1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PERFIL

¿Quién es Giorgia Meloni?

La líder neofascista publica una autobiografía en la que se construye un perfil presidenciable, que los italianos parecen comprar a tenor de la subida en los sondeos

Jaime Bordel Gil 17/07/2021

<p>La líder del FdI, Giorgia Meloni, posando con la bandera de Italia.</p>

La líder del FdI, Giorgia Meloni, posando con la bandera de Italia.

@GiorgiaMeloni

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace apenas unas semanas sucedía lo inevitable. Tras más de un año sin parar de subir en los sondeos, Fratelli d’Italia (FdI), el partido de Giorgia Meloni, se colocaba por primera vez en una encuesta como primera fuerza, superando a la Lega de Matteo Salvini. Un sorpasso que algunos analistas consideran precipitado, pero que, sin duda, refleja la tendencia al alza de los de Meloni, y la progresiva pérdida de hegemonía de la Lega de Salvini en el centroderecha.

Fratelli d’Italia llevaba más de un año subiendo en las encuestas, y su escalada durante las últimas semanas ha coincidido en el tiempo con la publicación de la autobiografía de Giorgia Meloni, que se ha convertido en todo un fenómeno editorial en Italia. Casi dos meses después de su publicación, el libro continúa como número uno en la sección de política en Amazon Italia, y a finales de mayo ya se habían superado las 100.000 copias vendidas. Una cifra impresionante para tratarse de la biografía de un líder político.

El éxito en ventas de Meloni es completamente representativo del fenómeno político en que se ha convertido la líder romana. Uno de los numerosos factores que explican el crecimiento de la candidata de FdI es su historia personal. Una historia atípica, alejada de los ambientes privilegiados y elitistas de los que suelen provenir buena parte de la clase política italiana, y que Meloni ha convertido en uno de sus mayores activos electorales. Como ya ocurrió con los liderazgos de Salvini o Berlusconi, el factor personal ha jugado un papel fundamental en el auge de la formación de Giorgia Meloni. Una mujer a la que nadie regaló nada y cuya firmeza y perseverancia en sus convicciones son muy bien valoradas por la población italiana.

De la Garbatella a Montecitorio

La infancia y juventud de Giorgia Meloni transcurre en la Garbatella, un barrio popular de Roma donde la líder de FdI creció en una familia integrada únicamente por mujeres. El padre de Meloni abandonó a su mujer y sus hijas para marcharse a vivir a las Islas Canarias cuando estas eran menores de edad, lo que marcaría para siempre la vida de la familia.  Desde muy joven, la futura líder de la ultraderecha tuvo que trabajar para ayudar económicamente en casa, compaginando estos trabajos a tiempo parcial de camarera o cuidando niños, con sus estudios y su militancia política.

Meloni comenzó a hacer política lejos de las altas esferas cuando a los quince años ingresó en el Fronte della Gioventú, las juventudes del neofascista Movimento Sociale Italiano (MSI). En poco tiempo, comenzaría a destacar entre los jóvenes militantes neofascistas, convirtiéndose en una relevante líder del movimiento estudiantil de derechas, lo que, según ella, provocó hostilidades en algunos de sus profesores. Estas supuestas hostilidades y las “dificultades que sufrían en su día a día los militantes ‘misinos’” no la echaron para atrás, y con los años, Meloni acabaría haciendo de la política su forma de vida.

Es necesario subrayar que la militancia de Meloni no era una militancia cualquiera. El Fronte della Gioventú (FdG) era una organización neofascista que durante los años más duros de violencia política, los conocidos como ‘años del plomo’, tuvo multitud de miembros implicados en atentados terroristas de extrema derecha que se cobraron decenas de víctimas mortales. Un hecho que Meloni omite en el libro, en el que solo menciona varios atentados mortales sufridos por militantes del FdG, y presenta a las juventudes de los ‘misinos’ como un inofensivo grupo de jóvenes patriotas que amaban a su país y organizaban eventos juveniles.

Unos años después de su ingreso en el Fronte della Gioventù, el neofascismo italiano atravesaría un proceso de refundación en el que se despojaría de algunos de los elementos más antidemocráticos de su discurso. Esta transformación por la que el MSI pasaría a llamarse Alleanza Nazionale (AN), llevó al Fronte della Gioventù a experimentar un proceso similar y cambiar su nombre a Azione Giovani. Meloni continuaría en el partido en esta nueva etapa en la que escalaría hasta lo más alto.

En 2004 se convertiría en la máxima dirigente juvenil de Azione Giovani y, en apenas dos años, daría el salto a la política “de los mayores”. Electa diputada en el Congreso en 2006, el entonces candidato y secretario general de Alleanza Nazionale, Gianfranco Fini, la propondría para vicepresidenta de la Cámara ubicada en el Palacio de Montecitorio, convirtiéndose en la parlamentaria más joven en ejercer el cargo. No sería el único récord que batiría, y en 2008, Silvio Berlusconi nombraba a Meloni ministra de Juventud de su cuarto gobierno. Aquella joven militante neofascista de la Garbatella alcanzaba la cima de la política con apenas 30 años, convirtiéndose en la ministra más joven de la historia de la República.

De Alleanza Nazionale a Fratelli d’Italia

El camino que recorrió Meloni desde su adolescencia hasta llegar a sentarse en un Consejo de Ministros no fue nada fácil, al igual que tampoco lo fueron los años siguientes para su espacio político. En 2008, su partido, Alleanza Nazionale (AN), confluía con la formación liderada por Silvio Berlusconi, en una plataforma, el Popolo della Libertá (PdL), que buscaba ser el nuevo referente de la derecha italiana. Gracias a esta unión, la derecha ganó las elecciones, pero a la larga esta decisión supondría la muerte política de Alleanza Nazionale. Todo se empezó a torcer con las fricciones entre Berlusconi y el ex secretario de AN, Gianfranco Fini, y tras la salida de este último, que giró hacia el centro y formó un partido de centroderecha moderado. Los antiguos militantes neofascistas quedaron así huérfanos en el PdL, a merced de los designios de Berlusconi.

Ante esta situación de abandono, Meloni daría un paso adelante en 2012 encabezando una salida en masa de los ex miembros de Alleanza Nazionale que dio lugar a la creación de Fratelli d’Italia. Este sector se opuso fervientemente al gobierno técnico de Mario Monti apoyado por Berlusconi y por la práctica totalidad de los partidos, a excepción de la Lega y la Italia dei Valori del exjuez Di Pietro. Una actitud que guarda bastantes paralelismos con la reciente decisión de Fratelli d’Italia de no apoyar al gobierno de Mario Draghi, pero con una diferencia sustancial: esta vez la Lega sí ha apoyado este gobierno, de manera que la formación de Meloni es prácticamente la única importante de la oposición.

En aquel momento, el apoyo a Monti fue la gota que colmó el vaso para un sector que se sentía traicionado por Fini e ignorado por Berlusconi. Fruto de esta situación, la extrema derecha del PdL abandonaría la plataforma reagrupándose en una formación, Fratelli d’Italia, que por entonces era minoritaria, pero que hoy superaría el 20% de votos según muchas encuestas. La empresa no era fácil, pero Meloni, apoyándose en los sectores cercanos al veterano dirigente Ignazio La Russa y en sus antiguos compañeros de militancia en Azione Giovane, consiguió recuperar el espacio político que llevaban ocupando el MSI y sus formaciones herederas desde 1946. La propia Meloni comparaba esta experiencia con un suceso ocurrido durante su infancia, cuando se incendió su casa y su familia tuvo que empezar de cero en otro apartamento tras haberlo perdido todo. “A veces lo pienso, y bromeando me digo que quizás fue por eso por lo que muchos años después encontré el valor de refundar una casa política. En el fondo ya lo había visto hacer cuando tenía cuatro años, ¿por qué no podía conseguirlo con 35?”. Efectivamente, la política romana lo consiguió, y la refundación de la derecha italiana constituye uno de los mayores logros de su trayectoria personal.

Una autobiografía en el momento justo

No hay nada de casual en la publicación de la biografía de Giorgia Meloni, y, al igual que Salvini en su día, la líder de Fratelli d’Italia ha calculado con precisión el momento en que sus memorias podrían ser más convenientes para sus intereses. Sin parar de subir en las encuestas y con un Salvini haciendo equilibrios constantes para combinar su apoyo al gobierno Draghi con cierta labor de combate al centroizquierda, Meloni ha visto la oportunidad de darle la estocada a su adversario.

La líder romana se presenta como una mujer corriente, con sus aficiones, sus miedos y sus pasiones, y trata de parecer más humana que sus rivales

Con su libro, Meloni pretende terminar de pulir un perfil completamente presidenciable. Una estrategia que lleva años preparando, con apariciones continuas en la televisión y realizando entrevistas de corte más personal, como las que le ha hecho en más de una ocasión el periodista Maurizio Costanzo. La última etapa de este recorrido es una autobiografía en un tono hagiográfico, y a veces victimista, donde las vivencias personales se entremezclan con las posiciones políticas que mantiene la extrema derecha en una variedad de temas.

La líder romana se presenta como una mujer corriente, con sus aficiones, sus miedos y sus pasiones, y trata de parecer más humana que sus rivales. Una estrategia que ya permitió a Matteo Salvini obtener enormes réditos electorales, gracias a su estilo cercano y campechano y a un aluvión de fotos en las redes en las que el lombardo aparecía desayunando Nutella, descamisado en la playa o probando platos locales de los lugares que visitaba.

Sin embargo, el estilo de Salvini terminó por parecer excesivo a muchos italianos. Su presencia constante en los medios y el bombardeo de selfies en las redes sociales llegó a un punto en el que dejó de parecer natural. Su sobreactuación, sumada a una ambición desmedida que demostró cuando tiró abajo el gobierno Lega+5 Stelle, le restaron credibilidad, y, desde hace tiempo, el líder lombardo se encuentra a la baja en los sondeos.

Lo contrario ocurre con Meloni, que por el momento parece estar aguantando el tirón tras más de un año con todos los focos puestos sobre ella. La presidenta de Fratelli d’Italia no tiene los excesos que han acabado pasando factura a Salvini y a Berlusconi. Su estilo es cercano y con menos estridencias. Parece sincera y, tanto en entrevistas como en su libro, utiliza anécdotas de su vida personal con mucho acierto para cargar contra sus adversarios e introducir medidas del programa de Fratelli d’Italia.

En este sentido, su autobiografía, lejos de ser una casual recopilación de sus vivencias personales, está completamente escrita en clave electoral. Así, si Meloni cuenta que de adolescente sufrió bullying en la escuela, lo hace para enlazarlo con una crítica a la Ley Zan, (un proyecto de ley contra la homofobia y la transfobia) y si dice que su madre se dio la vuelta a las puertas de la clínica de aborto y decidió tenerla en el último momento, es para lanzar posteriormente un alegato antiabortista. Todas estas anécdotas son completamente interesadas y cumplen su función en el relato, o bien introduciendo un argumento político, o puliendo la imagen de Meloni como una líder cercana, afable e incorruptible.

El perfil personal de la líder de FdI gusta a la gente porque es atípico, el de una joven militante de un barrio popular de Roma que tuvo que trabajar desde joven para pagarse sus estudios. Meloni, plenamente consciente, se refiere a ello constantemente y se presenta como una persona natural, sincera y que se muestra al público tal y como es. A diferencia de lo que ocurre con otros líderes de la ultraderecha, que responden plenamente al arquetipo asociado a su posición política  –véase a Donald Trump o a Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros–, la figura de Meloni escapa de los estereotipos tradicionalmente asociados a su espacio político: el ultraderechista adinerado, temeroso de perder sus privilegios, o el ultra violento y peligroso. Esto lo sabe bien la líder de Fratelli d’Italia, que no duda en remarcar estas notas de su vida personal que rompen con todo estereotipo, como que no está casada con su pareja y que tuvo a su hija fuera del matrimonio. Algo que, según ella, le reprochan a menudo tachándola de hipócrita por defender la familia natural fundada sobre el matrimonio.

Para cargar contra la izquierda, el aborto o los musulmanes, a Meloni le vale todo, y en su libro compara a la izquierda con los fanáticos islámicos que cometen atentados terroristas

No obstante, la figura de Meloni esconde muchas más aristas de las que ella misma reconoce. En el libro presume de no contar con spin doctors y de que lleva trabajando años con un equipo procedente casi al completo de la militancia de las juventudes del MSI, ocultando deliberadamente que, desde hace tiempo, a la cabeza de su equipo de comunicación se encuentra Tommaso Longobardi, un experto que dio sus primeros pasos en el Movimento 5 Stelle. Esta no es la única omisión que contiene la obra, repleta de inexactitudes interesadas y medias verdades a la hora de exponer argumentos políticos. Para cargar contra la izquierda, el aborto o los musulmanes, a Meloni le vale todo, y en su libro compara a la izquierda con los fanáticos islámicos que cometen atentados terroristas; dice que el Islam es una religión que “solo puede ser política” al incluir la Ley Sharia entre sus textos sagrados (dando por hecho que todas las personas musulmanas y todas las interpretaciones del Islam defienden y siguen la Sharia a rajatabla, cosa que no es cierta); y habla en numerosas ocasiones de casos de aborto al noveno mes como si la mayoría de abortos que se practican en Italia fueran así.

Sin embargo, lo más interesante de la obra no son estos ataques, sino otro lado de su personalidad que quiere presentar Meloni. El propio Longobardi reconocía en una entrevista con Il Corriere della Sera  que su estrategia para Meloni se basaba en hacer hincapié en la coherencia y en mostrar el “lado humano” de la líder de la ultraderecha. “Antes solo se conocía su faceta más política y más agresiva, no hemos hecho otra cosa que mostrar otro ángulo de su personalidad” afirmaba el cada vez más conocido asesor de FdI. Este tono, a pesar de los ataques a sus adversarios, es el que predomina en buena parte del libro, en el que Meloni trata de ser cercana y de mostrar cierto sentido del humor ironizando sobre ella misma. El mismo título de la obra, Io sono Giorgia, proviene de un remix en tono satírico del dj MEM & J, que transformó un discurso de Meloni en Piazza del Popolo en un tema de techno. El hit se hizo viral en Italia y Meloni trató de apropiárselo desde el primer momento, hasta el punto de titular así su libro y estructurar los capítulos siguiendo la letra del estribillo de la canción: Io sono Giorgia, sono una donna, sono una madre, sono cristiana, (soy Giorgia, soy mujer, soy madre, soy cristiana).

No cabe duda de que la publicación de la biografía de Meloni no es casual y que trata de construir un relato. El de una mujer italiana de mediana edad que podría ser tu madre, tu amiga o tu hija. Una persona normal, con sus problemas, sus contradicciones, sus manías y sus inseguridades, con la que una amplia mayoría de ciudadanos podría identificarse. Alguien que ha conocido la precariedad, que creció en un hogar sin lujos y que ha tenido los mismos problemas que muchos italianos. Una líder que no es ningún monstruo, que cita canciones de Maroon Five y Ed Sheeran en las introducciones de sus capítulos, que hace malabares para escaparse antes del trabajo y disfrutar de un rato más con su hija, y que antes de dormirla se inventa historias de princesas guerreras y le canta una canción del cantautor antifascista Fabrizio De André.

Todo esto forma parte desde hace tiempo de una operación de largo recorrido que busca humanizar a la líder de una opción política vetada hasta hace no tanto por muchos italianos. Aunque ya en 1994 Silvio Berlusconi levantara este veto, incluyendo en su gobierno a ministros de la Lega y el Movimento Sociale Italiano, con Meloni, Fratelli d’Italia amenaza con romper el techo de la ultraderecha y aspira incluso a ser primera fuerza a nivel nacional. Su figura ha terminado de romper los esquemas de la política italiana, y dentro de poco sabremos hasta dónde es capaz de llegar.

Hace apenas unas semanas sucedía lo inevitable. Tras más de un año sin parar de subir en los sondeos, Fratelli d’Italia (FdI), el partido de Giorgia Meloni, se colocaba por primera vez en una encuesta como primera fuerza, superando a la Lega de Matteo Salvini. Un sorpasso que algunos analistas consideran...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jaime Bordel Gil

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí