1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Qué hacer?

Argumentos en guerra

Ni la sola ayuda militar solucionará el conflicto de Ucrania, ni es posible resolverlo sin más en una mesa de negociación. De lo que se trata es de combinar ambos enfoques y ver qué margen de maniobra queda

Ignacio Sánchez-Cuenca 6/03/2023

<p>Negociación, Turquía, Ucrania, Rusia </p>

Negociación, Turquía, Ucrania, Rusia 

Pedripol

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Los debates sobre los conflictos bélicos son terribles. Hay tanto en juego, es tan grande la destrucción de vidas, que los argumentos se extreman con suma facilidad y se configuran posiciones diametralmente opuestas en las que, de forma sistemática, se atribuye mala fe al contrario. Las acusaciones, por lo general, suelen ser gruesas.

En el caso de la guerra de Ucrania, a quienes se sitúan del lado de Estados Unidos y la OTAN se les tacha de belicistas e imperialistas, así como de ceguera sobre los verdaderos intereses del conflicto, ya sean geoestratégicos o puramente crematísticos. ¿Es que no ves que Estados Unidos solo apoya a Ucrania para aislar y marginar a Rusia y, de paso, neutralizar la autonomía europea? ¿No es evidente que la industria del armamento está recuperando los beneficios de los mejores momentos de la Guerra Fría? ¿De verdad piensas que a la Administración norteamericana le preocupan algo los ucranianos? Es todo un juego de poder, desengáñate, y no te dejes atrapar por la retórica humanista, retírate, la cosa no va contigo.

Enfrente, los argumentos se invierten. La crítica a Estados Unidos revela una peligrosa e inmoral complicidad con Putin. ¿Acaso no es Putin quien ha tomado la decisión de invadir un país en construcción, con total desprecio de la legalidad internacional? ¿No habíamos quedado en que las potencias europeas dejaron abandonada a la República española en la Guerra Civil? Si condenas aquella falsa neutralidad, ¿cómo puedes rechazar ahora la necesidad de ayudar a los ucranianos, que están resistiendo valerosamente una invasión criminal, injustificable, que ha provocado miles de muertes y tiene repercusiones terribles en todo el planeta? ¿Acaso el sentimiento antiamericano puede ser tan poderoso como para perder de vista lo fundamental, la brutal agresión de Rusia a Ucrania? Deja tus prejuicios ideológicos a un lado y defiende a la víctima frente al verdugo, es un asunto claro y simple: un pueblo ha sido atacado y tiene derecho a defenderse y los demás, desde nuestra posición privilegiada, tenemos la obligación de socorrerles.

Lo más fatigoso de estos debates es su deriva hacia el ajuste de cuentas ideológico

Lo más fatigoso de estos debates es su deriva hacia el ajuste de cuentas ideológico. Hay gente que opina sobre la guerra solamente para meter el dedo en el ojo al rival. Yo no sé cuántos artículos he leído ya contra la izquierda vieja y nostálgica que se resiste a salir de su caparazón ideológico y sigue dominada por prejuicios antiatlantistas, ni cuantos otros artículos contra la izquierda que lacayunamente se pone al servicio de los intereses de la OTAN y Estados Unidos. Esto no es algo exclusivo de España. Se observa en muchos otros lugares. No hay más que ver los ácidos debates en torno a la postura de los Verdes alemanes.

Como siempre ocurre en estos debates, se mezclan principios morales con cuestiones más pragmáticas sobre la mejor forma de acabar con la guerra, minimizar el sufrimiento y evitar conflictos futuros. Hay una evidente carga moral en el pacifismo que rechaza todas las guerras y que apuesta incondicionalmente por la diplomacia y las vías negociadas. Y también hay una postura moral igualmente potente entre quienes defienden una solidaridad fuerte con las víctimas del conflicto, los ciudadanos ucranianos.

Aunque muchos puedan considerar esto como un ejercicio de equilibrismo o de equidistancia, denme unos minutos de su tiempo para que intente convencerles de que ninguna de las dos posturas es satisfactoria por sí sola. Ni la sola ayuda militar solucionará el conflicto de una forma satisfactoria, ni es posible, llegados a este punto, resolverlo sin más en una mesa de negociación. De lo que se trata, más bien, es de combinar lo mejor de ambos enfoques y ver qué margen de maniobra queda.

El punto de partida, a mi juicio, debe ser el siguiente: por muchas dobleces, intereses ocultos e hipocresía que haya en las potencias occidentales, por muy descorazonadores que sean los precedentes de intervenciones bélicas anteriores, lo fundamental es ayudar a la parte agredida, cuya nación está en peligro y cuya población está pagando un coste enorme en vidas humanas.

Por muchas dobleces e hipocresía que haya en las potencias occidentales, lo fundamental es ayudar a la parte agredida

Evidentemente, es legítimo recordar que en muchos otros conflictos no hemos sido tan solidarios, que hay un cierto egoísmo europeo porque esta vez tenemos el conflicto en nuestro propio continente. Pero esa constatación, aun siendo certera, no puede resultar paralizante. Nuestro reino es de este mundo, querámoslo o no. Que tengamos doble vara de medir, que haya hipocresía, que no seamos coherentes, es cosa sabida. Pero el problema no es este, el problema, en realidad, consiste en que afirmar que tenemos una obligación política y moral de ayudar al pueblo ucraniano es decir muy poco. En cuanto descendemos del terreno de las abstracciones y los principios a la dura realidad histórica, surgen dilemas difíciles de resolver por todas partes.

Incluso si concedemos la necesidad política y moral de ayudar a los ucranianos, ¿cuánta debe ser la ayuda e implicación de los países occidentales? ¿Basta con imponer sanciones económicas a Rusia y dar ayuda financiera a Ucrania? ¿O hay que estar dispuesto a suministrar armamento ligero? Pero si proporcionamos armamento ligero porque los ucranianos necesitan ayuda militar para no perder la guerra, ¿por qué no tanques también? Y si enviamos tanques y aun así no se resuelve la guerra actual de posiciones, ¿por qué no mandar aviones? Y, ya puestos, si tenemos una obligación hacia los ucranianos, ¿no habría que enviar tropas y entrar directamente en la guerra?

¿Dónde debe ponerse el límite? ¿Y quién debe establecerlo? Ni las teorías de la justicia ni la indignación moral nos darán la respuesta a todas estas preguntas. ¿Tenemos que contentarnos con seguir el criterio de Estados Unidos? ¿Cuánto debe intensificarse la guerra sin que nuestra solidaridad con Ucrania desemboque en una conflagración mundial? ¿En qué momento la guerra deja de girar en torno a la soberanía de Ucrania y el país se transforma en un teatro de operaciones para el enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia (lo que en inglés llaman una proxy war)? En última instancia, ¿qué riesgo de una guerra mundial y qué coste económico estamos dispuestos a asumir al ponernos del lado de Ucrania? Nadie ofrece una respuesta clara al respecto. No sabemos tampoco hasta dónde estarían dispuestas las sociedades occidentales a involucrarse. ¿Se trata solamente de tranquilizar nuestras conciencias o tenemos de verdad la determinación de liberar a Ucrania de la opresión rusa?

Todos entendemos que la ayuda militar a Ucrania debe hacerse con un plan de paz en la cabeza

Vayamos ahora al otro extremo, que se enfrenta a dificultades similares, solo que a la inversa. Todos quisiéramos la paz. Todos querríamos que las partes se sentaran en una mesa y llegaran a algún tipo de acuerdo negociado que detuviera de inmediato el conflicto. Hay que hablar, hay que dejar de atizar el enfrentamiento y poner presión para que comiencen cuanto antes las conversaciones. La guerra representa la máxima degradación de nuestra dignidad humana, produce un sufrimiento difícilmente imaginable, hay que detenerla a toda costa. ¿Pero cómo se consigue exactamente? ¿En qué se debe traducir exactamente la vía diplomática? ¿Qué tipo de acuerdo sería aceptable? ¿Hay que hacer concesiones para acabar como sea con el horror bélico? ¿Bastará con que la OTAN renuncie a incluir a Ucrania como un miembro más de la Alianza? ¿Y si eso no es suficiente para los rusos? ¿Somos tan pacifistas como para exigir a Ucrania que renuncie a su integridad territorial y admita la pérdida de los territorios que han sido invadidos por las tropas rusas (ahora mismo, en torno al 20% del territorio ucraniano)? Y, sobre todo, incluso bajo el supuesto de que un acuerdo con concesiones sustantivas a Rusia detuviera la guerra, ¿cómo podrían establecerse garantías de que Rusia renuncia a abrir nuevas hostilidades en el futuro? Más aún: mientras esperamos a que lleguen las negociaciones, ¿qué hacemos? ¿Dejamos a Ucrania a su suerte?

Supongo que, en el fondo, todos entendemos que la ayuda militar a Ucrania debe hacerse con un plan de paz en la cabeza y que para que Rusia detenga de una vez su ataque criminal es preciso combinar la resistencia firme de los ucranianos con alguna oferta de paz que acorte cuanto sea posible el conflicto. Sin embargo, de momento hay pocas propuestas sobre la mesa y de ahí los profundos desacuerdos que se producen en torno a este conflicto. El objetivo debería consistir en prestar asistencia militar a Ucrania sin traspasar un cierto umbral de riesgo y, a la vez, ofrecer una salida diplomática que no suponga darle la razón a la Rusia autocrática. Hace un par de semanas, China hizo público un documento que contiene doce puntos, doce principios generales. Propone, entre otras cosas, respetar la soberanía de los países, abandonar la mentalidad de la Guerra Fría, cesar las hostilidades, reiniciar las conversaciones de paz, resolver la crisis humanitaria, facilitar las exportaciones de grano, acabar con las sanciones unilaterales y otras medidas similares. El primer punto, sobre el mantenimiento de la soberanía de los Estados, es, obviamente, el más importante, pero también el más ambiguo y cargado de problemas.

En cualquier caso, no es un mal comienzo. Algo así se precisa para poner la máxima presión sobre Rusia y, a la vez, impedir que el conflicto degenere en una guerra a distancia entre Estados Unidos y Rusia. Ahora bien, en el “mientras tanto”, la solidaridad con Ucrania debe continuar.

Los debates sobre los conflictos bélicos son terribles. Hay tanto en juego, es tan grande la destrucción de vidas, que los argumentos se extreman con suma facilidad y se configuran posiciones diametralmente opuestas en las que, de forma sistemática, se atribuye mala fe al contrario. Las acusaciones, por lo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Cuando se parte de hechos falsos, las conclusiones solo pueden ser un galimatías (en mejor de lo casos) La guerra (civil) la inició el gobierno ultranacionalista de Ucrania contra la parte oriental prorusa bombardeándola durante 8 años; Crimea fue Ucrania durante 50 años por un decisión personal de un dictador; y USA y el llamado Occidente SÍ tiene interés en debilitar a Rusia hasta “ponerla de rodillas” (los políticos de la UE y USA lo han dicho públicamente hasta el empacho). Esto son hechos, Sr Sánchez Cuenca. Esta guerra no es un asunto de buenos y malos, sino de lucha geoestratégica entre Occidente y Rusia/China a costa Europa y sobre todo Ucrania, y la mejor defensa de los intereses de los europeos (ucranianos incluidos) no es echar más leña al fuego con armas, sino luchar por una Tratado de Seguridad y Cooperación UE/Rusia, utilizando esos muchos cientos de miles de millones e euros ya gastados en, por ejemplo, ayudar a reconstruir y desarrollar una Ucrania en paz. Y esto son opiniones, por tanto discutibles.

    Hace 1 año

  2. jmhuertas

    Este artículo no supera las contradicciones generadas por la guerra y su autor se sitúa junto a Borrell y la versión oficial. O sea, nada de nada. Se acerca a esos intelectuales que envuelven su opinión en una aparente objetividad y profundidad con enfoques que no sean simplistas, pero que al final vienen a reforzar el pensamiento único que tratan de imponer los políticos y los medios occidentales. 

    Hace 1 año 1 mes

  3. angsabl

    Que si que no que todo lo contrario etc etc.... artículo nada esclarecedor,confuso y para nada analítico y comprensivo del porqué de esta invasión y guerra......sr.Cuenca muy descriptivo y nada analítico y para colmo al lado de un bando.....El que mejor analiza,fundamenta y argumenta ésta invasión rusa es Rafael Poch......A los demás que he podido leer son descripciones partidistas y sin análisis alguno.... SALUD Y REPÚBLICA!!!!

    Hace 1 año 1 mes

  4. juan-ab

    Bah, un artículo que el señor Sánchez-Cuenca podría haberse ahorrado.

    Hace 1 año 1 mes

  5. pipe49

    Pues, hombre, no sé. Después de leer este artículo en que ni esto, ni lo otro, ni lo de más allá, etc. me quedo igual que si no lo hubiese leído; es decir, frío. Pienso que hasta los profesores de Ciencia Política dicen simplezas que no aclaran absolutamente nada y, sí, Sr Sánchez-Cuenca, es un ejercicio de equidistancia de manual. Ser académico no significa tener que nadar y guardar la ropa.

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí