1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

presagios

La vida puede reventar en primavera

Prólogo de ‘El otoño de la civilización’, de Juan Bordera y Antonio Turiel

Yayo Herrero 17/03/2022

<p>Prado asturiano.</p>

Prado asturiano.

Javier Díaz Barrera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Este año se cumple el 50 aniversario de la publicación del informe sobre los límites del crecimiento que auspició el Club de RomaAquel documento advertía que, de no frenarse la tendencia al crecimiento exponencial de la dimensión material de la economía, se desestabilizarían los ciclos naturales básicos, se alcanzaría el declive en la extracción de minerales, se produciría una importante pérdida de biodiversidad y de seres vivos y un descenso muy significativo de la población humana. 

Soñar con la posibilidad de un crecimiento que proporcione bienestar generalizado a todos es una quimera. Son muchos los avisos que van permitiendo ver los signos del desbordamiento material.  Antonio Turiel y Juan Bordera, autores de este libro, lo advierten persistentemente a través de la inmensa tarea de información rigurosa y sensibilización que realizan.

Los diferentes procesos de acumulación por desposesión se han visto intensificados: se ha acelerado el desplazamiento de poblaciones campesinas y la formación de un proletariado sin tierra, muchos bienes públicos o comunales están siendo privatizados, para mucha gente el acceso a la vivienda, energía o agua es una pesadilla y se agudizan los fenómenos de explotación, semiesclavitud y precariedad vital para el conjunto de todos los seres vivos.

Este libro le pone el espejo delante a una civilización atrapada en una contradicción irresoluble

El capitalismo saca tajada convirtiendo en escaso lo que podía haber sido suficiente. La idea de escasez construida políticamente oculta que esta tiene más que ver, sobre todo, con la injusticia y la falta de mesura. Y en tiempos de translimitación, hay muchos que esperan suculentos beneficios del capitalismo del desastre y de la escasez. La inacción política, cuando no “contra-acción”, en cuestiones clave hace cada vez más profundo el pozo en el que se encuentra sumida gran parte de la humanidad y muchos otros seres vivos.  

Como señala Antonio Turiel en la entrevista que contiene este libro, un buen ejemplo en lo concreto es la transición a las renovables. Se está alimentando un nuevo pelotazo financiero. Se notifican nuevas instalaciones por todo el territorio, sobre todo en los medios rurales. Al calor de las ayudas millonarias de la Unión Europea, se proyectan parques eólicos e instalaciones de energía solar sin diálogo y, sobre todo, sin pensar cuánta energía hace falta, para qué y para quién, y a costa de qué. Por supuesto que hace falta descarbonizar y pasar a las renovables, pero éstas también tienen límites y por tanto es preciso gestionar la demanda, favorecer la disminución del consumo neto, a la vez que se protegen los derechos a unas condiciones dignas de existencia para todas las personas y se mete mano al oligopolio eléctrico. 

Es obsceno ponerse “medallas en sostenibilidad” a la vez que las mujeres de la Cañada Real hacen acopio de mantas y edredones para pasar otro invierno sin luz. Sostenibilidad y justicia van de la mano, porque el propósito que debe guiar la política en este contexto de crisis ecosocial es el de sostener vidas dignas ahora y en el futuro. 

Todas estas cuestiones, insistimos, fueron advertidas hace mucho tiempo, pero en sociedades que han identificado la precaución y el cuidado con la cobardía, y el arriesgar la vida con el valor, no se han escuchado. 

La idea de escasez construida políticamente oculta que esta tiene más que ver, sobre todo, con la injusticia y la falta de mesura

Este libro le pone el espejo delante a una civilización atrapada en una contradicción irresoluble. Su dimensión material no puede crecer ilimitadamente y, a la vez, tampoco puede dejar de intentar crecer.  Dice Antonio Turiel en uno de los textos que el petróleo crudo solo puede ser almacenado sin degradarse durante seis meses. Después, las bacterias lo descomponen, corroen las cañerías y depósitos y se obstruyen válvulas. Pero, por otra parte, dice, el flujo de extracción en los pozos de petróleo veteranos no puede regularse fácilmente. Si se baja demasiado el ritmo de extracción, se colapsan los canales por los que fluye el petróleo y resulta imposible volver a los ritmos productivos anteriores. Es una metáfora reveladora de la lógica económica actual. Si crece, agota y devasta, y si no crece se autodestruye. 

Guardo dentro de mí algunas conversaciones que me han enseñado tanto como mil clases, tanto como cien libros. En una de ellas, Julio Anguita me hablaba de la pasión de Jesús de Nazaret. Decía, fijate, Jesús echa a los mercaderes del templo a latigazos, les dice a los ricos que antes de que ellos entren en el cielo pasará un camello por el ojo de una aguja, hace crecer los panes y los peces para los pobres, es amigo de sus amigos, multiplica el vino para que la fiesta sea posible. Y también habla de justicia, de reparto, de amor… Ese Jesús, al que parece que la gente más humilde escuchaba embobada, es, sin embargo, apresado, humillado y torturado. Pilatos no encuentra delito en él y para quitarse el marrón de encima da a escoger al pueblo entre él y Barrabás. Imagina, me decía Julio, su soledad terrible cuando el pueblo elige indultar a Barrabás y muchos de los suyos callan. 

Mientras escuchaba a Julio, pensaba que algo de eso le había pasado a él. También a Anguita le gustaban la celebración y los amigos. También hablaba de reparto, de justicia. También dio latigazos verbales y no dudó en señalar... Y cuando hubo que elegir entre él y Felipe González, también el pueblo eligió a Barrabás. 

Pensaréis qué pinta esto en el prólogo del libro de Antonio Turiel y Juan Bordera y cuyo epílogo ha escrito Jorge Riechmann. Pero al leer sus textos me ha venido a la cabeza aquella conversación. Antonio, Jorge y Juan hablan de lo incómodo. Llevan mucho tiempo explicando sin concesiones ni paños calientes que nos encontramos ante lo que han denominado el otoño de la civilización industrial y apuntan con claridad a las causas estructurales, señalan responsables y sacan las vergüenzas de quienes se sitúan en una especie de “sí pero no”. Hablan de que en este otoño inadvertido por una gran parte de la sociedad, la caída de hojas que presagia el invierno anuncia el descarte de muchas vidas, es el preludio de un proceso de degradación, de colapso de la vida en común tal y como la conocemos en esta parte del mundo. 

Son personas valientes que han arriesgado, que no han callado, que no han renunciado a mirar y a hacer mirar a otras y han pagado costes importantes por ello. Seguramente en sus carreras profesionales, pero también en la incomprensión que, con frecuencia, han recibido su empeño. Cenizos, catastrofistas, colapsistas… Comentarios irónicos, y a veces sutilmente descalificadores, incluso de quienes se han nutrido y se nutren de su trabajo y que solo se manifiestan cuando el camino ya está allanado. 

Gobernar siempre ha tenido que ver con administrar límites y estos, en lo material y en el marco de los derechos, son cada vez más estrechos

No hay salidas políticas justas y democráticas a estas situaciones sin reconocer que el decrecimiento de la esfera material de la economía global es simplemente un dato, el contexto en el que queramos o no se va a desenvolver el futuro. Ojalá estuviésemos en condiciones de afrontar ya el presente, y desde luego el futuro, con algunas reformas progresistas. No es así. Hacen falta cambios profundos en la producción, en el consumo y en las formas de vida. Tal y como señalan los autores, no mirar esta realidad, por cruda que sea, no va a hacer que el problema desaparezca. Más bien supone perder tiempo y oportunidades para construir una comunidad que comprenda el momento que vivimos, que sepa y sienta que forma parte de la Tierra. Y, sobre todo, deja huecos vacíos que ocupan sectores xenófobos de ultraderecha que niegan el problema de origen, apuntan con el dedo a falsos culpables (migrantes, mujeres, o disidentes) y alimentan las miradas negacionistas y negocionistas

Gobernar siempre ha tenido que ver con administrar límites y estos, en lo material y en el marco de los derechos, son cada vez más estrechos. Si la prioridad son las condiciones de vida dignas para todas, las claves ineludibles van a ser la suficiencia material –aprender a vivir con lo suficiente–, el reparto de riqueza y obligaciones, y el cuidado y la corresponsabilidad como faro y palanca de la política pública. Si no lo hacemos, gobernará el mercado, a golpe de miedo y amenaza de escasez. Y al mercado, las condiciones de vida de la gente no le importan nada. 

Se dice mucho que no es una cuestión de datos... Yo lo comparto solo a medias. No es una cuestión solo de datos pero el conocimiento riguroso y comprensible, sin ser condición suficiente, es condición necesaria. Cuando no hay valor para nombrar los problemas y se asume jugar en el terreno de juego de los mercados como única posibilidad y horizonte, se apuesta por salidas que no resuelven problemas estructurales y que impulsan a muchas personas a abrazar las promesas de libertad de los neopopulismos xenófobos. Por eso, a mí me parece que las vidas de quienes aquí escriben son tan fecundas y que la sociedad tiene una deuda contraída con ellos.

Toca movernos entre la consciencia de la realidad y la activación de la imaginación que proyecte horizontes viables y deseados

Y a partir de aquí ¿qué? Toca movernos entre la consciencia de la realidad y la activación de la imaginación que proyecte horizontes viables y deseados. Eso pasa por desarrollar medidas sociales que no sean meras ocurrencias temporales, sino que conduzcan a una situación de mayor resiliencia y justicia. La clave es garantizar derechos y condiciones de vida a la vez que nuestros metabolismos sociales se adaptan a las condiciones biogeofísicas que son la nueva normalidad. 

En todo el mundo vemos cómo la sociedad civil, en determinadas circunstancias, es capaz de articularse en muy poco tiempo. Esos brotes comunitarios disuelven las individualidades y hace a las personas conscientes de sus capacidades individuales y colectivas. El trabajo y la creatividad puesta al servicio del bien común.

Tenemos conocimiento, propuestas y tecnologías adecuadas, aunque, obviamente, una cosa es tener propuestas en el papel y otra es aterrizarlas y hacerlas, además, deseables. En mi opinión, CTXT se ha convertido en plaza pública para poder hablar de estas cosas en las que nos va tanto. Me enorgullece formar parte de un equipo que permite expandir el trabajo de quienes escriben este libro. 

Porque ¿sabéis? El otoño, a fin de cuentas, es una estación preciosa. Y la caída de las hojas no es presagio de muerte. Es el anuncio del descanso invernal, que no es sino el coger carrerilla para que la vida pueda reventar en primavera. 

—------------

El otoño de la civilización de Juan Bordera y Antonio Turiel se puede comprar aquí

Este año se cumple el 50 aniversario de la publicación del informe sobre los límites del crecimiento que auspició el Club de RomaAquel documento advertía que, de no frenarse la tendencia al crecimiento exponencial de la dimensión material de la economía, se desestabilizarían los ciclos naturales...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Yayo Herrero

Es activista y ecofeminista. Antropóloga, ingeniera técnica agrícola y diplomada en Educación Social.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí