1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Baviera, donde la policía controla sin control

Una nueva enmienda en la ley de competencias policiales regionales estrecha el cerco de la libertad para prevenir delitos en Alemania

Adrià Esteban Weitzmann Múnich , 23/05/2018

<p>Manifestación en protesta por la nueva enmienda de la Polizeiaufgabengesetz (PAG). Múnich, 10 de mayo de 2018. </p>

Manifestación en protesta por la nueva enmienda de la Polizeiaufgabengesetz (PAG). Múnich, 10 de mayo de 2018. 

Adrià Esteban Weitzmann

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Algunos expertos señalan que en Alemania no se veía un organismo policial con tanta capacidad de control desde 1945, año en el que las SS acabaron asumiendo los servicios secretos de la Gestapo. La nueva enmienda que presenta la Polizeiaufgabengesetz (PAG) –la ley originaria de 1955 que regula las competencias policiales– en el Estado Libre de Baviera pretende blindar a la sociedad con una mayor seguridad a costa de adueñarse de la privacidad de sus ciudadanos. Un retroceso en las libertades individuales para dotar a la policía de “modernos instrumentos” que hagan frente a “las nuevas amenazas terroristas y criminales”.

Hasta ahora las fuerzas de seguridad bávaras –como en los demás Estados federados– estaban autorizadas a actuar cuando identificaban un “peligro concreto”. Con la entrada en vigor del PAG, la policía del land con mayor número de agentes en Alemania –cuenta con 41.370 efectivos, de los cuales 33.500 son oficiales armados– amplía su foco de actuación si detecta un “peligro inminente”. Así pues, la gran modificación –y el epicentro de la controversia– que supone esta nueva ley es que la intervención policial no requiere de la existencia de un delito, sino que le basta una amenaza para actuar de manera preventiva.

¿Y qué se entiende por “peligro inminente”? Pues según el PAG cualquier amenaza que la policía pueda demostrar previamente a la materialización del delito. Estas sospechas fundadas contemplan agresiones a la vida, a la integridad física, a la salud, a la libertad personal y ataques que puedan tener “un impacto significativo en los intereses legales”. En este sentido, la nueva legislación precisa también un margen de actuación más profundo en lugares de riesgo potencial como pueden ser “los festivales populares o los mercados navideños”.

Ningún Estado ha ido tan lejos como Baviera a pesar de que en 2017 Alemania registrase la tasa de criminalidad más baja desde 1992

La policía justifica la necesidad de esta enmienda porque la ley actual debe adaptarse al nuevo reglamento europeo de protección de datos –que entra en funcionamiento el próximo 25 mayo– y alude también a una sentencia del Tribunal Constitucional Federal sobre el Código Penal Alemán que deben cumplir todos los länder. En Renania del Norte-Westfalia, en Baja Sajonia o en Bremen la policía también está tomando cartas en el asunto para adecuar las nuevas regulaciones. Sin embargo, ningún Estado ha ido tan lejos como Baviera a pesar de que en 2017 Alemania registrase la tasa de criminalidad más baja desde 1992.

Bajo el pretexto de que la policía disponga de herramientas de última tecnología para combatir eficazmente al terrorismo, la criminalidad y la delincuencia, los agentes de seguridad adquieren la potestad –siempre que verifiquen la existencia de un “peligro inminente”– de escuchar conversaciones telefónicas, interceptar correos postales, examinar correos electrónicos, acceder a los datos que se almacenen en la nube, embargar cuentas bancarias y localizar dispositivos móviles mediante drones. Una vez se haya desvanecido el riesgo, la policía está obligada a notificar a los afectados que han sido sometidos a un sistema de vigilancia secreto, de manera que si estiman oportuno éstos puedan llevar a cabo las acciones legales pertinentes.

Además, en su intención de “equiparse tecnológicamente de acuerdo a los nuevos tiempos”, el cuerpo policial incorporará cámaras en sus uniformes e incluso podría llegar a monitorizar a sospechosos con pulseras electrónicas en los tobillos. Este paquete de medidas se completa con la extracción de ADN, cuyo objetivo es la elaboración de perfiles genéticos. En el PAG se matiza que este mecanismo sólo podrá llevarse a cabo “como último recurso”, es decir, siempre que no sea posible identificar a la persona de otra manera. Asimismo, otra de las novedades que presenta esta nueva ley es el tiempo que un sospechoso puede permanecer en custodia policial: aumenta de dos semanas a tres meses.

Horst Seehofer, actual ministro del Interior del Gobierno alemán, es el propulsor de esta nueva ley de competencias policiales –que dejó encarrilada como primer ministro de Baviera– y un acérrimo partidario de que “el mayor bien de una democracia es la seguridad”. Si dependiese exclusivamente de Seehofer, probablemente este decreto se aplicaría a toda Alemania. Sin embargo, la mayoría absoluta de la que dispone la Unión Socialcristiana (CSU) –el “partido hermano” de la canciller Angela Merkel– en la Cámara regional no se puede extrapolar a nivel estatal, por lo que una ley de estas características pondría aún más en riesgo la desgastada Grosse Koalition.

La entrada en vigor de esta ley ha suscitado un enorme rechazo en el pueblo bávaro

La entrada en vigor de esta ley ha suscitado un enorme rechazo en el pueblo bávaro. A falta de cinco meses para las elecciones regionales, la oposición se movilizó el pasado 10 de mayo –festivo al ser el día del padre– en una multitudinaria concentración que congregó a más de 30.000 personas, según fuentes oficiales, todo un hito de asistencia en Múnich. Los manifestantes abarrotaron la céntrica Marienplatz –que solo se llena en los festejos del Bayern– y se dirigieron hacia Odeonsplatz, donde se encuentran las principales oficinas ministeriales de la región.

La Alianza #NoPAG, promotora de la manifestación, asegura contar con el respaldo de más de 90 organizaciones y partidos de la sociedad civil. El espectro abarca desde formaciones políticas como el Partido Socialdemócrata (SPD), Los Verdes o La Izquierda hasta asociaciones juveniles como Jóvenes Africanos de Múnich, Jóvenes Kurdos de Múnich o las Juventudes Marxistas de Múnich.

De hecho, la fuerte resistencia popular y las recomendaciones de Thomas Petri, comisario Estatal de Baviera para la Protección de Datos, han logrado que la CSU levante el pie del acelerador a última hora. Aunque para la oposición continúa siendo insuficiente, han quedado eliminadas aquellas medidas más polémicas que los socialcristianos tenían previsto impulsar. En el nuevo proyecto de ley la policía ha anulado el reconocimiento facial de la videovigilancia inteligente y ha desarmado a los drones, que iban a estar equipados con gas lacrimógeno.

No son pocas las voces que señalan que este conjunto de medidas tiene como objetivo preservar la mayoría absoluta de la CSU, en peligro con la irrupción parlamentaria de Alternativa por Alemania (AFD). La formación de ultraderecha no llegó a presentarse a los comicios de 2013 por falta de rodaje político. Por aquel entonces su mayor temor era que un resultado negativo afectase a las elecciones federales que iban a celebrarse una semana después. Ahora la situación ha cambiado y los últimos sondeos les otorgan entre un 12% y un 14% de los votos, lo que les auparía hasta el segundo puesto, en disputa con el SPD y Los Verdes.

De momento, lo cierto es que dicha ley quedó aprobada el 15 de mayo gracias a los 101 votos de los diputados del CSU mientras que en los exteriores del Bayerischer Landtag volvieron a concentrarse cerca de un millón de jóvenes detractores. Para ellos tuvo unas palabras Markus Söder, actual primer ministro de Baviera, quien afirmó “respetar las preocupaciones de los conciudadanos”. No obstante, Söder no cedió en su postura de “mirar por los intereses generales del país” y se atrevió a proclamar que esta ley “salvará vidas”.

Como era de esperar, en el airado debate parlamentario se sucedieron los reproches y Joachim Herrman, ministro del Interior de Baviera, acusó a los partidarios de la oposición de iniciar “una campaña de propaganda difamatoria”. Asimismo, Herrman admitió que la comunicación no fue tan exitosa como esperaban y anunció que para contrarrestar dicha “desinformación” el Gobierno pondría en marcha una comisión para velar por la implementación de la ley, que incluirá visitas de oficiales de policía a la escuela para informar sobre el PAG. Una idea que precisamente no ha sido muy bien acogida por la Asociación de Maestros de Baviera (BLVV). A través de su presidente, Simone Fleischmann, y en declaraciones al Süddeutsche Zeitung, ha manifestado que como demócratas no participarán “en el abuso de las escuelas para campañas electorales”.

Por su parte, Katharina Schulze, diputada de Los Verdes, difundió una encuesta –encargada al Centro de Opinión CIVEY– que revelaba que un 60% de los bávaros están en contra de que la policía lleve a cabo una amplia vigilancia e invada la esfera privada sin razón de peligro específico. También resulta significativo que en la franja de entre 18 y 39 años la oposición suba hasta el 70%. En este mismo estudio también se preguntaba a los ciudadanos qué medidas aportan una mayor seguridad a Baviera y el 46% se decantó por incrementar el número de agentes policiales.

Hacía años que un movimiento ciudadano no se hacía oír con tanta voz en Baviera y décadas que una organización policial no se apoderaba de tantas competencias en Alemania. Habrá que esperar hasta octubre para saber si la apuesta de la CSU por cimentar su política en los pilares de la seguridad, la inmigración y el terrorismo tiene un coste electoral. Hasta entonces el aliento de la vigilancia será susceptible a la ubicuidad. A los alemanes les quedará soñar mientras no tengan pesadillas.

Autor >

Adrià Esteban Weitzmann

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí