1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

José Mujica / expresidente de Uruguay

“Si la izquierda no es capaz de construir unidad no podrá defender los intereses de los postergados”

Ana María Mizrahi Montevideo (Uruguay) , 28/05/2023

<p>José Mujica recibe a la entrevistadora de CTXT en su chacra, en el barrio Cerro de Montevideo.<strong> / A. M. M.</strong></p>

José Mujica recibe a la entrevistadora de CTXT en su chacra, en el barrio Cerro de Montevideo. / A. M. M.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

José Mujica recibe a CTXT en su chacra, ubicada en el barrio Cerro de Montevideo. Cordial y atento, habla durante 50 minutos de política con su lucidez habitual. Reconoce que se puede equivocar cuando afirma que Europa ha decidido abdicar del liderazgo histórico que tuvo en la creación de la civilización contemporánea. El expresidente, de 88 años, afirma que con España nos unen muchas cosas y que “nos duele España”. Señala que los puentes entre nuestro continente y Europa están complicados porque es difícil de entender para dónde va Europa hoy. Mujica, presidente de Uruguay entre 2010 y 2015, se muestra pesimista sobre la guerra de Ucrania: No estoy visualizando una salida”. La solución política no aparece y si la salida es militar “habrá guerra para rato”. Con preocupación afirma que la humanidad camina hacia un “holocausto ecológico”, y vuelve a pedir unidad, esta vez para mejorar el conjunto de “barbaridades que le hemos metido a la naturaleza”.

¿Cuál es su visión de la unidad de la izquierda en Uruguay y cómo fue la experiencia?

La izquierda uruguaya tenía más de medio siglo de una presencia testimonial en la política uruguaya, estaba reducida, desde el 1900 en adelante, hasta la fundación del Frente (Amplio), a dos partidos tradicionales –el Partido Socialista y el Partido Comunista– y a algunas agrupaciones de tradición libertaria muy ligadas a los viejos movimientos sindicales, que como en tantas partes de América fueron fundadas por las corrientes libertarias que trajeron los inmigrantes, con alguna presencia estudiantil, pero nunca capaces de generar una convocatoria de masas importante que les permitiera incidir en el destino del país. Recuerdo que cuando era jovencito, los que íbamos a los Primeros de Mayo nos conocíamos todos, éramos como una familia grande de gente que se conocía, muy lejos de ser partido de masas, y no costó mucho juntarnos. Acá llegó a haber tres centrales de trabajadores, cada una respondiendo a una tendencia ideológica. Pasando la década de los cincuenta, se logró un acuerdo entre sindicatos independientes y sindicatos un poco más politizados que respondían a distintas tendencias, para hacer una única central que tenía las características de ser una confederación, no una central que impusiera, sino que se llevaba como conjunto lo que se estaba de acuerdo y el que no estaba de acuerdo no lo llevaba; se respetaban las diferencias. Esto tiene importancia porque es el antecedente a lo que va a ocurrir después, la construcción del Frente Amplio. Fuimos aprendiendo las distintas agrupaciones de izquierda que valía la pena juntarse, negociar nuestras diferencias y movernos por programas cortos, no queríamos ponernos de acuerdo hasta el juicio final, nos dábamos cuenta de que eso nos separaba y algunos empezaban a practicar una consigna: “la acción nos une, las palabras nos separan”.  

Las generaciones tienen derecho a cometer los errores de su tiempo, pero no pueden cometer los errores del pasado

Ese fue un largo proceso que duró algunos años y en el país se dio un cambio muy fuerte cuando terminó la guerra de Corea: el mundo en el que nos habíamos criado cambió, porque cambiaron las leyes de intercambio, lo que le vendíamos a Europa cada vez lo vendíamos más barato y lo que comprábamos cada vez lo comprábamos más caro. Eso va a generar una crisis económica y un cambio abismal en la política del país que durante 90 años había sido gobernado por un partido, el Partido Colorado. Al pisar el año 50 el Partido Colorado en este país había ganado las elecciones nacionales y todas las intendencias departamentales –por departamentos es el tipo de división del territorio en Uruguay–. Cuatro años después perdió todo y le quedó solo la intendencia de Artigas (gobierno departamental) y ahí vino un gobierno alternativo más de derecha, con una serie de reformas. ¿Qué estaba pasando? Aunque no nos diéramos cuenta, los términos de intercambio estaban afectando a nuestra economía y el reparto tradicional del país, un país un tanto socialdemócrata, dejaba de serlo y se instalaba una crisis que iba a durar muchos años. La misma crisis que en Argentina se llevó a Perón, acá se llevó al Partido Colorado. El elemento de fondo era que nuestro trabajo, como país exportador, cada vez valía menos y era más difícil. Las clases poseedoras no querían perder sus privilegios y empezó un recorte paulatino. La respuesta política es que ante la crisis nos juntamos más, somos hijos de una crisis, aprendimos que para defendernos teníamos que juntarnos y para juntarnos no podíamos seguir atrincherados en una propuesta ideológica cerrada, lo teníamos que hacer alrededor de un programa corto, para algunos años, y así terminamos fundando el Frente, donde llegó a haber entre 25 y 30 agrupaciones de distintos orígenes. 

Desde demócratas cristianos hasta marxistas, ¿cómo se conformó el Frente Amplio?

Sí, demócrata cristianos, marxistas, comunistas, socialistas y librepensadores.

¿La clave fue la unidad? 

La clave fue la unidad. En aquellos años, década de los 60, con el impacto de la revolución cubana y de otras revoluciones como la de Argelia, en la izquierda había una discusión sobre la vía. Algunos entre los que me incluyo optamos por la vía armada, como en muchas partes de América, de todas maneras, teníamos una pata en un lado y una pata en el otro, en las dos vías, a tal punto que estando presos algunos de nosotros, apoyamos la construcción del Frente. Es decir, era una alternativa y decidimos apoyar una salida electoral, mandamos gente de la lucha armada a pintar carteles, etc. En general, los grupos guerrilleros no tuvieron jamás esa flexibilidad, salvo en el Uruguay, porque durante muchos años mantuvimos una doble militancia, por un lado ilegal y por otro lado legal. Es un largo proceso y construimos el Frente, el Frente es una maravilla expresada en un Estatuto. Es tan exigente el Estatuto que no se puede echar a nadie y eso a la larga fue maravilloso. ¿Por qué? Porque al estar juntos se empezó a construir una alternativa a los ojos de la gente de la calle, ya no éramos unos locos contestatarios, éramos unos locos que podíamos ser una alternativa de gobierno. Empezamos a crecer, pero empezamos a crecer porque estábamos juntos, y cosa curiosa, no quiere decir que no hubiera discrepancias y diferencias, pero ese corral grande que se llamó Frente Amplio traía esta circunstancia: cuando discrepábamos de un lado nos íbamos para el otro, pero nos quedábamos en el corral grande. Algunos que discreparon y se fueron, desaparecieron políticamente, con el paso del tiempo la sigla Frente Amplio empezó a ser un elemento convocante, a tal punto que se transformó en una tradición. Eso llevó años, pero logró transformarse en una tradición también con peso a los ojos de la gente. ¿Cómo fue posible? Fue posible por la flexibilidad y por entender que el sostener la unidad multiplicaba nuestra fortaleza, ello significaba que tuvimos que aprender, a veces a discrepar, comernos algún sapo, pero sostener la unidad. No es un camino idílico, es un camino donde aparecen chisporroteos y diferencias, pero como tenemos muy clara la importancia que tiene el todo, el mantener la unidad, las discrepancias no pueden tener la gravedad de romper eso. ¿Por qué? Porque tirios y troyanos pierden, es decir perdemos todos.

A día de hoy, España está enfrentada a tres elecciones: autonómicas, municipales y generales en diciembre. Por un lado está el PSOE, el reciente conglomerado de izquierda SUMAR encabezado por Yolanda Díaz y también está PODEMOS. Díaz ha lanzado su candidatura a presidenta y ha dicho: “Quiero ser la primera presidenta de España. Porque ahora es el tiempo de las mujeres”. Entre tanto, Pablo Iglesias de PODEMOS ha dicho que si “SUMAR decide ir sin PODEMOS, será una tragedia electoral y política”. Analistas políticos españoles coinciden que si la izquierda se divide, corre el riesgo de perder no solo las elecciones, sino escaños en el Congreso.

Europa ha rehuido ser un polo en este mundo

¿Su lectura?

Este es un problema crónico en la izquierda. España pagó un precio trágico en su historia, porque en el sostenimiento de la República, cuando las papas quemaban, la confrontación entre comunistas, socialistas y anarquistas le quitó fuerza para defender a la República y enfrentar al franquismo. Pagó un precio histórico y también le pasó a la izquierda alemana en Europa, la confrontación entre comunistas y socialistas tuvo tal carácter que le abrió las puertas al avance del nazismo. Sí, la humanidad ha pagado por la ceguera de la izquierda por el alto valor que tiene la parte frente a la importancia que tiene el todo, ha pagado un precio histórico tremendo, y sería bueno que los militantes de hoy conozcan un poco mejor su propia historia, porque la historia no se repite pero hay que aprender ciertas cosas. Las generaciones tienen derecho a cometer los errores de su tiempo, pero no pueden cometer los errores del pasado, porque entonces hemos vivido inútilmente. Es un disparate que la izquierda no se pueda juntar y es un disparate no sólo para la izquierda, lo es para el destino de las grandes desigualdades que hay en la sociedad, porque tenemos que pensar y tener una actitud empática. Podemos tener muchos defectos y muchas limitaciones, pero cualquier gobierno de izquierda, por malo que sea, siempre va a tender a acordarse de lo más postergados en la sociedad. Es decir, quien tenga simpatía por la cuestión humana, por el sentimiento de igualdad, tiene que darse cuenta de que en política también tiene que haber una ética que va más allá del poder y de la conveniencia, y de los puntos de vista que puede tener. No se puede construir una herramienta importante que empieza en la realidad si cada cual va por su lado, hay que sumar fuerzas y ese sumar fuerzas significa que quedan cosas por el camino, que quedan cosas que nos la tenemos que tragar, que no es idílico pero que, en definitiva, a los más débiles de la sociedad le conviene y no militamos por nosotros, militamos por un sentimiento de empatía hacia los más postergados que hay en la sociedad. Si la izquierda no es capaz de construir unidad, no tendrá el peso ni las herramientas para defender los intereses de la gente más postergada en la sociedad. Lo que pasa es que se nos entrevera la vanidad humana, no somos tan perfectos, somos lo que somos, pesan mucho los personalismos y los puntos de vista. A veces la pasión que nos generan esas confrontaciones nos hace olvidar para qué estamos. No estamos solo para discutir programas en un café o en un torneo de carácter intelectual, estamos para servir a la gente más postergada, porque nuestro hilo conductor más profundo es que pertenecemos a esa pata que planteaba la revolución francesa, igualdad, y sabemos perfectamente que en las sociedades contemporáneas, podrá haber todo lo que se quiera, lo que menos hay es igualdad, por lo menos en el derecho de partida.

José Mujica y Ana María Mizrahi, durante la entrevista. / Fotografía de la entrevistadora

En este momento, España tiene la presidencia de la Unión Europea y el presidente de Brasil Lula da Silva preside la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños) ¿Puede mejorar la relación entre Europa y América latina a partir de dos presidentes progresistas y de izquierda?

No son magos, tienen limitaciones, muchas limitaciones.

¿Conversan al menos?

Sí, estoy seguro de que conversan, Lula es muy abierto pero desconfío mucho de las contradicciones que tiene Europa, que son muy severas. Curiosamente, Europa, vista de lejos, y me puedo equivocar, da la impresión de que ha decidido abdicar del liderazgo histórico que tuvo en la creación de la civilización contemporánea. Es como si Europa hubiera decidido no hacerse cargo y se ha colocado demasiado a la sombra de los poderes norteamericanos y ha perdido su propia identidad. A veces me lamento de que no existan más aquellos viejos conservadores, muy sinvergüenzas, hasta colonialistas, pero que veían lejos.

 

La guerra de Ucrania es un monumento a la estupidez, y nadie se plantea una salida política

¿Por ejemplo?

Hace 20 años que discutimos un acuerdo con Europa, y Europa no puede lidiar con las contradicciones, el peso de la agricultura francesa y de la polaca, que se sienten amenazadas y ha optado por ser una sombra de Estados Unidos y no ser ella. Europa ha rehuido ser un polo en este mundo. 

¿Incluida España?

Sí, España tiene una contradicción histórica. Hay una España de charanga y pandereta y está la otra España, nos unen muchas cosas, y nos duele España, alguna gente importante ha querido ser una especie de puente entre América y Europa, pero es muy difícil de compartir y de entender para dónde va Europa hoy. El mundo va a vivir un enfrentamiento muy duro, lo está viviendo hoy, entre el desarrollo de China y el de Estados Unidos, que no va a querer perder su preeminencia. El que existiera otra alternativa sería un elemento de distensión para el mundo, pero Europa no entiende ese papel. Y está como manejada desde lejos. La guerra de Ucrania es un monumento a la estupidez, y nadie se plantea una salida política, parece que tiene que ser una salida militar, y una salida militar nos coloca ante el peligro de una guerra atómica, es cuestión de días que empiecen las armas nucleares de baja intensidad, las armas tácticas pero nucleares… ¿Y después donde terminamos?

¿No está visualizando una salida?

No estoy visualizando una salida, porque la salida tiene que ser una salida inteligente, la salida tiene que ser a la coreana, como fue la guerra de Corea, organizando la desconfianza. No se puede confiar jamás en [Vladimir] Putin, obviamente, pero Rusia tampoco va a confiar en la OTAN y en la vida no puedes pedir lo que no te van a dar; no hay ninguna gran potencia que vaya a aceptar que otra potencia le coloque cohetes en la frontera, no lo va a aceptar. Los que vivimos aquel viejo pleito en la época de Nikita Jrushchov (1894 – 1971), sabemos que ahí funcionó la política, funcionó un teléfono rojo. Los americanos retiraron sus cohetes de Turquía y la Unión Soviética retiró los barcos con los cohetes (de Cuba). Ahora no está funcionando la política, porque plantear una solución negociada es como una especie de traición, lo único en que se piensa es en una salida militar. Y si la salida es militar, habrá guerra para rato.

¿Y América Latina cómo está?

América Latina está balconeando (observando sin participar), pero podemos ser víctimas: no puede haber una estrategia de guerra basada en la guerra y sin embargo están para eso.

Después de la pandemia en América Latina se profundizó la pobreza y la desigualdad. 

Sí, además sufrimos la consecuencia de esto, el mundo está muy entrelazado y la guerra es un despilfarro de energía y estamos haciendo todo lo contrario de lo que hay que hacer con respecto al cambio climático, ahora tenemos un nuevo problema, la humanidad se transformó en un fenómeno geológico. ¿Y cómo vamos? Vamos caminando hacia un holocausto ecológico y lo que menos precisamos es una guerra, necesitamos organizarnos para pelear con la naturaleza y poder encauzar y mejorar el conjunto de barbaridades que le hemos metido a la naturaleza. Por primera vez en la historia, la humanidad se ha transformado en una fuerza geológica en los equilibrios del planeta y lo estamos alterando, esto tiene una gravedad para la existencia de la vida en la tierra y no nos queremos hacer cargo de eso. Hace 32 años por lo menos que la ciencia en Kioto nos dijo “los fenómenos extremos van a ser cada vez más frecuentes y más intensos”, y es lo que está pasando.

La democracia representativa va a tener que evolucionar a una especie de conjunto de gobiernos interiores

En Barcelona, en particular le ocurre a la alcaldesa Ada Colau, donde la acción de poderes económicos busca desgastar su gobierno. Ella ha tenido que comparecer en sede judicial a raíz de una querella que le impuso un “fondo buitre” que había sido sancionado por desahuciar a familias vulnerables ¿Cómo ve el fenómeno de la judicialización de la política? 

Este es otro problema contemporáneo, el Estado-Nación en el cual nos hemos educado está cada vez más cuestionado, porque han aparecido un conjunto de poderes internacionales que no tienen nada que ver con el Estado-Nación, pero que le quitan fuerza y capacidad de realización. Estamos ante una crisis política y creo que va a haber muchos movimientos; la democracia representativa hoy no representa al conjunto de conflictos y de contradicciones que hay en la sociedad. No creo tampoco que la democracia parlamentaria que hemos conocido sea el último escalón de la especie humana. Creo que va a haber cambios institucionales, y toda época de cambios significa muchos conflictos. La gente que se dedica a estudiar la prospectiva vaticina que la democracia representativa va a tener que evolucionar a una especie de conjunto de gobiernos interiores; por ejemplo la enseñanza es un mundo que va a tener que elegir su gobierno, la industria va a tener que elegir su gobierno, y el papel de los gobiernos centrales no es decir lo que tienen que hacer sino frenar lo que no tienen que hacer, y que tengan una cierta armonía, porque la complejidad de los fenómenos es imposible de resumir en un único gobierno, pero eso supone una época de caos. Cuando hay caos vienen los sueños de soluciones verticales de un gobierno que ponga orden. Para mí, va a haber conflictos largos. Lo que tengo claro es que es imposible para un gobierno central entender y manejar en profundidad el mundo de la enseñanza, el mundo de la industria, todo tiene una complejidad tal que te sentís analfabeto, pero lograr un gobierno de armonía con esos tonos, no estamos ni educados, ni formados por eso. Acá van a aparecer los límites del hombre, estoy hablando de prospectiva, de nada para mañana. Me doy cuenta de que va a haber altibajos así, porque en la historia norteamericana por ejemplo jamás hubo una dureza y un enfrentamiento como el que tienen hoy republicanos y demócratas. Hemos presenciado por ejemplo en Francia la desaparición de partidos históricos y el surgimiento de otros. Apareció Macron y al poco tiempo estaban los Chalecos Amarillos en la calle, es como una locura. Capaz gana una expresión de derecha o extrema derecha como ocurrió en Italia. En Italia tuvieron los partidos más grandes de occidente y ahora hay un gobierno de ultraderecha. Esto está expresando un fenómeno de crisis de representatividad en el fondo de la sociedad y creo que va a definir una época y que tenemos que acostumbrarnos a vivir un tiempo de caos.

José Mujica recibe a CTXT en su chacra, ubicada en el barrio Cerro de Montevideo. Cordial y atento, habla durante 50 minutos de política con su lucidez habitual. Reconoce que se puede equivocar cuando afirma que Europa ha decidido abdicar del liderazgo histórico que tuvo en la creación de la civilización...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ana María Mizrahi

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí