Que nos quedamos en la nada, porque ni siquiera el Gobierno ha sacado una medida para poder cubrir lo que les pasa a las trabajadoras domésticas.

Estáis denunciando además abusos que se están produciendo.

Sí, tenemos el caso, por ejemplo, de una trabajadora externa que llamó a su empleadora para decirle que ella no puede dejar a su hija de 11 años con nadie. Y la respuesta fue: "¿cómo me vas a dejar en este momento, encima que mi marido tiene coronavirus?" Que vaya a trabajar. Aparte de ser un foco de infección mientras se traslada, volver a su casa y poder transmitirselo a su hija. En los niños es más bajo el tema del virus, pero no por eso vamos a dejar de preocuparnos nosotras por nuestros hijos. ¿Y a quién se los dejamos nosotras?

Entre las empleadoras se comunican y se preguntan: ¿Me puede cuidar la mujer que está trabajando en tu casa, o la chica, como tan despectivamente dicen, a mis niños también? Y vienen y recargan a la trabajadora con este cuidado.

¿Hay familias que están dejando a sus hijos a cargo de las trabajadoras domésticas de otras familias?

Sí, también está sucediendo. Entre las empleadoras se comunican y se preguntan. ¿Me puede cuidar la mujer que está trabajando en tu casa, o la chica, como tan despectivamente dicen, a mis niños también? Y vienen y recargan a la trabajadora con este cuidado. Y eso no implica que ella tenga un salario o un extra. Se triplica el trabajo como en vacaciones. Bueno,  ahora es más, se cuadruplica.

Vosotras también tenéis familias y personas cercanas a las que cuidar, ¿qué consecuencias tienen estas situaciones sobre vuestras vidas y las de vuestras personas queridas?

Ya de por sí trabajar de interna es una presión constante, es no tener una vida social, es no tener una hora de descanso para decir me voy por lo menos a tomar un poco de agua al parque, a hablar con mis amigas... Ahora, con esta situación de presión, de estar encerrada, algo que ya está viviendo una población que no está acostumbrada a estar encerrada como una interna, que te priven de tus horas libres implica una depresión más fuerte, un encierro más duro. Tú estás trabajando porque estás necesitando este trabajo y que te presionen a no salir, a no hacer esto, a no hacer lo otro, implica que te sentís presa de tu trabajo, sentís aún más que sos una propiedad de tu empleador, en la que ellos disponen de mi tiempo y de mi vida. Si por lo menos vas a disponer de mi vida que implique que me estás pagando más, pero ni siquiera eso. Hacen como que es cuestión del cariño y el aprecio que vos les tenés. Cuando trabajas en el empleo de hogar eso está muy latente, se juega mucho con eso, el que tú eres parte de mi familia, que yo te quiero, y por eso no dejamos que salgas.

Implica además situaciones muy difíciles. Uno, quedarte sin trabajo y renunciar al empleo para poder cuidar a tu familia. O dos, renunciar al cuidado y quedarte encerrada en el trabajo. La trabajadora del hogar está con la espada de Damocles en el cuello, tiene que decidir qué importa más, su trabajo para mantener a su familia o su familia y quedarse sin trabajo. No tienen derecho a paro y si se quedan sin trabajo se quedan sin medios de vida, sin nada. Es una situación muy difícil que no le deseamos a nadie. Somos un eslabón super débil y el Gobierno no está teniendo en cuenta las carencias y las necesidades por las que pasamos.

¿Qué ocurre si una trabajadora doméstica enferma?

Está muy difícil porque las mujeres, con o sin documentos, no están siendo empadronadas en el lugar donde residen, en el caso de las internas. Así que es mucho más difícil acceder a un servicio médico. Puede ser que esté trabajando en Moratalaz pero estoy empadronada en Getafe o en otro lugar donde duermo los sábados a la noche. Y si estás indocumentada son poquísimos los que te empadronan. Es una situación de extrema vulnerabilidad.

Que vigilen a las empresas de intermediación laboral y a las plataformas web que están ofreciendo hasta un 50% de descuentos en los precios. ¿Qué implica esto? Que la que va a cobrar menos es la trabajadora de hogar

¿Cómo os organizáis en un contexto como este de emergencia y mayor precariedad? ¿Tenéis alguna red de ayuda mutua, de solidaridad?

Hablar entre compañeras, habilitar un grupo cerrado en Facebook, Whatsapp, para que las compañeras se descarguen y no se sientan solas. El empleo del hogar de por sí es un trabajo solitario. Solo de forma telemática me puedo comunicar con otras personas y ahora se recrudece.

¿Qué medidas estáis demandando al Gobierno para hacer frente tanto a los abusos como a las pérdidas económicas?

Que así como están decretando medidas de cuidados en el régimen general, algunas prestaciones, que también tengan en cuentan a las trabajadoras del hogar. Nosotras, las que podemos, también estamos cotizando, en el régimen especial, y tenemos que ser tenidas en cuenta a la hora de las prestaciones. Además, si hay restricciones para el uso del metro, se debería facilitar un desplazamiento para muchísimas mujeres que tienen que seguir yendo a trabajar a pesar de que sus empleadores están trabajando de manera telemática. Y, sobre todo, que vigilen a las empresas de intermediación laboral y a las plataformas web que hemos visto que están ofreciendo hasta un 50% de descuentos en los precios. ¿Qué implica esto? Que la que va a cobrar menos es la trabajadora de hogar. Estas empresas se están aprovechando de la necesidad de las familias y de las trabajadoras. Y, por sobre todas las cosas, que a nosotras que estamos cuidando a la población con más riesgo, que somos las que después derivamos  a un hospital o damos parte de lo que está sucediendo, se nos debería proveer de protección adecuada, de materiales.

¿También pedís poder solicitar bajas por cuidado de menores, igual que el resto de los trabajadores,  y recibir exenciones fiscales como población especialmente afectada por el coronavirus?

¿Por qué no podemos tener la mismas medidas y la misma igualdad?

¿Por qué?

Porque estamos en un régimen especial que ya de por sí contempla unas desigualdades con el general: que no se cotice o se pague la misma seguridad social, que no tengamos la misma indemnización. Ni siquiera una ley de riesgos laborales, cualquier enfermedad que nosotras tengamos no está reconocida como enfermedad profesional. El Gobierno hace la vista gorda porque es tan amplio lo que abarcaría el empleo de hogar que afectaría a millones de familias.

Una gran mayoría de las mujeres que trabajan en el servicio doméstico son mujeres migrantes. Además de aumentar la vulnerabilidad y precariedad laboral, ¿esta crisis y su gestión está teniendo algún impacto negativo en otros ámbitos?

Las trabajadoras que son migrantes y tienen documentación no pueden quedarse sin trabajo porque tienen que demostrar que está cotizando para poder renovar. Así que, a veces, acepta unos horarios más extenuantes, una explotación mayor, porque tiene que renovar su documentación. Lo mismo ocurre con la que no tiene papeles y está aguantando por el deseo de tener documentación.

Una de las cuestiones que pone sobre la mesa esta crisis es lo lejos que estamos de una respuesta política y colectiva a los cuidados y su centralidad para la vida, y cómo es precisamente con vuestro trabajo, y a veces con vuestra explotación, cómo las familias están resolviendo individualmente este problema, ¿qué proponéis vosotras para que esto cambie?

Que el Gobierno se ponga las pilas, que ratifique el Convenio 189 de la OIT. Medidas de cuidado real, políticas públicas de cuidado, guarderías públicas, centros de días para personas mayores, una mejor preparación de las personas que trabajamos en el empleo doméstico para acceder a un cuidado más justo y a derechos a la hora de trabajar. No es justo que nosotras estemos sosteniendo la vida, sin derechos como una trabajadora. No se puede seguir sosteniendo sobre el cuerpo de mujeres el cuidado de las personas. El Gobierno tiene que ver cómo cuidar realmente a la población y no dejarlo en manos de terceros.

Autor >

Amanda Andrades

De Lebrija. Estudió periodismo, pero trabajó durante 10 años en cooperación internacional. En 2013 retomó su vocación inicial. Ha publicado el libro de relatos 'La mujer que quiso saltar una valla de seis metros' (Cear Euskadi, 2020), basado en las vidas de cinco mujeres que vencieron fronteras.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Josep

    "... al ser muchas de nosotras trabajadoras internas, lo que están haciendo los empleadores, ...., es decirte que no salgas, que te quedes ahí, hasta que pase toda la cuarentena. Están priorizando la salud de ellos contra la libertad de nosotras." Efectivamente, es que están prohibidos los desplazamientos. Y no son trabajadoras comunes, que pueden trabajar como en una oficina, fábrica, etc, separadas más de 2 m del resto de personas. Reconozco que es un problema, pero no, ahora no pueden ir a pasear, o a trabajar a otra casa, como ocurre muchas veces, interrumpiendo el confinamiento de los hogares.

    Hace 1 año

  2. Germán Diago

    Hola. Hay que poner blanco sobre negro. La que es trabajadora del hogar o ama de casa, lo suele ser por voluntad propia. Me parece muy digno ayudar a ti familia. Tanto como salir a trabajar fuera. Lo que no es de recibo es pedir que tu marido haga la mitad de la faena doméstica o un sueldo cuando: seguramente vives en una casa de su propiedad, por lo que te ahorras ese dinero; segundo, comes también de su dinero; tercero, probablemente gastas más en productos de calidad o caprichos de lo que jamás te podrías haber permitido con tu propio empleo. Y si no quieres depender de nadie, que me parece genial, entonces búscate un trabajo fuera de casa. Pero no me vengáis con privilegios que aquí toda la gente honesta da el cayo. No creéis cinflictividad donde nunca la ha habido. Las cosas son así. Cada elección tiene sus consecuencias. Si una mujer no puede ser feliz así, es TAN LIBRE como un hombre de elegir cualquier otra cosa .

    Hace 1 año 1 mes

  3. Juanjo

    .. o cómo hacer un titular desastroso: Los malvados empleadores, masculinos. Las inocentes víctimas, femeninas.

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí