1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Islandia no sólo da lecciones futbolísticas

La economía de la isla tuvo un crecimiento del 4% en 2015 tras haber elegido una vía diferente a la propuesta por la ortodoxia económica para afrontar la crisis

Romaric Godin 6/07/2016

<p>Protestas en 2009 contra el gobierno islandés.</p>

Protestas en 2009 contra el gobierno islandés.

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los cuartos de final del equipo de Islandia frente a Francia el domingo 3 de julio en Saint-Denis serán –a la espera igual de algo incluso mejor– un éxito inédito para este pequeño país nórdico del Atlántico Norte [Este artículo se publicó originalmente el 1 de julio en La Tribune]. Un éxito muy apreciado por una gran mayoría de los 332.529 habitantes de la isla que no debe de esconder otro, el de la economía islandesa

El PIB islandés ha progresado el año pasado un 4%, es decir, más de dos veces más rápido que el de la UE y la zona euro, y dos veces más rápido que en 2014. En la Unión Europea, sólo Irlanda presenta un crecimiento superior al de Islandia. En mayo, la tasa de paro era de 4,1% (2,2% en datos corregidos por las variaciones estacionales), el nivel más bajo desde hace once años, mientras que la tasa de actividad es del 86,1%. En la zona euro el paro está en un 10,1% con una tasa de actividad del 70%.

Islandia es una economía pequeña, con un PIB de 15.000 millones de euros. Pero es una economía con buena salud. Es uno de los países más ricos de Europa. En 2015, era el octavo del continente en términos de PIB por habitante en paridad con el poder adquisitivo, con un nivel superior en un 17% por encima de Francia y de 24% de la media de la UE.

Sin embargo, la isla nórdica vuelve desde muy lejos. Ha atravesado, desde octubre de 2008, una de las peores crisis financieras de la historia. La gestión de esta crisis es presentada a menudo como un ejemplo, a veces caricatural. Una cosa queda, sin embargo, clara: esta gestión no ha entrado en los cánones de la teoría económica y se ha resuelto, sin embargo, con un éxito. En eso, el equipo de fútbol islandés se parece un poco a la economía del país: ha surgido del infierno y ha sorprendido  a todo el mundo.

Los años “locos”

Independiente de Dinamarca desde el 1944, Islandia sufrió mucho la crisis de la pesca, entonces su principal recurso, en los años ochenta y noventa. En 1991 se formó un nuevo gobierno, dirigido por Davið Oddson, jefe del partido de la Independencia que lanzó al país a una ola de liberalización con el modelo irlandés en mente. Diez años más tarde las finanzas islandesas están ampliamente desregularizadas. La meta de esta política era atraer a los inversores extranjeros para aumentar la riqueza del país. Islandia se convirtió entonces en un polo financiero mundial que se utilizaba para el carry trade, consistente a grosso modo en tomar prestado en países con tipos bajos (como la zona euro) para colocarlo en países con tipos elevados (como Islandia). El dinero abundaba, la Bolsa despegaba, los créditos se multiplicaban, el crecimiento alcanzaba ritmos astronómicos. En 2007, los activos del sector bancario islandés representaban un 1035% del PIB de la isla y el sector bancario pesaba un 10,3% del PIB islandés, tres veces más que en 1997.

Elegir su rescate bancario

Cuando la crisis financiera mundial estalló en septiembre de 2008, Islandia estaba en primera línea. Los tres grandes bancos del país, Kaupthing, Glitnir y Landsbanki, no podían refinanciarse. Estaban virtualmente en bancarrota. En todas partes, el Estado inyectaba capital en los bancos. En Irlanda el gobierno decidió el 30 de septiembre de 2008 garantizar la integralidad de las deudas bancarias del país, en decir 235% de su PIB (440 mil millones de euros). Pero Reykjavik eligió otra vía. El gobierno islandés se contentó con garantizar los depósitos de los islandeses en los bancos islandeses. El resto de los activos fue abandonado a su suerte. Los tres bancos fueron nacionalizados y escindidos en una parte sana y otra toxica. Pero estos “bad banks” no se beneficiaban de la garantía del Estado. Por el contrario, los bancos “sanos” fueron recapitalizados por el Estado en un nivel del 30% del PIB y gestionaron a menudo directamente el número incalculable de empresas en impago.

Contrariamente a lo que escuchamos a menudo, Islandia, por lo tanto, no ha rechazado salvar a los bancos, ha elegido lo que quería salvar de su sector bancario. El país ha decidido preservar su demanda interior antes que sus acreedores internacionales. Ha reducido una carga que, de todas maneras, hubiese sido insostenible para la economía islandesa. Esta elección era por lo tanto inevitable. El elemento destacable es que el gobierno y la población mantuvieron  esa política. Cuando fue cuestión de reembolsar a los depositantes británicos y neerlandeses, clientes de la estructura islandesa Icesave, los islandeses rechazaron  hasta dos veces la opción de un reembolso, mediante un referéndum.

La austeridad, a pesar de todo

Esta elección entre acreedores no ha permitido evitar la austeridad. Para capitalizar la parte “sana” de los bancos y del Banco Central del país, el Estado ha tenido que pedir prestado 3,2 mil millones de euros al FMI y a sus vecinos escandinavos. La deuda pública ha pasado del 28,5% del PIB en 2007 al 96,4% en 2015. El gasto público también se ha visto reducido en consecuencia. Ha habido socialización de los riesgos y transferencia de la deuda privada a la deuda pública, pero ha sido limitada y eso ha permitido que la economía rebote más rápido ya que la carga que ha pesado sobre los agentes económicos ha sido más débil que si Islandia hubiese elegido reembolsar más acreedores de sus bancos.

El efecto de la depreciación de la corona

El otro elemento clave ha sido la depreciación de la corona islandesa. La moneda ha caído de manera vertiginosa. Para un euro, hacían falta 82 coronas islandesas a principios de 2007. Dos años más tarde, hacían falta 182, un retroceso del 55%. Esta caída de la moneda ha conducido a una inflación que ha alcanzado el 17% y ha mermado el poder adquisitivo de los hogares que veían sus salarios nominales estancarse. Sin embargo, esta depreciación ha permitido recobrar rápidamente la competitividad externa y, en consecuencia circunscribir los efectos de la crisis.

El coste elevado de la crisis

A pesar de su vía original y su moneda propia, Islandia en 2009-2010 no era un paraíso, ni mucho menos. En el tercer trimestre de 2010, después de nueve trimestres de contracción en ritmo anual, el país volvía al crecimiento. Habrá que esperar, sin embargo, a 2014 para que el PIB islandés superase su nivel de 2008. En 2015 lo superaba en un 5%. ¿La “vía islandesa” era más eficaz que la elegida en la zona euro en 2010? No para Irlanda, que ha salido más rápido de la crisis, pero menos por la política llevada a cabo que por elementos externos. En cambio, Islandia parece haber salido mucho más rápido de la crisis que España, y mucho más que Italia, Grecia o Portugal. Sobre todo, Islandia parece mucho menos amenazada que la mayoría de estos países por el riesgo deflacionista y por el crecimiento blando. Las comparaciones son, sin embargo, delicadas en la medida en que estas economías son bastante poco comparables a la de Islandia.

Una recuperación por las exportaciones

Conviene no sobreinterpretar de más la “vía islandesa”. Primero, lo hemos visto, ha sido más “obligada” que “elegida”. Después, el precio pagado por los hogares islandeses ha sido duro. El nivel de consumo de los hogares es todavía inferior en 2015 en un  4% a su nivel de 2007. El crecimiento islandés de después de la crisis es un crecimiento por las exportaciones: de bienes (+28% con respecto a 2007), pero sobretodo de servicios (+52% con respecto a 2007). Son por lo tanto las ganancias en competitividad externa por la compresión de la demanda interior las que han hecho rebotar a Islandia. Los dos motores del crecimiento económico del país han sido principalmente la pesca, que se ha beneficiado del alza de los precios y de la demanda de pescado, y los turistas. El número de turistas que han visitado el país ha crecido un  27% en 2015. Esto es fruto de una política activa con, especialmente, un desarrollo de las infraestructuras y del marketing público y privado.

Pero asistimos hoy en día a un reequilibrio rápido: en el primer trimestre, el consumo de los hogares ha progresado en un año un 7,1%. En 2015 el país ha conocido un déficit comercial y es la demanda interior la que ha empujado el crecimiento. La página de la crisis está definitivamente pasada.

Una actitud distante frente a la UE

Después de la crisis, Islandia ha querido adherirse a la UE para beneficiarse de una cierta “protección”. Este procedimiento iniciado por el centro-izquierda ha rápidamente fracasado, sin embargo, en el tema de política de pesca. Después de la vuelta de la derecha al poder en 2013, la demanda de adhesión ha sido retirada sin el referéndum prometido al respecto. Esto ha irritado mucho el sentido democrático de los islandeses, pero los sondeos dan en realidad una mayoría de casi un 59% en contra de la adhesión a la UE. Miembro del espacio económico europeo, Islandia se beneficia del acceso al mercado único y de la libertad de circulación, lo que es crucial para el turismo y la voluntad de hacer de la isla una escala entre Europa y América del Norte. Pero el espacio económico europeo también permite a la isla  beneficiarse de una protección de sus zonas de pesca. La adhesión a la UE no parece muy atractiva para el país.

Cambio de enfoque en las finanzas

Una de las principales originalidades islandesas reside, sobre todo, en el trato “moral” de la crisis. Islandia ha sido uno de los pocos países, con Irlanda, en establecer un proceso judicial a la crisis. Los tres jefes de los tres principales bancos han sido condenados a 18 meses de cárcel, y muchas más condenas han sido efectuadas. Hasta el primer ministro en 2008, Geir Haarde, ha sido condenado sin sanción por un tribunal en 2012. A partir de entonces, la sociedad islandesa es muy sensible a los asuntos financieros. Cuando la mujer del actual primer ministro Davið Gunnlaugsson fue citada en el asunto de los Papeles de Panamá, éste se vio obligado a dimitir frente a las manifestaciones gigantes que dieron en Reykjavik. Nuevas elecciones van a tener lugar y el partido del primer ministro saliente, el partido progresista, está amenazado por una nueva formación, el partido pirata, que podría llegar a la segunda posición y que prospera gracias al rechazo de los partidos tradicionales y del mundo político en general, lo que es un elemento común a muchos países que han conocido la crisis.

Las lecciones de la crisis islandesa

¿Qué lecciones retener de la crisis islandesa? Primero, permite advertir contra los efectos de la financiación extrema de la economía. Este modo de desarrollo tiene un revés  inevitable: el de la explosión violenta de la burbuja. Y las consecuencias de esta explosión son raramente positivas para la población, hasta cuando, como en el caso islandés, se haga todo para circunscribir lo más posible la crisis. Después, Islandia prueba que los intereses bancarios no coinciden del todo con el interés general. Y que es posible liberarse de los primeros en nombre de los segundos sin provocar las catástrofes que los banqueros – es una buena guerra – prometen inicialmente. La vía islandesa no es forzosamente mejor que las otras, pero su existencia prueba que un gobierno dispone siempre de una elección en cuanto a las medidas que tomar en caso de crisis. En fin, última lección: un pueblo pequeño puede enseñarle mucho al grande. El equipo francés queda avisado.

 

Traducción de Gabriel Méndez.

Este artículo fue originalmente publicado en La Tribune.

Los cuartos de final del equipo de Islandia frente a Francia el domingo 3 de julio en Saint-Denis serán –a la espera igual de algo incluso mejor– un éxito inédito para este pequeño país nórdico del Atlántico Norte [Este artículo

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Romaric Godin

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Tony Gmz

    Es normal que cualquier pais donde no se haga caso de la Comunidad Europea y sus políticas suicidas. Les vaya mejor.

    Hace 5 años 3 meses

  2. JORUHER

    Posiblemente no hay tantísimos políticos CORRUPTOS, LADRONES y EMBUSTEROS como tenemos en España.

    Hace 5 años 3 meses

  3. Viajero del mundo

    No es oro todo lo que reluce en Islandia. Lo que no se comenta en estos datos macroeconomicos es la ingente cantidad de trabajadores inmigrantes que usa Islandia. Estos trabajadores no disfrutan de las idilicas condiciones laborales que creemos existen en los paises nordicos. Generalmente ganan la mitad que un islandes medio, relegados al sector servicios o trabajadores no cualificados. Otro de los grandes problemas de los que se esta aprovechando la sociedad islandesa en general es del mal llamado "voluntariado". Existen numerosas organizaciones, quizas la mas conocida es workaway, que usan a voluntarios como trabajadores, los cuales suelen acabar en el sector agricola u hotelero (nada que ver con el supuesto fin altruista que un voluntario deberia realizar para beneficio de la sociedad, no del interes economico privado). Las supuestas maximas 4-6 horas de trabajo al dia por 5 dias a la semana no son para nada respetadas, llegandose a trabajar 6 dias a la semana entre 8 y 11 horas por dia. Estos son los verdaderos artifices de milagro islandes. A pesar de que el Directorado de Inmigracion y los Sindicatos dicen estar trabajando en pro de los derechos de los trabajadores, raramente se aventuran mas alla de los grandes nucleos de poblacion , por lo que la situacion se va enquistando poco a poco.

    Hace 5 años 3 meses

  4. Sendero

    A ver si estos artículos , sirven para veamos de una vez por todas , la diferencia que hay entre los que gobiernan , para el interés general , y los que lo hacen para su interés y el de sus amigos .

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí