1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Belicistas acomplejados

¿Qué se consigue enviando armas, cada vez más armas, a una de las partes en conflicto? ¿De qué manera contribuye eso a un horizonte de paz?

Fernando Hernández Holgado 17/04/2024

<p>Sonata de invierno</p>

Sonata de invierno

La boca del logo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

A los dos años y medio de la guerra de Ucrania, en plena matanza de la población gazatí por el ejército israelí (con sus consecuencias para toda la región) y en medio de todo un clamor de tambores de guerra llamando al rearme en Occidente –OTAN, UE y hasta nuestra ministra de Defensa–, ¿existe alguna esperanza de que los partidarios del pacifismo puedan alzar la voz, o hacer al menos que se oiga? Quizá sí, y quizá sea un síntoma de ello la resistencia misma de algunas voces belicistas a ser calificadas como tales.

En estos tiempos que algunos han denominado de “guerra permanente”, o de “guerra civil global” (Pankaj Mishra), ¿qué es ser “belicista” o “pacifista”? Por lo que se refiere a la actual guerra de Ucrania, la postura “pacifista” de partida defendería teóricamente lo contario del famoso Si vis pacem, para bellum. El envío de armas occidentales al gobierno ucraniano solo serviría para enconar más aún el conflicto y postergar un horizonte de paz al que solo se arribaría mediante un proceso negociador entre las partes enfrentadas. Es cierto, sin embargo, que algunas voces han intentado retorcer el término. Con ocasión de la aplicación de la fórmula de la “guerra justa” a la resistencia ucraniana, la periodista de El PaísEstefanía Molina llegó a sostener que el “verdadero” pacifismo consistía, en realidad, en enviar al gobierno Zelenski todas las armas que precisase (10/02/2023). No parece, sin embargo, que este novedoso intento de “resignificación” gozara de mucho éxito: si algo demostraba era la superioridad moral de los conceptos “paz” y “pacifista”. O que los defensores del envío de armas a Ucrania preferían ocupar la trinchera –perdóneseme el símil militarista– del “pacifismo” antes que la de su antónimo, que no es otro que “belicismo”. Estaba claro que este último concepto seguía teniendo mala prensa.

Ya más recientemente, en un marco caracterizado por el cansancio producido por la prolongación de la guerra, otras voces igualmente defensoras de la continuación del envío de armas al gobierno ucraniano y desconfiadas –cuando no reacias– a la apertura de cualquier proceso negociador de paz, han evidenciado esa misma incomodidad hacia el término “belicista”, teóricamente aplicado a su postura. El también periodista de El País Andrea Rizzi (06/04/2024), en rápida reacción a las reflexiones críticas de colegas como Ignacio Sánchez-Cuenca y Najat El Hachmi, se ha apresurado a renegar de la palabra. “Belicista” sería para Rizzi, apoyándose en el DRAE, aquella persona partidaria “de la guerra como medio para resolver los conflictos”. Según su argumento, y dado que, salvo una “minoría”, la gran mayoría de la población “aborrece la guerra”, no quedaría prácticamente un belicista en pie, y él menos que ninguno. El periodista daba así un salto mortal de tipo semántico, porque una cosa es defender la guerra como medio de resolución de los conflictos, sea aquella un “bien” o incluso un “mal” –menor o necesario en aras de un bien superior– y otra cosa, muy distinta, es “aborrecerla”.

Casi todo el mundo aborrece la guerra como horizonte de deseo. Hasta los Estados más guerreros han disfrazado la agresión armada –la propia– como obligada medida defensiva

Más allá de algún ejemplo lejano, como el Manifiesto Futurista de Marinetti que en 1909 glorificó la guerra como “única higiene del mundo”, ni siquiera los “belicistas” según el DRAE han defendido nunca la guerra como fin moralmente superior o deseado. La frase del italiano quedó para la Historia como la extravagancia de un estrafalario genio. Efectivamente: casi todo el mundo ha aborrecido y aborrece la guerra, al menos como horizonte de deseo. Un rápido rastreo de ejemplos históricos nos confirmaría que hasta los Estados más guerreros han disfrazado la agresión armada –la propia– como obligada medida defensiva. La Alemania nazi desencadenó la invasión de Polonia en septiembre de 1939 amparada en un casus belli falsificado. El sabotaje de la antena de radio de la población entonces alemana de Gliwice (Gleiwitz), en la que supuestos nacionalistas polacos leyeron un mensaje antigermánico, que llamaba a una supuesta “limpieza ética”, fue en realidad una operación encubierta de las SS. Lo mismo podría decirse de la invasión de Ucrania por Rusia de febrero de 2022, disfrazada de “operación militar especial” de carácter defensivo, o del término de “genocidio preventivo” utilizado por el gobierno de Slobodan Milosevic para justificar la ofensiva militar contra las poblaciones croatas y bosniacas en 1992.

La discusión terminológica –“belicismo” vs “pacifismo”– remite a otra más profunda: la de los medios que las diferentes voces de la palestra pública proponen para evitar la guerra –la guerra en curso, la que sea– o su continuación. Vistas desde esta perspectiva, las posturas maximalistas en lo moral de voces como la de Rizzi se revelan, mal que les pese, como “belicistas”, sin necesidad, por cierto, de recurrir a otra a acepción que no sea la citada del DRAE. En lugar de apoyar una hipotética negociación de Ucrania con Rusia, se escudan en la aparente falta de condiciones para ello: “Ni por el lado de Putin ni, sobre todo, por el de Ucrania”. Como si la responsabilidad de la comunidad internacional ante un conflicto en curso se agotara ante la negativa a parlamentar de los actores enfrentados.

“¿Nos imponemos a la voluntad de los ucranianos?”, se preguntaba recientemente el periodista de manera retórica, evacuando responsabilidades. Se es responsable, por tanto, de favorecer la continuación de una guerra, pero no de intentar evitarla: ahí, el belicista se desentiende. Se es responsable –moralmente responsable– de apoyar al amigo con el envío de más y más armas –que no con soldados propios– y de sostenerlo hasta la muerte del último soldado ucraniano, pero no de persuadirlo o de animarlo a que busque una paz pactada. En consecuencia, el belicista malgré lui presiona incansablemente a favor de la continuación del envío de armas al gobierno Zelenski, ajeno al efecto tan evidente como previsible indeseado de inflamar y complicar aún más el conflicto armado. No hay previsión alguna de reconducción o desactivación del conflicto, entendido este como una caldera alimentada ad infinitum.

Pero entonces… ¿qué es lo que pretende el belicista acomplejado, el que se niega a ser calificado como tal? Aparte del maximalismo moral presente en la fórmula de la “guerra justa” de Ucrania contra Rusia, anclado en axiomas como el del “proyecto pacifista de la UE” –una UE cada vez más partidaria del rearme y de la promoción de la industria bélica, por no hablar de su política migratoria–, ¿cuál es su programa para desactivar o aplacar el conflicto en cuestión, o para minimizar al menos sus consecuencias? La verdad es que no tiene programa alguno. Si el belicista da por hecho que no hay condiciones para una negociación entre los contendientes, si ni siquiera presiona o influye a favor de esa negociación, y si la única opción que presenta como necesaria es la continuación de la ayuda militar al bando elegido, el horizonte último de la paz como fin presuntamente deseado desaparece. Quizá no quiera reconocerlo, ni siquiera quizá verlo –de ahí su complejo– pero el belicista muestra aquí su verdadera cara, la del “partidario de la guerra como medio para resolver los conflictos”: un verdadero oxímoron, a la luz de lo expuesto hasta ahora. Porque la guerra no puede acabar con la guerra, al igual que la sangre nunca se lava con sangre, como sostenía la pacifista Bertha Von Suttner en vísperas de la Primera Guerra Mundial.

A los nostálgicos de la presunta función disuasoria del rearme –con los clásicos ejemplos de la Guerra Fría– habría que recordarles las sangrientas guerras convencionales que asolaron el mundo en esa época

La paz del Si vis pacem, para bellum se evapora entonces como la ilusoria zanahoria exhibida recurrentemente, con mayor o menor eficacia, en la dinámica armamentista. Preparar la guerra, alimentarla o mantenerla significa alejar de hecho y en la práctica toda perspectiva de una futura paz. Y no es que lo signifique actualmente, sino que siempre lo ha significado: siempre ha sido así. Históricamente los saltos hacia delante en la carrera de armamentos, en la nuclear y en la convencional, han terminado precipitando y profundizando a la postre los conflictos armados. A los belicistas nostálgicos de la presunta función disuasoria del rearme –con los clásicos ejemplos de la Guerra Fría– habría que recordarles las sangrientas guerras convencionales que asolaron el mundo en el marco de la dinámica de bloques, más allá del escenario occidental: Argelia, Vietnam, Angola, Etiopía, Irak, Irán…

Más armas, ¿para qué? ¿Qué horizonte de paz puede esperarse de una dinámica de rearme creciente, de aumento de exportaciones de material bélico, de crecimiento del gasto militar en detrimento, por cierto, de las partidas sociales? Aquí, a falta de argumentos, y ante este callejón de salida retórico, se alzan las voces del miedo. Los belicistas –con complejo o sin él– son especialistas en hacer cundir el miedo, en recomendarnos que nos asustemos, que vivamos preocupados de que nos caiga una bomba –rusa, al parecer– el día menos pensado. Véanse, por ejemplo, las alarmistas voces de dirigentes tan diversos como Macron, Tusk o Margarita Robles. Vuelta al disparatado esquema binarista –“o conmigo o contra mí”– de la Guerra Fría.

¿Qué horizonte de paz puede esperarse de una dinámica de rearme creciente, de crecimiento del gasto militar en detrimento de las partidas sociales?

Los belicistas con complejo, sin embargo, procuran matizar ese paisaje demasiado crudo, que remite a las caricaturas de las películas cómico-satíricas de la Guerra Fría, tipo Dr. Strangelove. Más moderados, simplemente nos recuerdan, como Rizzi, que este no es el mundo de la Caída del Muro, sino el de “cientos de miles de soldados rusos invadiendo un país europeo”. El belicista se presenta entonces como pragmático, realista en lo político: el que se opone a la dinámica del rearme no sería, en el mejor de los casos, más que un bienintencionado pero irresponsable ingenuo. El belicista entra a saco en la Historia para expurgar un antecedente fácil: en un truco muy manido, obvia e ignora la necesaria contextualización del acontecimiento histórico. Armado de un pragmatismo a prueba de ilusos, e instalado a una distancia convenientemente segura del escenario de guerra, el belicista diseña así los argumentos necesarios para armar a aquellos que se matarán. Le asisten para ello, por lo demás, presuntas razones morales.

Pero, aun en el caso de que tuviera razón, habría que hacerle una pregunta fundamental: ¿qué se consigue enviando armas, cada vez más armas, a una de las partes en conflicto? ¿De qué manera contribuye eso a un horizonte de paz? Y la pregunta que debiera hacerse todo historiador/a o interesado en la Historia: ¿de qué manera esa postura ha contribuido nunca, alguna vez, en el pasado? ¿Cómo se puede sostener racionalmente que la guerra es, puede ser o ha sido alguna vez una solución?

Llegado este momento, me asalta una inquietante sospecha. ¿No será que el único fantasioso aquí es el belicista en tanto que defensor del Si vis pacem para bellum? ¿Y que el pacifista ingenuo es quien realmente tiene los pies más en tierra? El mundo al revés. La cosa soñada –la paz del pacifista– sería entonces más real, o más verosímil, que la ilusoria paz del belicista, la exhibida como simple pretexto para el despliegue fáctico y efectivo de la guerra. Al belicista, acomplejado o no, habría que recordarle entonces alguna pedestre verdad de Perogrullo, como la contenida en esta estrofa de Universal Soldier, la canción compuesta en 1964 –plena Guerra Fría y plena guerra de Vietnam– por Buffy Sainte-Marie:

Él es el Soldado Universal, el culpable efectivo.
Las órdenes que recibe no pueden venir de más lejos.
Vienen de aquí y de allá, de ti y de mí.
Y, hermanos, ¿es que no os dais cuenta?
No es así como pondremos fin a la guerra.

--------------------

Fernando Hernández Holgado es profesor de Historia en la UCM.

A los dos años y medio de la guerra de Ucrania, en plena matanza de la población gazatí por el ejército israelí (con sus consecuencias para toda la región) y en medio de todo un clamor de tambores de guerra llamando al rearme en Occidente –OTAN, UE y hasta nuestra ministra de Defensa–, ¿existe alguna esperanza de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Fernando Hernández Holgado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    "Lo mismo podría decirse de la invasión de Ucrania por Rusia de febrero de 2022, disfrazada de “operación militar especial” de carácter defensivo, o del término de “genocidio preventivo” utilizado por el gobierno de Slobodan Milosevic para justificar la ofensiva militar contra las poblaciones croatas y bosniacas en 1992." Hasta aquí he llegado. Con analistas así, o lo que sea el señor Hernández Holgado con sus saltos mortales, no semánticos sino burdamente falsos, vamos aviados.

    Hace 1 mes 12 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí