1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tribuna

Una rebelión inesperada

Queda por ver si la fuerza popular que se volcó a las urnas para evitar un gobierno del PP y Vox es capaz de conectar con otras movilizaciones por más y mejor democracia

Gerardo Pisarello 27/07/2023

<p>Núñez Feijóo saluda junto a Díaz Ayuso desde la sede del PP tras conocerse el resultado de las elecciones. / <strong>PP</strong></p>

Núñez Feijóo saluda junto a Díaz Ayuso desde la sede del PP tras conocerse el resultado de las elecciones. / PP

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Las elecciones del 23 de julio pueden leerse desde muchas claves. Hay una decisiva: la extraordinaria movilización popular, ciudadana, que tuvo lugar. No solo en busca de un futuro mejor, sino en clave antifascista y contra el uso sistemático de la mentira como arma política.

Contra todo pronóstico, amplios sectores de la población que parecían destinados a abstenerse tras las elecciones autonómicas y municipales decidieron utilizar el voto como un instrumento de defensa propia. Lo hicieron contra el descarado y violento programa de choque, neofranquista, exhibido por el Partido Popular y Vox allí donde llegaron a acuerdos de gobierno postelectorales. Y lo hicieron también contra las falsedades y mentiras utilizadas por sus líderes, Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal, en debates televisados que llegaron a miles de hogares.

El efecto narcotizante producido por una legión de empresas que bombardeaba las redes y los grandes medios con encuestas que daban a las derechas un triunfo irrefrenable se acabó desvaneciendo. El despliegue de pancartas intimidatorias como las de los mafiosos de Desokupa, el agresivo discurso contra los avances feministas, la censura de libros y obras de teatro, los ataques a la lengua catalana, la disolución de consejerías de Igualdad o Medio Ambiente, las escandalosas mentiras sobre pensiones y otras políticas sociales, acabaron por activar a sectores sociales que, tras el adelanto electoral, oscilaban entre el desánimo y el desconcierto.

El resultado fue una imprevista movilización antifascista y contra el uso de la mentira que culminó en una participación de más del 70%

El resultado fue una imprevista movilización antifascista y contra el uso trumpista de la mentira que culminó en una participación de más del 70% el 23 de julio. Esta movilización tuvo en las mujeres y en las clases populares un componente fundamental. Se expresó de manera especialmente nítida en territorios como Euskadi o Catalunya. Pero también en otros como Extremadura, donde la revuelta ciudadana contra las mentiras del PP y Vox fue histórica.

Los instrumentos políticos de los que se sirvió esta rebelión fueron diversos. Mayoritariamente, el PSOE. Pero también opciones de izquierdas articuladas estatalmente, como Sumar, o territorializadas, como EH Bildu, en Euskadi; ERC, en Catalunya; o el BNG, en Galicia. El daño infligido a las derechas españolistas que tras las elecciones del 28 de mayo se sentían imparables, empujadas por los vientos reaccionarios que soplaban en Europa, fue considerable.

Un freno a la ola reaccionaria europea 

Vox perdió nada menos que 19 escaños, lo que bien podría ser el inicio de una curva descendente similar a la experimentada en Francia por el ultra Éric Zemmour. La noche electoral, como dejó escrito la periodista Cristina Fallarás, Abascal compareció ante los suyos “como un hombre en blanco y negro, antiguo”, que había “perdido toda la ferocidad que llevaba cuatro años mostrando”, y que en cierto sentido era ya “un poco nadie”. 

Esa misma noche, Feijóo constató en la sede de Génova del PP el alcance de su pírrica victoria en votos. Los intentos de fingir normalidad se estrellaron con el escepticismo de sus propios seguidores. Cuando Feijóo intentó arengarlos, estos respondieron coreando el nombre de quien ya se avizora como su verdugo: Isabel Díaz Ayuso.

Nada de esto indica, obviamente, que las derechas radicalizadas o los poderes fácticos que la apuntalan vayan a esfumarse por esta derrota. Pero han quedado tocados y desnortados. Su plan A, consistente en un intento desesperado de buscar pactos propios para gobernar, se desmoronó rápidamente con la negativa fulminante del Partido Nacionalista Vasco. Desde entonces, su plan B ha pasado por instar a Pedro Sánchez, al que demonizó con mentiras y falsedades escandalosas, a un pacto entre las dos grandes fuerzas con “sentido de Estado”. No es descartable que el PSOE pueda valerse de esta alternativa en el futuro para “poder dormir por las noches”. De momento, sin embargo, la fórmula no pasa de ser un intento patético del PP para esconder un fracaso que ninguno de los suyos pronosticaba. 

El voto útil al PSOE y el papel de las izquierdas 

Por el lado progresista, el PSOE se ha mostrado sin duda como la herramienta más sólida y rocosa que las clases populares han encontrado para frenar la ola reaccionaria. La audacia y la astucia de Sánchez han contribuido a ello. Primero, por la manera de arrostrar el adelanto electoral. Segundo, por su habilidad para hacer suyos muchos avances que su partido intentó frenar y que solo se abrieron camino gracias a la presión de Unidas Podemos, de sus confluencias, de ERC y de Bildu. 

Hay que destacar el notable papel en campaña del expresidente Zapatero, cuya valentía ha contrastado con la actitud mezquina de Felipe González

También hay que destacar el notable papel en campaña del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, cuya valentía ha contrastado con la actitud mezquina de un Felipe González que desde el minuto uno conspiró contra Sánchez y se mostró dispuesto a facilitar un gobierno encabezado por Feijóo.

En el costado izquierdo, quien de manera más clara ha expresado una solidez similar, aunque circunscrita al mundo vasco-navarro, ha sido EH Bildu. Las razones de esta solidez, que le permitieron aumentar a seis los diputados que tendrá en el Congreso, son diversas. Por un lado, su innegable capilaridad territorial, construida a través de años de presencia en cooperativas, sindicatos, centros culturales y otros espacios de socialización. Por otra parte, la manera inteligente, principista y pragmática a la vez, de actuar como una izquierda soberanista, republicana, pero dispuesta a influir sin complejos en el Estado con un programa de reformismo fuerte. Finalmente, porque ha podido operar en un ecosistema mediático singular, como el vasco, que le ha permitido crecer y que seguramente la ha protegido mejor de los feroces ataques a los que se ven sometidas las fuerzas de izquierdas de ámbito estatal.

Ni la CUP ni Adelante Andalucía, con un programa abiertamente anticapitalista, consiguieron, por razones diversas, representación institucional. ERC, a pesar de haber sufrido una sangría importante de votos, mantendrá seis escaños y el BNG uno, lo que significa una contribución no desdeñable al bloque republicano, antimonárquico. 

En el caso de Sumar, que se estrenaba como marca, los resultados vinieron condicionados por diferentes factores. El más evidente, el hecho de tener que configurar de prisa y a contrarreloj una candidatura entre partidos que habían concurrido separados en anteriores contiendas anteriores. Esto supuso tensiones, renuncias y generosidad por parte de los diferentes actores involucrados. Al final, sin embargo, se consiguió lo que parecía imposible: aglutinar en un único espacio confederal a quince fuerzas políticas progresistas y plurinacionales que yendo por separado hubieran tenido posibilidades nulas de frenar a la ola reaccionaria.

La engañosa comparación con los resultados de 2019 

Este esfuerzo unitario, sumado a la prepotencia y a la arrogancia de las derechas, acabaron arrojando unos resultados más que aceptables, sobre todo en ciertos territorios, como Catalunya, donde los Comunes experimentaron pérdidas hacia el Partido Socialista de Catalunya, pero también un significativo incremento de votos provenientes de ERC y de la CUP. 

Comparar los resultados de Sumar u otras fuerzas de izquierda con los de 2019 es engañoso, porque desde 2020 se asiste a un ciclo reaccionario en casi toda Europa

Comparar los resultados de Sumar u otras fuerzas de izquierda con los de 2019 es engañoso. Sobre todo, porque desde 2020 se asiste a un ciclo reaccionario y conservador que ha arrinconado a izquierdas moderadas y radicales en casi toda Europa, desde Grecia a Italia y Alemania. 

Este flujo regresivo, sumado a la práctica suspensión de la movilización y de la conflictividad social durante los años de pandemia, tuvo un impacto claro en las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo. En ellas, las izquierdas independentistas como Bildu, ERC o la CUP resistieron, aunque con suerte desigual. Los resultados de Unidas Podemos y sus confluencias, en cambio, fueron en general malos, con la excepción de alguna gran ciudad como Barcelona, donde a pesar de la brutal ofensiva mediática y judicial de la derecha, se perdió por un margen muy estrecho. 

En ese contexto, la convocatoria inmediata de nuevos comicios hacía temer lo peor. Sin embargo, tras el desconcierto inicial, la campaña fue de menos a más. Poco a poco se consiguió poner en valor, positivamente, la manera en que los ministerios de Irene Montero, Ione Belarra, Joan Subirats o Alberto Garzón obligaron al PSOE a ir más allá de lo que pretendían sus sectores más conservadores y social-liberales. 

Yolanda Díaz, por su parte, fue ganando peso propio como líder del espacio. La necesidad de preservar su imagen de vicepresidenta y de gestora eficaz no le impidió desarrollar un perfil más incisivo, sobre todo en la última semana de campaña. Combinando solvencia y coraje, plantó cara a las mentiras de Abascal y Feijóo, fue audaz en sus propuestas para Catalunya y acabó encabezando con solidez un proyecto nítidamente plurinacional, feminista, marcado por un programa reformista fuerte en materia laboral y ecosocial. 

¿Un nuevo gobierno progresista con apoyos plurinacionales?

Al final, Sumar, con sus quince fuerzas políticas, ha quedado a nada de superar a Vox en número de votos y se ha convertido en una fuerza decisiva para forzar un nuevo gobierno de coalición capaz de concitar el apoyo de Bildu, ERC, BNG, el PNV e incluso Junts per Catalunya. 

En coherencia con su trayectoria, Bildu fue la primera fuerza en anunciar su soporte de manera clara y sin reticencias

En coherencia con su trayectoria, Bildu fue la primera fuerza en anunciar su soporte de manera clara y sin reticencias: “El mensaje del pueblo vasco –declaró su coordinador general, Arnaldo Otegi– ha sido nítido y masivo: no quiere gobiernos de PP y Vox, y nosotros tenemos el compromiso de frenar las derechas (…) Ni ponemos precios en público, ni líneas rojas. Es hora de poco ruido y mucho trabajo para lograr alternativas progresistas”. Posteriormente, tanto ERC como el BNG mostraron una predisposición similar, y el PNV cerró rápidamente cualquier posibilidad de pactar con Feijóo. 

Esto supone para Pedro Sánchez unos apoyos iniciales que supondrían 172 votos, más que los que podría obtener el bloque del PP y de Vox. En ese contexto, la clave estará en Junts per Catalunya, el partido del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont que, a pesar de haber sufrido una caída importante en votos, podría facilitar la investidura de Sánchez con su abstención. 

Nada indica que este acuerdo sea sencillo, pero desde luego es factible si hay voluntad política. De entrada, Junts puso dos exigencias sobre la mesa: un referéndum de autodeterminación y una amnistía para los encausados por el conflicto político en Catalunya. 

El PSOE ha rechazado abiertamente la propuesta de referéndum. Pero difícilmente podría cerrar la puerta a lo propuesto por Yolanda Díaz: que los acuerdos políticos que se alcancen con Catalunya puedan negociarse en una mesa bilateral de diálogo y ser sometidos a votación entre la ciudadanía catalana. 

La admisión de la segunda cuestión también tiene recorrido. Para el PSOE, una amnistía general es una alternativa que no suscita el suficiente consenso en el mundo jurídico. Pero eso no impediría en ningún caso que se puedan negociar reformas legales, penales, concretas, que pongan freno a la abusiva represión judicial de activistas y dirigentes independentistas, permitiendo que las cuestiones políticas se solventen en espacios políticos y no en los tribunales.

Bien visto, hay una agenda antirrepresiva y democratizadora de los poderes del Estado, no llevada a término en la legislatura anterior, que podría y debería implementarse en una nueva legislatura. 

Esta agenda debería incluir medidas como la derogación de la ley mordaza, la reforma de los delitos contra los sentimientos religiosos o contra la Corona, la reforma de la Ley Orgánica del Consejo General del Poder Judicial, una democratización de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado o una legislación en materia de medios que garantice su desconcentración y su pluralismo real. 

Esta agenda democratizadora, republicana, podría contar no solo con el apoyo de las fuerzas de izquierdas, sino también del PNV o de Junts

Esta agenda democratizadora, republicana, podría contar no solo con el apoyo de las fuerzas de izquierdas, sino también del PNV o de Junts. Y sería fundamental para desactivar el uso patrimonialista de las instituciones en el que la ultraderecha y los sectores más reaccionarios del PP se mantienen atrincherados. 

Más complicado sería seguramente contar con el apoyo del PNV o de Junts per Catalunya en una agenda social y económicamente avanzada. Esta agenda será muy importante si la Unión Europea decide retomar el Pacto Fiscal con la imposición de medidas austeritarias. Y si bien es difícil ver al PNV, a Junts y a ciertos sectores del PSOE dispuestos a hacerles frente, reforzando el papel de lo público e imponiendo límites claros a las grandes fortunas o los capitales rentistas, cabría no adelantarse. 

La correlación de fuerzas no es un dato inmutable e inmodificable. Lo que el PNV, Junts o los sectores más conservadores y neoliberales del PSOE estarían dispuestos o no a hacer, no depende solo de lo que ocurra en las instituciones. Depende también de las dinámicas de calle que puedan generarse e incluso estimularse. 

Durante la pandemia, la movilización social necesaria para la conquista de nuevos derechos estuvo en buena medida suspendida. El número de huelgas y de grandes manifestaciones fue escaso, con la excepción quizás de las movilizaciones feministas. No obstante, es posible que este tiempo de frialdad en las calles esté tocando a su fin. 

La evolución de la guerra y del clima belicista, la agudización de la emergencia climática, las presiones privatizadoras de las grandes oligarquías rentistas o de la propia UE, pueden amenazar gravemente las condiciones materiales de vida de la población. Si esto ocurre, la conflictividad social aumentará. Y si es así, el reto de un gobierno progresista será mostrar su predisposición para enfrentarse a estas políticas regresivas, protegiendo a los colectivos más vulnerables por razones de clase, de género o de origen étnico, y asegurando que su derecho de manifestación y de legítima protesta sean respetados. 

Queda por ver, pues, si la extraordinaria movilización popular que se volcó a las urnas para evitar un gobierno del PP y de Vox es capaz de convertirse en movilización popular, ciudadana, más allá de las elecciones, y con fuerza suficiente para conectar con otras movilizaciones por más y mejor democracia política, económica y cultural. Que ocurra o que no será fundamental para saber si el freno a la ola reaccionaria es algo solo temporal o si puede desatar una ola democrática en sentido contrario, capaz de actualizar la consigna clásica de que otra Europa y otro mundo son posibles y más urgentes que nunca. 

Las elecciones del 23 de julio pueden leerse desde muchas claves. Hay una decisiva: la extraordinaria movilización popular, ciudadana, que tuvo lugar. No solo en busca de un futuro mejor, sino en clave antifascista y contra el uso sistemático de la mentira como arma política.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Pisarello

Diputado de En Comú Podem. Profesor de Derecho Constitucional de la UB.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cutus

    Un poco más de autocrítica no nos vendría mal. Díaz ha cometido algunos errores de bulto que espero que corrija. El principio fue nefasto. Tanto estuvo mareando la perdiz que al final, casi no llega. Perdió empuje y protagonismo de tanto "escuchar" y empezó muerta la campaña. También debía darle una vuelta a lo mal que ha afrontado sus relaciones con Unidas Podemos. Pero sobre todo a sus relaciones con el feminismo. Dejar caer la ley del sí es sí me recuerda, aunque sea vagamente, a lo que hace el PP cuando acuerda con vox: lo primero que se sacrifica son los derechos de las mujeres. A muchas no nos gusta que nos dejen caer en aras de nada, porque no hay nada por encima de los Derechos Humanos. Y para finalizar, como anécdota, su designación de Duval como portavoz de feminismo no fue precisamente afortunada. Es una persona conocida sólo en círculos muy específicos, no nos empeñemos, no es lo que necesitamos por muy brillante que sea.

    Hace 7 meses 3 días

  2. pipe49

    El Sr Pisarello se esfuerza en agrandar el papel de dirigente política que ha desempeñado realmente Yolanda Díaz en la configuración de una alternativa de izquierdas frente al bloque reaccionario. Nadie niega la positiva labor de la Sra Díaz al frente del Ministerio de Trabajo en el gobierno de coalición, pero ser una buena ministra no garantiza que se sea una buena dirigente política, son dos cosas muy diferentes. La Sra Díaz y sus "sagaces asesores" (Enric Juliana dixit) han descapitalizado peligrosamente el proyecto, en su día esperanzador, de Sumar casi hasta llevarlo al despeñadero (mala aceptación inicial para encabezar un proyecto de frente amplio, proceso interminable de "escucha", Magariños, entrevista de Évole, etc.). Su maltrato suicida a Irene Montero y Podemos y el ensalzamiento injustificado de Más País e Íñigo Errejón, su ubicación indisimulada a la sombra del Psoe (en el debate televisivo parecieron Pinypon) han hecho que el llamado a ser frente amplio de progreso se haya quedado en algo demasiado estrecho y políticamente difuminado. Espero que mentes tan lúcidas y preparadas puedan aprender de sus errores. Por último, yo les diría al Sr Pisarello, a Yolanda Díaz et al, que si quieren buscar en Pablo Iglesias y Podemos a sus enemigos se equivocan gravemente.

    Hace 7 meses 3 días

  3. jordi-riera-selas

    En mi opinión existe una tarea pendiente que no se cita explícitamente en el artículo y es la de poner coto a este sin dios de mentiras y manipulaciones que intoxican la democracia. Se tiene que garantizar la libertad de expresión de los Españoles y en especial el derecho a recibir información veraz, no manipulada y que lo que se decide que es noticia no lo decidan un puñado de personas en un reservado. Mientras no se coja el toro por los cuernos y se atrevan a hacer una ley de medios garantista, estamos a dos telediarios de Vicente Valles de que todos vayamos a votar en tropel a la ultraderecha.

    Hace 7 meses 4 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí