1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El silencio y la impunidad ante el genocidio de la población gitana

Los romaníes sufren asesinatos, derribos y expulsiones mientras las asociaciones que les apoyan no consiguen cambiar la situación

Mónica Santos 8/04/2017

<p>Imagen del pogromo contra familias gitanas ocurrido en Rumanía el 31 de marzo de 2017.</p>

Imagen del pogromo contra familias gitanas ocurrido en Rumanía el 31 de marzo de 2017.

Szász Adorján (European Roma Rights Centre)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Andaba repasando toda la documentación que recopilé para hacer el Mapa sobre la persecución de los gitanos en Europa que hicimos en CTXT. En este preciso momento me embarga una mezcla de rabia e impotencia. Rabia porque no se entiende que se esté cometiendo un genocidio  sobre la población gitana Europea y que el silencio y la impunidad sean la tónica general. Impotencia por no saber explicar los innumerables factores que intervienen para que la población mayoritaria entienda de una vez por todas qué es lo que está ocurriendo en realidad.

Para que aún persista tanto odio antes se ha tenido que deshumanizar. Es estúpido pensar que los gitanos son una masa, un ente. Las personas responden por sus actos siempre de manera individual.

Podría poner cientos de casos de asesinatos, derribos, expulsiones, sobre cada país, he decidido poner los que más impresión me causaron. El genocidio gitano nunca terminó, por el contrario, goza de muy buena salud. Sin ir más lejos, el pasado 31 de marzo, en Rumanía, quemaron varios hogares de familias gitanas para "darles una lección" . 

Últimamente no dejo de pensar en la hipocresía de los supuestos gurús pro gitanos, y en la vulnerabilidad de esta población. “En el país de los ciegos el tuerto es el rey”

HOY POR HOY NO EXISTE VOLUNTAD POLÍTICA PARA CAMBIAR NADA

LOS GITANOS NO DAN RÉDITO POLÍTICO

Las organizaciones gitanas o pro gitanas no tienen ningún poder de convocatoria.

El hambre no es fácil de manejar, solo la Iglesia ha sabido aprovechar esa vulnerabilidad.

“La tierra es el infierno, no se debe luchar”. “En la muerte hallaréis la paz”.

Teniendo esto en cuenta la cosa pinta bastante mal.

Pero para eso tenemos a nuestros queridos intelectuales…

- ¡Tenemos que hacer un censo gitano!

- ¡Un partido político gitano!

Almas de cántaro me podéis explicar…

¿Segregamos aún más?

¿Además de las redes, que tipo de capacidad tenéis para transformar?

El discurso del rencor, las supuestas diferencias, la separación, ¿se puede saber hacia dónde van?

Por otro lado:

El activismo gitano subvencionado puede ser cualquier cosa menos activismo. Morder la mano de quién te da de comer exige de una honestidad que no es fácil encontrar en estos tiempos.

-¿Cuántos de vosotros estaríais dispuestos a luchar sin una nómina?

Yo ya lo he preguntado… No hace falta decir más.

Esa clase de “activismo” no te permite señalar la raíz del problema, no te permite preguntar…

Por el contrario, sí incide en los estereotipos creados

-  El 90% de la población gitana…

-  Las mujeres gitanas son…

-  Los, los, las, las…

En fin, siempre igual, ellos y nosotros. Para cuándo comprender que la situación actual de una parte importante de la población gitana (visible) que vive en la más absolutas de las miserias, en condiciones infrahumanas, que son vapuleados, vilipendiados y usados al antojo de cualquiera no depende ni tan siquiera de ellos... Otros son los que en su nombre en Europa marcan el paso de cómo hacer políticas para “gitanos” pero sin “gitanos”. La pobreza se hereda. Vivir en condiciones infrahumanas acorta la vida alrededor de 20 años. ¿Cuántos niños gitanos mueren de frío? ¿Cuántos son asesinados todos los años por grupos de extrema derecha?

¿Quiénes están detrás de las asociaciones pro-gitanos? ¿Quién es Soros? ¿Qué es la Fundación Secretariado Gitano?

Esto merecería un artículo extenso: hablamos de miles de millones de euros que mueve la Unión Europea en nombre de ellos, pero que desde luego en nada cambian su situación. Lo único que generan es remuneración económica para quienes trabajan en las asociaciones: dietas, gastos, viajes, teléfonos, alquileres y un largo etcétera. En algún momento alguien tendrá que plantear qué ocurre con ese dinero, dónde va a parar, para qué ha servido, quizá nos llevemos alguna sorpresa...

Existen multitud de paralelismos para comprender qué es lo que ha pasado con la imagen deshumanizada que tiene la población gitana. Claro que no forma parte del azar, los gitanos fueron mano de obra gratuita para llegar a las Américas, esclavos, y han sido siempre usados por los políticos como chivos expiatorios. ¡Qué bueno es tener un perro! ¡Y si no se queja, mejor!

Qué mala debe de ser el hambre, tanto como para perder la dignidad. Ojalá no os ocurra a los que ahora leéis. La supervivencia es el único estado natural en el que por desgracia se encuentran cientos de miles de personas gitanas en la actualidad. Os voy a dar un dato: 62 personas en el mundo amasan la misma fortuna que la mitad de la población mundial

“Cuando vean las barbas de sus vecinos cortar, pongan las suyas a remojar”. Quién sabe si ustedes serán los próximos “gitanos”.

Solo algunos ejemplos:

España: Pogromos, derribos, expulsiones, guetos, especulación…

Italia: Mujeres gitanas que se suicidan tomando lejía después de que el gobierno les robase a sus hijos.

Hungría: Neonazis entran en casa de una familia gitana, ametrallando a la madre e hiriendo de gravedad a su hija de 13 años. Proponen hacer zoológicos humanos para gitanos.

Kosovo: Grupos de extrema derecha esperan a las niñas gitanas a las salidas de los colegios para luego violarlas.

Francia (un político francés): “Hitler no mató suficientes gitanos”.

Alemania: Kosovo es un lugar “seguro”.

-----------------------

Mónica Santos es activista gitana. 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Mónica Santos

Es activista gitana.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juanjo

    Sr. Don Fernando Mejía. Se equivoca Ud. por completo. Claro que he tenido la "suerte" de vivir muy cerquita de gitanos. De hecho el mayor acierto de mi vida fue abandonar mi barrio de nacimiento. Ya dije que asumo que me consideren racista, repito, viviré con eso. Pero me reafirmo en todo lo dicho y especialmente en la consideración de que el gitano es uno de los pueblos más racistas que existen. Es tan fácil como comprobar que para dirigirse a otra persona siempre anteponen el apelativo (despectivo) a su raza, oye payo, anda payo, dame payo.... Eso, Don Fernando, es racismo del más puro. Y lo peor es que la autocrítica de ellos y de sus asociaciones es nula. Para tener credibilidad deberían empezar por condenar situaciones que todos conocemos de sobra, deberían exigir que escolaricen a sus hijos, que cumplan las más elementales normas de convivencia (higiene, ruidos, respeto, etc.), pero no lo hacen, nunca lo hacen. Ya sé que hay gitanos integrados, pero lamentablemente son muchos los que ni lo están ni quieren estarlo. Salu2, J

    Hace 4 años 7 meses

  2. Enterao

    Historia de los gitanos:no pegar un palo al agua,viviendas sociales,paguitas,solo pedir derechos.No racista

    Hace 4 años 7 meses

  3. pimiento

    demencial artículo , jamás se integran y no dejan de despreciar lo ajeno , cobrando pagas y y ayudas dando porculo a diestro y siniestro , muy bonito

    Hace 4 años 8 meses

  4. Tiptopkek

    Que Dios bendiga a Rumanía.

    Hace 4 años 8 meses

  5. Fernando Mejía

    Srs. Juanjo y manuel: Creo que sólo desde el prejuicio y el desconocimiento de las mínimas leyes de la sociologia se pueden hacer esas desafortunadas manifetaciones. Vivo en un barrio con un alto porcentaje de vecinos gitanos, vivo en Andalucía, tengo amigos gitanos y convivo dia a dia ... nada de lo que dicen es cierto ni de lejos. El pueblo gitano tiene un valor haber sobrvivido, llegado hasta aquí a pesar de una sociedad en contra con personas que piensan como ustedes. Mis vecinos viven en casas, pagan sus hipotecas, trabajan en la hosteleria, en el espectaculo, en los mecadillos, en la sanidad, en la asministracion pública, hay uno que tiene una hija monja, otros son evangélicos.... alguno tiene un prospero negocio de restauración....Las personas como dice el articulo( por cierto mal redactado traducido o lo que sea, creo que Publico debería dar una explicación) son los responsables de sus actos y penalizar a colectivos por su raza se llama racismo. Espero que recapaciten en su pensamiento, y se acerquen a conocer y a convivir con el pueblo gitano, ayer celebró su día a la orilla de los ríos, no raptan niños, no se comen el corazón de las doncellas, viven como mejor pueden, luchan por sus hijos y de vez en cuando se echan un bailecito, y todos nos encontramos en la vida para intentar ser felices y dejar un mundo mejor a las próximas generaciones. Cordiales saludos.

    Hace 4 años 8 meses

  6. Xoan

    El problema de los gitanos es que pasan siglos dentro de un país y siguen negándose a integrarse. No hay país del mundo en el que los gitanos se hayan integrado en la población general como unos más, ni en los propios EEUU de América donde se ha integrado gente de mil orígenes distintos lo han hecho, siguen siendo un grupo cerrado y endogámico también en los EUA. Y yo no creo que todos los países del mundo sean malos y todos se hayan puesto de acuerdo para no permitirles a los gitanos integrarse, ¿no lo cree usted, la autora de este artículo?

    Hace 4 años 8 meses

  7. Pepon

    Típico artículo de alguien que no ha vivido cerca de los gitanos ni en sueños. Ni los ha tenido que soportar en algún ambulatorio u hospital. Pero eso sí, hoy dormirá feliz porque ha demostrado a su pequeño mundo de pijosflauta que es la más solidaria del mundo.

    Hace 4 años 8 meses

  8. Daniel

    En este disparate léxico, gramatical y analítico solo puede encontrarse una frase con un mínimo de coherencia y corrección: "Impotencia por no saber explicar los innumerables factores que intervienen para que la población..." (hasta ahí, pues el resto ya vuelve a ser un galimatías). Es indignante que haya medios como Público que permitan la divulgación de este tipo de soflamas absolutamente demenciales, incultas e infantiloides haciéndolas pasar por periodismo.

    Hace 4 años 8 meses

  9. Manuel

    Juanjo Chapó!!, mas alto se podrá decir mas claro y conciso no.

    Hace 4 años 8 meses

  10. Juanjo

    Dilo todo Mónica, di que la cultura gitana es racista, que desprecian al resto de razas, que nos llamas "payos" despectivamente, que muchos no se integran porque no quieren, que sus actividades preferidas son robar y trapichear con droga, que su bajo nivel cultural es porque no escolarizan a sus hijos, que no aceptan las leyes del país que les acoge, que frecuentemente reciben ayudas en efectivo y en especie pero no devuelven a la sociedad gratitud, más bien desprecio y exigencias, que aun siendo pobres se pueden preocupar de tener un entorno limpio, pero no les importa vivir rodeados de inmundicia, que no cuidan nada de lo que utilizan, incluidos bienes y servicios públicos, por no hablar del medio ambiente, que casi todos viven en clanes cuasi-mafiosos, que no respetan las costumbres de los demás, que donde habitan molestan a todo el vecindario con ruidos, olores y delincuencia. En definitiva, que respetan al resto de la población y nunca esas asociaciones de gitanos que mencionas condenan esas actitudes. Claro que no está bien quemarles las casas, pero eso no es genocidio, si quieres saber lo que es genocidio ve a Ruanda, por ejemplo. Seguramente a estas alturas no tienes ninguna duda de que soy un racista, lo acepto, viviré con ello. Lo que no acepto es que no extiendas esa opinión a esa raza/cultura llamada gitana que también lo es y probablemente en mayor medida. Salu2

    Hace 4 años 8 meses

  11. Juanjo

    Dilo todo Mónica, di que la cultura gitana es racista, que desprecian al resto de razas, que nos llamas "payos" despectivamente, que muchos no se integran porque no quieren, que sus actividades preferidas son robar y trapichear con droga, que su bajo nivel cultural es porque no escolarizan a sus hijos, que no aceptan las leyes del país que les acoge, que frecuentemente reciben ayudas en efectivo y en especie pero no devuelven a la sociedad gratitud, más bien desprecio y exigencias, que aun siendo pobres se pueden preocupar de tener un entorno limpio, pero no les importa vivir rodeados de inmundicia, que no cuidan nada de lo que utilizan, incluidos bienes y servicios públicos, por no hablar del medio ambiente, que casi todos viven en clanes cuasi-mafiosos, que no respetan las costumbres de los demás, que donde habitan molestan a todo el vecindario con ruidos, olores y delincuencia. En definitiva, que respetan al resto de la población y nunca esas asociaciones de gitanos que mencionas condenan esas actitudes. Claro que no está bien quemarles las casas, pero eso no es genocidio, si quieres saber lo que es genocidio ve a Ruanda, por ejemplo. Seguramente a estas alturas no tienes ninguna duda de que soy un racista, lo acepto, viviré con ello. Lo que no acepto es que no extiendas esa opinión a esa raza/cultura llamada gitana que también lo es y probablemente en mayor medida. Salu2

    Hace 4 años 8 meses

  12. José Lázaro

    Es terrible, pero lo peor del caso es q en otros temas es falta de voluntad política, pero en este caso es falta de voluntad social. No es cuestión de desconocimiento, puede q algo haya de ignorancia. pero principalmente es un tema de que la mayoría de la población en Europa no ve a los gitanos como ciudadanos de pleno derecho o como iguales. He vivido en varios países europeos y en todos ellos se discrimina a la población gitana, en unos casos menos y en otros casos más, pero las opiniones sobre las causas reflejan siempre ese racismo Hasta de los "bien pensantes". Personalmente creo q una de las grandes cuestiones es el nomadismo y la otra quizás más importante el de la nación sin territorio, ambos contradicen la definición de la "Europa moderna" y de la terna estado-propiedad-moral y es lo q no se ha entendido y no se quiere entender.

    Hace 4 años 8 meses

  13. Uno más

    He tenido que leerlo tres veces para creerme lo mal escrito que está este artículo.

    Hace 4 años 8 meses

  14. Uno más

    He tenido que leerlo tres veces para creerme lo mal escrito que está este artículo.

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí