1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

XAVIER NUENO / ENSAYISTA

“Desprenderse de la memoria tiene un potencial emancipador enorme”

Ignacio Echevarría 29/10/2023

<p>Xavier Nueno. / <strong>Oliver de Ros</strong></p>

Xavier Nueno. / Oliver de Ros

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Xavier Nueno (Barcelona, 1990), doctorado en Harvard, acaba de debutar como ensayista con El arte del saber ligero. Una breve historia del exceso de información (Siruela). Un libro atrevido, fresco, entretenidísimo, provisto de amplísimos y bien digeridos conocimientos, puestos al servicio de una tesis provocativa: “A la barbarie se llega tan pronto por la falta como por el exceso de libros”, razón por la que “conviene abjurar de la pulsión universalista en favor de un arte del saber ligero”. En la estela de abordajes ya clásicos, como el de Italo Calvino en sus Seis propuestas para el próximo milenio, o el de Gabriel Zaid en Los demasiados libros, Nueno emprende una revisión en toda regla del “mito cultural de la biblioteca”, y realiza un veloz y portentoso recorrido por los sucesivos intentos de contener, reducir y abrirse paso entre la acumulación indiscriminada de datos y saberes. Una acumulación que, a cuenta de hipertrofiar la memoria, amenaza con aplastar la inteligencia y la imaginación. Conversamos con él acerca de estas y otras cuestiones que su libro suscita.

Desde su propio título, tu ensayo parece guiado por un ánimo provocador, con el que no sólo enfrentas el mito cultural de la biblioteca sino también, asociados a él, algunos lugares comunes cuya impugnación te sitúa a veces, a mis ojos al menos, en lugares problemáticos. Por ejemplo cuando, refiriéndote –muy al principio de tu libro– a la obsesión por el pasado, das la vuelta al tópico y afirmas: “La obsesión con la idea de que el pasado contiene la clave para el futuro nos hace repetir nuestros errores”. Una declaración de este tipo no deja de resultar escandalosa en unos tiempos en que se suele lamentar la pérdida de la memoria histórica y cultural y se alerta constantemente sobre los peligros que conlleva.

En el libro me propongo descontextualizar los discursos contemporáneos acerca del exceso de información. Tratar de escucharlos tal y como se oirían en un momento muy distinto al nuestro, en los siglos posteriores a la invención de la imprenta. Una de las cosas que me llama la atención de fenómenos como el big data es que tratan de predecir el futuro a partir de la agregación de tendencias históricas. En el proceso van camino de crear una especie de back up planetario, una gran biblioteca sin precedentes, que contiene una copia del mundo biológico, comportamental, paisajístico, cultural. Esa gran biblioteca, aseguran, contiene todas las respuestas a los problemas que enfrentamos. Detrás de la pátina cool de estas tecnologías se esconde un tipo de razón que sostiene que nada nuevo puede surgir en el mundo. Y eso resulta en un pesimismo que no encuentra herramientas para pensar el cambio. Nuestra época parece condenada a la pesadez, al anquilosamiento, a la repetición de lo mismo. Tal vez el ‘saber ligero’ sea aquella actitud que desbarata lo que ya sabemos, nos hace ver el mundo desde una óptica nueva, ágil y distinta.

Tal vez el ‘saber ligero’ sea aquella actitud que nos hace ver el mundo desde una óptica nueva, ágil y distinta

El problema residiría entonces en cómo recortar, cómo vaciar, cómo aligerar nuestra “biblioteca”, nuestro archivo, nuestra memoria, desde el supuesto de que no se trata de prescindir enteramente de nada de eso. En el plano del individuo, pero sobre todo en un plano social, ¿cómo eliminar?, ¿qué eliminar? ¿Conforme a qué criterios? Todo recorte, todo encuadre, entraña potencialmente una censura, y no sólo una pérdida. Habría un componente ideológico en el proceso de aligeramiento: el de conservar aquello que colabora en beneficio de unos determinados intereses, que se imponen sobre otros. Pienso ahora en lo que decía Benjamin en sus tesis sobre la filosofía de la Historia acerca de que la memoria es patrimonio de los vencedores…

Cada uno de los capítulos del libro cuenta cómo surge (o se refunda) una institución de la cultura europea a partir de la reducción de una biblioteca: la filología, la retórica, el enciclopedismo o la literatura. La filología, por ejemplo, es una ciencia que inventa una nueva forma de autoría basada en la restitución del texto a una forma original –que, por otro lado, según expertos como Luciano Canfora, no existía en el mundo antiguo. Se trataba de reinscribir a los autores antiguos en el mundo de las cortes italianas, liberarlos del aprisionamiento al que habían sido sometidos por la cultura escolástica centroeuropea. Para ello crearon una ciencia que les permitía expurgar aquellas partes que los copistas medievales habían interpolado al reproducir las obras a lo largo de siglos. En el proceso de determinar qué fragmentos eran originales y cuáles no, desarrollaron los primeros esquemas temporales históricos a partir de fuentes literarias. Desde una perspectiva material, la creación de un tiempo histórico objetivo y neutro (el historicismo) es inseparable del proceso de expurgar las bibliotecas llevado a cabo por los primeros filólogos. Me interesa rastrear el carácter fundacional de la reducción. Aunque tal vez sea el debate entre Condorcet y el Abbé Grégoire durante la Revolución francesa el que conecta más directamente con lo que planteas.

El capítulo que dedicas a la Ilustración y la Revolución es tan admirable como sorprendente. Precisamente ese debate entre Condorcet y el Abbé Grégoire plantea con toda crudeza el carácter traumático de toda “reducción” del saber acumulado, de la biblioteca. La voluntad de borrar todo cuanto conservara la memoria de los privilegios del Antiguo Régimen arrastraba la destrucción de un valioso patrimonio cultural. Tú mismo lo dices: “Toda la Revolución está en esta tensión entre la eliminación brutal del pasado y su sublimación como testimonio, entre la amnesia y la memoria”. La disyuntiva es apasionante, y mueve a pensar en ciertos debates de la actualidad a propósito de la memoria colonial o de la persistencia del patriarcado, por ejemplo, en ciertas exigencias surgidas al amparo de lo que se entiende por “cultura de la cancelación”.

Condorcet abogaba por la destrucción de las bibliotecas del Antiguo Régimen, mientras que el Abbé Gregoire proponía crear un “índice de la razón” directamente inspirado en los índices de libros prohibidos de la Inquisición (reuniendo en un mismo proyecto los polos en principio más opuestos de la ideología ilustrada). Ese índice haría de baliza moral ante los escollos que pudiera encontrar la revolución en un futuro. Ahí vemos el espíritu censor del que hablábamos antes –el hecho de que la reducción siempre implica una forma de expurgo y cancelación. En el contexto actual, nos podemos preguntar: ¿qué hacer con las esculturas coloniales en lugares públicos? ¿Habría que indexarlas a la manera del Abbé Grégoire y colocarles placas donde se exprese nuestro rechazo para poder recordar los errores del pasado? ¿O más bien derribarlas como propone Condorcet y sustituirlas por monumentos que celebren nuevas historias? ¿Deberíamos seguir leyendo a autores cancelados si sus textos van precedidos de un trigger warning o sería preferible sustituirlos por otros relatos que hayan sido dejados de lado o marginados? El punto de foco contemporáneo del arte de la reducción está regulado por los debates sobre patrimonio, deuda, justicia histórica –y sus prolongaciones en cuestiones como la restitución, la repatriación o las reparaciones. Pero en todos los casos, surge la cuestión: ¿qué eliminar, conforme a qué autoridad y a qué criterios? ¿Desde qué posición es legítimo ejercer un control de la memoria?

Dado que ninguno de los dos va a arriesgarse a dar respuesta a una pregunta tan intimidante, propongo que demos una vuelta al concepto mismo de memoria entendida como “carga”, como “peso”. Tu ensayo concluye con un estupendo recordatorio de la desenfadada actitud que mantiene Montaigne con la memoria, del modo tan desinhibido en que asume que la vida se abre paso a través del olvido. Tú mismo hablas de “un arte del olvido”. Me interesa ahora la dimensión política de esta premisa. Pienso, por ejemplo, en libros como Contra la memoria y Elogio del olvido de David Rieff, en los que propone sustraerse de la “narrativa victimaria” que perpetúa y profundiza los agravios históricos, impidiendo su superación. Observo no pocas convergencias entre algunas tesis de las Rieff y algunas de las conclusiones que se desprenden de tu ensayo. Aunque tu libro evita introducirse en estos berenjenales, da la impresión de que no obvia del todo este horizonte y que tu encomio del amateur, de la “biblioteca portátil”, contiene –iba a decir “reprime”– una posición política.

Es interesante que tú veas el argumento del peso histórico del pasado en relación con la memoria histórica, mientras que para mí el principal debate sea con las nuevas tecnologías digitales  –cosas como el análisis masivo de datos y las formas de decisión y gobierno que están surgiendo a su sombra. Y me interesa pensar cómo se articulan ambos debates, si son reconciliables, o si son cuestiones distintas que hay que tratar por separado. Yo no estoy de acuerdo con el argumento de Rieff ni creo que el problema es que haya demasiada memoria histórica, sino demasiado poca.

¿Y eso?

No me parece que tengamos un exceso de “memoria histórica”, sino más bien una falta

El ‘arte del saber ligero’ es más benjaminiano de lo que puede parecer. También Benjamin está en contra del historicismo y de preservar el pasado en tanto que pasado. La imagen dialéctica es tal vez el mejor ejemplo de un ‘saber ligero’ que se me ocurre: solamente aquello que se hace presente del pasado merece ser salvado. En este sentido, no me parece que tengamos un exceso de “memoria histórica” –entendida aquí como el derecho de quienes padecieron persecuciones durante la Guerra Civil y la dictadura en España–, sino más bien una falta. Y me parece que los saberes forenses se cuentan entre los más originales y disruptivos del momento (pienso en proyectos como el de Forensic Architecture o la antropología forense de Clyde Snow.) Para mí serían otro gran ejemplo de saber ligero. Me puedo imaginar un librito sobre saberes ligeros contemporáneos. De hecho, muchos de los personajes que aparecen en el ensayo se dedican a restaurar saberes olvidados, y en el camino inventan formas de lectura y experiencia que no existían. Les concierne lo nuevo (y a veces lo nuevo puede consistir en restituir un saber pasado). De este modo no creo que el capítulo sobre Montaigne reprima un argumento político. Al contrario: Montaigne cultiva un tipo de escritura contraria a toda autoridad y en el proceso abre una esfera pública en la que el conocimiento no está sometido a la supervisión y control que ejercían las universidades y el clero en la época. Su arte del olvido es anti-escolástico: le sirve para contradecir la idea de que hay que acumular el saber infinitamente como se hacía en las universidades, multiplicar citas y autoridades para sostener un discurso eminentemente reiterativo. Creo que los berenjenales en los que me meto son distintos a los que me planteas aquí, aunque sin duda una de las cosas que he tratado de hacer es articular el carácter constructivo (o positivo) del olvido en el esfuerzo por evitar la repetición de lo mismo.

Has mencionado las nuevas tecnologías digitales, que sin duda constituyen el trasfondo de tu libro, pero de las que apenas te ocupas, pese a un arranque en el que parece que es de ellas de lo que va a tratarse. No es así, y tu trabajo se centra, sobre todo, en el periodo histórico en que se desplegó lo que McLuhan llamó “la Galaxia Gutenberg”. Cuando leí el libro de McLuhan, me sorprendió descubrir el balance tan crítico que hacía de los beneficios –y no sólo de los logros, por lo demás innegables– derivados de la imprenta. Tu libro parece cuestionar también algunos de esos supuestos beneficios. No sólo recuerda a quienes en su momento percibieron en la imprenta “una máquina infernal”, también trae a colación, con indisimulada simpatía, a todo un linaje de “profanadores de libros”, algunos de ellos verdaderos adelantados de ese “arte del saber ligero” que hasta cierto punto postulas.

Trato de recoger algunas de las formas en las que la transmisión opera también a través de prácticas negativas: artes del olvido, biblioclastia, lectores con tijeras –o ‘censores jurados de libros’ como les llama Walter Benjamin. Aunque más esquiva y difícil de documentar, esa tradición demuestra que la sustracción juega un papel tan importante como la adición en la ‘Galaxia Gutenberg’. Y esa forma de profanar libros, trasegar fragmentos, cortar y pegar textos, me parece que tiene ecos fascinantes con las prácticas estéticas contemporáneas. A veces me hace gracia recordar que el proyecto que presenté en la École des Hautes Études en Sciences Sociales –donde desarrollé este ensayo como una tesis de maestría– era una especulación sociológica sobre los escritores del no o los ‘bartlebys’ inspirada en el libro de Enrique Vila-Matas. Y después se convirtió en una historia de la literatura portátil en el mundo anterior a las vanguardias. Una referencia clave para operar ese desplazamiento fueron los libros de Fernando Rodríguez de la Flor en los que se rastrean las pulsiones contra la escritura, el libro y la imprenta durante el Siglo de Oro y la contrarreforma. Al final me centré poco en el caso español, pero sin duda encontré ahí las primeras pistas para reconciliar la vanguardia con los antimodernos. Es entre estos últimos donde encontramos la mayoría de las críticas a la imprenta –en general élites letradas que veían que su monopolio sobre el saber entraba en crisis.

Vaya, no tenía ni idea de esto que me cuentas. Pero explica que precisamente el capítulo que dedicas a “los escritores del no”, ese que titulas tan sugerentemente “Retórica para terroristas o las noches en blanco de la literatura”, sea el que tiene peor encaje en el conjunto, y quizá, si me lo permites, el más débil, al menos a mis ojos. Pues el objetivo de la mayor parte de esos “terroristas” a los que aludes no es propiamente la biblioteca, sino la escritura, y ni siquiera propiamente la escritura, sino la idea misma de “obra”. Una cosa es la biblioclastia y otra las poéticas del silencio o de la inacción. Por ahí pienso que se enredan y confunden algunos hilos...

En algún momento pensé que la retórica y la biblioteca eran dos modelos de control del exceso de información contrapuestos y que uno de los cortes epistemológicos más profundos que se presentan en el libro consistía en mostrar cómo había entrado en decadencia la retórica y había sido sustituida por el régimen informacional de la biblioteca en el que el saber se puede acumular infinitamente.  Me interesaba construir una secuencia sobre el destino de la educación retórica que empieza con el redescubrimiento de la retórica latina en el primer capítulo, sigue con la decadencia de la tópica medieval y los artes de la memoria al surgir la imprenta –otro ejemplo de olvido colectivo–, y termina en esta generación difusa de ‘escritores del no’ que afirman que la tarea de la escritura es trascender la retórica. Pero lo hacen a través de toda una serie de motivos que conforman una tradición del odio a las letras que tiene un largo recorrido histórico anterior. La idea de que las letras enferman, de que la vida está en otra parte, de que el exceso de lectura es nocivo para la inteligencia o que es imposible decir nada nuevo puede ser considerada tan parte de la retórica clásica como los elogios a las letras y demás discursos humanistas que se enseñan en las universidades y se defienden para promocionar la lectura.

Estamos empezando a ver el mundo con el mismo prisma que emplean las compañías que almacenan nuestra memoria

En su epílogo a tu libro, Philip Roger sugiere que su objeto no es tanto la sobrecarga informativa en sí misma como “la atribulada percepción de esa sobrecarga”. Habla de “nuestra crispación, nuestro desasosiego, nuestra inquietud ante la masa enorme, irracional y amenazante de libros y de datos”. Me pregunto, sin embargo, si este desasosiego no es propio exclusivamente de una elite intelectual y por lo tanto cuestión de una minoría casi residual. Si la nueva ciudadanía no delega en las bibliotecas y en las bases de datos su memoria y de hecho vive ya despreocupada, aliviada de ese peso. Las vivencias se registran y se almacenan, sin construirse como experiencia. La relación más común que su poseedor tiene con un smartphone ilustra esto que te digo. De hecho, la formidable acumulación de fotografías y mensajes actúa como placebo de la memoria y de la experiencia mismas.

Esa posibilidad es realmente fascinante. Por un lado, también lo pienso, los discursos acerca del exceso de información representan generalmente el intento de una minoría por conservar la hegemonía sobre el conocimiento. Esto se ve muy claramente en las invectivas contra la imprenta a las que hacíamos referencia. Como el acceso se generaliza y todo el mundo puede leer y escribir, entonces la imprenta es una máquina infernal que disuelve la autoridad de aquellos que ejercían un monopolio sobre el escrito. Pero lo que realmente me fascina es la idea de que hemos descargado colectivamente nuestra memoria en bases de datos –nos hemos liberado de ese peso de manera similar a la de los letrados que dejaron de almacenar el saber en su memoria para depositarlo en las bibliotecas. Por un lado, desprenderse de la memoria tiene un potencial emancipador enorme –las identidades se pueden disolver más fácilmente, todo aquello que nos ancla y enraíza a un lugar específico se desvanece, somos mucho más fluidos, libres e independientes. Pero por el otro, estamos empezando a ver el mundo con el mismo prisma que emplean las compañías que almacenan nuestra memoria. No es por nada que los grandes monopolios digitales han surgido al capitalizar aquello de lo que nos estábamos deshaciendo tan alegre como gratuitamente. La tesis doctoral que acabo de defender trata específicamente sobre esta cuestión. ¿Cómo hemos aprendido a ver el mundo a través de métricas de impacto y participación? Cosas como el número de citas, los likes, followers, retweets establecen en buena medida la autoridad sobre discursos e imágenes. Algo es más verdadero cuanto mayor ancho de banda ocupa. Todo esto tiene su origen en una tecnología para automatizar la organización de información llamada “índice de citas” que para mí constituye la infraestructura oculta de las sociedades de información.

Es muy interesante esto que planteas. A ver si no tarda en llegar la continuación de tu ensayo. Entretanto, y ya para terminar, aventuro una consideración ligeramente filosófica, ligeramente melancólica, que acaso hilvanaría con ese “deseo de acumular obsesivamente las huellas del presente” del que dejas constancia al comienzo de tu libro. Mi impresión es que este deseo viene a constituir la versión laica, por así decirlo, del impulso de trascendencia, de la sed de inmortalidad, de la ambición a la posteridad. Conforme el horizonte de la posteridad se va cerrando, conforme cunden las versiones distópicas del futuro y se abre paso un sentimiento cada vez más acusado, cada vez más colectivo, de catástrofe, tanto en lo relativo al planeta como al hombre en cuanto especie, la tendencia a regístralo todo, a archivarlo todo, indiscriminadamente, constituye una especie de resistencia a la extinción. De ahí también esa afición a los listados sobre la que se ocupó Umberto Eco poco antes de su muerte. Todo apunta a que cierta concepción latente de la cultura se va resignando cada vez más a constituir el inventario de un mundo que agoniza.

Detrás del mundo de bibliotecas y colecciones universales de la modernidad temprana también estaba el temor a que un cataclismo cultural como el que los humanistas creían que había puesto fin al mundo antiguo borrara las huellas del presente. Pero las instituciones en las que se depositaba toda la memoria del mundo no solo eran mausoleos de una cultura pasada, sino que se convirtieron en los centros de poder y dieron a luz a nuevas formas de gobierno. Más que con un mausoleo, habría que comparar esas instituciones con los grandes bancos del capitalismo que también se estaban formando por entonces. Pero en lugar de atesorar capital económico, administraban el capital intelectual, simbólico y científico de la Europa moderna. Más allá de la lectura melancólica, el back up planetario del que empezábamos hablando también está engendrando sus nuevas subjetividades, sus propias formas de control y gobierno. La migración forzosa al mundo virtual responde a unos intereses económicos concretos y se sostiene en una ideología cada vez más alegremente aceptada. El metaverso –o cualquier otra formulación que queramos utilizar– no es una pesadilla futura sino algo prácticamente consumado. Cada vez es más difícil distinguir entre el mundo actual y el virtual. Ahondar en ese umbral para describir de qué manera estamos cambiando, cómo se están articulando y a quién benefician esos cambios me parece uno de los proyectos intelectuales necesarios del momento actual.

Xavier Nueno (Barcelona, 1990), doctorado en Harvard, acaba de debutar como ensayista con El arte del saber ligero. Una breve historia del exceso de información (Siruela). Un libro atrevido, fresco, entretenidísimo, provisto de amplísimos y bien digeridos conocimientos, puestos al servicio de una tesis...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Echevarría

Es editor, crítico literario y articulista.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    La migración forzosa al mundo virtual, no es más que la retirada de la masa obediente de la circulación del mundo real, por así decirlo y fragmentar a cada individuo en la soledad oscura de su celda, eso sí, iluminado por la pantalla adictiva, permitiéndole incluso protestar y descargar su frustración y rabia “on line”, siempre vigilado y controlado, claro. Preso en el algoritmo correspondiente. Hay un problema: la lucha de clases real, que no virtual, no ha desaparecido aunque las clases se hayan transformado en otras que siguen la misma posición de unos pocos arriba disfrutando de todos los bienes y la inmensa mayoría debajo viviendo con escasez y procurando los abundantes bienes de los de arriba. Conocemos el esquema aunque se vista de otros ropajes. Sabemos quienes están destinados a morir en las guerras comerciales de los poderosos y desgraciadamente aunque algunos gusten de un comunismo light, el capitalismo sigue siendo hard y el ser humano para sobrevivir deberá eliminar bastantes algoritmos. 

    Hace 7 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí