1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Debate / A la mierda el trabajo

La izquierda y la revolución digital

El trabajo no va a desaparecer, pero sí buena parte del empleo asalariado. Hay que promover nuevas actividades ligadas a la información y a la colaboración además de una RBU en forma de impuesto negativo de la renta

Manuel Escudero 4/02/2017

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

Como dice George Monbiot, me encanta cómo los billonarios se reúnen en Davos para ponderar sabiamente sobre quién podría estar causando tantos problemas al mundo… Pero, aunque cínicos, los amos del establishment tontos no son, y no se les escapa en sus deliberaciones los fenómenos más importantes a los que se enfrenta el mundo. Parece que este año el tema de los impactos de la automatización en el mercado de trabajo está emergiendo como una preocupación clave en el Foro Económico Mundial (WEF).

Si cuando el río suena, agua lleva, vamos a ver de modo creciente este tema en los debates generales, tanto globales como en España. Merece por ello la pena reflexionar sobre el posicionamiento de la izquierda respecto a la revolución digital.

Visiones desde la izquierda

Es frecuente escuchar en la izquierda que la revolución digital es un tema tecnológico, extraño y ajeno a la economía política y al que solamente hay que conceder un poco (muy poco) de atención programática. Yo creo, sin embargo, que la digitalización de la economía va a tener efectos tan importantes que conviene que la izquierda se “meta el futuro en los huesos” y actúe desde ahora en consecuencia.

Esa escasa atención tiene que ver, de modo fundamental, con el cálculo de que la digitalización ocurrirá en un futuro indeterminado, que tiene escasos efectos a corto plazo sobre el empleo y que a largo plazo tiene un efecto neutro, porque se seguirán generando tantos empleos, o más, de los que destruya.

Las tesis del fin del trabajo debido a la revolución digital, o  lo que otros llaman “determinismo tecnológico” --sigue el argumento de los que no creen en ella--, está siendo desmontada por una enorme evidencia científica. Argumentan: si la revolución tecnológica hubiera sido una de las causas más importantes de la destrucción de empleo en EEUU, tendríamos que haber visto también un crecimiento muy notable de la productividad en ese país, y ese no ha sido el caso.

La polémica sobre la paradoja de la productividad

Es indiscutible que muchos estudiosos de tendencias en las economías industrializadas han mostrado perplejidad debido a que el rápido ritmo de innovación tecnológica digital no coincidía con grandes ganancias de productividad. Y es cierto que, en ese contexto, se ha hablado de la paradoja de la productividad”. Pero conviene resaltar que ese es un debate del pasado, de las dos últimas décadas del siglo XX y sobre datos de los años 70, época en la que Robert Solow acuñó su famosa frase: “Vemos ordenadores en todas partes, menos en las estadísticas de productividad”.

Si la revolución tecnológica hubiera sido una de las causas importantes de la destrucción de empleo en EEUU, tendríamos que haber visto también un crecimiento notable de la productividad

Lo cierto es que ese estancamiento se corrigió a partir de los años 90. De hecho, de acuerdo con el US Bureau of Labour Statistics, el crecimiento de la productividad fue como media de 1,7% entre 1971 y 1980, y del 1,5% entre 1981 y 1990. Pero pasó a 2,3% entre 1991-2000 y a 2,4% entre 2001-2010. Previamente, en los comienzos del nuevo siglo, las estadísticas del Department of Labor de los EEUU también confirman que en 1995-2004 la productividad creció el doble que la media de las dos décadas previas: si en 1973-1995 la productividad creció 1,5, en 1995-2004 creció al 3,1.

Por ello habría que decir que hablar del estancamiento de la productividad como demostración del escaso impacto en la destrucción de empleo de la digitalización económica no es una afirmación basada en los datos empíricos significativos.

No obstante, surgen dos interrogantes que conviene despejar. En primer lugar ¿por qué existió un período (entre 1970 y 1995) en el que la revolución digital apenas se reflejó en avances de la productividad? En segundo lugar, ¿son ganancias de productividad de en torno al 3% lo que cabe esperar de la revolución digital? Al fin y al cabo son crecimientos no muy alejados de los ocurridos en los años 50 0 60 del pasado siglo…

Para responder brevemente a ambas cuestiones, la representación gráfica que se expone a continuación puede dar respuestas bastante convincentes. Procede de un libro que considero fundamental a la hora de abordar el tema de la importancia y los efectos de la revolución digital, The Second Machine Age, de  Brynjolfsson y McAfee:

En esta gráfica con una línea gruesa gris se reflejan las ganancias en productividad de la era de la electrificación (1890-1940); su escala temporal aparece en el eje horizontal superior. La línea negra más fina corresponde a la evolución de la productividad de la era de la digitalización, que se refleja temporalmente en el eje horizontal inferior entre 1970 y 2012.

Llama la atención en primer lugar la evolución muy similar de la productividad en las dos eras, de modo que sus trayectorias en cuanto a productividad casi se superponen en su desarrollo. Es evidente también en ambos casos que la productividad creció más gradualmente en los 25 primeros años desde la introducción de las nuevas tecnologías, y su ritmo se acrecentó a partir de entonces. Esto se debe a que, como está muy bien documentado, estamos hablando de General Purpose Tecnologies, tecnologías pivotales que para alcanzar todo su desarrollo necesitan propagarse por todo el tejido productivo y combinarse con otros elementos existentes para adquirir todo su potencial. Esto explicaría, de modo muy conciso, por qué la introducción en nuestro tiempo de las nuevas tecnologías (digitalización, microchips e Internet) no arrojaron, en sus primeras décadas, los efectos instantáneos que muchos esperaban.  

La productividad creció más gradualmente en los 25 primeros años desde la introducción de las nuevas tecnologías, y su ritmo se acrecentó a partir de entonces

En segundo lugar, se puede ver en el gráfico de la evolución de la productividad en la era de la electrificación que a partir de 1930, cuando la transversalidad y la capacidad combinatoria de la electricidad y la máquina de combustión interna se encontraron en su cúspide, volvió a acelerarse la productividad. Parece lógico que algo parecido, después de trayectorias muy paralelas, pasará en las próximas décadas con la digitalización económica. De hecho cabe esperar una aceleración incluso mayor por el carácter exponencial de la digitalización.

Es curioso que los estudios relacionados con la “paradoja de la productividad” se refieran a la digitalización de un modo genérico (el impacto de las computadoras). Sin embargo, conviene destacar que la digitalización de la economía encierra muchos fenómenos, y que éstos es ahora cuando comienzan a combinarse con extraordinaria rapidez. El esquema siguiente del WEF ilustra esto:

Se han definido las tecnologías de la digitalización con tres atributos: exponenciales, transversales y combinatorias. Su desarrollo exponencial es evidente. Por ejemplo en el caso de los microchips, los ordenadores personales y sobre todo los teléfonos inteligentes. Su transversalidad, penetrando prácticamente en todas las actividades de producción y de servicios y transformando más y más sectores, es otra evidencia para cualquiera que estudie lo que está pasando en el sector de las telecomunicaciones, banca, sector automotriz, energético, etc… Y es ahora cuando las propiedades combinatorias, que significa la producción de nuevos productos o servicios digitales combinando algunos existentes, se están convirtiendo en norma y esta pauta seguirá en el futuro: su ejemplo más destacado es el Internet de las cosas que comienza a combinar juguetes, ropa, complementos, redes de transporte, viviendas, etc… es ahora cuando comienza a desarrollarse de modo exponencial también.

¿La digitalización de la economía destruye más empleo del que crea?

Despejado el argumento de la “paradoja de la productividad”, sigamos al corazón de la argumentación según la que las tecnologías digitales no destruyen más empleo del que se crea en otros sectores de la economía. Para responder otra vez con brevedad, he aquí la evolución de la productividad y el empleo en los últimos años en los EEUU.

Nos encontraremos con una gran sorpresa: desde comienzos de los años 2000 se produce un desacoplamiento entre el crecimiento de la productividad del trabajo, que continúa creciendo, y el crecimiento del empleo, que se estanca y retrocede – antes de la gran recesión.

La sorpresa sería aún mayor si proyectáramos esta serie hacia atrás durante los últimos 200 años. Veríamos entonces que ese desacoplamiento no se ha producido nunca hasta ahora.

Nos vamos enfocando hacia una sociedad en la que una parte de los trabajadores son precarios y otra, parados tecnológicos

La tesis dominante en la izquierda, que yo comparto, es que el modelo neoliberal ha traído consigo la destrucción del poder organizado de los trabajadores y con él la aparición de salarios a la baja permanente, retroceso de la masa salarial y de las rentas de las clases trabajadoras y, en definitiva, la aparición del precariado. Pero esa realidad política, que debería suponer como resultado un crecimiento a la baja de la productividad y un crecimiento del empleo precario ¡no puede impedir que la productividad debido a la digitalización de la economía crezca y que el empleo se destruya (no vía estadísticas de empleo, sino de población activa, que es lo que está ocurriendo en los EEUU)

La única explicación posible es que ambas realidades, el modelo neoliberal y los efectos de la digitalización de la economía no son fenómenos excluyentes, sino complementarios: hoy nos vamos enfocando, al mismo tiempo, hacia una sociedad en la que una parte importante de los trabajadores son precarios y otra parte importante, parados tecnológicos.

Estimaciones actuales sobre el impacto de la economía digital en el trabajo asalariado

Veamos ahora diversas apreciaciones sobre los efectos sobre el empleo en el futuro inmediato de la digitalización económica.

a)De acuerdo con el informe del WEF The Future of Jobs, la llamada Cuarta Revolución Industrial conducirá al desplazamiento de empleos en "todas las industrias y regiones geográficas". A medida que la robótica, la nanotecnología, la impresión 3D y la tecnología automatizada comiencen a funcionar, se perderán 7,1 millones de empleos netos en las 15 grandes economías desarrolladas y emergentes (incluyendo Reino Unido, Estados Unidos, Japón, India y China) para 2020. En su opinión, la mayoría de las pérdidas de empleo se producirán en los trabajos administrativos, como las funciones administrativas y de oficina. Sin embargo, estas pérdidas serán parcialmente compensadas por 2 millones de nuevos empleos proyectados, con demanda más alta para analistas de datos y representantes de ventas especializados. Los hombres serán proporcionalmente los más afectados por la automatización, con cinco puestos de trabajo perdidos por cada trabajo ganado. Las mujeres, por el contrario, pueden perder tres empleos por cada trabajo ganado.

b)El IPPR (Instituto de Investigaciones sobre Políticas Públicas), con sede en Londres, predijo el mes pasado (diciembre 2016)que el paso a una tecnología impulsada por software pondría 15 millones de empleos en el Reino Unido --dos de cada tres-- en "riesgo" durante las próximas dos décadas. Entre los más afectados estarán los empleados en el comercio minorista, con 2 millones de pérdidas de puestos de trabajo previstas para 2030 (60% del total actual) y en la industria manufacturera, con 600.000 pérdidas de puestos de trabajo previstas para el mismo período.

c)Un informe ejecutivo de diciembre de 2016 publicado por la Casa Blanca cita la ya famosa investigación académica de Frey y Osborne, que sugiere que hasta el 47% de los puestos de trabajo de EE.UU. podría estar en riesgo durante los próximos 10-20 años debido a la inteligencia artificial y la informatización. Sin embargo, considerando que parte de esas profesiones están hechas de tareas rutinizables y no rutinizables, establece la horquilla de puestos de trabajo en riesgo entre el 9% y ese 47%.

 El informe del WEF afirma que se destruirán 7,1 millones de empleos netos en las 15 grandes economías desarrolladas

Además, se espera que los impactos de la automatización afecten desproporcionadamente a los más pobres, con la automatización poniendo en riesgo un estimado del 83% de los trabajos con salarios igual o inferiores a $ 20 por hora. Esto se compara con el 31% de los puestos de trabajo cuyo salario se sitúa en $ 20- $ 40 por hora, y un mero 4% de los trabajos que hacen más de $ 40 por hora.

De hecho, sólo el 1% de los que tienen una licenciatura trabaja en puestos de trabajo formados por "tareas altamente automatizables", en comparación con el 44% de los trabajadores estadounidenses con sólo un diploma de escuela secundaria.

Como conclusión, se debe establecer la hipótesis más probable de que en el corto plazo se comenzarán a sentir los efectos del paro tecnológico y que este efecto neto, de pérdida de puestos de trabajo debido a la automatización, se irá incrementando con el tiempo.

Los efectos perversos del negacionismo respecto al impacto de la economía digital

Hasta aquí algunas reflexiones basadas en datos. Sin embargo, lo peor de adoptar una posición desdeñosa frente a la revolución digital y sus efectos en el trabajo es que cierra las puertas a muchos temas cruciales que deberían ser parte de la agenda de la izquierda.

Se pasa por alto muchas veces que frente a la primera revolución industrial (la ocasionada por la máquina de vapor) y la segunda (iniciada con la electrificación), la digitalización de la economía se refiere a la utilización de un nuevo input productivo, la información, con características muy especiales: la información es infinita y quiere ser libre, porque su reproducción digital implica costes decrecientes que tienden a cero. Esto plantea un nuevo frente para el bienestar en el futuro. Para algunos la tarea de construir plataformas democráticas de la información es la principal en el siglo XXI para la izquierda, con una importancia equiparable a la construcción del Estado de bienestar en el siglo XX (IPPR).

Pero volviendo al impacto de la digitalización en el trabajo asalariado, en la medida en que la economía digital va penetrando el tejido económico, va destruyendo la necesidad del trabajo asalariado en el mercado capitalista. Naturalmente es una tontería decir que el trabajo va a desaparecer, porque los humanos seguiremos trabajando, es decir, utilizando nuestra creatividad para producir valor social. Pero no es una tontería decir que la economía digital va a prescindir de una cantidad creciente de trabajo asalariado.

Si no lo remediamos, muchos de los expulsados del mercado seguirán malviviendo con trabajos residuales y contratos basura: esa realidad es tan omnipresente que, en el fondo, explica el estancamiento secular al que se ve abocado el neoliberalismo hoy.

Pero también en las sociedades desarrolladas comienzan a aparecer segmentos importantes de ciudadanos que combinan empleos parciales con  nuevas formas de actividad socialmente útiles, o se decantan por nuevas actividades que tienen poco que ver con el capitalismo: Wikipedia,  los Creative Commons, el software libre y las nuevas iniciativas descentralizadas de economía colaborativa, social y solidaria son, quizás, el embrión de un modo de producción diferente y alternativo al capitalismo.  Esta es una tesis fuerte que, de confirmarse, abre la posibilidad de una transición a un nuevo sistema productivo y es ahí donde se podría encontrar parte del núcleo duro de un nuevo paradigma de la izquierda.

Wikipedia, los Creative Commons o el software libre son, quizás, el embrión de un modo de producción alternativo al capitalismo

Por supuesto, uno de los grandes retos para aminorar este choque y mantener el objetivo de creación de empleo incluso en la economía digital es la necesidad de un cambio copernicano en los sistemas educativos y, en los países que envejecen como España, la necesidad de un sistema de formación a lo largo de toda la vida.

Para terminar, solamente si le concedemos a la digitalización de la economía el rango de característica sobresaliente de la nueva economía política del siglo XXI podremos dar todo su sentido a demandas políticas cada día más importantes, como la necesidad de reducir las horas de trabajo más allá, incluso, de las 30 horas semanales, o el establecimiento de una renta básica universal, que solamente en una perspectiva que tiene en cuenta los efectos de la economía digital cobra todo su sentido. Y es en ese sentido en el que abogo por una forma de RBU que comience ya a plasmarse estructuralmente en el sistema fiscal, en la forma de un impuesto negativo de la renta para aquellos cuya renta no llega hoy ni al nivel del umbral de la pobreza. Un impuesto negativo que pueda ir ganando en ambición en el futuro para generalizarse como una forma de renta  a la que acceden todos aquellos que ya no están en el mercado capitalista, pero realizan tareas de utilidad familiar, social, creativa, para la comunidad.

------------------------------------------------------

Ponencia presentada en el Foro de Economía Progresista en su sesión del 19 enero 2017.

Manuel Escudero. Economista.Coordinador del Foro de Economía Progresista.

 

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Escudero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Hector Martinez

    Excelente nota. Un llamado de atención a cualquiera que se sienta mejor ubicado politicamente y se preocupe de verdad por el futuro laboral de la parte de la sociedad que mas interesa: la que ahora produce la riqueza para otros y que en un futuro de 10-20 años pasará a quedarse sin trabajo y seguramente, sin ingresos. Mientras que quienes se están preparando para su entrada al mercado laboral, tienen que correr para acercarse al dominio de la digitalización de cualquier forma de trabajo, con lo que automáticamente disminuyen las opciones laborales, incluyendo las mas buscadas como ser su propio patrono. Por supuesto que el dominio de las nuevas máquinas, ahora dirigidas a potenciar el cerebro, dejando de ser las que potenciaron anteriormente la fuerza, también seguirán en manos de los de siempre. No por gusto prefieren a las máquinas para producir su riqueza y se desentienden de la humanidad cuanto mas rápido puedan. Está por verse si la humanidad les deja hacer lo que siempre han hecho: excluír a las mayorías.

    Hace 4 años 10 meses

  2. HORTOPU

    La economía siempre la he entendido como esa disciplina cuyo motivo de estudio persigue fundamentalmente dos cosas: A) La creación de riqueza de forma sostenible con el medio natural y con el respeto a la dignidad de las personas que trabajan para vivir, no viven para trabajar; y B) El reparto de la riqueza de forma equitativa donde hay que imponer modelos que minimicen las grandes diferencias actuales. Tomando como referencia esas dos premisas la revolución digital a medida que se vaya implantando deberá posibilitar el acortamiento de la jornada laboral de forma continua. Asimismo la estructura laboral deberá prepararse para el manejo de esas cada vez menos, nuevas tecnologías. La vieja dicotomía que representaban los tecnófobos frente a los tecnófilos tiene que sustituirse por el principio fundamental de que tanto la Ciencia como la tecnología tienen que estar al servicio de la mayoría de la Humanidad no como ahora donde, ambas, están bajo el control de un modelo económico caduco, técnicamente cada vez más ineficiente y socialmente cada vez más injusto.

    Hace 4 años 10 meses

  3. JAN

    Excelente artículo. Bien estructurado y argumentado.Da gusto leer CTXT

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí