1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

FILOSOFÍA

Un lenguaje abundante, resonante, hermoso, riente, vivo

Paseo por los efectos represivos y expansivos de la risa en compañía Sir John Falstaff

Francisco Javier Navarro 22/09/2021

<p><em>Good times.</em></p>

Good times.

Connie Freid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1. Pensar la risa es extraño, casi antinatural, pues parece que la risa suele empezar allí dónde el pensamiento acaba. Tal era, por ejemplo, la visión de Freud (El chiste y su relación con lo inconsciente). Para él, la risa y los sueños cumplen una misma función: liberar al yo de la energía inconsciente que lo presiona desde aquellas zonas que el pensamiento discursivo es incapaz de alcanzar. Reímos, diría Freud, por los mismos motivos por los que soñamos: más allá de las prohibiciones, la corrección y el decoro, algo dentro de nosotros necesita salir. Pensar y reír son actos contrarios, pues las carcajadas siempre provienen de una fiesta a la que el pensamiento no ha sido invitado.

2. En La risa Bergson se pregunta: ¿qué significa reír? Opuesta a la rigidez de las convenciones sociales y la seriedad de aquellos que discurren (piensan, generan discursos), la risa es un acto elástico: evita que la tensión de las cuerdas sociales termine desgarrando al individuo. Las semejanzas de las ideas de Bergson con la teoría freudiana son palmarias: situada siempre en el ámbito de lo social, incapaz de articular un discurso rígido, la risa relaja (suelta, da salida): es el chirrido que provoca el movimiento de los engranajes sociales. A toda convención le corresponde una carcajada. La carcajada de lo oprimido.

3. En uno de sus seminarios, Lacan afirma que hay cosas que no se pueden oír, y que el chiste trata de que se vuelvan audibles, como si fuese un eco. (Libro cinco, “Las formaciones del inconsciente”) Lacan y Freud nos dicen que la risa es el lenguaje de lo que no tiene ningún lenguaje. Un lenguaje que no se articula, pues, la elaboración de un discurso implica una seriedad que la risa rechaza.

Freud y Lacan afirman una génesis mutua del pensamiento y la risa. Como si, en un momento determinado, la risa hubiese decidido dejar de serlo para poder articular palabras. Allá donde la risa se pone seria empieza el pensamiento. Por eso los diálogos socráticos son tan divertidos. Basta con preguntar el porqué de algo para que se nos dibuje una sonrisa; la pregunta abre una distancia que prefigura el espacio de la risa. Con Sócrates lo descubrimos. Nos reímos. Decimos: la risa aparece allá donde aparece la capacidad de distanciarse.

4. Mi pregunta ahora es: ¿existe una risa consciente –no ligada, como en el caso de Freud, al inconsciente–? ¿Existe una risa del pensamiento? ¿Y, en caso de existir, qué tipo de risa sería la que es capaz de hablar? Distinta a la risa muda de Freud, Lacan y Bergson.

En efecto, esa risa existe: es la risa de Sir John Falstaff. Una risa que siempre habla. Harold Bloom recupera estas palabras de Yeats referidas a los personajes de Shakespeare, que bien podrían servir para caracterizar a Falstaff.: “Algunos de ellos sabían dar forma a una historia pero todos tenían un lenguaje abundante, resonante, hermoso, riente, vivo.”

El pensamiento filosófico de la risa, tan influenciado por el psicoanálisis, no puede pensar el lenguaje del humor falstaffiano: un lenguaje abundante, exuberante, vivo.. Falstaff siempre se ríe hablando.

Para Shakespeare la risa de sus personajes no es nunca contradiscursiva: no se opone a la estructuración de un discurso sino en generarlo infinitamente. Tal es el caso de Falstaff: a los que defienden el honor a toda costa , y provocan guerras y cruzadas por motivos de honor, les dirá: “¿El honor puede unir una pierna? No. ¿O un brazo? No. ¿O quitar el dolor de una herida? No. Entonces el honor, ¿no sabe cirugía? No. ¿Qué es el honor? Una palabra”. A quien es rey le recordará su vulgaridad (Hal), a quien es vulgar le recordará que también es rey. A los soldados que son bufones, y a los bufones que no hay mejor manera de combatir que la risa. A los valientes, les dirá: “La mejor parte del valor es la prudencia”. En resumen: para reírse, Falstaff hará de todo menos callarse. Enrique IV también podría llamarse La risa de Sir John Falstaff.

5. He dicho que Falsttaff es, sobre todo, un generador inagotable de discurso; pero, ¿qué tipo de discurso? No académico, no moral, no taxativo, no político. El discurso que ríe jamás se caracteriza por su coherencia. Es, más bien, una denuncia de todas las coherencias que, en su afán solemne, acaban por olvidar lo lúdico. Al intentar definir la esencia del discurso de Falstaff, Harold Bloom escribe: “Para mí, la esencia del falstaffismo era: no moralices”. No estoy tan seguro de esta afirmación de Bloom. También hay que reírse de aquellos que intentan llamar resentidos a todos los que leen la literatura desde otros puntos de vista. Bloom, creo, no terminó de dar este paso según el cual la risa siempre acaba por volverse hacia el que se ríe. Como lector de Shakespeare creo que Falstaff les diría a aquellos que moralizan la literatura que la literatura no es un acto moral (estamos de acuerdo en esto); pero también les diría a aquellos que solo ven genio que complejicen un poco su visión.

Por mi parte, considero que la principal virtud de Falstaff consiste en humanizar a todos los que le rodean y en mostrarlos como lo que son: hombres con defectos que se toman demasiado en serio lo que hacen.

Es a través de una escena absolutamente memorable, ya en medio de la batalla, donde podemos observar la esencia de Falstaff: 

PRÍNCIPE: ¿Qué haces ahí parado? Déjame tu espada. (…)

FALSTAFF: ¡Ah, Hal, déjame tomar aliento un rato! Ni el fiero Gregorio realizó tantas hazañas como yo hoy. A Percy lo he despachado.

PRÍNCIPE:  Ya lo creo, y vive para matarte. / Anda, déjame tu espada.

FALSTAFF: Ante Dios, Hal: si Percy vive, no te llevas mi espada, / pero si quieres, llévate mi pistola.

PRÍNCIPE: Dámela, ¿Eh? ¿La guardas en la funda?

FALSTAFF: Sí, Hal, está ardiendo. Lo que hay dentro saquea una ciudad.

[El príncipe va a sacar la pistola y se encuentra una botella de jerez.]

PRÍNCIPE: ¿Es este el momento de bromas y holganzas?

[Le tira la botella. Sale.]

FALSTAFF: Bueno, pues si vive, a Percy lo persigo. Si me sale al paso, bien; si no, y yo le salgo al suyo por mi voluntad, me deja en carne viva. Yo no quiero el honor de Sir Walter, con ese rictus. Lo mío es la vida (…)

(Enrique IV. Primera parte. V, iii)

Las palabras de Hal resuenan en nuestra cabeza: quizás en medio de la guerra no es momento para bromas. La broma es intempestiva.  Nunca es un buen momento para reír. Pero Falstaff lo hace. Él conoce la guerra y sus desastres. Sabe que el honor no cura brazos ni piernas, y que, una vez llegada la muerte, no habrá honor que valga. El ámbito del goce coincide con el ámbito de la vida. No hay nada más allá. Aquel que no se ría en esta vida no tendrá otra para reírse. Falstaff nos invitar a traer el cielo a la tierra: aquella relajación despreocupada que esperáis en el más allá, comenzad a practicarla ahora.

6. ¿De qué se ríe Falstaff? ¿Cuál es el objeto de su risa?

Falstaff siempre se ríe de aquello que comprende, mientras que todos los que se ríen de él, se ríen por no comprenderlo. Reírse de lo que entendemos denota inteligencia; reírse de lo que no entendemos denota ignorancia y casi siempre suele traer aparejada cierta discriminación.

FALSTAFF: Gente de toda especie tienen a gala mofarse de mí. El cerebro de este barro compuesto de idiotez, el hombre, no es capaz de inventar nada que invite a la risa, salvo lo que yo invento o lo que inventan sobre mí. No solo soy ingenioso, sino causa del ingenio en los demás.

(Enrique IV. Primera parte. III. iii)

Además, Falstaff se ríe, antes que nada, de sí mismo. Reírse de los demás sin reírse de uno mismo es un acto impúdico. Esto es precisamente lo que sucede cuando en una famosa escena de “teatro dentro del teatro”, Falstaff y Hal se intercambian los papeles, de modo que Falstaff habla de sí mismo en tercera persona y le recrimina al príncipe:

FALSTAFF: ¿Por qué te juntas con ese baúl de fluidos, ese barril de bestialidad, ese hinchado costal de hidropesía, ese enorme pellejo de vino, ese fardo cargado de tripas, ese buey asado de feria relleno de morcilla, ese venerable Vicio…?

La risa siempre se mueve en dos direcciones. Quién no sabe reírse de sí mismo como lo hace Falstaff tampoco sabe hacerlo de los demás.

Las palabras son brutales y revelan la capacidad de Falstaff para la autopercepción. Falstaff no enseña que aquellos incapaces de percibirse desde fuera son en realidad tan ciegos como Edipo. La risa siempre se mueve en dos direcciones. Quién no sabe reírse de sí mismo como lo hace Falstaff tampoco sabe hacerlo de los demás. A lo largo de Enrique IV, todos los que se ríen de Falstaff se muestran incapaces de volver la risa hacia ellos mismos. A Falstaff no parece importarle. Como Hamlet, él nos da la sensación de ser una persona encerrada dentro de una obra de teatro. Todos son actores, todos cumplen un papel, todos se toman en serio lo que hacen. Falstaff, sin embargo, sabe que en algún momento el telón se cerrará y podrá marchar a la taberna de la Cabeza de Jabalí a beber un buen vino.

7. Falstaff encarna la posibilidad de una risa del pensamiento. Falstaff rechaza las tesis del psicoanálisis (aunque su relación casi paternal con el príncipe Hal haría las delicias de los psicoanalistas) sobre la risa. Leyendo sus parlamentos nos damos cuenta de que, en su caso, la risa es pura actividad: aprender a reírse es el oficio de una vida. Un oficio tan complejo como escribir poesía.

Falstaff nos recuerda que solemos ser más coherentes en la seriedad que en la diversión. La virtud es un disfraz para los momentos serios: el resto es hablar, hablar, hablar, contradecirse, oponerse, denunciar que no hay nadie en este mundo lo suficientemente serio como para llamarse virtuoso. Así lo expresa Sir John en una de sus frases más perfectas:

FALSTAFF: Oye, Hal. Sabes que, en su estado de inocencia, Adán pecó. ¿Qué podría hacer el pobre Juan Falstaff en tiempos tan depravados?

Esta es la esencia del credo de Falstaff. Un Falstaff que en Enrique V muere en su lecho mientras ríe al contemplarse los dedos de los pies y juega con las flores que la posadera había puesto para ambientar la habitación del moribundo, como si fuese un niño que solo se toma en serio los juegos.

---------------------

Francisco Javier Navarro es graduado en Filosofía y en Literatura General y Comparada. El bello mundo (ediciones Hiperión), libro con el que resultó ganador del premio de poesía Antonio Carvajal, es su único libro publicado hasta la fecha. 

1. Pensar la risa es extraño, casi antinatural, pues parece que la risa suele empezar allí dónde el pensamiento acaba. Tal era, por ejemplo, la visión de Freud (El chiste y su relación con lo inconsciente). Para él, la risa y los sueños cumplen una misma función: liberar al yo de la energía inconsciente...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Javier Navarro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí