1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Moción contra la corrupción (y para recuperar tiempo y dignidad)

El PSOE no debe reincidir en el error de mostrar reticencia a que desde ERC o PDeCat se vote a favor de la candidatura de Pedro Sánchez

José Antonio Pérez Tapias 27/05/2018

<p>El J.R. Mora de hoy: Los certificados de credibilidad de Rajoy (26/05/2018)</p>

El J.R. Mora de hoy: Los certificados de credibilidad de Rajoy (26/05/2018)

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

¡Por fin! Tal fue la exclamación que salió de muchos labios al correr la noticia de que el PSOE iba a presentar una moción de censura contra el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy. Tal tono de esa especie de grito compartido expresaba la común sensación de que había llegado la hora en que se iba a hacer lo que debía haberse hecho mucho antes o, al menos, lo que desde tiempo atrás –¡años!– se pensaba que habría de llegar. Ese “por fin” que recogía expectativas que se pueden calificar de jubilosas sonaba, sin duda, a satisfacción, no sólo por afrontar la ominosa situación representada por un gobierno hundido en el lodazal de la corrupción, sino incluso por lo que suponía de ir “en busca del tiempo perdido” –el título de Marcel Proust nos permite subrayar que lo que ahora acontece debió ocurrir mucho antes–.

La moción de censura planteada por Pedro Sánchez como secretario general del PSOE tiene toda la razón de ser por cuanto una sentencia judicial ha confirmado, con las correspondientes penas a los declarados culpables, la trama de corrupción –“corrupción institucional”, dice la justificación de la condena– de la que durante años se sirvió el Partido Popular y se aprovecharon destacados dirigentes suyos. Si éstos se enriquecieron personalmente de modo escandaloso, el partido como tal, según la sentencia, se lucró con toda una red ilegal para nutrir su “caja B”. Que el presidente del gobierno y del partido no esté entre los condenados no es objeción alguna contra una moción de censura a todas luces merecida, pues en todo caso ahí está su responsabilidad política por los hechos delictivos ahora juzgados.

Que el presidente del gobierno y del partido no esté entre los condenados no es objeción alguna contra una moción de censura a todas luces merecida

Para colmo, en el mismo texto de la sentencia queda recogida la apreciación hecha desde el tribunal acerca de que la declaración del presidente Rajoy cuando fue llamado como testigo no supuso para sus palabras la credibilidad suficiente; es decir, queda la sospecha de que no dijo la verdad –lo cual puede ser a su vez objeto de delito–. Que la sentencia no se considere firme, en tanto puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, como por lo demás se ha anunciado, no es argumento contra la moción ya registrada por cuanto, aun en el supuesto en que se modificara la sentencia emitida, la cuestión de la grave responsabilidad política de Rajoy permanece tal cual. De hecho permanece desde 2013, cuando ya se planteó la posibilidad, siendo Alfredo Pérez Rubalcaba secretario general del PSOE, de que se acometiera esa moción de censura contra quien presentaba un tal déficit de legitimidad que hacía de suyo imposible que desempeñara dignamente la responsabilidad de presidir el gobierno de España. Lo grave es que tal indignidad ha supuesto tan gran deterioro institucional para el Estado que, como se podía vislumbrar desde entonces, ubicaba en tal situación no sólo la política que se hiciera en España, sino lo político como ámbito, lo cual ponía como urgencia de la máxima importancia proceder a una moción de censura por razón de dignidad democrática. Ese era el motivo fundamental de la negación a que, en su momento, de nuevo fuera investido Rajoy como presidente. Ahora quedan realzadas las razones de quienes nos oponíamos a una claudicación democrática de ese calibre, la cual, además, conllevó situar en la presidencia del ejecutivo a quien ha contribuido con indolencia culpable a agravar la crisis territorial de nuestro Estado con su irresponsable inmovilismo ante el conflicto que se vive en Cataluña.

Pero llegó el momento en que ha sido insoslayable para el PSOE y para su secretario general dar el paso hacia una moción de censura a todas luces inexcusable. Y justamente al día siguiente en que el gobierno del PP consiguió que se aprobaran los presupuestos generales del Estado y celebraba no sólo ese éxito, sino la pericia de un presidente capaz de asegurar la estabilidad del país para su prosperidad económica –a tenor de las efusivas declaraciones de los portavoces populares–. Sucedió, sin embargo, lo que constataba precisamente uno de los personajes del mencionado Proust, para decirlo, en aplicación negativa, del personaje ahora censurado: “muy a menudo basta con volver del revés las reputaciones que forma la gente para juzgar exactamente a una persona”.

La figura de Rajoy se ha desmoronado y el PP no ofrece más que la imagen de una formación política hundida en el descrédito. Con todo, eso no impide que deslenguadas portavocías suyas recurran al cinismo que tan incorporado tienen en su discurso como para acusar al PSOE de oportunismo o a su líder de “Judas” que vende España al separatismo catalán con tal de llegar a la Moncloa. Que digan eso sin inmutarse especialistas en expolio nacional organizado ya es todo un ejercicio que redunda en autoacusación de corrupción ante la opinión pública. Nada pueden lograr a su lado las peticiones de perdón a la sociedad española que algunas voces del PP han llegado a enunciar. Recaen en el cinismo peticiones de perdón cuando no hay traza alguna de arrepentimiento y, siendo siempre difícil la conjugación del lenguaje del perdón en el espacio político, resulta insostenible pedir perdón cuando se escamotea la condena penal, como si con ello se quisiera restar fundamento a una moción de censura para recuperar la dignidad perdida. Salvando una distancia que en ningún caso puede dar lugar a confundir hechos, vale recordar aquello de Jankélévitch al descalificar como broma pesada plantear el perdón cuando el culpable nada en la abundancia, enriquecido por el “milagro económico”, en este caso, el de la multiplicación de fondos para campañas electorales y el de la acumulación privada de capital en paraísos fiscales.

resulta insostenible pedir perdón cuando se escamotea la condena penal, como si con ello se quisiera restar fundamento a una moción de censura

No por ser necesaria y plenamente justificada se presenta fácil la moción de censura del PSOE. Ha de hacer frente a la intoxicación mediática que se ha activado contra ella, curiosamente por quienes se han acomodado al hedor de la corrupción sistémica del PP. Ha de lidiar con la arrogancia de un partido que se ve en la cresta de la ola demoscópica, pero al que esto ha pillado con el paso cambiado: Ciudadanos, que se apresta al juego que quiere ser ventajista de una “moción instrumental” que la Constitución no contempla –¡ese partido, que va de constitucionalista inmaculado!–, para plantear con intención de boicoteo que el candidato no ha de ser ni Rivera ni Sánchez. Sólo falta que al “modo italiano” proponga un tecnócrata, tan a gusto de los “naranjas”. Y, para que no falte nada, Ciudadanos se niega a coincidir en el voto con los independentistas, cuando hace unos días, sin ir más lejos, no tuvo empacho en compartir con el PNV el derecho a decidir el apoyo dado a los presupuestos del Estado presentados por el gobierno del PP.

Desde el PSOE se acepta convocar elecciones en un plazo breve, lo cual es razonable, pero no siendo algo inmediato de un gobierno “instrumental”, lo cual no es menos razonable. No es cuestión baladí generar un clima en el que la dignidad democrática pueda ciertamente recuperarse. Mas para ello es claro que hay que contactar con otras fuerzas políticas, de lo contrario quedaría imposibilitada cualquier acción de gobierno dada la composición del Congreso. Llegar a ciertos acuerdos en políticas sociales urgentes con Podemos no es descabellado, como tampoco lo es abrir alguna puerta al diálogo que tan necesario es en Cataluña y el Estado. Nada de eso es hacer concesiones fáciles o gratuitas, sino establecer condiciones de credibilidad y confianza para abrir paso a lo necesario, sabiendo que no faltan quienes quieren seguir declarándolo imposible. El PSOE no debe reincidir en el error de mostrar reticencia a que desde ERC o PDeCat se vote a favor de la candidatura de Pedro Sánchez; primero, porque están en su derecho de hacerlo y, segundo, porque no deja de ser, si así fuera, expresión de una voluntad de aproximación de posiciones que nos es imprescindible. Hay que neutralizar pues, la coartada españolista para que los fantasmas que desatan, como ocurrió en el pasado, y padeció en sus carnes quien era y ha vuelto a ser secretario general del PSOE, no impidan abrir la etapa nueva que puede iniciarse. Marx nos advertiría: si la primera vez acabó en tragedia, no dejéis que una segunda se os convierta en farsa. ¡Hablemos!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. wilhelmbork

    Insistir que PP y PSOE juegan en la misma liga de la corrupción es un viejo chiste que cada vez cuela menos. Siempre quedarán pobres gentes de derechas cuyo único consuelo es igualar con dudosa vara de medir para frenar la autocrítica. Sin duda el PSOE apesta pero para el PP simplemente no hay calificativo posible. Poe lo demás buen artículo, nada nuevo bajo el sol. :)

    Hace 3 años 4 meses

  2. cayetano

    En esta moción de censura, especialmente, las palabras ocultan intereses y próximos actos. Mariano Rajoy no va a convocar Elecciones anticipadas, pero no sólo por no interesarle –cosa que dirimirían las urnas, si éstas fueran inmediatamente-, sino porque si la van a convocar los opositores ¿qué sentido político tiene hacerlo él? De hacerlo, estaría aceptando la excepcionalidad de un gobierno del PP, y además invalidaría todo su discurso electoral sobre la estabilidad conseguida en España gracias a su gobierno, en todos los aspectos (incluida la corrupción, que” ya es del pasado”) y el peligro del Kaos que supone … . Ciudadanos no puede apoyar la continuación de éste gobierno, o pasaría a ser directamente muletilla de él y corresponsable, invalidándose como alternativa por mucho que quisiera distanciarse, ninguna fuerza política del arco parlamentario se lo permitiría, y fuera de las instituciones no pocas asociaciones y gentes. El PSOE ha movido ficha con esta moción de censura, y PODEMOS ha adelantado que dará su apoyo sin condiciones, e igualmente, en caso de no prosperar, lo haría con una moción instrumental para anticipar elecciones como propone Ciudadanos. De producirse elecciones anticipadas ahora mismo, iríamos a una situación en que el antinacionalismo del PP y C`s obtendría mayoría absoluta. En un contexto que ambos seguirían disputando la limpieza de sangre como antinacionalista. Evidentemente éste no es el contexto que mejor vendría a las fuerzas políticas nacionalistas, pues probablemente la mayoría de ambos y la disputa llevaría incluso a modificar la ley electoral y otros elementos centrales de la estructura política en España, perjudicando seriamente la relevancia o visibilidad de los nacionalismos no españolistas. Colocada la situación en éste vericueto, encontramos una fuerte pulsión para que los nacionalistas, en el último momento, den su apoyo a Pedro Sánchez. De otra parte, si Ciudadanos no apoyarán a Pedro Sánchez pero su moción saliera adelante con los nacionalistas, C´s quedaría como muletilla del PP y no como alternativa. Su moción instrumental sería más excusa que realidad, sobre todo cuando los nervios han podido al PP y la celeridad de la moción justifica acuerdos posteriores a la misma. Así las cosas, o los nacionalistas apoyan a Pedro Sánchez o vamos a unas elecciones anticipadas con mayoría absoluta amplísima de PP y C`s o C`s y PP, con lo que supone no sólo en políticas sociales y económicas, sino también en vertebralidad del Estado. Y si Ciudadanos se queda atrás, se expone a una corta legislatura de normalización y convocatoria de elecciones, quizás de un año más o menos, en que aparecerá como muletilla y no alternativa del PP. Al contrario si C`s apoya con declaración anticipada la moción, adelantándose al voto de los nacionalistas, tendrá: juego como alternativa de gobierno al PP; a un gobierno más minoritario que el actual; y al tiempo que agudizará las contradicciones internas de un PP desalojado del Poder con riesgo de implosión. En ocasiones, maximizar las posibilidades implica tiempo y paciencia (de eso Rajoy sabe), y maximizar para C`s pasa por dar gobierno minoritario al PSOE con el PP fuera del mismo, dibujándose como la alternativa responsable al bipartidismo por encima de banderías tradicionales. Si Pedro no llega, probablemente vayamos a elecciones anticipadas inmediatas y nos moveríamos en terreno resbaladizo, incluso las urnas podrían limpiar al PP (políticamente), como hicieron en varias ocasiones con Berlusconi.

    Hace 3 años 4 meses

  3. Curatai

    Juan, no estoy de acuerdo con lo que dices: por un lado, los EREs se corresponden a una etapa que SI está superada y, por otro, Podemos no puede decir que no a una moción de censura que tiene el mismo fin que perseguía cuando PI la presentó. PdCAT y PNV no tienen nada que perder (si se respetan los presupuestos, en el caso de los vascos) y algo ganarían. La emperatriz de Andalucía no es trigo limpio, cierto; pero más cornás dan el PP y C's juntos...

    Hace 3 años 4 meses

  4. Cristina

    Estupendo artículo! Celebro que alguien lo diga así de claro.

    Hace 3 años 4 meses

  5. Españistaní de tres al cuarto

    Artículo de autobombo. Podemos planteó una moción de censura por esta misma razón hace un año, y el PSOE no quiso adcribirse. Que conste que no soy podemita, pero que el PSOE tenga el cuajo de decir ahora que se ha visto en la obligación moral de hacer lo que se debería haber hecho antes, clama al cielo... Política mediocre para un país mediocre.

    Hace 3 años 4 meses

  6. juan

    De nuevo el trilero Sánchez y su empeño del gobierno monocolor con el 22% del censo, por "dignidad democrática", él, el del partido con dos ex-presidentes en el banquillo por los EREs (fraude mayor que Gürtel) y donde sus cargos en Andalucía pagan en los prostíbulos con una visa de la Junta. Pedro no negocia, quiere cheques en blanco y unos meses que no concreta cuántos van a ser. Fatal que Podemos con el tema chalet y los remordimientos de Pablo haga la genuflexión. Espero que ni PdCAT y PNV permitan esa estafa si no hay un claro pacto para una reforma territorial. Si todo esto de la moción es por la corrupción no vale la pena, el PSOE está igual de podrido que el PP, tan solo se diferencia en la fase judicial en las que están sus procesos.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí