1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

La incapacidad de la izquierda para gestionar la economía informal

El trabajo informal nunca ha encajado en las categorías tradicionales de la izquierda. Mientras que la gobernante lo ve como un espacio pendiente de regulación, en círculos más libertarios es común tratarlo como una esfera dominada por el capitalismo

Carlos Delclós 21/09/2016

<p>Manteros en Barcelona.</p>

Manteros en Barcelona.

TVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En su reciente entrevista para Catalunya Plural, la comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad de Barcelona, Lola López, criticó duramente al Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes. Tras afirmar que “no ha habido racismo” en la gestión del conflicto, añadió que “ningún colectivo, ni de negros ni de autóctonos, puede desarrollar la venta ambulante ilegal”  y que “si les dejamos a ellos, para mí, sí que se estaría desarrollando una política racista: una política diferenciada, y sólo por el hecho de ser negros.”

Se trata de una lectura sorprendentemente simple, por no decir tergiversada, de lo que implica el racismo. Además, deja entender que tanto la participación en el sindicato como la venta ambulante son determinadas exclusivamente por la negritud, cuando cualquiera que ha asistido a una manifestación o a los “mercadillos rebeldes” organizados por el Sindicato Popular sabe que, además de africanos negros, hay decenas de vendedores de otros colores y lugares del mundo. Eso sí, prácticamente ninguno blanco.

La comisionada no duda en sentenciar que “este es un Sindicato más político que de clase”. Esta última frase es, quizás, la más reveladora de la entrevista. Porque por una parte, deja claro que la lucha de los vendedores ambulantes es una molestia importante para el gobierno de Barcelona En Comú. Y por otra, tras negar el impacto del racismo sobre su situación, utiliza conceptos como la clase o la política para desprestigiar a la lucha de unos trabajadores que pocos dudarían en considerar desposeídos.

En Comú utiliza conceptos como la clase o la política para desprestigiar a la lucha de unos trabajadores que pocos dudarían en considerar desposeídos.

¿Cómo puede ser que un gobierno de izquierdas falle tanto a la hora de emplear conceptos como el racismo, la clase o la política? Propongo que parte del problema está en su concepción del trabajo y, más específicamente, en la informalidad.

El trabajo informal nunca ha encajado fácilmente en las categorías tradicionales de la izquierda. Mientras que la izquierda gobernante tiende a verlo como un espacio pendiente de regulación, en círculos más libertarios es común tratarlo con recelo como una esfera dominada por los valores capitalistas. Para los sindicatos mayoritarios, el trabajo informal es sólo una forma más de explotación que afecta a mujeres, migrantes u otros grupos específicos por encima de tantos otros. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), por ejemplo, define sus rasgos característicos como la falta de protección hacia el impago de salarios, los turnos u horas extras obligatorias, los despidos sin previa notificación o compensación, la inseguridad y la ausencia de prestaciones sociales.

El concepto de “la economía informal” fue acuñado por el antropólogo Keith Hart en los años setenta mientras estudiaba el trabajo de bajos ingresos en Accra, Ghana. Es un término peculiar si consideramos que, de acuerdo con la OIT, entre la mitad y tres cuartos del trabajo no agrícola que se lleva a cabo en los países en vías de desarrollo encaja en esta categoría. De hecho, la OCDE afirma que en 2009, la mitad de los trabajadores del mundo eran informales, y que para el 2020, el número crecerá hasta los dos tercios del total. Por tanto, al nombrarlo “informal”, nos referimos a la mayor parte del trabajo que se está llevando a cabo en el mundo como trabajo anómalo, periférico a la economía global “formal”.

El concepto de “la economía informal” fue acuñado por el antropólogo Keith Hart en los años setenta mientras estudiaba el trabajo de bajos ingresos en Accra, Ghana.

Esta no fue la intención de Hart al aplicar el término por primera vez. Partiendo de la noción marxista del “ejército industrial de reserva”, estaba más interesado en conocer si bien la “población sobrante” de trabajadores pobres en el tercer mundo urbano era una “mayoría explotada pasivamente” o si sus actividades económicas informales poseían “una capacidad autónoma de generar ingresos”. En aquel momento, Hart concluyó que se daban ambas cosas en cierta medida y que, por tanto, ahí había potencial para el desarrollo económico.

La OIT se mostró particularmente entusiasmada por sus hallazgos. Después de ver a Hart presentar su trabajo en una conferencia en 1971, y antes de que pudiera publicar su trabajo en una revista académica, mandaron un grupo de trabajo a Kenya. Allí, examinaron el potencial de convertir la economía tradicional del país – a la que empezaron a referirse como “el sector informal”- en algo más en la línea de la “economía formal” de los estados de bienestar occidentales. Este planteamiento continúa hoy en día, y la formalización del trabajo informal es uno de los puntos clave del “Programa de trabajo decente” de la OIT.

La formalización del trabajo informal es uno de los puntos clave del “Programa de trabajo decente” de la OIT.

Mientras tanto, la posición de Hart ha evolucionado. En los últimos años, ha planteado la economía informal como la antítesis del nacional-capitalismo que domina el comercio mundial. También plantea que se ha convertido en “una característica universal de la economía moderna” a raíz del deterioro de las condiciones laborales en los países ricos, que empezó en los años ochenta con Thatcher y Reagan y se agudizó a partir de la Gran Recesión.

La socióloga Saskia Sassen atribuye esta expansión del trabajo informal en los países ricos a dos procesos fundamentales. El primero es el crecimiento de la desigualdad y los cambios resultantes en los hábitos de consumo de ricos y pobres. El segundo, la incapacidad de la mayoría de los trabajadores para competir por los recursos necesarios en los contextos urbanos, ya que las grandes empresas tienden a aumentar los precios de éstos. Esto es particularmente notable en el precio del espacio comercial.

Aumentar los costes de la participación en el comercio o el mercado laboral nacional no es competencia exclusiva de la iniciativa privada. 

Aún así, aumentar los costes de la participación en el comercio o el mercado laboral nacional no es competencia exclusiva de la iniciativa privada. El Estado juega un papel crucial en la reproducción de las relaciones nacional-capitalistas a través de la inclusión selectiva o la criminalización de ciertos tipos de personas y ciertos tipos de trabajos. Esto resulta especialmente claro en el caso de las personas sin papeles o las personas con antecedentes penales. Ambos grupos son convertidos en trabajadores minorizados, expulsados de la economía formal y almacenados en barrios marginales, prisiones o centros de detención.

Si el neoliberalismo es, como reclama el sociólogo Loïc Wacquant, “una articulación del estado, el mercado y la ciudadanía que se aprovecha de lo primero para imponer la marca de lo segundo sobre los últimos”, es la tensión entre el desempleo, la informalidad y la supervivencia la que hace que sus instituciones represivas sean tan difíciles de escapar para quienes pasan por ellas. Al abarcar todo el trabajo que queda fuera del halo de legitimidad que consagra los valores del nacional-capitalismo, en el imaginario occidental la informalidad suele ser relacionada con la corrupción y la violencia. Esto tiene implicaciones tanto a nivel global como a escala local. En los países pobres, la economía informal dota de impulso a la colonización mediante la imposición de las normas y la legalidad occidentales. En cambio, en los países ricos los ciudadanos creen que la inseguridad laboral sufrida por los trabajadores informales es terreno abonado para mafias oscuras y por lo tanto una amenaza para la seguridad ciudadana.

Si el neoliberalismo es “una articulación del estado, el mercado y la ciudadanía que se aprovecha de lo primero para imponer la marca de lo segundo sobre los últimos”.

La reciente entrada en vigor de la draconiana Ley de Seguridad Ciudadana es un buen ejemplo de cómo esta dinámica social acaba convertida en ley pública. Mejor conocida como la Ley Mordaza, esta legislación atrajo una atención considerable por parte de la prensa internacional y defensores de derechos humanos por el enfoque que le da al derecho de protesta. Se escribió considerablemente menos sobre cómo la ley castiga el hecho de ser pobre en público a través de la imposición de grandes multas a los trabajadores informales que dependen de su capacidad para acceder al espacio público. Junto a la reforma del código penal, la nueva legislación inauguró un cambio cualitativo en la persecución de la pobreza que cimentó el papel del sector informal como el canal que conecta las prisiones con la periferia urbana.

Si el proyecto colonial consiste en someter todas las formas de valor y legitimidad a las formalidades de un orden legal racista, la informalidad es lo que está más allá del alcance del Soberano y, al mismo tiempo, lo que crece entre las grietas de su arquitectura institucional. En un contexto en que la multiplicación del trabajo y la emergencia de nuevas formas de empleo están probando los límites de esta arquitectura, la informalidad puede ser apropiada para fortalecer el nacional-capitalismo que describía Hart u organizada para desmantelarlo.

La irrupción de la llamada “economía colaborativa” es un ejemplo de cómo la informalidad puede ser apropiada para fortalecer el nacional-capitalismo. Después de que la crisis financiera dejara sin empleo a millones de trabajadores jóvenes, muchos de ellos respondieron a su falta de acceso al espacio comercial vendiendo su trabajo por internet. ¿El resultado? Empresas como Über o Amazon Mechanical Turk privatizaron el networking que permitía que estos trabajadores ingresaran algo, para luego retar a los gobiernos a adaptar sus estructuras legales a su esquema de empleo sin prestaciones, basándose en el argumento de que no son empleadores, sino plataformas.

La irrupción de la llamada “economía colaborativa” es un ejemplo de cómo la informalidad puede ser apropiada para fortalecer el nacional-capitalismo. 

En cambio, el Sindicato Popular respondió a su falta de acceso a los espacios comerciales ocupando el espacio público.  Ahí, a través de la venta de los productos falsificados, han re-apropiado una parte del valor de mercado asociado a las grandes marcas de moda para alimentar un sistema de apoyo mutuo que provee comida y amparo a personas sistemáticamente desposeídas. A día de hoy, este es el trabajo que se criminaliza. Pero en última instancia, el Sistema D del Sindicato Popular se parece a una “economía colaborativa” y el clientelismo de Über lo que se asemeja más a una mafia.

La cuestión de cómo se organiza la informalidad es una de las grandes preguntas de este siglo. El paro de larga duración se está convirtiendo cada vez más en un rasgo distintivo de la economía global y los sistemas se están viendo obligados a adaptarse a un modelo u otro. En este contexto, el sindicalismo de calle (y de clase) del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes es un ejemplo vital de lo que ocurre cuando la dignidad humana se impone sobre los derechos de propiedad.

---------------------------------

Traducción del inglés: Colectiva Pensaré cartoneras.

En su reciente entrevista para Catalunya Plural, la comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad de Barcelona, Lola López, criticó duramente al Sindicato...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Delclós

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí