1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vivos de milagro

Basta de teatro, ¡siéntense a negociar!

Miguel Mora 24/01/2016

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La situación es penosa, en efecto. Pero no por lo que afirman algunos editores, empresarios, analistas y vividores del bipartidismo. Sino por lo contrario. Tras la espantada cobarde y estratégica de Rajoy, existe la oportunidad de formar una alianza de izquierdas con el apoyo puntual de los viejos nacionalistas vascos y catalanes. Como se esperaba, los poderes fuertes están haciendo cuanto pueden –perdiendo hasta el pudor en la cruzada-- para torpedear esa vía de salida hacia la cacareada gobernabilidad, mientras los propios implicados en el envite no parecen conscientes de su responsabilidad, o quizá ignoran, o prefieren ignorar, que podría no aparecer una ocasión parecida en mucho tiempo.

Convendría antes de nada dar por hecho que Mariano Rajoy, ese enigma de corcho, es un cadáver político con una agenda única y muy vacía, que consiste en obedecer las órdenes de los que mandan de verdad (los corruptores) y en regresar al plasma materno de forma segura, es decir, con el salvoconducto que le libre de una posible imputación judicial. Que en ese camino se le ocurra hacerle un desaire al jefe del Estado, y decirle a un falso Puigdemont “tenemos que hablar”, habrá que tomarlo como una más entre sus incontables gaffes. Aunque ambas cosas juntas conceden un toque final de infantil surrealismo al catastrófico legado del registrador.

Una vez digerida esa realidad –el PP necesita cambiar de líder y además pactar con el PSOE para seguir gobernando--, Pedro Sánchez no debería haberse puesto tan nervioso por la fuga del presidente en funciones. Al revés, un líder con visión, equipo y coraje habría reaccionado llamando a Pablo Iglesias, a Alberto Garzón, a vascos y catalanes, y les habría dicho: nos toca a nosotros.

Es cierto que Sánchez no es un líder autónomo y que está viviendo un calvario, asediado por el fuego enemigo y sobre todo por el amigo. Su comité federal y sus barones lo tratan como al encargado, los medios concertados y el PP le dicen lo que debe o no hacer y lo ponen de vuelta y media en público y en privado, y unos y otros tratan de hacerle un bondage con cuerdas visibles, translúcidas y secretas. Pero Sánchez sabe mejor que nadie que el PSOE es un partido al borde del pasokazo: su cúpula y sus santones son el pulmón del bipartidismo de los negocios, los últimos adalides sureños de la socialdemocracia neoliberal europea, esa derecha “progresista” y austerófila (solo para los de abajo) que se cree mejor que la derecha reaccionaria porque mantiene un toque laico en las costumbres.

Mientras tanto, las bases (menguantes) y los electores (más todavía) del PSOE siguen siendo, más o menos, lo que eran hace 30 años: trabajadores, pensionistas, sindicalistas, obreros, profesionales liberales, parados... Gente de clase media y baja, o de lo que fue la clase media. La izquierda clásica. Gente decente que no quiere verse mezclada con gente no decente –véase a este respecto la letra pequeña de la muy cocinada encuesta de Metroscopia, hoy, en El País--.

Cabe recordar además lo obvio: Sánchez es un secretario general elegido de forma democrática por los militantes, y fue el segundo candidato más votado el 20-D. En CTXT lo entrevistamos durante hora y media (gracias por eso) y no es un animal político, no tiene el Estado ni Europa en la cabeza, y en carisma y economía anda justito. Pero parece un hombre sereno y dialogante, atrapado en un círculo dantesco de presiones y opresiones. Pónganse un momento en su piel y piensen si merece o no respeto un líder que no actúa como un becario designado por un antecesor omnipotente, que se niega a obedecer las órdenes de Felipe González y que lucha a brazo partido contra La Sultana de Triana. 

A Sánchez le ha tocado vivir un tiempo mucho más interesante de lo que hubiera querido. Para sobrevivir a las hienas de ambos bandos y recuperar el poder que su partido le quiere negar solo tiene una opción: atender el mensaje de sus votantes por el diálogo y el cambio, sentarse a negociar con Podemos e IU, formar gobierno.

Lo bueno del caso es que su interés particular es en este momento el único que coincide con el interés de la gran mayoría social. Si se rinde y se entrega al PP-PSOE, pasokazo y otra ronda de austericidio y bipartidismo. Si pacta y preside el Gabinete, todo serían ventajas.

España tendría un Gobierno capaz de afrontar la emergencia social, el asunto territorial entraría en fase de deshielo, y Podemos perdería su estigma diabólico y (es de esperar) su tendencia al cabaret coréutico y a la comunicación grillina. Y en lo personal, le daría la vida: a un secretario general se le puede atacar desde dentro a cuchilladas. Ante un presidente del Gobierno, los mandarines del PSOE y otros mariachis del IBEX tendrían la obligación de enfundar al menos las pistolas verbales. 

Por mucho que Podemos sea en este momento peor que la jauría humana para González, Guerra, Rubalcaba, Almunia, Solchaga y demás beautiful-dinosaurios, todos ellos pasarían a la reserva ipso facto. Y eso que llevaríamos ganado.

Por cierto, sería estupendo saber cuántos diputados de los 90 electos del PSOE apoyarían al líder si pactara con Podemos. Por el telefonazo del sábado a Albert Rivera, podría deducirse que Sánchez quizá confía más en los 40 de Ciudadanos que en 40 de los suyos. Pero con esto sucede lo mismo que con lo otro; solo hay una forma fehaciente de saberlo: en una votación de investidura. 

Llegar a ese momento o no llegar no depende solo del coraje del Teniente Sánchez. Depende también de Podemos. Problema: el partido o los partidos de Pablo Iglesias, Ada Colau y compañía parecen haber calculado que les irá mejor en la vida matando al padre (o en fin, a Pedro) que acompañándolo a rehabilitarse a una casa de acogida con terapia ocupacional para que deje los viejos vicios y supere los malos tratos que le infligen sus abuelos y hermanas.

Así que, de forma teatral y no poco altanera, Iglesias presentó al mundo sus condiciones (algunas de ellas, lógicas y muy aceptables, otras un poco chulescas) para formar un gobierno de coalición presidido –sonrisa del destino que debe agradecer-- por (el pobre) Sánchez.

Dejando de lado la interpretación maléfica de los que, como Eduardo Madina, habían humillado al líder del PSOE en su propia casa antes de hacerse los ofendidos en su nombre, todos conocemos maneras mejores de ligar que salir en televisión con los amigotes a dictar en público las condiciones del noviazgo. 

Iglesias, que tanto admira a Italia, sabe mejor que nadie que los pactos --y los romances-- se sellan en la intimidad, no saliendo al recreo con la pandilla en la chepa y un megáfono para meter miedo a las aterrorizadas élites.

Pero, como ha dicho Miquel Iceta, quitando la escenografía, queda la oferta: si quieres ser presidente, hablemos.  

Todo lo anterior podría tener incluso gracia, pero no la tiene en absoluto. Es hora de que PSOE, Podemos e IU se pongan de acuerdo para gobernar. En España, un tercio de la gente las está pasando canutas, un tercio de los menores está pasando frío y privaciones, el 40% de los jóvenes están en riesgo de pobreza, hay 5 millones de parados y cientos de miles de familias dependiendo de la pensión de la abuela. Eso por no hablar de Europa, donde el fascismo, la xenofobia, la homofobia y las peores locuras de los años 30 regresan de golpe y casi por todas partes, desde Polonia a Gran Bretaña (¡esas puertas pintadas!), de Hungría a Francia, cebándose siempre con los más débiles, los refugiados, los musulmanes, los gitanos, los otros.

No es por tanto el momento de ponerse flamencos, ni de montar funciones de teatrillo político, ni de jugar a las sillas y los tronos, ni de llamar a Rivera, ni de exigir cargos, ni de meter miedo a los viejos, ni de pararse a leer las falacias y manipulaciones de los medios que intentan perpetrar el gatopardazo para no tener que afrontar sin el paracaídas estatal su alejamiento de la realidad.

Es el momento de desalojar a la derecha corrupta del poder, de aparcar los egos, de dejar de lado los tacticismos y los intereses particulares y de sentarse a negociar. El PSOE, Podemos e IU suman 11 millones de votos. Dejen por un momento de mirarse el ombligo y otros órganos, y, por favor, siéntense a negociar. 

Háganse esa cortesía, y sobre todo, hágansela a un país saqueado y corrompido, a una sociedad fracturada y devastada por las políticas liberales y a un continente enloquecido, que cada día que pasa da más vergüenza y más miedo.

Allende dijo hace 50 años, retomando las palabras de Rosa Luxemburgo: “Socialismo o barbarie”. Hoy estamos otra vez en las mismas. Izquierda o barbarie. 

--------------------------------------------------

* En la primera versión de este artículo, se relacionaba la palabra japonesa 'bukkake' a una práctica sexual con cuerdas. La fórmula correcta es 'bondage'.   

 

La situación es penosa, en efecto. Pero no por lo que afirman algunos editores, empresarios, analistas y vividores del bipartidismo. Sino por lo contrario. Tras la espantada cobarde y estratégica de Rajoy, existe la oportunidad de formar una alianza de izquierdas con el apoyo puntual de los viejos nacionalistas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rafael Rodriguez Silva

    Los poderes fácticos del psoe parece que ostentan el privilegio de decidir la suerte de su secretario general, de la supervivencia del partido y la continuación de la guerra sorda contra las capas media y baja de esta sociedad. En manos de trileros estamos. Y Sanchez tiene que decidirse entre la salida natural y la inclinación al pesebre, él puede y debe decidir caminar alnlafo de laayoeía social o iniciar el impúdico camino que desemboque en una suculenta puerta giratoria

    Hace 5 años 10 meses

  2. karlggest

    Hola. Sólo resaltar lo dicho en el comentario de jose, añadiendo el matiz de que está muy bien criticar las formas de Podemos para plantear la negociación, pero se echaron de menos las críticas al reparto de puestos en la mesa del Congreso y a la ulterior negativa a que se formasen determinados grupos políticos. Decían mis antepasados: "a quien no quiere caldo, siete tazas", y esto vale para el PSOE: nnguneó a Podemos, y ahora Podemos le da en las narices. Les está bien empleado. Nótese que si el acuerdo fracasa, o si el PSOE sigue con la tentación de buscar al PP y a Ciudadanos, podemos asistir a su muerte política. Ellos sabrán.

    Hace 5 años 10 meses

  3. admin_agora

    Gracias por los comentarios. A JGA: tiene toda la razón, quería decir bondage. Ya lo corregí :))

    Hace 5 años 10 meses

  4. Maribel

    Extraordinario artículo con el que me identifico totalmente, creo que no hay otra salida más que una coalición de gobierno progresista con PSOE, Podemos e IU, lo que no tengo claro es que Sánchez y los barones, en su prepotencia, consideren que es la mejor solución para España y la mejor salida para el PSOE y para Sánchez particularmente ya que como todos sabemos su situación personal es bastante delicada. Todos son ventajas con el ofrecimiento de Podemos. Como votante antes de PSOE y ahora de Podemos y jubilada no entendería otra salida que tal coalición, pero Susana es ambiciosa y sospecho que quiere el fracaso de Pedro.

    Hace 5 años 10 meses

  5. JGA

    tan solo comentar que un bukkake no va de cuerdas precisamente...

    Hace 5 años 10 meses

  6. Miguel Pasquau

    Me gusta el artículo, porque recorre sinuosamente todo lo que está rodeando a la gran cuestión, para centrarla de manera directa: si Sánchez es capaz de conseguir de su partido un Gobierno presidido por el PSOE en coalición con la izquierda.

    Hace 5 años 10 meses

  7. jose

    Podria decirse que Podemos le ha echado un capote al secretario general socialista, justo en la semana en la que el PSOE ha estado predicado por todas las televisiones (con viaje a Portugal por un gobierno de izquierdas) que los votantes no entenderían que PSOE y Podemos no se entendieran entre ellos. Tiene razón, aunque me temo que no lo planteaban de esta manera, prueba de ello es que han estado "negociando" con Ciudadanos, PNV, PP, etc el reparto de sillones en el organigrama de funcionamiento del congreso y senado. Bien, llegado al caso Podemos ha hecho lo mismo pero avisando primero al Rey, segundo a los ciudadanos y por ultimo a los socialistas, pongamos como mucho, que han hecho lo mismo, pero al revés, con el plus de la transparencia y sin necesidad de repartirse las sillas en la oscuridad de los despachos, si no por la fuerza que dan las Urnas. Podemos quiere lo que es suyo porque se lo han dado los ciudadanos, ni mas ni menos, pero nadie piense que se va a conformar con ser un actor secundario. Eso es no entender NADA.

    Hace 5 años 10 meses

  8. mortalcontribuyente

    El análisis es certero y ojala realizable, el caso es que ¿como creer al PSOE? abandonaron ser de izd hace años, enterraron a Montesquiu y ni Pedro quiere resucitarlo y luego están los dinosaurios que ellos no quieren perder ningún privilegio, prefieren alternarse en el poder y pastar del presupuesto ¿y Pedro? ¿que poder real tiene? la jugada del Mariano fue redonda pero la de Pablo mejor, aunque soy de los que piensa que lo fue para poner un tope inaceptable por el PSOE que quizás no tanto por Pedro, pero para obligar a nuevas elecciones que nos daría más votos

    Hace 5 años 10 meses

  9. Jose Bembibre

    Ni siempre coincido yo con la línea y los editoriales de CTXT. Pero, una vez más, gracias a Miguel Mora por esta reflexión, que comparto casi en su totalidad. Recordando la cita atribuida a Keynes, "Cuando los hechos cambian yo cambio de opinión ¿Vd. que hace?" Haríamos bien en Podemos en tomar nota de algunos de las observaciones. Gracias Don Miguel. Un inscrito en Podemos.

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí