1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El suicidio como buena noticia

Sergio del Molino 6/01/2018

CC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Hay titulares que suenan alarmistas. Titulares que parece que lamentan algo que debería preocuparnos mucho cuando en el fondo celebran una buena noticia. Por ejemplo, este: “El suicidio es la principal causa de muerte sin enfermedad en España”. Leído así, da la impresión de señalar una epidemia suicida. Dios mío, tenemos que hacer algo, la gente se está suicidando demasiado: la principal causa de muerte, dicen. Puede ser incluso más alarmante: “El suicidio es la principal causa de muerte entre los jóvenes en España”, ya no sólo de las muertes sin que medie enfermedad, sino de todas las muertes. Ay, mueren más jóvenes por suicidio que por cáncer. ¿Qué nos está pasando? ¿Cómo podemos parar esto?

Lo sorprendente es que los textos que van debajo de estos titulares refrendan esa sensación de angustia. En lugar de poner contexto y explicar el verdadero significado de los datos, se dedican a especular sobre los misterios del suicidio: la soledad, la depresión como epidemia, la crisis económica como causa, etcétera. Unamuno decía que Portugal era un pueblo de suicidas, pero lo decía metafóricamente. Estos textos retratan España como un país de gente empeñada literalmente en suicidarse sin que nadie acierte a detener esa pulsión cada vez más fuerte.

¿Por qué es una buena noticia que el suicidio sea la principal causa de muerte entre los jóvenes? Porque significa que se han reducido drásticamente todas las demás. Los ancianos enferman y mueren en un cien por cien de los casos, por lo que es razonable pensar que la simple vejez sea la principal causa de muerte entre la población de más edad. Pero la gente joven suele estar más o menos sana, son pocos los que fallecen por contraer una enfermedad. ¿Qué otras formas de morir tiene un joven en España, si se excluye esa variante? Estadísticamente, tres maneras: o le mata alguien o sufre un accidente o se mata él mismo. No caben muchas más posibilidades.

¿Por qué es una buena noticia que el suicidio sea la principal causa de muerte entre los jóvenes? Significa que se han reducido todas las demás

Veamos la primera. ¿Qué posibilidades hay de morir a manos de otra persona en España a comienzos del siglo XXI? Según los datos que tenemos, poquísimas, casi nulas. En 2016, la tasa de homicidios era de 0,63 por cada 100.000 habitantes, la segunda más baja de la Unión Europea (sólo hay un país donde se mata a menos que en España: Austria, con una tasa del 0,43). Los datos de 2016 hablan de 292 homicidios cometidos en todo el país, la cifra más baja de la historia. Para redondear, se puede decir que hay unos 300 homicidios al año, es decir, menos de uno al día. Hay más de dos meses (65 días) en los que nadie mata a nadie. Esta cifra incluye todos los homicidios, tanto los asesinatos a sangre fría de psicho killers como los homicidios involuntarios por imprudencia, y que sea tan baja no sólo indica que en España es bastante difícil que alguien te mate, sino también conocer a alguien que mate a otro o haya muerto a manos de ese otro. Repasen sus amistades y conocidos: ¿hay alguna víctima u homicida entre ellas? ¿Tienen algún caso cercano? No respondan si son policías o funcionarios de prisiones, que falsean la encuesta. Es mucho más probable (pero mucho más) que conozcan a un ganador de la lotería. Hay muchos más ganadores de la lotería que homicidas en España. Esto no es una invitación a pasear de madrugada por los polígonos industriales más siniestros de su ciudad, pero si alguna vez le apetece hacerlo, sepa que las probabilidades de que le asalte un enmascarado con una motosierra son irrisorias. Apuesto sobre seguro a que volverán a casa sin un percance.

¿Qué pasa con la segunda causa probable de muerte para un joven que no enferma? Sufrir un accidente. Los hay de muchas clases, pero la estadística dice que lo más común, con diferencia, es sufrirlo en un coche. En ese sentido, desde 2005 ha habido una acción política (que se ha relajado bastante en las dos últimas legislaturas, con consecuencias funestas de aumento de la siniestralidad) que ha reducido tajantemente las vergonzosas cifras de víctimas que había en España hasta llegado el siglo XXI. En 1989 se alcanzó el pico de muertos en carretera: 9.344. En 2016, aun con un ligero repunte, se registraron 1.810. La reducción es mucho más espectacular si se tiene en cuenta que en 1989 sólo había en España 14,8 millones de vehículos, mientras que en 2016 hay 32,1. Es decir, que con menos de la mitad de coches que ahora, la cantidad de víctimas era cinco veces superior. Por muy espectacular que sea la caída en estos años, 1.810 siguen siendo demasiados, pero, en un país donde circulan 32,1 millones de vehículos, puede decirse que las probabilidades de sufrir un accidente mortal son relativamente bajas. Mucho más altas que las de ser asesinado, pero aún son raras.

Si nadie te mata y no te aplasta un camión, ¿qué te queda? El suicidio, claro. Los datos no son del todo fiables porque las estadísticas se han visto afectadas por el tabú y por el silencio que los medios de comunicación han impuesto durante años en torno al fenómeno. Aun así, se calcula que unas 3.000 personas se quitan la vida al año en España. En 2015 fueron 3.602, según el INE, pero la Asociación para la Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio cree que puede haber mil casos más no documentados. Bien porque los institutos anatómicos forenses no comparten los datos, bien porque no se archivan o aclaran bien las causas de la muerte o bien porque hay un número indeterminado de suicidios que parecen accidentes y se computan como tales. El acuerdo es que la cifra está entre 3.000 y 4.000, y todo parece indicar (aunque no se puede afirmar categóricamente) que lleva años estable, con una constancia misteriosa. Esto quiere decir que cada día se suicidan en España unas diez personas. Hoy se han suicidado diez personas. Ya no es una cifra tan improbable. Un goteo de diez personas al día se nota en las salas de autopsias, da trabajo a los profesionales sanitarios y a los policías, no pasa inadvertido. Ya no puedo decir que seguramente ustedes no hayan conocido a un suicida. No sería del todo extraño que tuviesen noticia de un caso cercano.

Decir que el hecho de que el suicidio sea la principal causa de muerte entre los jóvenes es una buena noticia no implica frivolizar con un asunto tan grave, sino constatar un éxito social. Sería preocupante y síntoma de un grave atraso en muchos órdenes que el suicidio no fuese la principal causa de muerte, porque significaría que lo son los accidentes (como lo era en 1989, cuando había mucha más gente muerta en carretera que por su propia voluntad) o los homicidios. Y hay muchos países en el mundo donde estas causas superan con mucho a la muerte voluntaria. Que el suicidio sea la primera causa significa que el país tiene unas condiciones sanitarias óptimas que mantienen en un buen estado de salud a la población. También significa que ha habido políticas contundentes para evitar todo lo posible los siniestros y, por supuesto, que hay unos niveles de seguridad ciudadana tan altos que hacen muy difícil sufrir un asesinato. Son datos que hablan de una sociedad avanzada y empática, con un alto nivel de eso que llaman “calidad de vida”, más allá de la renta per cápita, en cuanto a bienestar social. Somos una sociedad, por tanto, que se puede permitir el lujo de preocuparse seriamente por el problema del suicidio. La mayoría de las sociedades no pueden, pues les acucian asuntos mucho más imperiosos. Que el suicidio sea un problema social, y se denuncie como tal, y sea motivo de reflexión, es síntoma de una sociedad que ha sido capaz de erradicar muchos dramas que son cotidianos en la mayor parte del mundo.

Esto no es un ejercicio de chovinismo. No pretendo sacar pecho de este país ni de su estado. Es una simple toma de conciencia de todo lo que España ha conseguido con décadas de esfuerzo y lucha, a pesar de sus gobiernos, a pesar de toda la irresponsabilidad y de toda la corrupción, a pesar de todas las burbujas y de todas las asfixias financieras. Hay que ser conscientes de lo que hemos conseguido para mantenerlo, para luchar por que nadie nos lo arrebate, por que ningún gobierno ni proyecto político lo dinamite. No seremos eficaces en la defensa si no sabemos qué diablos tenemos que defender y no sabemos identificar nuestros méritos. Tampoco podremos mejorar si no sabemos desde qué situación partimos. Ahora, se trata de no bajar la guardia y no deteriorar más este pedazo de mundo.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio del Molino

Juntaletras. Autor de 'La mirada de los peces' y 'La España vacía'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Batman

    Madre mia, menuda mongolada. ¿Ni te has mirado los numeros no?. En 1980 unas 1500 personas se suicidaron. En 2014 unas 3800... Si si.. gran avance social.. ¿no?...

    Hace 3 años 3 meses

  2. guillotine

    ¿Suicidios, buena noticia?, ¿sólo por comparativa con otros tipo de muertes?, ¿suicidios "asociales"?... Ó su pensamiento está errado, ó su forma y manera de enfocarlo lo és con lo que sería una mala redacción en un tema muy serio, ó siplemente usted piensa así y ha escrito una bazofia. Recientemente se publicaba un artículo en New York Times titulado "Epidemia silenciosa de suicidios entre los ganaderos franceses" que se tomo en serio y con rigor un asunto muy complejo (Republicado/reproducido en Público.es - http://blogs.publico.es/mundo-rural/2018/01/09/epidemia-silenciosa-de-suicidios-entre-los-ganaderos-franceses/)... Nota: No frivolice por favor, con un asunto tan delicado cómo desconocido, los suicidios (por falta de investigaciones profundas y divulgación adecuada)

    Hace 3 años 9 meses

  3. Pedro

    ¡Pero qué inconsciencia de artículo! Un tipo que se enorgullece muy patrióticamente de que la primera causa de muerte en jóvenes sea el suicidio. Sergio, ¡te queremos en Ciudadanos ya!

    Hace 3 años 9 meses

  4. amaia

    ¿Justificar qué el suicidio es una buena noticia para comparativamente premiar el descenso en otros tipo de muertes?... ¿De verdad esto es periodismo con Contexto?

    Hace 3 años 9 meses

  5. P.R Ortuño

    Que el suicidio sea la muerte más habitual es un "éxito social" : ¿perdona? No sólo como el compañero de arriba que ha comentado que el autor no considera (erróneamente en nuestra opinión) el suicidio como enfermedad mental (lo de enfermedad o no, es más discutido en antropología) sino que no considera que el suicidio es una causa SOCIAL. Desde luego el autor no ha leído a Durkheim, lo cual sería recomendable para él, sino que tampoco nada de sociologia parece... Considerar que las tasas de suicidio no tienen que ver en nada social, o sea, que es una causa INDIVIDUAL, es una tontería ya descartada desde hace tiempo en las ciencias sociales...

    Hace 3 años 9 meses

  6. Isabel

    El autor parece ignorar que el suicidio es un problema de salud, y precisamente de uno de los campos más olvidados, la salud mental. Me parece una vergüenza que a estas alturas no se reconozca la muerte por suicidio como lo que es, consecuencia de una enfermedad como la muerte por cáncer. Pero dudo que nadie se atreviese a publicar una columna celebrando que el cáncer fuera la primera causa de muerte entre los jóvenes.

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí