1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Roberto Valencia / Novelista y ensayista

“Un museo debería de ampliar el alcance de nuestra sensibilidad, y no mostrarse ajeno a las conquistas sociales”

Ignacio Echevarría / Gonzalo Torné 4/07/2023

<p>Roberto Valencia, durante una entrevista en 2022. / <strong>Irati Aizpurua</strong></p>

Roberto Valencia, durante una entrevista en 2022. / Irati Aizpurua

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Después de una década dirigiendo en Pamplona “El foro de Auzolan”, referente inexcusable de la divulgación literaria y filosófica en España, Roberto Valencia publica Palacios, hangares y cuevas (La Navaja Suiza), una personalísima mirada a los museos que aprovechamos para conversar con él sobre las proyecciones políticas de estos deseados centros de poder cultural.

I.E.: Tu libro se publica en un momento en que la institución museística está siendo objeto de importantes y a menudo agrios debates. Emprendemos esta conversación cuando aún resuenan los ecos de la salvaje arremetida con la que la derecha cultural salió al paso de la sola posibilidad de que Manuel Borja-Villel renovara su mandato al frente del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Lo que está en juego es el concepto mismo de institucionalidad que encarna un museo. El tipo de uso que cabe hacer de él. Y más que eso: está en juego el concepto mismo de arte que manejamos, y nuestro modo de consumirlo. En este contexto, la primera frase de tu libro parece salirse por la tangente y obviar la discusión: “Un museo propone una mirada muy concreta sobre la realidad”. Poco después, una nueva afirmación aumenta mi perplejidad: “De eso tratan los textos de este libro: de aceptar la mirada sobre la realidad que nos proponen los museos”. Palabras que parecen desentenderse de la pregunta de qué misión cumple el museo y centrarse únicamente en su contenido. Ahora bien, es sabido que el contenido de un museo, la selección y ordenación de su propia colección, de su propio patrimonio, por no hablar de su política de adquisiciones, dependen de múltiples factores, que no carecen de perfiles ideológicos, por así llamarlos. ¿De qué modo te sitúas frente a esta problemática? ¿La has tenido en consideración?

Mi libro no es un ensayo específico sobre museística o sobre historia del arte. Es un texto que resulta de muchas visitas a museos europeos, y en el que he intentado centrarme en algo que lamentablemente dejamos de lado cuando atendemos a la pura sensación o al fragor de la visita: el sentido que, sobre el mundo, vuelcan el arte –aunque no sólo el arte– y el modo de conservarlo por parte de algunas de estas instituciones. El propósito de clarificar todos los sentidos de los museos de los que me ocupo resulta imposible, claro está, pero yo quería expresar mi amor por el arte y por su correcta preservación, así como combatir algunas prácticas que nublan la búsqueda de ese sentido: el turismo –alentado por las prácticas económicas y estatales–, las sobredeterminaciones ideológicas y el mercado. Así, mi libro no parte de una investigación sobre el modo en que se conforman las colecciones o sobre la determinación de los agentes estatales o económicos sobre el arte. No parte de esa sistematicidad y carece de una hipótesis de partida. Ahora bien, esto no quiere decir que carezca de dimensión crítica respecto a ello. Al declarar en la introducción que acepto la mirada de los museos, lo que quiero expresar es que la acepto como un objeto sobre el que no tengo ninguna capacidad de decisión –no formo parte del medio– pero sobre el que quiero reflexionar, tal y como yo lo encuentro en mis visitas. Sería absurdo pensar que, al decir eso, asumo todos los discursos de todos los museos que trato, porque esos discursos y prácticas son muchos y, en ocasiones, antagónicos. En mi libro, entonces, dialogo con estas miradas de los museos, y ahí deslizo críticas a sus prácticas (de hecho, ya en la introducción aviso de su pasado colonialista, imperial y antifemenino).

Acepto la mirada de los museos como un objeto sobre el que no tengo ninguna capacidad de decisión

I.E.: Lo que no deja de dar lugar a valoraciones paradójicas…

Por dar un ejemplo, en el primer museo del que me ocupo, el Louvre, el museo de mayor superficie expositiva del mundo, explico cómo éste surgió de un intento de secularización de las colecciones reales y eclesiales del XVIII, y cómo esta operación generó un efecto muy extraño que aún pervive, porque las temáticas pertenecían al Antiguo Régimen y el espíritu de exhibición, a los nuevos tiempos de la Revolución francesa. Una simbiosis imposible que, sin embargo, posibilitó salvar de la quema el patrimonio francés de la época y cuya distorsión sensorial sigue actuando hoy día: cada vez que voy al Louvre encuentro esos valores reaccionarios representados por los grandes genios de la pintura. Aceptar lo uno en favor de lo otro sería comulgar con prácticas reaccionarias; pero dejar de disfrutar de este gran arte, supondría una renuncia a algunos de los grandes logros de la humanidad. Todo un dilema que hace que uno salga de allí elevado espiritualmente pero empequeñecido en lo ético. En el libro hay muchos ejemplos sobre esta mirada crítica, que abarca distintos museos de distintas épocas (también la actual), y que se va deslizando mientras hablo, efectivamente, del contenido de los museos. Respecto a cuál es mi posición, por si no queda claro, no soy ajeno a lo que dices. Muy resumidamente, opino que un museo debería de ampliar el alcance de nuestra sensibilidad individual y colectiva, resguardar el talento del pasado y del presente, y no mostrarse ni ajeno ni inaccesible a las conquistas sociales.

G.T.: Mi primera pregunta es un poco tonta. Me gustaría saber, de la cantidad de museos que podrías haber acudido, cuáles han sido los criterios para elegir los que aparecen y por qué motivo los has dispuesto en este orden. Y ya que estamos si ese “itinerario” que se le ofrece al lector contribuye a darle sentido al libro. Si otros “itinerarios” inducirían a leer lo que se dice de cada museo de manera distinta.

Aunque sé que era casi imposible, una vez que el libro se puso en marcha como libro, quise abarcar las distintas edades del arte. También pretendí incluir tres de los cuatro recintos que, de un modo general, visitamos con pretensión contemplativa: las cuevas parietales, los palacios, las iglesias y los hangares. Respecto al itinerario, el libro empieza con uno de los primeros museos nacionales de Europa –hoy día, la mayor superficie expositiva del mundo– y termina con un lamento sobre nuestra nunca bien ponderada capacidad destructiva. Si bien el Louvre se funda como un acto salvífico –explicado en la anterior respuesta–, los palacios celestiales de Kiefer del HangarBicocca recapitulan las pulsiones nihilistas y advierten sobre su preeminencia en la conformación europea. Entremedias, he colocado diez museos que inciden en distintas circunstancias del arco vital, ya sea artístico, político, biológico, histórico, metafísico o experiencial, tratando de enlazar los conceptos de un texto a otro. Efectivamente, creo que se podrían combinar los textos para generar otros itinerarios.

G.T.: Te quería preguntar también por la relación entre “la red” y los museos. Leyendo el prólogo tengo la impresión de que consideras el volumen de información que se maneja en la red como excesivo, que dificulta la capacidad de concentración y que complica acceder al sentido que plantea el itinerario del museo. Me gustaría incidir en esa idea. Y sea cual sea la respuesta, querría preguntarte también si en cierto sentido esa posibilidad de acceso a lo que queda fuera del museo o a propuestas de itinerario distintas no son una suerte de vacunas o de protección del espectador frente a las “visiones de sentido” oficiales que proponen, por ejemplo, los museos de Estado.

Está claro que es imposible interpretar adecuadamente una obra de arte sin conocer un poco su contexto. También, que hay mucho ruido alrededor de las obras maestras, proveniente de fuerzas como la publicidad, los restos no digeridos de la historia y la evasión hegemónica en la sociedad del espectáculo. Pero también es cierto que no hay otro período de la historia que le haya dado a un amante de la contemplación mayor número de posibilidades para profundizar en su empeño interpretativo. Se me dirá, con razón, que la superabundancia anula la posibilidad de que los discursos valiosos emerjan, y esto se cumple, sin duda, a escala macroscópica. Pero en pequeños ámbitos, ahora podemos levantar interpretaciones sumamente matizadas, orientadas por distintas ideas o líneas de pensamiento que en otras épocas hubieran sido imposibles, a la luz del dificultoso acceso a los recursos intelectuales. Esas interpretaciones podrían difundirse mejor si el público no especializado tuviera –tuviéramos– una cultura de la imagen un poco más desarrollada. Aquí creo que radica el verdadero problema: vivimos un período de saturación visual mientras su contrapunto necesario –la descodificación de las imágenes– sufre una gran pauperización.

Vivimos un período de saturación visual mientras su contrapunto necesario sufre una gran pauperización

I.E.: Al hilo de lo que has dicho antes acerca del “itinerario”, quisiera preguntarte sobre el “dispositivo” del libro, que me parece muy intencionado. A este respecto, que después de visitar el Louvre invites al lector a la casa-museo de Anne Frank me parece casi una provocación. Una estimulante provocación, todo sea dicho. Pues aquí nos sustraemos del ámbito del arte, y hasta cierto punto del ámbito tradicional del museo, para ingresar en otro orden de experiencia, o de vivencia, y en esa dimensión hoy tan reivindicada del museo en cuanto “archivo”.

Yo los adoro, pero es cierto que los museos son dispositivos difíciles. Por lo común, un museo es un lugar vaciado en los que se insertan objetos valiosos que fueron extraídos de sus contextos originales para preservarse y exhibirse. La casa-museo de Anne Frank no exhibe nada porque, después de deportar a sus ocupantes, los nazis la desvalijaron. Y el único superviviente, Otto Frank, padre de Anne, decidió no restaurarla. Traté de enlazar el todo del Louvre con esta nada de la casa-museo de Anne Frank para obtener algunos contrastes. Por un lado, hay la búsqueda de conceptos que ayuden a pensar estos museos, y aquí ensayo, no sé con qué suerte, dos ideas: la de que en la casa de Anne Frank se solaparon todos los lugares en los que una niña de 13 años desarrolló sus vivencias (la casa, el colegio, el parque de juegos, ¡hasta el dentista!) y, por otro, el hecho de que ese vacío que ahora recorren los visitantes se haya replegado en sí mismo como una suerte de hueco moral (una versión secular del tsimtsum judío). En un orden más terrenal, hay otros contrastes: el Louvre puede impedir la experiencia (por sus dimensiones, por la gran afluencia, por el ruido, etc.), pero también la casa museo de Anne Frank puede obstaculizar el recogimiento que merece esa tragedia (este lugar oficia como sinécdoque del nazismo). De ahí que después continuara con el Museo Oteiza, donde también se ofrece la experiencia del vacío.

G.T.: En el libro tomas el espacio (o eso me parece) como criterio de distinción entre museos. ¿Te planteaste en algún momento hacerlo por la función? El museo parece una suerte de navaja suiza que tiene diversas posibilidades: canonizar, dar a conocer, mitificar, construir relato... ¿Valoras distinto un museo público que uno privado?

Son recintos de naturaleza distinta, con funciones y disposiciones que no coinciden. En los museos públicos, la preservación y exhibición de las obras están condicionadas por el aroma ideológico del gobierno de turno, aunque no es el único factor que interviene, hay unos cuantos más. Desde el punto de vista meramente estético –si es que esa disquisición resulta posible, que no–, los museos públicos de arte contemporáneo tienen dificultades para absorber muestras representativas del arte valioso que se está produciendo, así que los privados pueden ejercer una función conservadora complementaria. Sería deseable que estos centros privados no compitieran con los nacionales en poseer igual número de artistas señeros sino que, por decirlo de un modo muy general, apostaran por vías o prácticas alternativas del arte. Algunos lo hacen, pero hay colecciones privadas que se transforman en fundaciones, repitiendo así la alineación de los museos oficiales. Aquí la complementariedad no se produce.

G.T.: Y en la medida que hablas de la disposición, ¿entras de la misma manera?

No, claro que no. No puedes entrar con el mismo temple a un restaurante de comida rápida que a una iglesia, por ejemplo (aunque en el interior de la catedral anglicana de Liverpool hay una hamburguesería). En el privado sabes que puedes encontrar cánones alternativos, intereses económicos explícitos, corrientes y autores sospechosos, cierto desdén por el conocimiento, incluso puedes tener la sensación de que el mismo centro goza de una existencia efímera. También hay un clasismo social que no se aprecia en uno público. Estos factores influyen en la manera de mirar las obras, qué duda cabe. Parafraseando a Tolstoi: los museos públicos y los privados no son neutros, pero no lo son de distinta manera.

G.T.: Otra pregunta merodeante, pero inevitable. El museo suele arrogarse (y a veces le concedemos) una capacidad de discurso crítico, pero basta con echar un ojo a los mecenas de las instituciones para ver bancos, empresas de telefonía, imperios de la construcción y fortunas nada sospechosas de alentar el cambio social. ¿Cómo se conjuga esto?

No sé cómo lo conjugan los grandes accionistas que sostienen museos privados, habría que preguntarles qué función cultural tiene en sus macroeconomías la complicada operación de conservar arte (más allá de las desgravaciones, etc.). Para mí el arte es experiencia estética, para ellos no lo sé. Ahora bien, desde los tiempos de los pintores de la corte sabemos que, aunque no todos se sintieran cómodos con ello, el arte estuvo al servicio del poder. Resumiendo mucho, sabemos que el arte se separó definitivamente de la vida cuando se abrieron los primeros museos (también cuando empezaron a reconocerse los derechos de autor, cuando se abrieron los primeros auditorios, etc.). Desde ese momento, las sociedades en trance de ser secularizadas crearon estos espacios neutros para admirar unas manifestaciones que carecían de función en la vida práctica. Así pues, el hecho de que el arte esté desgajado de la cotidianeidad tiene consecuencias negativas, porque despeja el camino para que lo utilitario adquiera el rango máximo de importancia social (lo que ya está plenamente asentado). Tenemos que conformarnos con la parte positiva, que es menor respecto a la negativa: que el museo nos ofrece cápsulas de elevación y concentración apartadas del ritmo capitalista y que podemos habitarlas cuando queramos (si disponemos de un buen museo cerca y los medios para acudir). No es poco, de todos modos. Respecto a los museos pagados por el gran capital, evidentemente aquí se produce una paradoja: ¿entramos a un museo financiado por una corporación multinacional para reflexionar a través de la estética sobre, por ejemplo, las desiguales condiciones sociales? Supongo que esto supone una expresión bastante evidente de ese tipo de contradicciones a las que estamos sometidos los ciudadanos críticos con este orden actual en el que estamos integrados (¡hay tantas…!). No veo el modo de despejar esta contradicción: ¿Depreciando el arte contemporáneo? ¿Desaconsejando el arte social en centros privados? ¿Dejando de acudir a museos privados? ¿Cancelando artistas? Me temo que es muy tarde para rebobinar.

Desde los tiempos de los pintores de la corte sabemos que el arte estuvo al servicio del poder

I.E.: El de las visitas a museos viene constituyendo todo un género libresco, cuyos precedentes remontan muy atrás en el tiempo. Más recientemente, supongo que a consecuencia de la democratización del turismo, el género ha conocido un importante auge. Me pregunto si al proyectar tu libro has tenido presente algún modelo, como, por ejemplo, El sudario de Verónica, de Laszlo Földényi, que se propone también como “Un paseo por los museos de Europa”.

Tuve la suerte de conocer a Laszlo Földényi el año pasado, cuando fue invitado a Pamplona en el programa Encuentros 72/22. Es una persona extraordinaria. Sin embargo, no he leído El sudario de Verónica, del que tuve noticia cuando mi libro estaba en imprenta. En un principio me dio un poco de aprensión: pensé que su escritura sería más acertada que cualquier cosa que yo pudiera decir. Ahora que la edición de Palacios, hangares y cuevas me ha permitido deshacerme de mi libro, no tardaré en hacerlo. Es verdad que hay textos sobre museos, pero, si excluimos los estudios y las guías, no he encontrado demasiadas miradas de autor sobre el tema (miradas que escapen del registro fósil, del discurso académico o de los malentendidos de cada época). Hay casos concretos pero, en general, no me parece que el museo ejerza demasiada fascinación sobre los escritores. Respecto a las influencias, leí unos cuantos libros de arte. Ahora bien, prefiero los libros escritos por filósofos y narradores que se acercan al arte con una fuerza que no encuentro en los análisis al uso. Félix de Azúa, Todorov, José Luis Pardo, Susan Sontag, Roberto Calasso y, por supuesto, John Berger. Hay algunos más (no muchos), pero estos han escritos páginas extraordinarias, donde la vivencia del arte la realza un gran estilo literario y una pericia reflexiva expansiva.

I.E.: Tú mismo, en el prólogo, dices que tu libro manifiesta “un estado de ánimo melancólico”. Poco después añades tu convencimiento de que “el arte es una disciplina melancólica”. Esta doble afirmación determina un punto de vista que parece emanar de la concepción misma del museo (o lo que sea) como depósito, como vestigio, como tesoro. Una concepción que parecen combatir algunas de las nuevas tendencias museísticas, más interesadas, se diría, en provocar una reacción crítica frente a la obra, desde la premisa de que, como sostenía Benjamin, “todo documento de cultura es un documento de barbarie”. Una idea, por cierto, que no queda del todo fuera de tu libro…

Como ya he dicho antes, no hay una mirada unitaria a los museos en mi libro. Hay melancolía, pero también crítica, euforia, indagación, etc. Ahora bien, es cierto que mi escritura y mi propia vida arrastra un pesar melancólico que me hace mirar el arte de los museos con un poco de angustia y de desazón. Como si las colecciones fueran ruinas, fracasos, grandes proyectos olvidados, cimas de esplendor que se revelaron inservibles al proyecto humano. Pero digámoslo claro: los tesoros de los museos, ya sean arqueológicos, artísticos o biológicos, deben seguir irradiando (en el texto sobre el Louvre cito la definición de arte de Deleuze, que formula esta idea con más sagacidad). Se trata de que les hagamos caso. Respecto a la revisión, sí, es cierto que los museos recombinan sus colecciones o las refrescan complementándolas con fondos almacenados, para contrapuntear los discursos oficiales que sostuvieron en su momento buena parte del gran arte oficial. Poca melancolía ahí: resituar los fundamentos, los contenidos o las estéticas del gran arte siempre será una operación saludable. No sólo por el efecto ético, también porque permite conocer mejor las épocas históricas y las motivaciones artísticas solapadas (la verdad sólo se abre paso con gran esfuerzo). En mi caso, efectivamente, no puedo escapar de eso en museos como el Prado o el Louvre: ahí mi mirada se afila contra lo que veo, contra cánones estéticos que rebosan sangre.

Después de una década dirigiendo en Pamplona “El foro de Auzolan”, referente inexcusable de la divulgación literaria y filosófica en España, Roberto Valencia publica Palacios, hangares y cuevas (La Navaja Suiza), una personalísima mirada a los museos que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Echevarría

Es editor, crítico literario y articulista.

Autor >

Autor >

Gonzalo Torné

Es escritor. Ha publicado las novelas "Hilos de sangre" (2010); "Divorcio en el aire" (2013); "Años felices" (2017) y "El corazón de la fiesta" (2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí