1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

crisis rural

Revueltos y revueltas en los campos

Existen razones para la protesta, el debate está en cómo llevarla a cabo sin diluirse en el ruido

Isa Álvarez Vispo 16/02/2024

<p>Agricultores manifestándose en tractor por el centro de León, el pasado 2 de febrero. / <strong>RTVE</strong></p>

Agricultores manifestándose en tractor por el centro de León, el pasado 2 de febrero. / RTVE

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El cambio climático ha provocado que algunos refranes dejen de tener vigencia. Cuando pensamos hoy en “si marzo mayea, mayo marcea” o en “año de nieves, año de bienes”, es necesario añadir un “depende”, porque cada vez se hace más complicado predecir lo que sucederá con el clima. Esto lo saben bien quienes empleaban el refranero y el santoral como referencia para la labor de siembra, poda y cosecha. Los calendarios del campo están sujetos a lo que la meteorología depare y las personas que trabajan en él son las principales beneficiadas o perjudicadas por lo que ésta pueda traer. Conocen la tierra, están vinculadas a ella, pero a la vez viven, como la mayoría de la sociedad, atravesadas por lo que les dicta el mercado que un día se fijó en ellas, no como agentes esenciales para poder garantizar el derecho a la alimentación y nutrición adecuada, sino como peones de un sistema que trata la alimentación como una mercancía más. Este marco, el que coloca el mercado como elemento central, es el que define las políticas en todos los ámbitos, y el mundo agrícola y ganadero, a pesar de producir un bien tan esencial como el alimento, no solo no está libre de sus dictados, sino que es utilizado en muchas ocasiones como moneda de cambio para negociar en los tratados de libre comercio del mercado global.

Este enfoque es, en gran medida, el responsable de la situación que se vive actualmente. Priorizar la alimentación del mercado y no de la vida del planeta ha provocado que las políticas que rigen el sector primario se alejen de las necesidades de la tierra y de las personas, tanto de las que habitan el medio rural como de las que se alimentan de sus producciones. Se ha generado un marco en el que la agricultura, la ganadería y también la pesca no se entienden ligadas a un territorio, sino como actividades aisladas, desvinculadas de su esencialidad. Se han llegado a artificializar oficios íntimamente vinculados a la naturaleza, haciendo que algo que se desarrolló para generar energía hoy sea altamente deficitario de ella. Se ha llegado a normalizar que los alimentos que se producen desde un manejo ecológico, respetando la tierra, sin contaminar personas ni cuerpos, sean una excepción y no la norma. Este imaginario ha impregnado nuestra sociedad y a todos los eslabones de la cadena alimentaria, empezando por los campos y terminando por los hogares, hasta tal punto que se llama alimento a algunos objetos que no son más que un producto comestible, que no nos envenena de inmediato, pero que tampoco nos proporciona la nutrición que necesitamos. Y en los casos en que sí lo hace, se utiliza el término ‘superalimento’, alejándolo así de lo accesible y lo cotidiano.

Ese cambio necesita cómplices: las políticas públicas que lo sostienen. En este caso, una Política Agraria Común, la famosa PAC, que cada vez se aleja más del objetivo para el que fue creada, la seguridad alimentaria de Europa, en la medida en la que se ha adaptado totalmente a las necesidades del mercado global. Hoy las prioridades de la PAC son producir mucha cantidad y producir barato para poder ser competitivos en los mercados a gran escala, colocando la fe en ellos y sosteniendo negocios por encima del sostén de las vidas. 

El problema no es que la política plantee reducir insumos, el problema es que pretende que el coste lo asuma un sector ya ahogado

Las ayudas de la PAC, aunque en el mejor de los casos (no siempre) las reciben personas agricultoras, van encaminadas a sostener a la industria, a que quienes producen puedan vender lo más barato posible para reforzar la competitividad de quienes distribuyen. Estas ayudas premian a las grandes extensiones, lo que ha obligado a que producciones pequeñas intenten ser cada vez más grandes, a la vez que premia más aún a las que ya lo eran. Se premia el tamaño, no la vida que pueda salir de los campos, en un ejercicio de ejecución patriarcal en toda regla. Estas políticas han convertido a producciones pequeñas en producciones medianas que quieren parecer grandes, pero este querer parecer no es gratuito. En la mayoría de los casos se consigue con muchas deudas y una dependencia de insumos externos muy difícil de mantener en contextos de crisis. Además, el mercado globalizado padece inestabilidades derivadas de los conflictos que se dan en distintas regiones del mundo, muchos de ellos vinculados al acceso a bienes como la tierra o el agua, y que se acrecientan con el cambio climático. Todo esto añade elementos a la tormenta perfecta que se vive estos días.

Por otro lado, hay más campo que el que aparece en los números de la PAC. Según el propio Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el Estado español solo el 62% de las personas ocupadas en el sector primario lo hace de forma asalariada, el resto se engloba en la llamada “ayuda familiar” y no recibe salario por su trabajo. En ese segmento es donde hay muchas mujeres que trabajan codo con codo con los hombres en el campo sin estar reconocidas y sin poder acceder a ningún tipo de derechos. Además, hay otro grupo de población que sostiene la alimentación y que pocas veces se refleja en las estadísticas: son las personas trabajadoras del campo, las jornaleras, sin cuyas manos gran parte de esto no se podría sostener. Tanto en la ayuda familiar como en las personas jornaleras encontramos la parte invisible del sector más invisible. Estos días no dejamos de ver tractores, pero el campo, los campos, son mucho más. Las propias movilizaciones reproducen, en muchos casos, una matrioska de desigualdades y erigen a los tractores, conducidos por hombres en su mayoría, como símbolo que deja a muchas en la invisibilidad. La mayoría de los campos han sido invisibles durante mucho tiempo para derechas e izquierdas que, en el mejor de los casos, se han dirigido a ellos para sacar provecho, pero nunca para cuidarlos. Y esa dejadez produce heridas que no son fáciles de cicatrizar, porque, al fin y al cabo, hablamos de vidas y de personas.

La clave está en poder generar transiciones que ilusionen y generen modelos justos para personas y ecosistemas

En estas heridas son en las que algunas derechas, más o menos extremas, han decidido profundizar para poder sacar rédito. El barullo, el ruido, es su herramienta y para quienes nunca han podido ser oídos, sumarse al ruido es muy tentador. Estos días asistimos a esperpentos públicos en las pantallas, pero también, en lo menos público, a debates complejos entre las personas del sector sobre si salir o no salir a manifestarse por no querer ser relacionadas con determinados grupos. Incluso entre los sectores más vinculados a una visión campesina y de cuidado de la tierra, alejados de los eslóganes fáciles contra la ecología y las importaciones de terceros países, hay debates sobre cómo actuar. Existen razones para la protesta, el debate está en cómo llevarla a cabo sin diluirse en el ruido. A las producciones más pequeñas ligadas a modelos sostenibles, la burocracia les ahoga y las políticas les dan la espalda; a muchas medianas, las mismas políticas que les han dicho durante años que el modelo basado en insumos químicos era el adecuado, ahora, que están sumidas en una dependencia muy alta y que el cambio climático agrava sus problemas, les dicen que la dirección era incorrecta. El problema no es que la política plantee reducir insumos, algo necesario, el problema es que pretende que el coste de hacerlo lo asuma únicamente un sector ya ahogado, sin una mirada de proceso, de transición. Porque en la mirada de transición (o en su ausencia) está la clave. La PAC ha acompañado durante años la construcción de un modelo dependiente e insostenible y deshacer el camino requiere de acompañamiento y recursos para sostener a quienes puedan recorrerlo. No es sólo la producción, hacen falta políticas activas para reconstruir y relocalizar canales de distribución y consumo más justos para todas, así como visibilizar los intereses de la agroindustria en que pocas cosas cambien. Para muchas personas, estos mensajes llegan demasiado tarde. Hablamos de un sector en el que la media de edad es más próxima a los 60 años que a los 50 y cuyo relevo generacional pende de un hilo. La clave está en poder generar transiciones que ilusionen y generen modelos justos para personas y ecosistemas. Esas transiciones tendrán que confluir necesariamente con quienes ya producen en modelos basados en la agroecología y con el resto de los sectores que también deben transitar. Esto no es algo que incumbe solamente a “los del medio rural”, la alimentación nos interpela a todas y es de alimentación de lo que se está hablando. La respuesta a quién nos alimentará está en juego y no debe separarse de la de quién nos cuidará, porque cuando hablamos de una alimentación sana para personas y para ecosistemas, hablamos de cuidados, y no podremos estar cuidadas sin un medio rural vivo. La tierra, hasta hace poco ignorada e invisibilizada, también grita y hace que las costuras de este sistema alimentario extractivista y depredador sean cada vez más evidentes.

Nunca repetiremos suficiente que en el campo no sobran personas. Lo que sobran son intereses corporativos, lo que sobran son narrativas que ignoran las vidas de todas, humanos y ecosistemas; sobra ruido y barullo. Tampoco se trata de idealizar el medio rural, se trata de visibilizarlo, de ser conscientes de la interdependencia y ecodependencia, e incluso de redefinir narrativas como la agricultura familiar. Este concepto hoy en día puede servir para definir una escala (y no siempre), pero no será transformador si no se revisan las desigualdades que atraviesan las propias familias y se interioriza que es posible construir familias más allá de la consanguinidad, bajo modelos muy diversos. La diversidad es importante en esta transición, no solo la biodiversidad que se siembra y cuida en el campo, también la que se construye en los movimientos. La horquilla de diversidad que habita un movimiento es directamente proporcional al impacto que puede llegar a conseguir. Sin duda un reto importante, además de la tensión entre la urgencia y la necesidad de tiempo para abordar procesos, será convivir y acompañarnos en la transición, encontrar los puntos comunes bajo paraguas de justicia social y medioambiental, establecer límites y generar alianzas, marcando caminos compartidos para poder incidir y reclamar políticas que acompañen el camino hacia modelos más justos que nos sostengan a todas. 

------------------

Isa Álvarez Vispo es hija y nieta de campesinas. Habitante del medio rural. Agroecóloga y activista por la soberanía alimentaria. Presidenta de la red URGENCI.

El cambio climático ha provocado que algunos refranes dejen de tener vigencia. Cuando pensamos hoy en “si marzo mayea, mayo marcea” o en “año de nieves, año de bienes”, es necesario añadir un “depende”, porque cada vez se hace más complicado predecir lo que sucederá con el clima. Esto lo saben bien quienes...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Isa Álvarez Vispo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí