1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LGTBIfobia

Carta a la presidenta Díaz Ayuso

La propuesta de modificación de la ley autonómica 3/2016 es inconstitucional y equipara las sexualidades disidentes a una enfermedad que necesita ser diagnosticada por los especialistas médicos

José Antonio Martín Pallín 26/12/2023

<p><em>Las medidas de Ayuso.</em> / <strong>J. R. Mora</strong></p>

Las medidas de Ayuso. / J. R. Mora

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tiene un discurso que, aunque suene a una especie de cantinela, hay que reconocer que cada vez lo interpreta mejor. Algo debe de tener porque después de la desastrosa e inhumana gestión de la pandemia en las residencias de personas mayores, convocó elecciones y consiguió la mayoría absoluta.  Sería necio menospreciar su capacidad de transmisión, y conviene analizar el porqué de su impacto sobre una mayoría de votantes de su Comunidad. Sus intervenciones, dentro y fuera de la Asamblea, son lineales y sin capacidad de contraargumentar. Por ello, cuando se siente desbordada por las interpelaciones de la oposición, utiliza un comodín que se ha convertido en una muletilla. Todos son comunistas y ahí se acaba el debate.

La que se presenta como paladina de la libertad no puede disimular su reaccionarismo visceral contra el feminismo, la igualad y la no discriminación de todas las opciones sexuales. En medio de una baraúnda legislativa, ha puesto en marcha una modificación sustancial de la ley autonómica 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra LGTBIfobia y la Discriminación por razón de orientación e identidad sexual en la Comunidad de Madrid, promulgada cuando era presidenta Cristina Cifuentes. Su propuesta de ley de modificación y derogación parcial introduce la necesidad de los exámenes médicos y psicológicos para acceder a los tratamientos para las personas trans. Es decir, son enfermos a los que hay que curar y reorientar. Al mismo tiempo, suprime la prohibición de las terapias de conversión. En definitiva, retrocede en el tiempo y equipara estas orientaciones sexuales a una enfermedad que necesita ser diagnosticada por los especialistas médicos. Por otro lado, las asociaciones que se dedican al tratamiento y la interlocución pierden las subvenciones. Se prohíbe la introducción de información y debate sobre este tema en el ámbito de la educación. Se elimina la inversión de la carga de la prueba para justificar las infracciones y determinadas sanciones establecidas para proteger sus derechos. En igual sentido restrictivo, se eliminan los derechos que protegen a las personas trans, que pierden su denominación y la identidad sexual. En fin, un retroceso a tiempos remotos en los que las personas de este colectivo eran reprimidas por dictaduras que las han perseguido y criminalizado.

La que se presenta como paladina de la libertad no puede disimular su reaccionarismo visceral

Señora Ayuso, no sabíamos, y quizá usted tampoco, que se había abrazado a las políticas de la Unión Soviética sobre estos sectores de población que siempre se han visto perseguidos y discriminados a lo largo de la historia. Un tal Josif Stalin, allá por los años treinta, declaró oficialmente que la homosexualidad era una enfermedad. En la Alemania nazi, el penalista Edmund Mezger, muy admirado en la España franquista, elaboró un documento sobre las medidas que había que adoptar para el tratamiento de los “extraños a la comunidad”, entre los que incluyó a los homosexuales, aconsejando incluso su esterilización.

Respecto de la dictadura franquista, le remito a la lectura de un párrafo de la exposición de motivos de la ley de 2016, que ahora pretende desmantelar. Dice: “Durante la dictadura franquista y en el inicio de la actual democracia, las personas homosexuales y transexuales eran detenidas y encarceladas por su condición, si bien no existen cifras exactas de esta persecución, por cuanto muchas veces el motivo oficial de la encarcelación era el ejercicio de la prostitución. En el año 1954 se reformó la Ley de vagos y maleantes, equiparando a los homosexuales y sancionándoles como a los proxenetas, mendigos, enfermos mentales o lisiados. En el año 1970, la Ley de peligrosidad social modificó el castigo por el denominado ‘tratamiento’, que podía incluir lobotomía y descargas eléctricas”. ¿Va a suprimir este texto o lo mantiene a pesar de todo?

Para no retroceder excesivamente en el tiempo, le recuerdo que recientemente la Rusia de Putin aprobó una ley que prohíbe las operaciones quirúrgicas de cambio de sexo. Como muestra de su rechazo y desprecio, se prohibió también la adopción por parte de parejas homosexuales y se anularon matrimonios entre personas del mismo sexo. En el colmo del delirio, se califica como extremistas e incluso terroristas a las personas de este colectivo que supuestamente “incitan al odio social y religioso”. De hecho, el Kremlin acusa a Occidente de defender los derechos de las personas LGTBI con la supuesta intención de desestabilizar a Rusia, e intenta justificar así la discriminación contra el colectivo. De inmediato han recibido la dura condena de la ONU y la UE.

Estoy seguro de que ni siquiera se le ha pasado por la cabeza la posibilidad de caer en estos excesos o utilizar medidas semejantes, pero dentro del marco constitucional ha incurrido en una flagrante violación de nuestra Constitución, a la que tanto ama, y de todos los tratados internaciones firmados por España en materia de derechos humanos. El discurso del rey se ha centrado en un panegírico a la Constitución: por favor, léasela. Establece que los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social. Que le adviertan sus asesores que las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.

Si su propuesta sale adelante, va a tener serios problemas con nuestro texto constitucional

Me parece que si su propuesta sale adelante, va a tener serios problemas con nuestro texto constitucional. Según la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Añade que toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna, y que ningún Estado puede emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de esos derechos y libertades.

Usted, que se proclama representante de la libertad para tomar cañas en las terrazas, debería matricularse en un curso acelerado sobre los orígenes del liberalismo y realizar un somero repaso de las ideas de sus padres fundadores, Adam Smith y John Stuart Mill. El primero es el autor de la Teoría de los Sentimientos Morales, obra en la que puede leerse: “Como no tenemos una experiencia inmediata de lo que sienten otras personas, no podemos formarnos una idea de la forma en que se ven afectadas si no concebimos cómo deberíamos sentirnos en una situación similar”.

John Stuart Mill fue el que más profundizó en el liberalismo como teoría política. Le recomiendo la lectura de su libro Sobre la libertad. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio a los demás. El ejercicio de los derechos naturales de cada persona no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el disfrute de los mismos derechos. Estos límites sólo pueden ser determinados por la ley.  Que la única finalidad por la cual el poder puede, con pleno derecho, ser ejercido sobre un miembro de una comunidad civilizada contra su voluntad, es evitar que perjudique a los demás. Resumiendo, el autor cree que hay diversas acciones que uno puede realizar indistintamente, sean o no estas correctas, porque perjudican solamente al individuo. En este caso, la persona es libre de hacer lo que quiera.

Creo que debe usted reflexionar sobre las funciones y potestades que los políticos democráticos pueden ejercer sin caer en un sectarismo casi patológico que les sitúan al margen de la Constitución. El hecho de que ostente una mayoría absoluta no le permite pasar por encima de los más elementales principios que constituyen la base de una sociedad democrática, obligada a respetar la dignidad y libertad de todas las personas por encima de sus creencias y fobias personales.

P.D.: Señora Ayuso, aprovecho para recomendarle una reflexión sobre la promoción de la fruta. Recuerde la que organizó Eva mordiendo simplemente una manzana.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tiene un discurso que, aunque suene a una especie de cantinela, hay que reconocer que cada vez lo interpreta mejor. Algo debe de tener porque después de la desastrosa e inhumana gestión de la pandemia en las residencias de personas mayores, convocó...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juanjosegr

    el PP ha encontrado un filón en esta mujer, que no destaca en nada relevante salvo su verbo lenguaraz y un desparpajo semejante al de su tutora Esperanza Aguirre que también gozaba de gran apoyo social quizá por efecto de las lasgas horas frente a programas de televisión populacheros o de las redes sociales en las que cualquier ignorante se siente doctorado y vuelca todos sus malos humores que tanto daño hacen, es como si los más ignorantes se reivindicaran viéndose reflejados en esta mujer manifestando las sandeces " sin complejos" o " por que yo lo valgo ". En paralelo no pierde ocasión de repartir bicocas con nuestro dinero para ganarse fidelidades de apesebrados y oportunistas que le doran la píldora a ver si les cae alguna regalía. También es verdad que todo esto no sería posible sin ese Rasputín en la sombra que le dicta las ocurrencias y tampoco sin contar con las fuerzas vivas que nunca se democratizaron y a la más mínima reaparecen

    Hace 3 meses 2 días

  2. joamella

    No hay nada que hacer con IDA. Es tiempo perdido, tanto por su nulo coeficiente intelectual como por su alto coeficiente de maldad. Estos dos límites son el soporte de sus asesores, de ellos se valen para hacer de IDA un títere de su propia marioneta.

    Hace 3 meses 28 días

  3. juan-ab

    “Y la serpiente dijo a la mujer: «Con seguridad no moriréis, porque Dios sabe que el día que comáis de ella, entonces vuestros ojos verán, y seréis como dioses, que conocen el bien y el mal.» (Génesis 3:4-5). Eva desea dicha sabiduría y come del fruto prohibido, y lo comparte con su compañero que también come. Aparece Dios y los maldice a los tres, pero solo expulsa del paraíso de la vida eterna a la mujer y al hombre. La tentadora serpiente se libra y se queda. Como dice ‘francisco-munoz-gutiérrez” la carta debería apuntar también, ¡qué puñetas! a los que permanecen, impasibles y enroscados, haciendo de las suyas. Pero qué agradable e instructivo resulta siempre leer al señor Martín Pallín.

    Hace 3 meses 28 días

  4. francisco-munoz-gutierrez

    ¿Ignorancia o arrogancia? That is the question. Sin duda la frutera resuelve la cuestión pasándose la carta por el arco del triunfo de su verdulería. Sin embargo, lo curioso de la carta es su apelación a cuestiones técnico-jurídicas tan apaleadas en España como “los derechos;” un concepto tan absoluto para el amigo, como líquido y volátil para el “otro” que no lo es. Y si la frutera y su clientela “ilustre” quieren modificar la ley autonómica 3/2016 es porque la meritocracia judicial española así lo consiente. No es, por tanto, ignorancia lo que la frutera esparce, sino arrogancia amiga, a lo Carl Schmitt. Es por ello que, en mi opinión, esta carta no solo debe ir dirigida a la frutera, sino también a los del puesto de las puñetas.

    Hace 3 meses 29 días

  5. javier1

    La postdata no le ha podido quedar más machista. 

    Hace 3 meses 29 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí