1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reseña

Un debate abierto. ‘Lactancia Materna: Política e Identidad’

Beatriz Gimeno ubica la lactancia en un entramado de significaciones y mandatos que nos permite deconstruir el sentido común sobre el pecho y el amamantamiento

Sarah Babiker 10/07/2018

StockSnap

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Reconozco que no tenía gran interés en leer el último libro de Beatriz Gimeno Lactancia Materna: Política e Identidad. Entendía que en mis cuatro años de lactancia propia en dos entregas ya había tenido suficiente debate y cuestionamiento sobre mi decisión en torno a un hecho que solo constituía una parte de mi maternidad, siendo la maternidad solo una parte de mi identidad. También sentía cierto reparo a abordar públicamente uno de estos temas tan polarizados que inhiben la comprensión lectora de quienes, desde el titular o el primer párrafo, ya han etiquetado a su autora, y sobre esto van redactando mentalmente el comentario con el que apoyarán o criticarán, a veces con ferocidad, sea el contenido, sea a quien lo escribe.

La resistencia a leer el libro se venció rápido, sus 300 páginas se acaban haciendo cortas: el ensayo de Gimeno no habla de nuestras experiencias concretas, ni juzga nuestras razones particulares para amamantar o dejar de hacerlo, sino que ubica esta práctica en un contexto histórico y político, en un entramado de significaciones y mandatos que nos permite deconstruir el sentido común sobre el pecho/la leche materna. Deconstruir sentidos comunes es un ejercicio sano para el pensamiento. Respecto a los reparos para escribir sobre el tema, decir, que del mismo modo que tirar del hilo de la lactancia permite a Gimeno adentrarse en un exhaustivo análisis sobre los mandatos de la buena maternidad y sus contextos, abordar el debate en torno al pecho me permite a mi reflexionar, más modestamente, sobre las aristas que se dan en la discusión y las posibilidades de encuentro.

Pero vamos a empezar por el principio.

¿Es objetivo el carácter natural del amamantamiento o hay una construcción cultural que en este momento de la historia lo designa como más apropiado?

Sobre el libro

¿Qué es lo que hay detrás del consenso en que la leche materna es lo mejor para los bebés? ¿Cómo se consigue que tantísimas madres hagan todo lo posible por evitar alimentar a sus criaturas con la misma leche de fórmula con la que ellas mismas crecieron sanamente? ¿Es objetivo el carácter natural del amamantamiento o hay una construcción cultural que en este momento de la historia lo designa como más apropiado? ¿Qué rol ha cumplido el poder y la ciencia para consolidar este sentido común? ¿Hacia dónde estamos yendo?

A partir de una experiencia personal dolorosa –en el hospital en el que dio a luz, hace 30 años, Gimeno fue cruelmente presionada para amamantar y maltratada por mantenerse en su determinación de no hacerlo– y de la constatación de que la suya no era una vivencia casual perteneciente a épocas pasadas, sino la experiencia de muchas otras mujeres de generaciones posteriores, la autora comienza a hacerse preguntas sobre la lactancia materna. Comparte sus reflexiones en un articulo que, desde su publicación en la revista Píkara, allá por 2011, acumula medio millar de comentarios. Con el elocuente título “Estoy en contra de la Lactancia Materna” sus palabras tocan sensibles fibras. Hay quien le aplaude la valentía, hay quien le da la razón con matices, hay quien la ataca con saña. Habrá también mujeres que la contactarán para contarle historias similares a la suya: mujeres presionadas para amamantar contra su voluntad, contra su bienestar, o incluso contra su salud. Aquí, también, lo personal es político: detrás del maltrato emocional médico, de la condena social, pero también detrás de la intensa frustración que pueden sentir aquellas que quisieran amamantar y no pueden, hay un mandato social con un fuerte carácter disciplinador, intuye la autora.

Si Gimeno dedica un libro a la lactancia materna, no es por desquitarse de una mala experiencia, no es para hacer campaña antilactancia, no es para embarcarse en una cruzada personal contra la crianza con apego, sino porque entiende que se trata de “uno de esos temas con capacidad para condensar en sí una compleja madeja de significantes políticos e ideológicos que van desde la construcción de identidades propia de la posmodernidad hasta las políticas de género alentadas por una agenda conservadora, pasando por las políticas neoliberales de recortes en servicios públicos...”

Lo que sigue es una rica investigación, bien documentada e inteligentemente estructurada. Recuperar la historia de la lactancia –ya en sí, un ejercicio necesario contra la desmemoria de las experiencias femeninas– le sirve a Gimeno para cuestionar la idea de que hay opciones más naturales que otras, recordando que las mujeres se adaptan al medio y en función de eso, ponen en práctica estrategias diversas que desbordan lo “presuntamente” instintivo. De hecho, la construcción de la lactancia prolongada como lo más natural y por tanto deseable es una construcción cultural reciente, que se aplica a espacios concretos y determinadas clases sociales, si bien se quiere hegemónica, alerta Gimeno. Siendo el mandato de maternidad una herramienta de control social sobre las mujeres, detecta una relación entre los momentos de aparente crisis de las relaciones de género patriarcales, y la intensificación de los discursos que identifican la buena maternidad con el amamantamiento.

Las tareas reproductivas en los primeros meses son numerosas y agotadoras, no porque los bebés mamen, si no porque son bebés. El reparto de todas estas tareas es la que refleja la regresión o no en la división sexual del trabajo

Así, tras un recorrido histórico en el que caben destetes tempranos, el uso de la leche animal –en ocasiones consumida directamente de sus ubres–, la explotación de esclavas y el contrato de nodrizas para amamantar a las crías de mujeres de clases más elevadas, la existencia en fin, de herramientas y prácticas que desligaban a la madre de la lactancia directa de sus bebés, apunta al establecimiento de esta práctica como imperativo moral hoy. Esto, así como la leche materna como alimento dotado de cualidades cuasi mágicas, son construcciones modernas que cumplen la función de distinguir entre buenas y malas madres, y que, por tanto, están atravesadas por intereses políticos que afectan tanto a las relaciones de género como a un proyecto de organización social que se sirve del esencialismo para devolver a las mujeres al espacio privado.  

El carácter regresivo, la funcionalidad para cierto horizonte social neoliberal, no estaría tanto en el acto en sí de amamantar, sino en el discurso que lo convierte en mandato, una determinada mística maternal centrada en el cuidado intensivo, la maternidad total, el amor como sacrificio –una transformación del amor romántico ahora dirigido a hijas e hijos– cuyo bienestar se convierte en ámbito de realización para las madres, principales responsables de él. Este proceso, que arrancaría según Gimeno en la segunda mitad del siglo XX –coincidiendo con el amplio uso del biberón y con una presencia de las mujeres en el ámbito público sin precedentes en determinados países– no se entendería sin la influencia del lactivismo y en particular, del rol de la Liga de la Leche. A la labor de lobby de esta organización  –que surgió en EEUU de la iniciativa de un grupo de madres católicas y que pronto se extendió internacionalmente– la autora atribuye que tanto la leche materna como el proceso de amamantar hayan suscitado un consenso científico, político y social, un mundo de blogs, un mercado de productos específicos y cuadros expertos, que la convierten en un mandato difícil de evadir, y al mismo tiempo difícil de cumplir, en el marco de una privatización de la responsabilidad y de dejación por parte del Estado.

Sobre el debate

“Este no es un libro contra la lactancia materna (aunque me temo que se leerá así) ni tampoco contra una manera concreta de ejercer la maternidad, sino que es un trabajo que pretende analizar críticamente lo que considero que es una práctica biosocial, una potente ortodoxia basada en el dogma el pecho es mejor a toda costa...” afirma preventivamente Gimeno en la introducción. Aunque la autora aclara en varias ocasiones que no está valorando ni atacando determinadas maneras de criar, en mi opinión hay una cierta sobredimensión de lo que supone la lactancia materna en términos de sacrificio, de pérdida de independencia de las madres, y de división sexual del trabajo. En definitiva, y volviendo a las experiencias, como afirma la misma autora, cualquier análisis de la maternidad suele provenir de vivencias situadas, en mi experiencia y la de muchas mujeres de mi entorno, no hay una relación tan clara entre el amamantamiento y la profundización de la división sexual del trabajo, ni dar el pecho supone una gran diferencia en términos de sacrificio o cansancio respecto a dar el biberón. Tampoco prolongar la lactancia, incluso varios años, implica per se pasar más tiempo que otras madres con los hijos. Los seis primeros meses de lactancia exclusiva son duros con teta o biberón, y requieren de una presencia continua de las personas cuidadoras independientemente de cómo se alimente el bebé. Las tareas reproductivas en los primeros meses son numerosas y agotadoras, no porque los bebés mamen, si no porque son bebés. El reparto de todas estas tareas (incluida la de quién prepara el biberón) es la que refleja la regresión o no en la división sexual del trabajo, por lo que aislar la lactancia materna como un indicador tan crucial del reparto de tareas en la crianza, podría verse como una simplificación desde las experiencias de muchas mujeres. Pareciera deducirse que el uso del biberón por sí solo produce prácticas de crianza más igualitarias. Más que el biberón, serían los permisos igualitarios e intransferibles, o mejor, la disminución de las jornadas laborales para todas y todos las que permitirían crianzas más igualitarias. Además, a veces el término lactancia prolongada parece equivaler a una larga cadena de dependencia entre madres e hijos, cuando en general, quien da de mamar a los cuatro años, lo hace con poca frecuencia. A pesar de las recomendaciones de amamantar hasta los dos años, también hay cierto mandato social que considera aberrante dar la teta más allá del año. Lo mires por donde lo mires, la maternidad está llena de mandatos, juicios ajenos y cuestionamiento de la agencia de las madres, en todos los ámbitos.

Por otro lado, cabría preguntarse si era más igualitario el reparto de las tareas reproductivas en las generaciones que criaron con biberón, que en las que ahora se decantan por la lactancia materna, y si el hecho de que se amamante o no, es un factor definitivo para evaluar la mayor o menor implicación de los varones. El rol paterno también ha ido cambiando en las últimas décadas, y aunque lamentablemente la crianza sigue siendo una cuestión femenina –basta ver la mamisfera a la que se refiere la autora, o las reuniones en los colegios– no creo que se pueda afirmar que la implicación masculina sea menor que antes. Por otro lado, se establece un nexo muy fuerte entre la lactancia y la permanencia en el espacio privado. Sin embargo, uno de los frentes del lactivismo consiste en normalizar el amamantamiento en el espacio público. Difuminar la barrera entre el espacio público y el privado es otra forma de resistirse a la tendencia a la privatización de los cuidados. No es lo mismo dar el biberón o la teta sola en tu casa, que con otras personas, en una asamblea feminista o en un aula. Se puede dar la teta y leer a Gimeno y otras autoras feministas al mismo tiempo. Doy fe de ello.

Se puede dar la teta y leer a Gimeno y otras autoras feministas al mismo tiempo. Doy fe de ello.

Por último, conceptualizar la crianza como carga, y la participación en el mercado laboral como sinónimo de emancipación, tiene también una dimensión de clase. Realizarse a través del trabajo, o incluso emanciparse económicamente, cada vez está al alcance de menos mujeres. Muchas trabajadoras se dedican al trabajo de cuidados mal remunerado, otras desempeñan trabajos alienantes y precarios.

En definitiva, deconstruir el instinto maternal, desespecializar a las mujeres en el cuidado, cuestionar nuestro destino manifiesto de madres, e impugnar la lógica del sacrificio como algo connatural al ser femenino es necesario y tenemos que agradecérselo al feminismo. Muchas no queremos someternos al esquema patriarcal que nos esencializa asociándonos como mujeres a lo natural, y a los hombres a la cultura. Pero también sentimos que al ocultar la dimensión biológica del ciclo reproductivo –experiencias encarnadas que atraviesan nuestros cuerpos– se produce una disonancia entre lo que muchas mujeres sienten y ciertos discursos. Discursos que, para desmontar el pernicioso eje que divide a las malas madres y a las buenas, acaban introduciendo otros que nos cuestiona sobre nuestra agencia o sobre nuestro feminismo.

Gimeno dio muestras de entender esta diversidad de perspectivas en otro artículo respecto el episodio en el que, a principios de 2016, Carolina Bescansa llevó a su bebé al hemiciclo. En este texto afirmaba: “Las feministas que criticaron el gesto de Bescansa pertenecen a otra tradición feminista que, en parte, está ligada también a otra generación (la mía, por cierto) que ha dado mucho al feminismo pero que si no mira alrededor con curiosidad y ganas de aprender y, sobre todo, de escuchar, corre el riesgo de quedarse completamente al margen.” Las ganas de escuchar, de escucharnos, debería de ser un mandato básico para cualquiera que se considere feminista. También de escuchar a Beatriz Gimeno, y a las feministas de su generación que nos recuerdan lo que ha costado pelearles el espacio a los varones en la esfera pública sin saltar rápidamente a la defensiva, o peor, al ataque.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Sarah Babiker

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ps

    Señora Gimeno, me parece que para escribir sobre un tema, primero hay que ser conocedora del mismo, y ya ni le cuento para escribir un libro entero. Con sus argumentos está tirando por tierra todos los estudios que demuestran los múltiples beneficios de la lactancia materna, tanto para la madre como para el recién nacido. No se puede generalizar en base a una mala experiencia propia, ni se puede tratar de politizar el tema de la lactancia. Como bien dices la madre es la que debe decir, es lo único coherente que leo en tus artículos, y los profesionales que atienden la las mujeres durante el embarazo y el postparto deben respetarla, y así lo hacen. Otra cosa es que promuevan la lactancia materna, que lo hacen por sus múltiples beneficios sobre la salud y no en base a ningún interés ni patriarcal ni machista, al igual que promueven el ejercicio físico y la alientación saludable. Precisamente, la lactancia artificial, que según su opinion, nació para liberar a la mujer, y la publicidad de estas multinacionales, es la causante de la falta de confianza de la mujer en su cuerpo. Si usted pregunta a cualquier madre embarazada sobre cómo ha pensado que va a alimentar a su bebé, le dirá que con lactancia materna, porque sabe que es lo mejor, y para hacer esta afirmación me baso en estadísticas. En cambio, las tasas de lactancia materna en España son bajas, y esta demostrado con estudios que el principal motivo es la falta de apoyo. No me invento nada, lo dicen las estadísticas, las mujeres prefieren la lactancia, pero el daño que hacen las campañas publicitarias de la leche artificial, se traduce en mujeres que piensan que sus pechos no son capaces de producir leche, que su hijo no crece porque su leche no le alimenta o que su leche no es de calidad. Por eso, los profesionales sanitarios en nuestro día a día trabajamos por empoderar a la mujer, por hacerla consciente de que está preparada para dar el pecho y que confíe en su cuerpo y en su naturaleza. Eso es feminismo señora, y no lo que usted defiende.

    Hace 2 años 9 meses

  2. h

    Cuando las multinacionales como Nestlé hace décadas, se dieron cuenta que podrían hacer negocio con la lactancia empezaron las campañas contra el amamantamiento. Por mucho que repita que no es una campaña contra el amamantamiento, la autora a la vez usa arguemntos anti-amamantamiento.

    Hace 4 años 4 meses

  3. B

    Hay una desconstruccion cultural que designa en este momento el amamantamiento como inapropiado. Como la hubo hace 40 años.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí