1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

residencias

Rocío y el pato patas arriba

Puedes hacerte rico a costa de mercadear con dinero público, con la muerte, la vejez, la enfermedad o el miedo. O puedes ser la que pelee por hacer de la vida, hasta en sus peores tragos, un espacio de dignidad, de derechos y de cuidado

Irene Zugasti 15/03/2024

<p><em>La novia de la muerte</em>. / <strong>J. R. Mora</strong></p>

La novia de la muerte. / J. R. Mora

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Cuando tu primer muerto pasa a llamarse cadáver, deja de ser tuyo, deja de ser tu muerto. Los rituales fúnebres, los papeles, el mortis causa y el rigor mortis, y todas esas cosas que nombramos en latín para no afrontar lo que significan en castellano vulgar te recuerdan que eres una intrusa en ese otro lado a donde van a parar los muertos, incluso aunque no creas que exista otro lado. Después, en todos los muertos, hay algo del tuyo, un rictus, un pellizco al contemplarlos, algo, no sé, que está también en todo lo que se muere. 

Me pasó hace poco, al ver la imagen de ese pato patas arriba del que se mofaba Ayuso, con su pancita hinchada, su cuello torcido, vencido hacia el suelo, sus ojos cerrados, solo y esquinado en un trozo de césped cerca de Madrid Río. ¿Agonizaría? ¿Le acompañarían otros en su suerte? ¿Fue rápido, un golpe, bum, una caída al vacío? Dicen que al pato no lo mató la dichosa Mascletà de Madrid, que el pato ya estaba muerto. No lo sé. Pero en el desprecio a ese animalito que Ayuso paladeó al burlarse de él en sede parlamentaria –con su cinismo redicho, tan mediocre, tan evidente–, en esa mofa, en sus ojos saltones despreciando la vida de aquel patito, estaban todos nuestros muertos. 

La Mascletá –la absurda, ridícula e innecesaria Mascletá– solo era un ejercicio de poder, de ese caciqueo cutre que Madrid y Valencia han compartido tanto tiempo. No hay ni siquiera rapiña ni misión, ni más fin que el hecho mismo: la hicieron porque pudieron. Lástima que Almeida, que tanto empeño puso en celebrar el despropósito, no pudiera ver su obra en acción porque le aguaron la fiesta, precisamente, otras muertas: las del incendio que ese mismo día se produjo en una residencia de mayores de Aravaca. Allí fallecieron quemadas tres mujeres que vivían en un edificio que incumplía las normas más básicas de seguridad y evacuación, una de esas residencias donde se hacinan personas mayores que pagan precios desorbitados por una cama. ¿En qué momento se convirtió en norma que el final de nuestras vidas quede a merced de su ruindad? ¿Cuándo se normalizó que el hecho de poder existir –dormir, cagar, comer, curarse– dependa de los que se embolsan los conciertos públicos, las concesiones administrativas, las comisiones millonarias? Domus Vi, Aralia, Vitalia, Clece, Orpea. Ahí, donde la comida sabe a mierda y no hay manos para cambiar los pañales, mucho menos para brindar caricias. Ahí donde los días transcurren clavados en fila, sobre butacas de plástico, hasta que la mirada se te queda clavada en el techo y el cuello se te tuerce sobre los hombros. Como ese pato patas arriba.

En uno de esos lugares trabajaba mi amiga Rocío, que hoy, cuatro años después, y habiendo ganado al miedo, me deja decir su nombre real. Durante 2020 y 2021, mientras Ayuso y su novio colmaban sus ambiciones burdas y catetas –Maserati, ático en Chamberí, y un exceso de ácido hialurónico, si me preguntáis–, mientras Tomás Díaz Ayuso se embolsaba 234.000 euros en comisiones, mientras Luis Medina y Alberto Luceño falseaban contratos mercantiles de material sanitario, mientras Koldo y sus amigotes se llenaban los bolsillos traficando con mascarillas y PCR cuando bajaba el cierre del puticlub, Rocío no faltó ni un solo día a su trabajo como animadora sociocultural en una residencia al norte de Madrid. Allí les cantaba coplas, les pintaba los labios, les leía el periódico, les acompañaba a pasear al sol del jardín. Su trabajo era fabricar alegría, que es una cosa dignísima, y ella era una productora excepcional. Pero eso fue al principio. 

Su trabajo era fabricar alegría, que es una cosa dignísima, y ella era una productora excepcional. Pero eso fue al principio

Después de su primer muerto, sin protocolos, sin material, sin información, mientras residentes y compañeras caían enfermas, Rocío se encerró con ellas y asumió todas las tareas que no le correspondían: fue enfermera, hija, amiga, terapeuta, administrativa, psicóloga, recepcionista, gerente, cocinera, gestora de videollamadas, celadora, funeraria. Las muertas –era una residencia femenina– se acostaban junto a las vivas, en las mismas habitaciones. Los familiares llamaban y Rocío tenía que titubearles una respuesta que les dejara dormir. Zonas rojas, zonas amarillas, zonas verdes. Cuando lo recuerda, la voz se le atropella y habla deprisa, deprisa, desordenada, como el recuerdo de aquellos días. El material llegaba con cuentagotas: una mascarilla para cada día, con suerte; ni más ni menos. Cuando llegó la inspección policial, la directora maquilló los informes y los datos de las muertes y de las atenciones ante el silencio derrotado de la plantilla. Fallecieron un tercio de las residentes de aquel lugar. Después pasaron los meses y la dirección –devota y piadosa, aunque no sé yo si habrá un Dios que la perdone– consideró que ya no hacía falta una animadora sociocultural. Redujeron su jornada hasta hacerla inútil. Y Rocío perdió la alegría y el trabajo, y, aunque se marchó de allí, cargó durante mucho tiempo con esos muertos. Aunque vuelve a ser la mujer centella que se arranca a cantar en todas las fiestas, creo que todavía puedo verle los muertos al fondo de los ojos. Los muertos nunca se marchan.

October Twelve. Así se llamaba la empresa de alquiler turístico que González Amador, pareja de Ayuso, fundó al lado de ese hospital al sur de Madrid. Una de tantas sociedades armadas en su entramado corrupto a costa de mercadear con nuestros vivos y nuestros muertos. Una anécdota, tan berlanguiana, tan zafia, que se hace el chiste solo. Doce de Octubre Rooms: excelente ubicación en el barrio de Usera, a cinco minutos de la Renfe, baño privado y wifi gratis. Pero yo, que no puedo pasar por delante del Doce de Octubre porque ahí sigue mi muerto, del que aún sigo sin ni siquiera poder escribir sin reventarme, que murió en esos años de desatención y de recortes, de hombros encogidos y de plantillas colapsadas, yo no le encuentro la gracia. 

Hay un hilo conductor que atraviesa la mascletá y el incendio, los pelotazos y las mordidas millonarias, los sobresueldos, las comisiones, las residencias y las mascarillas

Hay un hilo conductor que atraviesa la mascletá y el incendio –el de Aravaca, o el de Valencia–, los pelotazos inmobiliarios y las mordidas millonarias, los sobresueldos, las comisiones, los hospitales y los algodones, las residencias y las mascarillas. Algo que nos recuerda por qué somos diferentes, por qué son, inevitablemente, nuestros enemigos.

Ellos, con nombres y apellidos, han decidido existir a costa de nuestras vidas y nuestros derechos. Ellos, inútiles, miserables, no saben vivir si no es apestando la tierra –llevan haciéndolo toda la historia– porque sus vidas dependen de hacerla inhabitable, injusta y desigual para los demás, para todas nosotras. Ellos, que necesitan un sistema, un régimen a la medida de su ambición y de su bajeza, llaman mérito a jugar con los dados trucados. Nada hermoso nace donde pisan, ni ellos, ni ellas, ni todos los que les aplauden las jugadas y les cubren las indecencias. Y no me embarga culpa alguna cuando les deseo de vuelta lo que sembraron, cuando me lleno la boca cagándome en sus muertos. 

En esta tierra, en esta vida, una puede ser Ayuso, Luceño, Koldo o Tomás… o una puede ser Rocío. Puedes hacerte rico a costa de mercadear con dinero público, con la muerte, la vejez, la enfermedad o el miedo, o puedes ser la que pelee por hacer de la vida, hasta en sus peores tragos, espacios de dignidad, de derechos, de comunidad y de cuidado. Y en eso están muchas como Rocío, que aunque carga consigo el dolor de algunas decenas de esas 7.291 almas que murieron de forma indigna, de esos muertos que ya no son solo suyos, ella sigue militando en la rabia y en la alegría. Y mientras tengamos aire, les recordaremos lo que son, con todos los insultos que nos queden en la boca, con toda la rabia que nos prenda en el pecho y con toda la justicia que nos quepa entre las manos. Porque recordándoles lo que son, honramos quienes somos. Por Rocío y las abuelitas, por el pato aquel del río, por los vivos, y por mis muertos. 

Cuando tu primer muerto pasa a llamarse cadáver, deja de ser tuyo, deja de ser tu muerto. Los rituales fúnebres, los papeles, el mortis causa y el rigor mortis, y todas esas cosas que nombramos en latín para no afrontar lo que significan en castellano vulgar te recuerdan que eres una intrusa en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Irene Zugasti

Iba para corresponsal de guerra pero acabé en las políticas de género, que también son una buena trinchera. Politóloga, periodista y conspiradora, en general

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. gerardo

    Te agradezco Irene, desde la decencia y una mirada ética al mundo de mierda que nos rodea, que hayas dejado de lado los eufemismo, la corrección política y el buenismo para llamar por su nombre a los responsables de la tragedia. Yo también me cago en sus muertos, Irene, y lo seguiré haciendo tantas veces como esa miserable y los miserables que mueven sus hilos desde la patria financiera continúen con su rapiña, su corrupción y su absoluto desprecio por la vida del prójimo.

    Hace 2 meses 13 días

  2. juan-ab

    Por tan estimulante artículo, admirada Irene, de precisas y persuasivas palabras que sacuden el cuerpo y zarandean la indolencia, me has recordado a una quilombola. En el -por tantos motivos- excepcional libro “Amazonia”, de Eliane Brum (Salamandra, 2024, con brillante traducción de Mercedes Vaquero Granados), leemos: “Ha llegado el momento de contar qué es una quilombola, esa otra manera de estar en el mundo como ser humano. / Este cuerpo quilombola en concreto, el cuerpo de Maria do Socorro da Silva, contiene la historia de la violación de la Amazonia. Y también contiene lo que pasó antes. Es también un documento hecho carne de una resistencia feroz. Socorro es feroz. Es una de esas que llamo ‘mujeres de vida feroz’. Cuando Socorro cuenta su historia, inflige dolor al cuerpo de quien la escucha. Como si al salir las palabras de su boca se inscribieran con punta afilada en la piel del oyente. Cuando calla y vuelve a cubrir sus peligrosos ojos de jaguar con el pelo negro que nunca se peina, las palabras laten con fuerza en el cuerpo de la otra persona. Ella, el cuerpo de Socorro, persiste. Delgado y trémulo. Violado, como la selva, de todas las maneras posibles. / La historia de Socorro comenzó mucho antes de que ella naciera...”

    Hace 2 meses 14 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí