1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ETA: el problema de los intelectuales

La mayor parte de la ‘intelligentsia’ española ha renunciado, en relación al conflicto vasco, a la que debería ser su función principal: comprender

Hedoi Etxarte 18/05/2018

<p><em>Arquitectura pictórica</em>, de Liubov Popova.</p>

Arquitectura pictórica, de Liubov Popova.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Michel Onfray es fan de Spinoza. A él recurrió para pensar los atentados que la yihad cometió en enero de 2015 contra el semanario satírico Charlie Hebdo. Fue Spinoza quien escribió: “Ni reír, ni llorar, sino comprender”.

Al sur de los Pirineos, en el conflicto entre Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y el Reino de España (RE) se ha llorado (800 muertos por las distintas ETAs y 350 por los cuerpos de seguridad del RE y la extrema derecha). Se ha reído (no olvidemos, por ejemplo, aquel submarino del PSOE que fue Vaya semanita en la ETB2 donde, excepto al PSOE, se ridiculizaba a todos los arquetipos de la sociedad vasca: desde los borrokas de la izquierda abertzale hasta los txikiteros del PNV, pasando por los peperos). Pero, con alguna salvedad que luego mencionaré, el affaire ETA vs. RE ha dado pocos o ningún rédito a la filosofía, al pensamiento político. Así las cosas, en el ámbito intelectual ha habido un claro perdedor: cualquiera que haya querido comprender. O peor aún: quienes, queriendo comprender, han acudido a pensadores y filósofos, se han encontrado con una falla, con una imperdonable laguna. Si alguien, alguna vez, quiso pensar, se le dijo lo que a Houellebecq después de publicar Sumisión: que podía ser culpable del siguiente atentado integrista musulmán contra algún judío. Lo que equivale –como señala Onfray (Pensar el islam)– a considerar a Zola responsable de la condición de los mineros, y a Proust de lo insulsa que es la aristocracia; a Céline de la Primera Guerra Mundial o a Malraux de la guerra civil española. En definitiva, acusar a un antropólogo que estudia una tribu caníbal a incitar al canibalismo.

Manuel Valls, ahora vedette de Ciudadanos por la Barcelona naranja, era entonces –cuando el atentado a Charlie Hebdo– ministro de Interior de hierro y solárium. Persiguió en su mandato a gitanos y refugiados con la contundencia digna de la extrema derecha húngara. Onfray insistió en la posible conexión entre la Francia que participó en guerras que causaron la muerte de cuatro millones de musulmanes en las últimas dos décadas –citaba las fuentes del politólogo inglés Nafeez Ahmed, periodista en la BBC y The Guardian– y la Francia golpeada por atentados de la yihad. Intentó entender la yihad y Valls le dijo que “comprender es excusar”. Valls argumentó que comprender era buscar justificaciones. Lo mismo ha sucedido con quien quería comprender el enfrentamiento ETA-RE. Lo que ha hecho que, a la postre, ETA sea un tabú. Y ya se sabe que sobre los tabúes no se puede uno expresar en público. Como comprender lo incomprensible es excusar, Onfray denunció que para los filósofos, los sociólogos, los psicólogos y los psicoanalistas o los historiadores sólo había hoguera o prisión. Consideró que esa relación entre el poder y los que quieren comprender era “la militarización ideológica dentro del destino del régimen liberal”.

Onfray era culpable de lo que decía. Culpable del tono que utilizaba, y “era, de hecho, culpable de existir, simple y llanamente”. Porque su oficio de filósofo ya no consistía en reflexionar, acción que Valls prohibía, sino en obedecer a lo que la esfera de los políticos dictaba.

En una escena intelectual bien lubricada, sería moneda común analizar los discursos, la geopolítica, la historia de Francia, de sus actividades militares, analizar al PS de Valls y a Mitterrand, al FN de Le Pen padre y Le Pen hija, leer el Corán, entender sus aplicaciones, leer la Biblia y repasar las partes que Hitler prefería del evangelio, pensar sobre la laicidad y el ser ateo hoy, pensar en Europa fuera de la pecera de las elecciones al Parlamento de Bruselas. Dicho con las palabras de Onfray: “La tarea del filósofo consiste, en efecto, en no alimentar los mitos, las fábulas, las leyendas, las ficciones, las fantasías, las historias que se explican a los niños, pero que los adultos creen…”. Porque los adultos suelen preferir “las historias que dan seguridad a las verdades que espantan, producen agonía, las que nos superan y las que nos perturban”. La tarea del filósofo, sin embargo, consiste muchas veces en nombrar esas verdades. Verdades que no son complementos. Verdades que son mazazos. El poder establecido no suele ser amante de los filósofos que hacen eso. No quiere que se comprenda ni que se analice. Ni la yihad en Francia, ni ETA en España.

El poder establecido no suele ser amante de los filósofos que hacen eso. No quiere que se comprenda ni que se analice. Ni la yihad en Francia, ni ETA en España

Política y verdad

En Verdad y mentira en la política, Hannah Arendt reflexionó sobre la mala relación entre política y verdad. Se cuestionaba si la verdad es, en esencia, impotente y si, al contrario, el poder es en esencia falaz. Porque al poder no le interesa tanto el grado de verdad de aquello que dice como el rédito que saca de ello. Dice la verdad con la misma cara que dice la mentira. No porque sienta una debilidad por la mentira, sino porque su relación con la verdad es otra. La política lo convierte todo en finalidad para sí misma.

Lo que se preguntó Arendt era qué merece más nuestro desprecio: si una verdad que no tiene la capacidad para imponerse por sí misma o un poder que se impone aun a costa de la verdad. Era una pregunta que Arendt actualizaba, pero que en pleno Tercer Reich, Bertolt Brecht ya había respondido. En ese clásico de la escritura de combate que es Cinco dificultades para decir la verdad había escrito que no es justo pensar que la verdad implique la debilidad y la derrota, como la lluvia sí implica la humedad. Sus Cinco dificultades para decir la verdad hubieran sido, de haber sido reescritas por Arendt, Cinco dificultades para que la verdad se imponga.

El conflicto entre la verdad y la política es, de nuevo según Arendt, antiguo y complejo. Decir la verdad ha supuesto ciertos riesgos para quien la dice. También ha sido así en el conflicto ETA-RE. Veamos dos de sus extremos. El primer militante de ETA en matar y ser matado fue Txabi Etxebarrieta, todo en un mismo día de 1968. Etxebarrieta fue un poeta nada desdeñable, lector de Valéry, de Baudelaire, de Sartre, de Camus, de Ortega y de Fanon. Además acuñó el término “Pueblo Trabajador Vasco” que fue fundamental en el desarrollo ideológico del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV). En el otro extremo, y ya en el año 2000, ETA asesinó al periodista José Luis López de la Calle. Junto al cadáver de este había dos bolsas con ocho periódicos diferentes en su interior. Desde el ABC al Gara, los leía todos, todos los días.

Así como bajo el membrete de “pertenencia a banda armada” encontramos a poetas, novelistas y escritores conocidos y reconocidos, algunos encarcelados, tanto en España como en Francia o exiliados, en las listas de ETA también ha habido periodistas. Seguimos hablando de los riesgos que entraña el decir la verdad. Los juzgados españoles han cerrado medios de comunicación –Egin, Egin Irratia, Berria, Ardi Beltza–, y la policía ha torturado a directivos de estos medios en pleno siglo XXI (el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó al Reino España por no investigar esas torturas). ETA asesinó, en 1978, al director de Hoja del Lunes de Bilbao. Un año después, una bomba del ultraderechista Batallón Vasco Español (BVE) haría explosión en la redacción de Egin. Los riegos: esa dificultad, ese obstáculo para decir la verdad y para convertirla en algo útil.

Se advierte una gran falla cuando, después de conocer en perspectiva la intensidad y las cifras de otros conflictos, se comprueba que, con el conflicto ETA-RE, quienes debían plantearse la complejidad de la que hablaba Arendt no lo han hecho. Ante enfrentamientos de mayor intensidad, con más muertos y, por lo tanto, con un riesgo mayor y con una vinculación emocional más difícil de desatender, sí se ha decidido aceptar el reto de comprender. Podemos pensar en la Primera y Segunda Guerra Mundial, en el holocausto armenio, el tutsi y el judío, en la guerra de Argelia y en la del Rif (conflicto constituyente de las prácticas militares y policiales de la guerra del 36 y de la España de hoy). Es mucho lo que se ha estudiado y debatido en esos casos, y mucho, gracias a ello, lo que hemos podido aprender.

Sin embargo, los intelectuales de oficio españoles sólo han tomado la palabra para solicitar lo mismo que los políticos: que ETA dejara de matar cuando mataba, que se desarmara cuando ya no mataba, que pidiera perdón una vez desarmada; y para, una vez ETA ha pedido perdón, quejarse de que ya es tarde para pedirlo. En todo ello el discurso de los intelectuales no se ha alejado un ápice del discurso de los políticos. Lo cual debería hacernos sospechar, al menos en parte, de su falta de autonomía. Qué poco cariño hacia su oficio. Así pues, los intelectuales han demostrado no ser los autores de sus pensamientos (todo ha venido dado desde posiciones políticas partidistas). De esta forma, con la dificultad para distinguir los textos de intelectuales y de políticos, se ha repetido un vicio antiguo de la intelligentsia española: se ha confundido, como alertaba Arendt, la verdad con la opinión. O, dicho de otro modo y con cierto pesimismo: la verdad ha vuelto a ser pasto de la opinión.

Pensar tras el terror

Cuando un representante de Alemania le preguntó al primer ministro de Francia –Clemenceau– sobre qué pensaba de la I Guerra Mundial, este respondió que lo ignoraba, pero que estaba seguro de que nadie diría que Alemania invadió a Bélgica. Clemenceau confiaba en el efecto dominó que conlleva el análisis de cualquier acontecimiento histórico. Tendría un gran valor literario –implicaría un uso magistral de la elipsis– hablar de ETA sin empezar por hablar de Franco. Por eso, lo mejor que nuestra generación (la de quienes rondan en la actualidad los treinta años) puede hacer es seguir aquel consejo de Arendt: escribir nuestra propia historia, ordenar los acontecimientos según la perspectiva de nuestra generación.

Asumámoslo. Los literatos, como los dioses para Heidegger, nos han abandonado. Han preferido reunirse todos en la taberna de la indignación. Lo ha señalado Coetzee: el ofendido es un constructor de diques a favor de la censura, a favor de que no reflexionemos

Asumámoslo. Los literatos, como los dioses para Heidegger, nos han abandonado. Han preferido reunirse todos en la taberna de la indignación. Lo ha señalado Coetzee: el ofendido es un constructor de diques a favor de la censura, a favor de que no reflexionemos. Es quizá un buen momento para pensar cómo el campo político –sesgado por sus diversas voluntades de poder– va a entrar en contradicción con las distintas formas de verdad. Y que, en consecuencia, nuestro quehacer debería ser, ahora, buscar las verdades singulares, los puntos de sutura, los espejismos de los discursos que se han asentado. Por la repetición se llega a la mitología, como decía aquel polaco.

Comencemos la búsqueda de esas verdades singulares, como lo hizo Arendt mientras el mundo se estremecía en 1968, desde México a Alemania Occidental pasando por París y Praga. Arendt, en lugar de juzgar la contradicción de unos pacifistas que, de pronto, toman las armas, lo que hizo fue ponerse a leer lo que aquellos pacifistas leyeron, en busca de aquellas razones que pudieron moverles a una resolución de tanta resonancia. No en vano titularon una de sus antologías, con textos públicos y privados, Lo que quiero es comprender. Porque, para ella, “el comprender no tiene término y no puede, por tanto, producir resultados definitivos”.

Arendt leyó lo que aquellos pacifistas que tomaron las armas leyeron. Sobre quienes, reflexionando con Fanon, fueron más allá de lo que Fanon insinuaba. Deberíamos hacer, como Arendt, un ejercicio por entender a quien lee a Lenin y toma un fusil en Alemania Occidental o en París. A quien deja de ser periodista de prestigio y organiza atentados. A quien, leyendo a Rosa Luxemburgo cincuenta años después de que la mataran y su revolución perdiera, tomó un cóctel molotov en un campus estadounidense. Comprender, como Arendt, a Sartre (quien apoyó, la lucha armada, también la de ETA). Sin ser un juntaletras vestido de juez. Comprender cómo se lee a Mao Zedong en la Sorbona. Averiguar qué ven los chavales de la metrópoli industrial en las citas de aquel revolucionario de un país asiático agrícola. Releer a Clausewitz y entender la guerra,  entender las bases del Estado moderno, la de su violencia sistémica y la de quienes se enfrentan, de manera violenta, a ella. Volver a distinguir y actualizar en nuestro mundo las diferencias entre “poder”, “fuerza”, “potencia”, “autoridad” y “violencia”. Volver a preguntarnos por el rol de la ley, el de la legitimidad.

Sentarse a comprender. A pensar qué es un atentado terrorista. Qué es el terrorismo. Hacer una genealogía. No una colección de adjetivos in crescendo. Buscar el contexto europeo de ETA en las guerrillas urbanas de la Europa Occidental de los treinta gloriosos. Su conexión con la Alemania Federal y con su 68, su RAF, su RZ, su autonomía; con Italia, sus autónomos, sus Brigadas Rojas; con Irlanda y su IRA; con Francia y su AD, y su trotskismo. Buscar los enlaces históricos, genealógicos y discursivos entre ETA y la extrema izquierda española. Analizar, en clave sociológica, de clase, de género, quién participa, cuándo y cómo, en ETA. Cuáles son las razones para entrar. Para salir. Investigar como un criminólogo: ¿cambiaron los armamentos en su historia? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Tuvo que ver con coyunturas tecnológicas o decisiones estratégicas? Y la policía que combatía a ETA, ¿modificó sus técnicas de detonación controlada? ¿Consiguieron información útil torturando? ¿Quién torturó? ¿Hay sentimientos de culpa en el entorno de la Guardia Civil por esas torturas? ¿Por qué fueron los integrantes del GAL de aquella determinada manera? ¿Nos atrevemos a leer esta misma noche, en el Paseo de la Castellana, Crítica a la violencia de Walter Benjamin? ¿Y Violencia de Slavoj Zizek en la entrada de la torre BBVA de Bilbao?

Es cierto. No todo es erial. Hay cinco libros que, parcialmente, comienzan un esbozo de estas cuestiones. Los dos últimos de Imanol Murua (traducidos ya al castellano); el clásico de Gregorio Morán (Los españoles que dejaron de serlo), redactado con una ligereza y una pasión por la narración envidiables; ¿Somos como moros en la niebla? de Joseba Sarrionandia, y Barkamena, kondena, tortura de Joxe Azurmendi (de lo poco que se ha escrito de forma rigurosa, desde la filosofía, sobre el perdón, la condena del terrorismo y la tortura). También hay una reflexión desde la teoría política, una lectura más general, de Emmanuel Rodríguez (Por qué fracasó la democracia en España).

Así pues, probablemente, podamos y debamos seguir reflexionando sobre este asunto con la actitud que Edward Said recomendaba para quienes entienden como suya esta labor: “Sin prebendas que proteger ni territorio que consolidar” (Representaciones del intelectual). Esto es, sin preocuparse por ganar o perder amigos en las altas instancias y a sabiendas de que la lucidez entraña el riesgo de ser abandonado por la escena o el de ser arropado por los sedientos. Comprender es una batalla constante.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gonbidatua

    Bien podríamos decir que el autor cae en lo que critica: ha renunciado a comprender a aquellos autores que no refuerzan su posición de partida.

    Hace 2 años 8 meses

  2. Ezkertiarra

    No es cierto que en "Vaya semanita" no se ridiculizase también a los socialistas. Aquí un ejemplo: https://www.youtube.com/watch?v=U_8EF9mUcOI

    Hace 2 años 10 meses

  3. miwel

    Estoy de acuerdo en que hay que tener bastante cuidado porque ha fallado no solo la intelectualidad española, también la vasca. Los muertos por ETA por cierto son unos cuantos más de 800. En los libros de Imanol Murua aparecen los datos y estoy de acuerdo en que son bastante recomendables para leer.

    Hace 2 años 10 meses

  4. Martha Bello

    Un articulo imprescindible sobre la represión que niega el derecho a comprender y lo mistifica como justificación (si a ud le interesa ese tema "por algo sera" amenazaría sibilante la dictadura argentina en los setenta amenaza que hoy se continua en Valls (transformando el entendimiento como un ejercicio de perdón sobre los crímenes mientras trasoapela los castigos)

    Hace 2 años 10 meses

  5. Peio

    Hedoi, la intelectualidad española dices... y la intelectualidad vasca? ¿O solo la intelectualidad que ha tratado de comprender... justificando a ETA? En cualquier caso, la ausencia de una intelectualidad (al estilo de la francesa) ha sido común a ambas: la española y la vasca. Así y todo, resumir como haces miles y miles de artículos de opinión en decenas de periódicos a lo largo de décadas... a un sometimiento a posiciones políticas partidistas y a la ideología dominante solo porque no se ha justificado el terrorismo (o el "conflicto") ya habla claro de tu sesgo ideológico, que también tiene una expresión partidista claramente conocida.

    Hace 2 años 10 meses

  6. Josep-Albert

    Sólo una corrección pedantesca: creo recordar que lo que afirmó Clemenceau es que nadie diría que Bélgica invadió Alemania. En cuanto al artículo, sólo añadiría como elemento a considerar, en la línea de los ensayos-disecciones de la intelectualidad española realizados por Gregorio Morán, la fagocitación llevada a cabo por el poder político vía chequera o prebenda.

    Hace 2 años 10 meses

  7. invitado

    Gracias, Hedoi. Se te ha colado Berria por Egunkaria. El caso es que, como suele recordar Guillem Martínez, aquí las explicaciones las aporta el Ministerio de Interior, y pa abajo, y todos (la mayoría,contentos). Y habrá que recordar a García Calvo: el poder (el le pondría la mayúscula divina inicial) necesita de la mentira (incluyendo, claro, a quien se erige en imitador del poder, en disputador de su "legitimidad" y en usuario de sus medios letales). Aprovecho para recomendar encarecidamente el tocho de Sarrionandia, que está también disponible en castellano.

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí