1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANTIBELICISMO

No más armas: alto el fuego y negociaciones

Varias manifestaciones por la paz en Alemania ponen de manifiesto el descontento popular con la guerra y el renacer de un movimiento pacifista dividido, que fractura también al partido de la izquierda, Die Linke

Carmela Negrete Berlín , 26/02/2023

<p>Un manifestante por la paz coloca claveles rojos en los restos de un tanque ruso colocado frente a la embajada de dicho país.</p>

Un manifestante por la paz coloca claveles rojos en los restos de un tanque ruso colocado frente a la embajada de dicho país.

C. N.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Es un poco lioso, pero a veces, o casi siempre, hay que tener paciencia y seguir leyendo para entender lo que sucede. Decir que el sábado en Berlín hacía un frío que se te calaba en los huesos parece un adorno, pero si además mencionamos a los numerosos mayores de setenta y ochenta años que asistieron a la manifestación por la paz celebrada a mediodía en la Puerta de Brandenburgo, comprendemos mejor el porqué se menciona. Varias horas estuvieron de pie, escuchando los discursos de la política de Die Linke Sahra Wagenknecht, de la periodista Alice Schwarzer y del exgeneral Erich Vad. Uno de estos octogenarios decía a CTXT que tenía miedo de que la guerra llegue a su país a causa del envío de armas cada vez más pesadas; otra mujer, con andador, que una confrontación con una potencia nuclear era una pesadilla en la que no queremos despertarnos.

No es una nota de color decir que buena parte de los asistentes, que al final lo que querían plantar era un símbolo por la paz en el centro de la capital alemana, estaban literalmente en medio del barro: “¿Vosotros estáis aquí para oír a Wagenknecht o estáis en contra?”, preguntaba una mujer a tres jóvenes que mantenían una pancarta en la Plaza de París. Ella, que llevaba un cartel encima de un carrito de bebé con la inscripción “Por armas para la defensa, ya que los asesinos no quieren negociar”, seguía: “Lo digo porque ya hoy no se puede decir que uno está a favor de la paz y de que Ucrania se defienda, porque no te dejan ni hablar y te tachan de belicista”. De forma objetiva, esta mujer, que junto a un par de decenas de otras personas protestaron contra la manifestación por la paz, miente sin pudor alguno.

En el barro mediático, metáfora literal frente a la explanada de la protesta, donde los pies se hundían y se acumulaba un sinfín de banderas celestes con la paloma de la paz, se encuentra una minoría cada vez más numerosa que ya tiene detrás casi a la mitad de la población. Su petición es clara en, al menos, tres cuestiones: parar los envíos de armas, declarar una tregua inmediata y comenzar con negociaciones de paz. Ese es el corazón del Manifiesto por la Paz que firmaron Wagenknecht y Schwarzer hace un par de semanas y al que se adhirieron unas 650.000 personas. El texto, que está traducido al español en la web de la redactora jefe de la revista Emma, Schwarzer, condena la agresión e invasión rusa de Ucrania, al tiempo que pide parar los envíos de armas y advierte de que se podría entrar en la Tercera Guerra Mundial de seguir con la escalada belicista.

A Wagenknecht la han puesto de todo menos de bonita, aunque ella ya está acostumbrada porque es lo que hacen casi siempre con el partido de la izquierda, Die Linke. Esta semana le tenían preparada, una vez más, una encerrona en un programa de “debates” llamado como su presentador, Markus Lanz, en el que le acusaban de abandonar Ucrania a su suerte y de, además, no distanciarse de la derecha a la hora de convocar la manifestación del sábado. Tres contra uno, y la que es esposa del expolítico Oskar Lafontaine y de la cual se especula que podría montar su propio partido, pudo defenderse de los ataques, que según ella expresaba en su canal de Youtube habrían sido dirigidos a desmovilizar a la población.

Dos terceras partes de los alemanes creen que son necesarias negociaciones de paz de forma inmediata entre Ucrania y Rusia

“Estoy muy enfadada con nuestro gobierno”, decía una mujer de mediana edad que formaba parte de las alrededor de 50.000 personas (según los organizadores) que asistieron a la protesta. “Nos están metiendo en una guerra y de ninguna manera quiero que mis hijos tengan que ir a luchar”. Ella no está sola: dos terceras partes de los alemanes creen que son necesarias negociaciones de paz de forma inmediata entre Ucrania y Rusia, según una encuesta del instituto YouGov. La consulta, que fue realizada a petición de la agencia de noticias alemana dpa, desvela que más de la mitad de la población cree que el envío de armas a Ucrania convierte al país en parte beligerante del conflicto. Uno de cada dos cree que Ucrania no ganará esta guerra y aún más personas opinan que el conflicto durará más allá de 2023, según otro informe realizado por la televisión pública NDR. Mientras, sin embargo, más de la mitad cree correcto enviar tanques Leopard con el argumento de la autodefensa del país, pero una amplia mayoría rechaza enviar aviones de combate, asegura esta última encuesta.

“Diplomacia en lugar de envíos de armas” o “negociar en lugar de escalar”, rezaban unos cartelitos que repartió la organización y que muchísimas personas mantenían en el aire. El antiguo general de brigada Erich Vad, que fue consejero de la canciller Angela Merkel y ha sido uno de los primeros en firmar el manifiesto, explicaba a las decenas de miles de congregados: “Es ingenuo creer que se puede vencer a Rusia sin llegar a un conflicto nuclear”. Vad, que no es una figura pública muy conocida como el resto, ni tiene práctica en hablar en manifestaciones, no dudaba en decir que “también es ingenuo creer que se puede llegar a la paz tan solo con mandar armas”. Son más de 200.000 víctimas mortales, recordaba el militar (en Alemania se compara al frente de Bachmut con el de Verdún en la Primera Guerra Mundial). Y ocho millones de refugiados. “La invasión de Ucrania se ha convertido, un año después, en una guerra de desgaste”.

Ahí estaban todos, habían mantenido su opinión de venir a manifestarse a pesar de las declaraciones de decenas de políticos a todas horas en muchos canales de radio, televisión, en los diarios, en contra de la manifestación: en ella iban a participar votantes de la Alternativa por Alemania, ya que el partido había animado a sus votantes a asistir. Se quería “confundir a la población”, explicaba el ministro de Energía Verde, Robert Habeck. El sábado, en el escenario de la manifestación, pedían al público hacer un esfuerzo extra y que leyese los subtítulos de un mensaje que enviaba el profesor de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs, que se presentó como exconsejero de los gobiernos de Ucrania, Rusia y de las Naciones Unidas, y en el que explicó los orígenes de la guerra de Ucrania. “Ésta no comenzó con la invasión de Ucrania, sino hace nueve años”. Recordó el papel de EEUU en la caída del presidente ucraniano Janukovich y que éste quería que su país fuera neutral, en lugar de entrar en la OTAN.

“Los EEUU aprovecharon la oportunidad para apoyar el golpe contra Janukovich”. Después, Rusia “tomó Crimea” y “la guerra comenzó en el Donbás”. La OTAN se dedicó a armar a Ucrania, recordaba, y la guerra continuó su escalada. Los acuerdos de Minsk “no fueron implementados por Ucrania, y Alemania y Francia, que se habían declarado garantes de dichos acuerdos, no hicieron presión para que éstos fueran puestos en funcionamiento”. A finales de 2021 “Putin dejó claro que una ampliación de la OTAN a Ucrania sería una línea roja”. Biden y la Casa Blanca se negaron, asegura Sacks, a respetar estas condiciones. “De ese modo tuvo lugar la reprochable invasión de Ucrania en febrero de 2022”.

Sachs hablaba y la gente callaba. Los que estaban más atrás no alcanzaban a leer y es posible que tampoco entendiesen inglés, pero se explicaban con sus palabras la lección que traían estudiada de casa. El experto aseguró que Occidente había bloqueado las negociaciones de paz en marzo y volvió a recordar que ese mismo país es acusado de haber volado el gasoducto Nord Stream. “Ambas partes han mentido y han cometido actos violentos”. La OTAN debería paralizar su intento de incluir a Ucrania y Georgia en su organización, ya que es la línea roja que Putin había puesto en diciembre a EEUU y que estos no habían querido aceptar. “Esta guerra debe terminar antes de afectarnos a todos y provocar un armagedón nuclear”, explicaba Sachs, y ponía así orden o confirmaba los pensamientos de muchos de los presentes, que se estaban quedando congelados.

Uno de los momentos que el público esperaba, al parecer, por el volumen de los aplausos, era la intervención de la política de Die Linke: “No solo somos muchos los que nos hemos congregado aquí”, explicaba Wagenknecht, que tiene cada vez más fans en su país, “sino que comenzamos así a organizarnos porque necesitamos un movimiento por la paz fuerte en estos momentos”. De hecho, el día anterior se había producido otra manifestación algo menor en ese mismo lugar también “por la paz”, pero a favor del envío de armas. A ella acudieron la alcaldesa socialdemócrata de Berlín, Franziska Giffey, y el embajador ucraniano en Berlín. Zelenski mandaba un saludo en vídeo y las banderas de Ucrania llenaban el lugar, en el que se exponían, una vez más, los motivos para armar a Ucrania y luchar hasta “vencer a Rusia” o hasta que “Ucrania gane la guerra”, como se ha dicho sin parar. El movimiento pacifista, es cierto, ha estado noqueado en Alemania. En la tradicional manifestación de Pascua de 2022, celebrada ya en abril con la guerra en curso, tan solo acudieron unos pocos de miles de personas a, por primera vez, dos marchas paralelas. Una a favor y la otra en contra del envío de armas, y por la paz.

El movimiento pacifista ha estado noqueado en Alemania

Esta división tiene otra imagen en la capital que el sábado fascinaba a los pasantes: los restos de un tanque ruso que han colocado frente a la embajada rusa. La acción, pensada para protestar por la actuación de Rusia en Ucrania, ha sido reinterpretada por activistas por la paz con la colocación de cientos de claveles rojos, en memoria a los caídos también dentro del propio tanque. Otros manifestantes que creen que solo Ucrania tiene razón colocaban a su vez banderas ucranianas. Estas dos protestas mayoritarias no fueron las únicas contra la guerra: la coordinadora por la paz Friko Berlin se manifestaba el viernes y la dirección de Die Linke en Berlín, que cogobierna en la capital, no iba ni a una ni a otra, sino que se inventaba una propia: una concentración el viernes ante la embajada rusa para pedir que el país salga de Ucrania.

Dentro de Die Linke hay diferencias sobre las posturas de Wagenknecht que los medios se encargan de exagerar en el lodo del que hablamos todo el tiempo. Algunos de sus colegas de partido han criticado la manifestación del sábado. En el pasado, se le acusó de hacer declaraciones relativas a la inmigración y a las luchas de la izquierda cosmopolita para pescar votos en el margen derecho del arco político. Sin embargo, con el comienzo de la guerra su partido no ha sido tan claro como ella misma. De hecho, hay figuras como el ministro-presidente de Turingia Bodo Ramelow que incluso defiende el envío de armas a Ucrania, asegura, para que el país se defienda.

Es por todo ello que Die Linke ni estaba ni se le esperaba el día en que el canciller Scholz anunciaba el envío de tanques Leopard: el partido realizaba una pregunta sobre pensiones, inconsciente del momento histórico, después de haber despojado a Wagenknecht de la tarea de explicar a la población y preguntar al canciller sobre la guerra. Die Linke, que ha perdido votantes hasta el punto de entrar por los pelos en el Bundestag en las últimas elecciones, debe refundarse en un congreso extraordinario en el que la cuestión principal a debatir sería la guerra de Ucrania y la postura que ha de adoptar al respecto, propone el filósofo Michael Brie, que forma parte de la directiva científica de la Fundación Rosa Luxemburgo.

“Pagados por Putin, amorales, despiadados…”, Wagenknecht enumeraba los insultos que los medios habían publicado sobre su manifestación y el movimiento pacifista que ella quiere liderar y que el sábado en Berlín la arropó mientras constataba: “Algunos han perdido el compás político y aseguran ahora que estar en contra de la guerra es de derechas, mientras azuzar una contienda bélica sería de izquierdas”. No se avergüenzan de que el exembajador ucraniano sea un admirador del colaborador neonazi Bandera, “responsable de la muerte de miles de judíos y ahora vienen y nos acusan a nosotros de andar de la mano con la derecha, no se puede ser más cínico”, decía Wagenknecht. “Tienen miedo de nosotros, miedo de un nuevo movimiento por la paz y por eso estamos aquí, para que no puedan seguir haciendo la política que están haciendo”. Lo más importante: que pare el sufrimiento en Ucrania y dejar de enviar armas al país, que solo provocan más muerte y dolor.

Es un poco lioso, pero a veces, o casi siempre, hay que tener paciencia y seguir leyendo para entender lo que sucede. Decir que el sábado en Berlín hacía un frío que se te calaba en los huesos parece un adorno, pero si además mencionamos a los numerosos mayores de setenta y ochenta años que asistieron a la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Armar a Ucrania hasta los dientes para sangrar a Rusia, no es más que la punta del iceberg de lo que USA, con la ayuda de sus vasallos las élites de la UE. está sdissuesto a hacer para seguir siendo el dueño imperial del mundo

    Hace 1 año 2 meses

  2. juan-ab

    A finales de junio del pasado año, el coro mediático que arropa a los países partidarios de que continúe la guerra publicaron durante varios días que Rusia estaba en suspensión de pagos de su deuda externa en dólares, como resultado de la guerra, pero sobre todo de las sanciones impuestas por los EEUU y la UE. El pasado enero algunos medios (pocos, por lo bajini y como si la cosa no tuviera mayor importancia) comentaron que los EEUU están en riesgo de impago de su deuda pública, cuyo “default” podría producirse en junio. Esta situación bien merece un análisis erudito (¿se animará el maestro Juan Torres López, por lo general tan pedagógico?), que nos muestre de qué forma le afecta a la economía de los EEUU el enorme gasto en armamento que está destinando a Ucrania (que se cobrará con creces, no lo dudamos), pero también la venta de armas a los países de la UE, así como la venta de gas (sucio y caro) como consecuencia del sabotaje del Nord Stream. Recordemos lo que dijo recientemente Boaventura de Sousa Santos: “Justicia sea hecha a los Estados Unidos: cuidan muy bien sus intereses. La historia muestra que un imperio en declive siempre busca arrastrar consigo sus esferas de influencia para retrasar la decadencia ¿Y si Europa supiese cuidar de sus intereses?” / Ojalá que el ejemplo de esos manifestantes alemanes se extienda y Europa se vuelva un clamor que obligue a quienes nos gobiernan a parar esta guerra.

    Hace 1 año 2 meses

  3. ecac

    Inconcebiblemente prevalece el envío de armas a Ucrania para parles los pinreles al Zar PUTÍN-zas, en lugar de buscar fórmulas políticas.-AGONÍA tanto RUSIA cómo USA, "Ogro Goliat", monta tanto BIDEN, tanto monta PUTIN; en ESPAGNISTÁN.-Las VOCES DE SUS SAM BUSCH (AZNAR) y BIDEN (SÁNCHEZ).-Traficando-Vendiendo ARMAS.-Los euros peseteros mercenarios: Juan Carlos I, Felipe VI.-Arlequines PP: Dolores COSPEDAL y Pedro MORENÉS.-Bufones PSOE: Margarita ROBLES.-¿A por la III GUERRA MUNDIAL-NUCLEAR?

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí