1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

‘La Manada’ en libertad. Riesgos y dudas

En las sociedades avanzadas, la prisión preventiva es una medida excepcional, y lo que debe motivarse con razones seguras es la cárcel, y no su sustitución por otras medidas

Miguel Pasquau Liaño 22/06/2018

<p>Concentración en Madrid en defensa de la víctima de la violación múltiple en San Fermín.</p>

Concentración en Madrid en defensa de la víctima de la violación múltiple en San Fermín.

Adolfo Lujan

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

¿Puedo pedir a quien se esté pensando si lee este artículo que haga un esfuerzo por ponerse en estado de duda, es decir, por abrirse a la posibilidad, por remota que sea, de estar equivocado?

Aclaro que mi intención no es defender el auto de la AP Navarra. Ni lo contrario. Sí lo es, lo reconozco, salir al paso de algunas de las críticas que se le han hecho, incluso por cargos públicos. El auto tiene aspectos sobre los que cabe una crítica más que legítima (y alguna que he leído es especialmente consistente respecto de uno de los acusados), pero es importante esforzarse en delimitar qué podría reprochársele, y qué no puede reprochársele.

Comencemos por lo que no admite discusión: los acusados del caso La Manada han sido condenados a nueve años de prisión por abuso sexual. La sentencia ha sido recurrida tanto por las acusaciones (postulando la existencia de agresión sexual, con una pena mayor) y por la defensa (defendiendo la absolución por haber existido consentimiento de la denunciante). No hay, pues, aún, condena firme: sólo una condena provisional. Estamos en espera de la penúltima (TSJ Navarra) y última palabra (TS). La justicia llega siempre un poco más tarde de lo deseable.

En esta situación, los acusados aún no deben cumplir la pena, porque no es ejecutable. Pero pueden estar en la cárcel como presos preventivos. Así lo han estado desde el 7 de julio 2016, por haberlo acordado el Juez de Instrucción por el plazo máximo de dos años que marca la ley. Transcurrido ese plazo, y existiendo condena provisional, la ley permite una prórroga de esa medida cautelar por una duración de hasta la mitad de la pena impuesta (es decir, un total de cuatro años y medio). Esa prórroga no es automática. Sólo puede reclamarse a petición de las acusaciones, y tras un reexamen a fondo, y no rutinario, de las causas que justifican el hecho excepcional de que alguien aún no declarado culpable por sentencia firme esté en la cárcel. Esto era lo que debía decidir la Audiencia Provincial.

Para tomar esta decisión (prórroga o no de la prisión preventiva), el tribunal no debe mirar a la opinión pública, ni al deseo de la víctima, sino a la persona del acusado (en este caso los acusados) y sus circunstancias, así como a los riesgos reales a que pueda estar sometida la víctima. Y debe hacerlo desde una perspectiva que está muy claramente marcada por la ley: déjenlo libre, salvo que aprecien un riesgo real (no aparente) de que se fuguen, o un riesgo real de que vuelvan a cometer hechos similares a aquellos por los que se les enjuicia en el tiempo que falta hasta que recaiga sentencia firme, y (esto es importante y menos recordado) salvo que esos riesgos no puedan prevenirse suficientemente con medidas alternativas a la prisión.

Podría parecer que esta sentencia incrementa el riesgo de fuga si se les deja en libertad, porque ya hay una primera valoración sobre su culpabilidad. Pero eso no es suficiente.

Quédense de momento con esto, porque no es discutible: la Audiencia Provincial no podía acordar la prórroga por su convicción de que son culpables, ni porque su libertad genere "alarma social", ni porque los miembros del tribunal piensen íntimamente que los acusados merecen la cárcel, ni como modo de compensar la impuntualidad de la Justicia. Lo que tenían que decidir era si existen o no medidas preventivas diferentes a la cárcel que, en un pronóstico cuidadosamente hecho, ofrezcan garantías de que en caso de recaer sentencia firme condenatoria van a cumplirla, y de que mientras tanto no van a agredir a una mujer. Una decisión, por cierto, nada fácil, porque comporta una ponderación de riesgos para la que no hay estadísticas ni oráculos.

Los derechos valen si sirven cuando una mayoría no querría reconocerlos

La libertad provisional no es un beneficio que se concede al acusado. Es al contrario. La prisión preventiva es una medida que o bien se justifica en esas causas que he expuesto, o comporta una vulneración de los derechos del acusado. Y esto está bien que sea así. No se trata de invocar el argumento legal o constitucional a ciegas, o porque sí. Si la Constitución recoge esa garantía es como resultado de los abusos que históricamente se han cometido con la prisión antes de la condena firme, generalmente con la complacencia de una mayoría social. Pero con las garantías ocurre siempre lo mismo: que cuando se emplean y se respetan, pueden percibirse socialmente como un burladero o un privilegio. Y ahí hay un error de fondo sobre el que es trabajoso advertir.

Las garantías sólo tienen sentido, sólo son tales, si resisten cuando el viento sopla en contra. Y, ojo, a veces el viento somos nosotros. Estamos muy acostumbrados a ver películas en las que el acusado o el condenado es el bueno, y lo está por equivocación, y ahí sí entendemos la garantía, porque nos ponemos en su lugar. Pero cuando hemos llegado a la conclusión de que es el malo, no entendemos esa garantía. Sólo nos interesa la “justicia material”. Pero hay que tener cuidado con la “justicia material”, aunque sólo fuera porque es habitual que no nos pongamos de acuerdo unos y otros sobre lo que es justo: por eso el Derecho, consciente de su modestia, se pone límites a sí mismo, y esos límites son las garantías. Es importante que sepamos que o la garantía funciona y resiste en los dos casos (es decir, para quienes creemos buenos y para quienes creemos malos) o no es realmente una garantía, porque entonces depende de la valoración de cada cual. O de la opinión pública. ¿Por qué es así? Pues porque nos hemos puesto de acuerdo en desconfiar de las impresiones (cargadas de prejuicios) a la hora de tomar estas decisiones. Por eso hay árbitros, y jueces, y sobre todo juicios.

Para apreciar el sentido de una garantía es necesario ponerse siempre en lo peor (para el afectado), siempre que lo peor sea posible: el policía que ha presentado la prueba puede ser un tramposo, el juez puede equivocarse por prejuicios o ignorancia, el confeso ha sido forzado o torturado, el testigo miente. Las garantías están para cubrir esos riesgos, aunque estadísticamente lo normal sea que esos riesgos no se produzcan. Aunque a veces protejan al delincuente, merece la pena, porque el delincuente merece la condena, pero no la merma de garantías. El Derecho penal se autolimita porque se sabe falible. Los límites tienen que ser rigurosos, y no depender de las apariencias. Si tenemos memoria, sabemos que merece la pena.

La Manada

Vayamos a La Manada. Pero vayamos poco a poco. Dejemos a un lado nuestra íntima convicción, la sentencia firme que cada uno hemos dictado ya. Hagamos ese esfuerzo. Ellos y sus abogados dicen que no violaron ni abusaron de la denunciante, y que hubo consentimiento, acuerdo previo para realizar esa práctica sexual, o al menos que no tuvieron modo de saber que no lo consentía. La mayoría de españoles piensa que no hubo ese consentimiento (me incluyo en esa mayoría, por razones que he defendido en algún foro y que no son las más repetidas), y dos de los tres jueces que dictaron la primera sentencia lo vieron así; pero estoy seguro de acertar si digo que la mayoría de los españoles sí reconoce a esos acusados su derecho a defender su versión con todos los medios a su alcance, a no confesarse culpables, y a recurrir la sentencia que les ha condenado.

Si es así, demos el siguiente paso: la cuestión de si son culpables o no lo son sigue estando abierta. No podemos considerar como premisa lo que precisamente se está discutiendo, ya que premisa es lo que ya no se puede discutir. Para razonar sobre la prisión provisional, hemos de partir intelectualmente de que cabe alguna posibilidad de que un tribunal superior concluya que la sentencia que los condenó esté equivocada, y les dé la razón a los acusados.

Lo que no podemos es reprochar una medida de libertad provisional porque deseemos que paguen lo que hicieron

En consecuencia, todavía no puede castigarse a los acusados como culpables de un abuso sexual, porque ellos están en tiempo de defender su inocencia. Es como si en el minuto 80 de un partido se anotasen ya los tres puntos al equipo que va ganando 1-0 y jugando mejor. Usted puede llamar a los acusados sinvergüenzas, violadores, monstruos, lo que quiera; pero es importante que admita la posibilidad de estar equivocándose. Pueden sin embargo, es cierto, estar en prisión mientras se dice la última palabra sobre su culpabilidad, como ya se ha dicho: el sistema admite el riesgo de privar de libertad a un inocente. Los abogados que han llevado defensas penales habrán vivido con frustración cómo en ocasiones la prórroga de la prisión provisional se acuerda desde una valoración rutinaria, por inercia, o porque es más arriesgado soltar a quien ya está estigmatizado como posible delincuente. Y protestan con razón. Procuran convencer al juez de que van a acudir al juicio, de que no van a aprovechar la libertad para volver a cometer delito, y de que es más apropiado otro tipo de medidas cautelares, como una fianza que perderán si abusan de esa libertad, la retirada del pasaporte, la prohibición de ciertos comportamientos o lugares, la comparecencia de control en un juzgado cada cierto tiempo, etc. Cuántas veces saben que tienen razón, y sin embargo sus defendidos siguen en prisión.

Los riesgos, los sesgos y los prejuicios

Podemos discutir, en este caso y en otros controvertidos (como el juicio contra los independentistas catalanes), si dejarlos en libertad comporta riesgos relevantes de que no se consiga lo que se pretende con el proceso penal, que es averiguar si son culpables y castigarlos si lo han sido. Lo que no podemos es reprochar una medida de libertad provisional porque deseemos que paguen lo que hicieron, o porque lo desee una multitud. Para eso no hay que tener prisa. Ya pagarán, si tienen que pagar, es decir, si el último tribunal los condena. No puede utilizarse la prisión preventiva como castigo anticipado, ni como escarmiento, ni como medio para dar satisfacción a la opinión pública. Ni en La Manada, ni en Cataluña, ni en Alsasua, ni en Nóos. Y una vez cumplan la condena, tendrán derecho a salir a la cárcel y usted deberá aceptarlo aunque ello comporte riesgo de reincidencia, salvo que sea partidario de la cadena perpetua.

Lo sé, en el caso de La Manada ya ha habido un juicio, y hay una condena, aunque provisional. Podría parecer que esta sentencia incrementa el riesgo de fuga si se les deja en libertad, porque ya hay una primera valoración sobre su culpabilidad. Pero eso no es suficiente. Debe tenerse en cuenta que hay un voto particular, y que los acusados pueden tener esperanzas razonables de recurrir con éxito, y por ello es fácil pensar que su preocupación esté centrada en ganar el recurso y evitar los años de cárcel, más que en volver a violar a una chica en estos meses, que acabaría de hundirlos definitivamente, tanto en este proceso como en otro que tienen abierto. Debe también considerarse que entraron al juicio con una acusación del Fiscal que pedía 22 años, y que salieron con una condena de 9, lo que permite pensar que el riesgo de fuga es menor, porque para evitar 22 años uno está más proclive a arriesgarse y fugarse que por 9 (que ya serían 7, pues han cumplido 2, y dentro de cuatro podrían gozar de beneficios penitenciarios). Igualmente, debe considerarse que si vuelven a delinquir en este tiempo, la satisfacción de sus deseos les costará automáticamente 6.000 euros a cada uno (al margen de otra pena de cárcel y otra indemnización civil). Y que día sí y día no tienen que comparecer en un Juzgado. Y que han de estar permanentemente localizables a través de su teléfono móvil (que indicará su ubicación).

Estas consideraciones aparecen en el auto que ha acordado su libertad provisional, del que ha sido ponente la magistrada que votó a favor de considerarlos culpables. No es obligatorio estar de acuerdo. No lo está uno de los miembros del tribunal. Tampoco era obligatorio estar de acuerdo con los autos del magistrado Llarena, ni con el que encarceló preventivamente a dos titiriteros. Es comprensible incluso que cunda la impresión de que se emplean diferentes raseros según la raza, género, clase, condición social o profesión que tenga el acusado, y que esto produzca desazón. Como empecé diciendo, la intención de este artículo no es defender a ciegas el auto, sino expresar mis reservas sobre la seguridad con la que mucha gente está convencida de que lo que ha hecho la Audiencia es un disparate incomprensible. De paso, pretende recordar las razones por las que en las sociedades avanzadas (en las que hay menos abusos de poder) la prisión preventiva es una medida excepcional, y que lo que debe motivarse con razones seguras es la cárcel, y no su sustitución por otras medidas. Es importante que cultivemos una y otra vez, incesantemente, la sospecha frente a nuestros prejuicios. No sólo vigilar los de los demás, también los propios. Estadísticamente es imposible que siempre los sesgos y prejuicios estén al lado contrario, y que en el nuestro sólo esté el buen juicio.

Y por supuesto, si no están de acuerdo con una decisión judicial, díganlo: ese no es el problema. El problema es no hacer un esfuerzo por informarse de cuáles son las razones que pudieran hacernos dudar de nuestras propias sentencias: es imposible que todo el mundo lleve siempre razón, y también lo es que siempre la lleve el mismo: "yo", es decir, "nosotros". Nada mejor para salir de las burbujas que discutir.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

20 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan

    Buen artículo Don Miguel pero no se esfuerce. Vivimos una época donde cualquier ciudadano cree saber más que un juez o que un fiscal y donde a esas personas se les brinda un altavoz para vociferar su opinión mientras se ignora la de profesionales formados siempre que no sigan la corriente principal. Esta espiral que ya venía sucediendo desde hace años va a peor. De los periodistas no se puede esperar mucho pues saben que el sensacionalismo vende y no van a arriesgarse a perder lectores entre las turbas pero lo descorazonador es ver a políticos ceder por sus intereses y subirse al carro de la opinión mayoritaria sin preocuparse del daño que hacen al poder judicial.

    Hace 3 años 3 meses

  2. Inés

    Gracias Miguel Pasquau por este artículo, por tener la valentía -y la responsabilidad- de exponer ideas que resultan incómodas, que nos sacan de nuestra zona de confort en una situación tan dolorosa y polémica, pues ahí suele resultar mucho más gratificante identificarte con las voces de la mayoría y gritar al unísono. Y gracias por ayudarme a discernir entre qué es lo que me duele y qué es lo que me asusta, y qué lo que me desagrada. Efectivamente, mi miedo no es que los chicos de la manada se vayan a fugar, que vayan a eludir su responsabilidad frente a la justicia por su puesta en libertad o que vayan a violar a otras mujeres mientras la sentencia sale en firme. La justicia penal no puede ser el único camino para sanar nuestras relaciones sociales y desprendernos de esta cultura de la separación y la violencia entre personas humanas, que el patriarcado perpetúa -entre otras estructuras opresoras-. Si sueño con que transformemos nuestra ética social no es a costa de meter en la cárcel a todas aquellas personas que han cometido actos injustos, como si fueran desechables y ahí se acaba el problema. Mientras no tengamos la responsabilidad y valor de instaurar otros sistemas de justicia restaurativos, la justicia penal puede ser una medida de apoyo, de acuerdo; pero qué importante que funcione en el marco de unas garantías que eviten que eso se convierta en otra arma de poder perpetuando desigualdad. Si no creo en la injusticia, la desigualdad o la opresión, no la quiero tampoco para quienes no piensan como yo o han actuado en contra de mis valores.

    Hace 3 años 3 meses

  3. mandi

    Al leer su artículo el primer día, aunque seguía pensando que no estaba bien el dejarlos en libertad, entendí que la ley garantizaba el que se les pusiera en la calle , pero hoy al leer y oir que existen 200 casos en los que No se les ha dado esa libertad me ratifico en lo que pensaba, desde el principio uno de los jueces ha visto lo blanco negro , el por qué? no quiero entrar en detalles pero lo primero que me viene a la cabeza es que estaba inhabilitado para llevar un caso de violencia de género tan fragante y tan humillante como éste, la jueza al dar su voto también no sé si es porque haya querido ser ecuánime con éste gesto, pero no es justo, no es justo y clama al cielo lo que le han hecho a esta muchacha esos jueces, a prevalecido el machismo en la sentencia y sigue prevaleciendo dejándolos en libertad. Pienso en esa muchacha que tiene la edad de mi hijo y la impotencia me puede. Lo único que nos queda es salir a la calle para que vea que no está sola, y es lo que he hecho.

    Hace 3 años 3 meses

  4. Mark

    Esta detallada explicación sólo hace más evidente que en el Reino de España se reservan los derechos y garantías de la ley a los afines y se niegan a los que se consideran enemigo. Y los afines da igual que sean ladrones, genocidas o violadores.

    Hace 3 años 3 meses

  5. Rostoi

    No estoy de acuerdo. Estos cerdos desgraciados de la manada han sido juzgados y condenados. Ya no existe la presunción de inocencia, han sido declarados culpables, por lo tanto deberían estar en la cárcel. Deberían estar en la cárcel, salvo que una instancia superior decida cambiar algo. Entonces quizás podrían salir o cambiar algo. Pero por ahora, en este punto en el que estamos, no son inconcentes. Han sido declarados culpables. O es que el sistema judicial está tan mal montado, que se acuda directamente a la instancia superior y nos ahoramos, tiempo y dinero. Entonces ¿de qué sirve este primer juicio...? Y esto cuéntaselo a los políticos catalanes que están en prisión sin haber sido juzgados ni condenados todavía. El artículo queda muy bonito para crear polémica, pero no es más que una interpretación de la realidad muy deformada!! Ha faltado escribir "En España la justicia es igual para todos", me meo de la risa!!

    Hace 3 años 3 meses

  6. Enrique

    Turba es la magistratura saliendo en trompa a defender decisiones tomadas por un mismo poder que son absolutamente incompatibles entre ellas, desde cualquier perspectiva de análisis de garantías. La raíz del problema es una e inequívoca: realizar un análisis que parte del hilarante presupuesto de que en este Estado reina omnivalente y sin fisura el tal Estado de Derecho que recoge la tal constitución y que democratítisma por orden de aquel .... blablajuajua... Hazte otra O más grande con un canuto más largo. Y duerme tranquilo. Luego tírale de las orejas al voto salvado - ese debe ser también turba ...

    Hace 3 años 3 meses

  7. Gregori Riera

    Molt bon article, sinó fos perquè la justícia és sistemàticament garantista amb uns determinats grups i no ho és amb altres. I és una actitut que es dona en diferents punts de la geografia, el que fa pensar en que existeix un consens en el Poder Judicial, sobre a qui s'ha de castigar al màxim i a qui no. Aquest és el problema que reflectia en el tuit del Sr. Enric Juliana el dia 21 de juny: "La judicatura conservadora envia un 'saluda' al nuevo Gobierno" ( https://mobile.twitter.com/EnricJuliana/status/1009816279212085249 ). Aquest és el problema, no el cas concret d'aquesta decisió judicial, justa i adequada com raona el Sr. Miguel Pasquau. Si la justícia fos garantista amb tothom, trobaria lògica aquesta decisió. Però no és el cas. El Sr. Pasquau segurament sap que aquest és el problema, però se'n va per les branques. Té, per mi, tota la raó en l'article, però oblida el context. "La circuntancia" d'Ortega.

    Hace 3 años 3 meses

  8. c

    1º - Declaran abuso lo que era violación, por que si hubo intimidación + penetración = agresion : es violación y no abuso. 2º - Dicen que no pueden tenerles mas T en la provisional , mentira : http://blogs.publico.es/lidia-falcon/2018/06/22/carta-abierta-a-la-magistrada-y-el-magistrado-de-la-audiencia-de-pamplona/ ( no me gusta la Lidia Falcón pero en este artículo solo pide aplicar la ley ) 3º - Dicen que no pueden escapar...cuando tienen otro juicio por lo de Pozoblanco (y además no me extrañaría que la mujer de uno de ellos le echase de casa : violador , abusador, casado y con una hija ) 3º - Dicen que no se pueden mover 500 km a buscar a la victima a Madrid , cuando hay AVE desde la misma Sevilla 4º - Dicen que la gente les conoce, y por esto no hay peligro . 5º - En el auto dende aprueban la libertad condicional ¡ no les tratan como condenados sino como acusados ! : https://www.eldiario.es/zonacritica/toman-idiotas-asunto-personal_6_785031531.html 6º - Dicen que la victima estáprotegida por la orden de alejamiento cuando esta se incumple en muchos casos de violencia de género y la víctima no tiene protección por que el PP no ha financiado la ley 7º - Pero los violadores tampoco están controlados por pulseras o algo... Solo una mente machista , ilogica y fascista no puede ver que esto no es jucticia sino patriarcado machista : ¿ jueces ? , Hay veces que la ley no deberia estar sometida a interpretación. Pero además una ley por serlo no tiene por que ser justa . Han dejado libres a violadores, para promover guerra de géneros y mandar un mensaje de impunodad a otros pervertidos. Curioso que ahora no se acuerden d ela prisión permannete revisable muchos que la piden cuando les interesa . Estos de la manada , por lo que han hecho en Pamplona y Pozoblanco, se ve que son un grupo de depredadores sexuales que se movilizan en fiestas buscando victimas vulnerables ...A saber cuantas agresiones mas han hecho...Y dirante el juicio, nunca colaboraron con la justicia.

    Hace 3 años 3 meses

  9. c

    1º - Declaran abuso lo que era violación, por que si hubo intimidación + penetración = agresion : es violación y no abuso. 2º - Dicen que no pueden tenerles mas T en la provisional , mentira : http://blogs.publico.es/lidia-falcon/2018/06/22/carta-abierta-a-la-magistrada-y-el-magistrado-de-la-audiencia-de-pamplona/ ( no me gusta la Lidia Falcón pero en este artículo solo pide aplicar la ley ) 3º - Dicen que no pueden escapar...cuando tienen otro juicio por lo de Pozoblanco (y además no me extrañaría que la mujer de uno de ellos le echase de casa : violador , abusador, casado y con una hija ) 3º - Dicen que no se pueden mover 500 km a buscar a la victima a Madrid , cuando hay AVE desde la misma Sevilla 4º - Dicen que la gente les conoce, y por esto no hay peligro . 5º - En el auto dende aprueban la libertad condicional ¡ no les tratan como condenados sino como acusados ! : https://www.eldiario.es/zonacritica/toman-idiotas-asunto-personal_6_785031531.html 6º - Dicen que la victima estáprotegida por la orden de alejamiento cuando esta se incumple en muchos casos de violencia de género y la víctima no tiene protección por que el PP no ha financiado la ley 7º - Pero los violadores tampoco están controlados por pulseras o algo... Solo una mente machista , ilogica y fascista no puede ver que esto no es jucticia sino patriarcado machista : ¿ jueces ? , Hay veces que la ley no deberia estar sometida a interpretación. Pero además una ley por serlo no tiene por que ser justa . Han dejado libres a violadores, para promover guerra de géneros y mandar un mensaje de impunodad a otros pervertidos. Curioso que ahora no se acuerden d ela prisión permannete revisable muchos que la piden cuando les interesa . Estos de la manada , por lo que han hecho en Pamplona y Pozoblanco, se ve que son un grupo de depredadores sexuales que se movilizan en fiestas buscando victimas vulnerables ...A saber cuantas agresiones mas han hecho...Y dirante el juicio, nunca colaboraron con la justicia.

    Hace 3 años 3 meses

  10. Gregori Riera

    Molt bon article, sinó fos perquè la justícia és sistemàticament garantista amb uns determinats grups i no ho és amb altres. I és una actitut que es dona en diferents punts de la geografia, el que fa pensar en que existeix un consens en el Poder Judicial, sobre a qui s'ha de castigar al màxim i a qui no. Aquest es el problema que quedava reflectit en el tuit del Sr. Enric Juliana del dia 21 de juny: "La judicatura conservadora envia un 'saluda' al nuevo Gobierno" ( https://mobile.twitter.com/EnricJuliana/status/1009816279212085249 ). Aquest és el problema, no el cas concret d'aquesta decisió judicial. Si la justícia fos garantista amb tothom, trobaria lògica aquesta decisió. Però no és el cas. El Sr. Miguel Pasquau segurament sap que aquest és el problema, però se'n va per les branques. Té, per mi, tota la raó el l'article, però oblida el context. "La circuntancia" d'Ortega.

    Hace 3 años 3 meses

  11. Gregori Riera

    Molt bon article, sinó fos perquè la justícia és sistemàticament garantista amb uns determinats grups i no ho és amb altres. I és una actitut que es dona en diferents punts de la geografia, el que fa pensar en que existeix un consens en el Poder Judicial, sobre a qui s'ha de castigar al màxim i a qui no. Aquest es el problema que quedava reflectit en el tuit del Sr. Enric Juliana del dia 21 de juny: "La judicatura conservadora envia un 'saluda' al nuevo Gobierno" ( https://mobile.twitter.com/EnricJuliana/status/1009816279212085249 ). Aquest és el problema, no el cas concret d'aquesta decisió judicial. Si la justícia fos garantista amb tothom, trobaria lògica aquesta decisió. Però no és el cas.

    Hace 3 años 3 meses

  12. matriouska

    Artículo, argumentación y valoraciones irreprochables, nada que añadir... Ahora vá, transpone todo al caso de los jóvenes de Altsasu y nos lo explica, por favor. Conclusiones: Intuíamos que la justicia era una puñetera mierda, ahora finalmente lo certificamos. Nota: Los casos son diferentes pero hay algo que se repite en ambos. La 'justicia' siempre favorece a los miembros de los cuerpos de seguridad.

    Hace 3 años 3 meses

  13. Carlos Ávila

    "Es comprensible incluso que cunda la impresión de que se emplean diferentes raseros según la raza, género, clase, condición social o profesión que tenga el acusado, y que esto produzca desazón." Aquí está una de las claves que explica lo que está pasando. Solo le falta añadir procedencia geográfica y ya estaría completo. Me ha gustado el artículo y me ha hecho pensar y matizar mi propio pensamiento, casi mejor hablaría de sentimiento, pero el problema es que en los últimos tiempos el tratamiento que se da en distintos tribunales es tan diferente que da realmente miedo pensar en nuestro sistema judicial. Los casos que usted mismo cita son elocuentes. Amí particularmente lo de Alsasua y los de los presos catalanes me parece tremendo.

    Hace 3 años 3 meses

  14. Dionisio García

    "es fácil pensar que su preocupación esté centrada en ganar el recurso y evitar los años de cárcel, más que en volver a violar a una chica en estos meses". ¿"volver a violar"? Pero la condena no ha sido por violación, de modo que mal podrían "volver".

    Hace 3 años 3 meses

  15. Dionisio García

    No es que a uno le guste repetir los comentarios, es que estos funcionan muy mal.

    Hace 3 años 3 meses

  16. Dionisio García

    Un magnífico artículo ejemplo de pedagogía, pedagogía ausente de las declaraciones de los gobernantes —o de quienes aspiran a serlo— unas veces por ignorancia y otras por mala fe, por demagogia, dispuestos a dejarse llevar por la corriente —o a aparentar que están de su parte—, que les pueda proporcionar más votos.

    Hace 3 años 3 meses

  17. Dionisio García

    Un magnífico artículo ejemplo de pedagogía, pedagogía ausente de las declaraciones de los gobernantes —o de quienes aspiran a serlo— unas veces por ignorancia y otras por mala fe, por demagogia, dispuestos a dejarse llevar por la corriente —o a aparentar que están de su parte—, que les pueda proporcionar más votos.

    Hace 3 años 3 meses

  18. Peio

    Bonito artículo..., si no fuera porque no habla de España sino del País de las Maravillas. España no es como el articulista nos cuenta. Aquí por darle una hostia a un Guardia Civil te juzga la mujer de un Guardia Civil si eres vasco y nadie si eres andaluz.

    Hace 3 años 3 meses

  19. observador

    Es de agradecer que alguien discrepe de la turba. Discrepe desde la razon y el argumento.

    Hace 3 años 3 meses

  20. Porcorosso

    Es triste pero es evidente. La sociedad navarra está asistiendo a decisiones que por agravio comparativo, le hacen dudar de la equidad de la Justicia y de su aplicación por igual. Es imposible explicarles por qué hace unas semanas la Guardia Civil fue a buscar a sus casas a los jóvenes de Alsasua condenados alguno a penas de nueve años porque tras el juicio el riesgo de fuga aumentaba y ahora se deje en libertad a otros jóvenes condenados a nueve años porque tras el juicio el riesgo de fuga disminuye. Cada tribunal toma sus decisiones, claro, cada caso se valora individualmente, pero decir eso y pensar que la población no va a ver una tremenda discrecionalidad es imposible. Cierto es que la libertad debe primar en caso de duda. Sólo que este aserto se aplica más fácilmente en unos casos que en otros. Que se lo pregunten a los Jordis o a los Junqueras. https://www.eldiario.es/zonacritica/tribunal-roto-magistrada-veleta_6_784681568.html

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí