1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El trasvase de los 3.000 grifos

La disparatada controversia sobre una eventual transferencia del Ebro a Barcelona por un tubo de doce centímetros de diámetro aflora por enésima vez los excesos dialécticos en torno a las concepciones identitarias del agua

Eduardo Bayona 19/04/2017

<p>Vista de Montmaneu, uno de los pueblos sin agua potable</p>

Vista de Montmaneu, uno de los pueblos sin agua potable

Ajuntament / Angela Llop

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Puede el agua nublar el entendimiento? Sí. Sin duda. Sobran episodios que lo demuestran. El último lleva unas semanas desarrollándose en torno a la reseca zona de Catalunya donde la cuenca del Segre, un afluente catalán del Ebro de origen francés en el que confluyen caudales andorranos y aragoneses, limita con las del Anoia y el Gaià.

Cuatro pueblos  de esa zona que suman menos de 3.500 habitantes –el barcelonés Montmaneu y los tarraconenses Santa Coloma de Queralt, Les Piles y Farés-- llevan años sin agua potable. Oficialmente, desde que, hace algo más de una década, la revisión al alza de los estándares de calidad de la Unión Europea situó por debajo de los niveles de potabilidad los pozos de los que se abastecen, cuyas aguas van sobradas de nitratos y sulfatos. “Nos quedamos sin agua potable. Antes se bebía y no pasaba nada, pero la presencia de sulfatos y otros elementos hace que no sea potable”, explica Magí Trullols, alcalde de Santa Coloma.

El Gobierno central y la Generalitat se pusieron a buscar una solución, y la hallaron allí mismo: los cuatro pueblos, todos ellos con parte de su término en las cuencas del Segre-Ebro y a los que resulta técnicamente complejo abastecer desde las Cuencas Internas de Catalunya, formarían parte de los 43 municipios que iban a recibir agua de boca desde el canal Segarra-Garrigues, un acueducto diseñado para transformar en regadío 70.000 hectáreas de secano con agua del embalse de Rialb, el último pantano que se tragó un pueblo en España, pero que, mil millones después, riega menos de 10.000. Nadie sabe qué destino tendrán sus caudales cuando esté terminado.

La transferencia de agua a los cuatro municipios “cuyo ámbito territorial se encuentra entre la cuenca del Ebro y las Cuencas Internas de Catalunya”, de 620 millones de litros --0,62 hectómetros cúbicos--, está autorizada desde que, en octubre de 2010, Rosa Aguilar firmó como ministra de Medio Ambiente la orden que actualizaba el convenio suscrito en 2006 por la Generalitat y Madrid, inicialmente previsto para garantizar el abastecimiento de 43 pueblos que sumaban 62.606 habitantes y que se esperaba que llegaran a 83.811 en 2030 cuando en realidad sus padrones menguan. Los caudales, que solo llegarán a 32, iban destinados “exclusivamente” a agua de boca y el minitrasvase a Montmaneu. Santa Coloma, Les Piles y Farés quedaba autorizado “de forma puntual y transitoria” para caducar en cuanto pudieran abastecerse desde una cuenca catalana.

El déficit y las interconexiones catalanas

La solución, que parecía de sentido común, y más si se tiene en cuenta que desde julio de 2010 el acceso al agua potable y el saneamiento de la utilizada es un “derecho humano esencial”, quedó en el olvido durante más de seis años. Concretamente, hasta que, el pasado mes de marzo, el Consejo Nacional del Agua aprobó el nuevo Plan Hidrológico de las Cuencas Internas de Catalunya para el periodo 2016-2021, en el que la Generalitat incluyó las obras que, ahora, ya sea por su urgencia o por los requerimientos estéticos del processisme, estaba decidida a ejecutar por su propia cuenta, sin apoyo de Madrid.

La mitad del agua del Ebro, el mayor torrente de Europa, no se puede aprovechar precisamente por su carácter torrencial

La iniciativa salió adelante con el único voto en contra del Gobierno de Aragón, receloso por el hecho de que un tubo vaya a llevar agua de la cuenca del Ebro a su vecina del este cuando ese mismo documento alerta del déficit de 352 hectómetros de esa área y su ejecutivo autonómico plantea inversiones por valor de 367 para mejorar las conexiones de los trasvases de la comunidad, entre ellos un refuerzo del que ya lleva caudales del Ebro hasta Tarragona.

En la práctica, el debate se ha centrado en el minitrasvase a los cuatro pueblos, en una tormenta política en la que al ancestral enfrentamiento entre Aragón y Catalunya por asuntos hídricos se le suma el tradicional entre las Terres de l’Ebre y Barcelona: enemigos exteriores e interiores enfrentados por un volumen de agua equivalente al que cabría en el Nou Camp, o al que consumen en un año 5.600 familias de tres miembros.

“El tubo no va a tener más de doce centímetros”

“El tubo no va a tener más de doce centímetros de diámetro. Intentar decir o pensar que esto puede ser un trasvase a Barcelona es vergonzoso. La tubería no dará de sí ¡Pero si no les llegaría más que para unos cuantos bloques de pisos!”, dice Trullols, que recuerda que la demanda se ha modificado a la baja mientras insiste en que “estamos hablando siempre de agua de boca, de la que sale por los grifos de las casas”. “Esto no supone ningún perjuicio para nadie, no hay motivos para la controversia”, añade el alcalde de Santa Coloma.

El debate entre Aragón y Catalunya, entre Tortosa y Barcelona, tiene su origen en el temor atávico a no poder aprovechar un recurso del que la metrópoli catalana carece aunque lo ve cerca y que ni Aragón ni el Baix Ebre, donde el delta pierde terreno y el mar remonta cada vez más el rio, acaban de aprovechar pese a que los atraviesa. De hecho, ni siquiera está claro que existan esos recursos que cada cual reclama para sí.

Entre otras causas, porque la mitad del agua del Ebro, el mayor torrente de Europa, no se puede aprovechar precisamente por su carácter torrencial, en el que resulta clave el hecho de que dos de sus principales afluentes, los navarros Arga y Ega, sigan siendo ríos libres, sin presas que los regulen. También, porque mientras los agentes de la cuenca se dedicaban a teorizar sobre su futuro aprovechamiento el avance del regadío y el cambio climático han esquilmado sus recursos: el pasado año hidrológico pasaron por el delta 8.611 hectómetros cúbicos, casi 10.000 menos de los que, anotados en un papel, sirvieron de base para los planes trasvasistas de Felipe González hace 25 años y para los de José María Aznar hace quince. Y, en parte, también porque los posicionamientos en torno al processisme dificultan cualquier tipo de acuerdo prácticamente en cualquier materia.

La inviabilidad social del Segarra-Garrigues como nueva zona de regadío, donde grandes compañías agropecuarias comienzan a explotar unas tierras cuya transformación no resulta rentable ni apetecible para la envejecida población local, siempre ha discurrido acompañada de especulaciones que lo señalan como eventual fuente de caudales para el futuro trasvase que paliará el déficit de la capital catalana. En caso de desconexión, sería un asunto interno de Catalunya; de no producirse, esa transferencia requeriría la previa autorización del Gobierno central por decreto o de las Cortes por ley.

Más grifos fuera que dentro del Ebro           

Sería, en cualquier caso, el noveno trasvase externo que soportaría la cuenca del Ebro, cuyas aguas salen por más grifos fuera de su demarcación que dentro de ella. La demanda urbana de la cuenca es de 358 hectómetros cúbicos anuales, mientras que los trasvases al exterior se llevan casi 500 --484 en 2012--, con aportaciones destacadas como los 80 suministrados a Tarragona, los entre 140 y 270 que van a parar a Bilbao a través de los sistemas Zadorra--Arratia y Cerneja--Ordunte y los alrededor de cien que cada año recorren la Autovía del Agua de Cantabria desde el Ebro--Besaya, que se complementa con el Alto de Tornos. Completan la lista las transferencias del Ciurana al Riudecanyes, en Tarragona; el Alzania-Oria, de pequeña entidad y fines hidroeléctricos y que cumplirá un siglo dentro de diez años, y el Carol-Ariège, una compensación por la explotación francesa de los recursos del río Lanós.

Mientras se mantiene la tensión dialéctica en torno al abastecimiento a los cuatro pueblos catalanes, Generalitat y Gobierno de Aragón mantienen su acuerdo total sobre una de las últimas ocurrencias de calado en materia hidráulica, bendecida por el Consejo del Agua hace unos meses y ejecutada por el Consejo de Ministros vía decreto: el establecimiento de reservas de caudales anuales a favor de comunidades autónomas en los planes hidrológicos de cuenca. El del Ebro contempla una de 40 hectómetros cúbicos a favor de la Junta de Castilla y León, 148 para el Gobierno de La Rioja, 21,7 para la Diputación Foral de Álava, 32 para Navarra, uno para Castilla-La Mancha, 10 para la Comunitat Valenciana, 445 a favor de Catalunya y nada menos que 6.550 a favor de Aragón.

Mientras los agentes de la cuenca se dedicaban a teorizar sobre su futuro aprovechamiento el avance del regadío y el cambio climático han esquilmado sus recursos

Es decir: 7.247 hectómetros cúbicos asignados –en realidad son 2.987, porque 4.260 del último cupo ya tienen destinatarios físicos-- en una cuenca que se plantea reordenar su consumo porque no le llega con sus recursos: 7.700 para un regadío que en quince años ha pasado de 700.000 a 900.000 hectáreas, 147 para la industria y 358 para las zonas urbanas, a los que hay que sumar más de 3.000 para caudales ambientales y los 500 que se llevan los trasvases mientras las previsiones apuntan a que sus recursos, que en las últimas tres décadas han oscilado entre los 18.117 de 1988 y los 4.121 de 2002, sufrirán en las próximas décadas una merma de entre el 5% y en 20% por efecto del cambio climático.

El Gobierno anuncia nuevos trasvases

Esas cifras tienen miga por varios motivos, además de suponer todo un indicio de cómo se planifica --¡¿?!-- la gestión del agua en España. Especialmente en el caso de Aragón. Por un lado, porque 850 de esos 6.550 hectómetros, destinados a cubrir en un futuro “necesidades de regadío, energéticas, industriales y de abastecimiento de población” aragonesa, se ubican entre las juntas de explotación del Eje del Ebro y del Bajo Ebro, esta última ubicada aguas abajo del pantano de Mequinenzay de territorio mayoritariamente catalán. Y, por otro, porque esa cifra incluye, además de las demandas ya consolidadas, “1.440 hectómetros al año para nuevos desarrollos” cuando sus propios destinatarios han renunciado a buena parte de ellos recortando la capacidad del embalse de Yesa, sustituyendo el pantano de Santaliestra por la balsa de San Salvador y descartando las presas de Biscarrués y de Torre del Compte.

En cualquier caso, el número 6.550 alcanza en Aragón categoría mítica cuando se pone en remojo: todo debate político gira en torno a él, aunque esa misma clase política lo recortara hace una década a otra cifra que nadie se anima a calcular en público. Ocurre algo similar con los 445 anotados a favor de Catalunya “provenientes del Segre y afluentes y Ebro” y destinados a cubrir “necesidades de regadío del plan de nuevos regadíos” en la demarcación hidrográfica del Ebro.

¿Para qué querrá Aragón derechos sobre unos caudales a cuyo aprovechamiento ha renunciado en la práctica? ¿Y para qué necesitará tener un volumen de agua anotado a su favor en territorio catalán? ¿Por temor a que alguien se los lleve en un trasvase? ¿En previsión de que una transferencia permita, si no monetizarlos, al menos rentabilizarlos políticamente? Y Catalunya, ¿va a implantar un regadío público o está haciendo acopio de derechos darles otro destino en un futuro?

Porque no hay dudas de que el nuevo Plan Hidrológico Nacional, que debe coordinar los de cuenca cuya renovación acaba de terminar, incluirá nuevos trasvases. Está anunciado desde el decreto que aprobó los doce primeros –Cantábrico occidental y oriental, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Segura, Júcar y Ebro, más los de Ceuta y Melilla--, que recoge explícitamente cómo “la redacción del conjunto de los planes hidrológicos ha permitido poner de manifiesto la existencia de una serie de situaciones de necesidad de recursos hídricos que, a decir de algunos planes, no pueden ser atendidas en el ámbito territorial del propio plan; y que por consiguiente deben ser elevadas para una futura revisión del Plan Hidrológico Nacional”.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Agustín

    Hombre, el Ebro está muy lejos de ser el mayor torrente de Europa, como se afirma en el artículo. Sí lo es de España

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí