1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Fidel Narváez / excónsul de Ecuador en Londres

“La situación de Assange es una advertencia de lo que puede ocurrirle a un periodista si publica los crímenes de EEUU”

Gorka Castillo Madrid , 9/05/2023

<p>El diplomático ecuatoriano Fidel Narváez posa durante la entrevista. </p>

El diplomático ecuatoriano Fidel Narváez posa durante la entrevista. 

G.C.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Fidel Narváez fue cónsul de Ecuador en Londres durante ocho años en la etapa de Rafael Correa. Durante ese tiempo, se encargó de establecer el primer contacto con Julian Assange para la publicación de los cables diplomáticos referentes a su país. El 19 de junio de 2012, el fundador de Wikileaks llamó a la puerta de la embajada en busca de refugio y Narváez no dudó ni un instante en mediar para que se lo concedieran. Durante los cinco años siguientes, ambos entablaron una estrecha relación truncada por la llegada a la presidencia de su país de Lenín Moreno, y el giro radical que imprimió a la política internacional de Quito. Narváez fue obligado a abandonar el puesto y, desde entonces, participa activamente en la campaña internacional contra la extradición del periodista australiano a Estados Unidos, que se arriesga a ser condenado a 175 años de cárcel por espionaje. Acaba de visitar a su amigo en la prisión londinense de Belmarsh, un centro donde los británicos recluyen a los más execrables criminales de la Tierra, y habla de la difícil situación personal que atraviesa y de los precedentes que ha instaurado su obsesiva persecución. “El primero es la extraterritorialidad de las draconianas leyes norteamericanas. El segundo es la criminalización del periodismo. Y el tercero es la advertencia de lo que a uno le puede ocurrir si indaga, descubre y publica los crímenes de lesa humanidad cometidos por Estados Unidos. “En mi opinión, este último punto ya lo han logrado porque la reputación de Assange ha sido destrozada”, asegura. 

Ha tenido la oportunidad de visitar recientemente a Julian Assange. ¿Cómo se encuentra?

Estoy muy preocupado por mi amigo. Porque claro, Julian Assange es Julian Assange: es resiliente, es un luchador, es alguien que nunca va a rendirse en primera instancia, pero también es un ser humano. Y un humano tiene límites. Tenemos que entender que sus siete años en la embajada de Ecuador en Londres fueron un encierro pese a que estaba protegido y recibía un trato amable. Al menos durante los cinco primeros años. Un encierro tiene efectos muy fuertes, físicos y mentales, sobre cualquier persona. A todo eso hay que sumar que desde 2019 se encuentra en la prisión de Belmarsh, popularmente conocida como el Guantánamo británico. Así la llaman. Una cárcel donde se recluye a los prisioneros considerados de mayor peligrosidad del Reino Unido y en la que están sometidos a un régimen de seguridad muy duro, con muchas limitaciones. 

Desde 2019 se encuentra en la prisión de Belmarsh, popularmente conocida como el Guantánamo británico

¿De qué tipo?

Para comunicarse con sus abogados, para recibir visitas, para poder acceder a documentos. Por poner un ejemplo, te diré que las audiencias de extradición se realizaron en una corte situada en el otro extremo de la ciudad. Comenzaban a las 9 de la mañana y para que llegara a tiempo lo levantaban a las 5 de la madrugada, le hacía pasar por varios filtros de cacheo, donde básicamente lo desnudaban para luego meterle en un camión gélido que durante una hora y media o dos horas daba vueltas por Londres. En la corte, escuchaba la audiencia dentro de una caja de vidrio, como si fuera un animal.

En su opinión, ¿qué trascendencia tiene la persecución y encarcelamiento de Julian Assange?

Si Julian Assange es extraditado o encarcelado, significará que no somos libres

Nos indica esencialmente que no somos libres. Si Julian Assange es extraditado o encarcelado, significará que no somos libres. En este momento, no existe injusticia más flagrante delante de nuestros ojos. Todas las organizaciones de derechos humanos se oponen a su extradición a Estados Unidos. Incluso los medios de comunicación, con los cuales tuvo fuertes encontronazos, se oponen. Los únicos que insisten en ello son el Pentágono, el complejo industrial militar y el establishment político militar de Estados Unidos. Y, obviamente, sus lacayos británicos. Si finalmente es extraditado, ellos ganan.

Parece un aviso sobre cuál es el límite a la libertad de información.

Efectivamente. Instaura varios precedentes. El primero es la extraterritorialidad de las draconianas leyes norteamericanas. Eso es algo terrible. El segundo es la criminalización del periodismo. Y el tercero es la advertencia de lo que a uno le puede ocurrir si indaga, descubre y publica los crímenes de lesa humanidad cometidos por Estados Unidos. En mi opinión, este último punto ya lo han logrado independientemente de si extraditan o no a Assange, de si lo liberan mañana mismo. El precedente ya lo han sentado porque la reputación de Julian ha sido destrozada.

¿Y qué puede hacer la comunidad internacional ante una vulneración de derechos humanos como la que se está cometiendo con Assange?

No hay que abandonarlo. Hay que sumar apoyos. Hoy tuvimos una reunión donde hemos escuchado a mucha gente con ganas de escribirle una carta, de escribir a sus diputados, de hablar con algún medio de comunicación y difundir la verdad de lo que sucede en sus redes sociales. O cuando escuchen a alguien que lo está denostando, decirle por qué no buscan una información mejor, más fidedigna.

Pero los grandes medios de comunicación que un día difundieron a toda página los cables de Wikileaks hoy no parecen muy interesados por el destino de su fundador. ¿Le resulta paradójico?

A los grandes medios de comunicación les resulta incómodo hablar de Assange porque denunciar lo que están haciéndole es desafiar a Estados Unidos

A los grandes medios de comunicación les resulta incómodo hablar de Julian por varias razones. La primera porque su reputación está tan deteriorada que la gente no quiere tenerle cerca. Ni siquiera se ponen al teléfono cuando tienes algo que contarles sobre el trato inhumano que sufre. Y dos, porque denunciar lo que están haciéndole es desafiar a Estados Unidos. Podemos aspirar a que publique un editorial o a que reproduzcan un comunicado pero no esperamos militancia de los medios tradicionales a favor de una causa que tiene como fondo la vulneración de los derechos humanos. No lo van a hacer.

Usted vivió este proceso en primera línea como diplomático de la embajada de Ecuador en Londres. ¿Qué presiones sufrieron durante los años de asilo de Assange?

La solicitud de asilo de Julian cogió por sorpresa a todo el mundo, pero, una vez que fue evidente que el Gobierno de Ecuador se jugaba todo con tal de proteger sus derechos, las presiones no se hicieron esperar. El día que se filtró que Assange ya se encontraba en la embajada y que Ecuador había decidido protegerlo, los británicos amenazaron con invadir nuestra embajada en Londres. No sólo lo hicieron por escrito sino de facto, en los hechos. El mismo día que recibimos la amenaza, la embajada fue sitiada por un centenar de policías que estuvieron amedrentando a quienes estábamos allí durante toda la noche para evitar que anunciáramos nuestra decisión de conceder asilo a Assange al día siguiente. Eso nos da una idea del nivel de importancia que otorgaban a esta protección y, al mismo tiempo, de la falacia del discurso que estos países utilizaron contra Julian sobre un supuesto mal comportamiento sexual en Suecia. Nunca en la historia del Reino Unido se invirtieron tantos recursos económicos, políticos y logísticos para investigar el mal uso de un preservativo.

Los británicos amenazaron con invadir nuestra embajada en Londres

Ecuador siempre denunció que la trama urdida contra Assange fue planificada por Estados Unidos.

Sabemos por los cables de Wikileaks y por las revelaciones de Edward Snowden que Estados Unidos, y también Reino Unido, utilizaron la desinformación para desprestigiar a Assange. Qué duda cabe que si destruían su reputación le restaban apoyos a nivel internacional y allanaban el camino a los mecanismos legales para su extradición. Con una persona como él, que había revelado los crímenes de guerra y otros actos atroces cometidos por Estados Unidos, no se acaba de una estocada sino de varias. Con Assange se practicó casi un linchamiento mediático al que fue sumándose la gente casi por inercia porque si el New York Times publicaba algo sobre él es que tenía que ser cierto. Hay un libro muy importante que es El juicio de Julian Assange, escrito por el relator de la ONU contra la Tortura, Nils Melzer, que es devastador porque accede a documentos que dejan en evidencia que la policía sueca, el poder judicial sueco y el político coludieron el supuesto abuso sexual para desprestigiarlo. 

Pero Ecuador aguantó la presión asfixiante de Reino Unido y Estados Unidos.

Una de las claves principales de aguantar aquello fue el liderazgo político que Ecuador tenía en ese momento. Es indudable que la figura de Rafael Correa resultó fundamental, pero creo que mucho más meritorio fue la reacción mayoritaria del pueblo ecuatoriano a favor de la concesión del asilo y el respaldo que concedió a un cuerpo diplomático que tradicionalmente siempre ha sido proestadounidense. Y ahí es donde surge otro liderazgo fundamental, como el del canciller Ricardo Patiño. Sin duda, creo que Correa y Patiño fueron dos figuras clave, aunque no puedo olvidar al personal que trabajaba en la embajada de Ecuador en los momentos más tensos del conflicto. 

En 2019, ya con Lenín Moreno en la presidencia de Ecuador, ceden y entregan a Assange a los británicos. ¿Lo esperaba?

Aunque demoró su entrega dos años, Moreno desprotegió a Julian desde el mismo instante en el que llegó a la presidencia de Ecuador. Empezaron deshaciéndose de mí en 2018, porque me identificaban como una de las personas más cercanas a Assange. Para entonces, la embajada había dejado de ser un refugio para Julian para convertirse en un lugar hostil, casi como una prisión, con el objetivo de que saliera de allí por su propia cuenta. Decretaron su aislamiento durante casi ocho meses, le cortaron las comunicaciones con inhibidores y le prohibieron recibir visitas con la única excepción de sus abogados. Cuando vieron que nunca saldría por su propio pie, implantaron una especie de ‘protocolo’ de convivencia con normas y castigos que banalizaban la institución del asilo político, que es un derecho humano. Todo diseñado para destruirlo psicológicamente. Y cuando se dieron cuenta de que eso tampoco funcionaba, confabularon con británicos y estadounidenses su captura dentro de la embajada. Algo que, en la práctica, era un secuestro.

¿Cómo se produjo?

Días antes del arresto, varios agentes británicos entraron en la embajada de manera encubierta

Bueno, no lo conozco al detalle pero evidentemente no fue como el gobierno de Lenín Moreno lo presentó. No fue una decisión ineludible en vista del comportamiento irresponsable que tenía dentro de la embajada, como dijeron. Ni mucho menos. Ahora sabemos que el operativo de entrega que se montó venía coordinándose con muchos meses de anticipación en reuniones con británicos y en acercamientos con los norteamericanos. Eso está absolutamente probado. Está publicado en las memorias de uno de los responsables de ese operativo, un político británico que trabajaba en el Ministerio de Asuntos Exteriores. En su diario cuenta cómo se reunió con el embajador del Ecuador y su llamada al canciller para tratar la salida de Assange. Luego está el tema de cómo lo llevaron a cabo. Sabemos que días antes del arresto, varios agentes británicos entraron en la embajada de manera encubierta. En el momento en que recibieron la luz verde, el embajador fingió entregarle una comunicación a Assange donde se le informaba de la finalización del asilo y se le pedía que saliese de allí por su propia cuenta, algo que Julián rechazó. A partir de ahí, todo se precipitó. Los agentes que ya estaban dentro del edificio lo arrastraron por la fuerza a la calle.

El gobierno de Moreno declaró que tenían la garantía de que los británicos no le extraditarían a Estados Unidos. ¿Quién mintió?

Mintió Lenín Moreno. Lo único que dijeron los británicos es que su legislación no permite la extradición de personas a países donde existe la pena de muerte o donde puedan sufrir un trato inhumano. Y supuestamente, los propios estadounidenses aseguraron que no van a pedir pena de muerte para Julian Assange, lo cual puede ser cierto, pero es una degradación de la protección del asilo porque el asilo no equivale solamente a garantizar que no le enviarán de la silla eléctrica, sino a proteger todos sus derechos, su derecho a la libertad. Por lo tanto, es una tomadura de pelo porque no hay diferencia entre los 175 años de cárcel que piden y la silla eléctrica. Es cadena perpetua. Estás muerto. Te mataron. 

Fidel Narváez fue cónsul de Ecuador en Londres durante ocho años en la etapa de Rafael Correa. Durante ese tiempo, se encargó de establecer el primer contacto con Julian Assange para la publicación de los cables diplomáticos referentes a su país. El 19 de junio de 2012, el fundador de Wikileaks llamó a la puerta...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Además de Assange y Pablo González, recordad que se cumple un año del asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Akleh y que desde el 30 de marzo de 2018 hasta el 25 de abril de 2022, “al menos 144 periodistas palestinos [habían] sido víctimas” de la violencia militar o policial israelí". "Entre 1992 y 2022, Israel encarceló a 49 periodistas palestinos que, cuando se ajusta a la población, es más de siete veces la tasa de encarcelamiento de periodistas en Rusia"::: https://truthout.org/articles/1-year-ago-israel-killed-shireen-abu-akleh-we-wont-forget-her-or-the-nakba/

    Hace 11 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí