1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

BCN: el cambio se diluye en los presupuestos

La posible entrada del PSC en el gobierno municipal puede acabar de aguar las relaciones entre Barcelona en Comú y la CUP. ERC marca distancia

Maria Llort 18/05/2016

<p>Pleno del Consell Municipal</p>

Pleno del Consell Municipal

Ajuntament Barcelona

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El equipo de Ada Colau llegó al Ayuntamiento de Barcelona con ganas de hacer un cambio radical. Casi un año más tarde, las dificultades para gobernar en minoría empujan a Barcelona hacia una coalición de izquierdas. La intrincada aprobación de los presupuestos ha sido el punto de inflexión.  

Colau ha sufrido para lograr in extremis la mayoría de izquierdas necesaria para ampliar en 275 millones de euros netos el presupuesto heredado del gobierno de CiU --el de 2016 es una prórroga del aprobado el año pasado-- y aumentar el gasto social. Con sólo 11 de los 41 concejales que integran el consistorio, Barcelona en Comú tiene muy limitado su margen de maniobra.

Por eso, el Ayuntamiento de Barcelona está muy cerca de abandonar el monocolor para tejer una coalición de izquierdas. Las negociaciones para que el PSC entre en el gobierno están bastante avanzadas. La nueva política se aliaría con el partido que durante más de más de treinta años --desde 1979 hasta 2011-- ha ocupado la alcaldía de la ciudad.

Barcelona entra en una nueva etapa en la que la prioridad es conseguir la gobernabilidad de una ciudad que cuenta con un Ayuntamiento más fragmentado políticamente que nunca, con concejales de siete partidos políticos. Las puertas del gobierno municipal están abiertas también para ERC y la CUP, explicó en una rueda de prensa la alcaldesa, Ada Colau.  “Tenemos un mandato de cambio y un mandato de diálogo y pactos”, aseguró en referencia a la voluntad de los ciudadanos expresada en las urnas.

En realidad, el cuatripartito es una posibilidad remota. Los republicanos han mostrado predisposición a hablar, pero marcan distancia con el PSC. Barcelona en Comú “debe escoger entre la nueva y la vieja política, entre la gente que siempre ha mandado y la gente sin mácula”, aseguró el presidente del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch.

La formación anticapitalista CUP ha dejado claro que no se plantea entrar en el gobierno. Y, durante las negociaciones para aprobar la modificación de las cuentas, pusieron contra las cuerdas a Barcelona en Comú. Aunque el gobierno municipal en minoría se había asegurado el apoyo de PSC y ERC, hacía falta otro voto más para sacar adelante la ampliación presupuestaria y contaban con que la CUP, la formación con la que más coincidencias programáticas tiene, como mínimo se abstendría.

No fue así. Al menos, en el primer intento. Las asambleas de los barrios de Barcelona del partido anticapitalista se opusieron en bloque a la propuesta de Barcelona en Comú. El teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, mostró su  “perplejidad” ante esta decisión y aseguró que el pleno extraordinario previsto se celebraría igualmente porque era necesario un debate transparente. El día D los concejales recibieron un aviso: la sesión se suspendía. Barcelona en Comú evitaba escenificar su fracaso.

Tras el traspié, las conversaciones se retomaron con la esperanza de alcanzar un acuerdo y, diez días más tarde, consiguieron que la CUP se abstuviera para aprobar los presupuestos. “Somos consciente de que hemos negociado las migas”, advertía la concejal anticapitalista, Maria Rovira, pero para el año que viene quieren presionar para conseguir el “pan entero”.

Las migas son 5,2 millones de euros que salen de una partida de reserva de inversiones. Representan algo menos del 2% del total de la ampliación presupuestaria, pero servirán para cumplir de forma descafeinada algunas de las reivindicaciones de la CUP. Habrá 2 millones de euros para ayudas al alquiler, 700.000 euros para desarrollar un “carnet ciudadano” para acreditar a los inmigrantes sin papeles, algo más de 90.000 para remunicipalizar la gestión de los Puntos de Información y Atención a las Mujeres, 100.000 euros para hacer un censo de pisos vacíos y unos 2 millones de euros para estudiar la creación de una renta universal para las mujeres.

Las reivindicaciones de la CUP eran mucho más ambiciosas. Un ejemplo: pedían volver a municipalizar la televisión local, la gestión del agua y el mantenimiento de los parques y jardines de la ciudad.

Para entender el desbloqueo de las negociaciones, hay que tener en mente que uno de los puntos clave de la CUP era la eliminación del conocido como cuerpo antidisturbios de la Guardia Urbana. Técnicamente, la policía municipal no tiene un cuerpo exclusivamente antidisturbios, pero sí cuenta con una Unidad de Apoyo Policial que viste con un uniforme distinto, con escudos y material defensivo, y tiene atribuida la función de antidisturbios, entre otras tareas, como la protección de edificios del Ayuntamiento. Desde que Colau entró en el gobierno, no han realizado ninguna actuación como antidisturbios.

La CUP exigía que se disolviese completamente esta unidad. Los tiempos son importantes. El día antes del pleno en el que se acabó aprobando la ampliación del presupuesto, el teniente de alcalde Pisarello anunciaba que el nuevo plan director de la Guardia Urbana en el que están trabajando no incluirá la función de antidisturbios.

Aunque esta medida estaba en el programa electoral de Barcelona en Comú y Pisarello recalcó que no estaba vinculada a las negociaciones presupuestarias, la portavoz adjunta de CiU en el Ayuntamiento, Sonia Recansens, habló de “pactos ocultos” con la formación anticapitalista.

En todo el proceso de negociación, los tres concejales de la CUP han tenido mucho peso. La lógica de esta formación es distinta a la del resto de partidos políticos y se caracteriza tanto por su tradición municipalista como por su carácter asambleario. Todas las decisiones políticas tienen que recibir el visto bueno de las asambleas, donde militantes y simpatizantes votan. Las bases tienen el poder.

Su imprevisibilidad se acentúa porque cada asamblea es un “espacio de decisión soberana” y actúa de forma independiente. Y, aunque en el partido anticapitalista niegan que haya influido, las relaciones entre Barcelona en Comú y la CUP se podrían haber enfriado tras varias discrepancias: en la gestión de la huelga de metro y autobús durante la celebración del Congreso del Móvil y en los conflictos entre la guardia urbana y los manteros.

Las discrepancias, aunque más pronunciadas, no son una novedad. Antes de las últimas elecciones municipales, la CUP tanteó la posibilidad de presentarse en la lista conjunta de Barcelona en Comú, integrada entre otros, por ICV, Podemos y Guanyem (el grupo en torno a Colau). Fue una tentativa fallida que dejó una herida abierta.

La retórica de la CUP habla de ruptura y cambio. No quieren avalar el “continuismo maragallista”, en referencia a Pasqual Maragall, alcalde de Barcelona durante 15 años y cuya gestión marcó el modelo de ciudad. Habrá que ver cómo conjugar estas exigencias con un gobierno municipal cada vez más cerca de los brazos socialistas.

La posible entrada del PSC en el gobierno puede acabar de aguar las relaciones entre Barcelona en Comú y la CUP. Juntos, el bipartito sumaría 15 concejales, que ayudarían a repartir la carga de trabajo, pero no garantizan una gobernabilidad cómoda. Están todavía lejos de la mayoría absoluta. Dependerán también de pactos con otras fuerzas políticas y la suma con ERC no es suficiente para alcanzar la mayoría absoluta.

Los nuevos presupuestos suponen pasar de los 2.276,8 millones de euros de las cuentas prorrogadas hasta los 2.549,4 millones de euros. En total, 275 millones de euros netos más, que tendrán un marcado acento social, pero también servirán para financiar grandes infraestructuras como la llegada de la línea 10 del metro a la Zona Franca.

La huella de ERC se plasma, principalmente, en los 15 millones de euros para impulsar esa línea de metro y en 2 millones de euros para acelerar la transformación de los centros penitenciarios Modelo y Trinitat Vella. Estas dos obras forman parte de las competencias autonómicas, pero el Ayuntamiento de Barcelona avanzará el dinero a la Generalitat. Hay también partidas destinadas a la educación, vivienda y a la mejora de equipamientos municipales en distintos barrios de la ciudad. En conjunto, las propuestas de los republicanos suponen un impacto de 35,9 millones de euros.

Las reivindicaciones de los socialistas se han concretado, por ejemplo, en los 43 millones de euros para cubrir parcialmente el gran cinturón viario de la Ronda de Dalt y realizar obras en otras calles, o en los 15 millones de euros dedicados a becas comedor.

Más allá de estas sumas, hay un goteo de cantidades más pequeñas dedicadas a medidas contra la desigualdad --por ejemplo con un plan de becas para cursar formación profesional--, mejoras en el modelo de urbanismo, con la creación ampliación en 300 kilómetros del carril bici, y a actuaciones concretas en los barrios.

Las cuentas del gobierno de Colau son un cambio tímido. El eje son las políticas sociales y las inversiones en los barrios, pero cuantitativamente es una ampliación presupuestaria que representa poco más del 10% del presupuesto total. Los primeros presupuestos del cambio quizá son los últimos de Barcelona en Comú en solitario. La carga de ser minoría se ha hecho sentir.

 

Autor >

Maria Llort

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí