1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ciclismo a distancia

De cuando el Tour perdió su primera semana

Como algún día le salga un competidor a la carrera francesa, no habrá quien la salve. Los ocho días que precedieron a la etapa con final en Roubaix fueron una mera fotocopia

Sergio Palomonte 17/07/2018

<p>El pelotón del Tour de Francia pasa por la comuna de Saint-Mayeux, 12 de julio de 2018. </p>

El pelotón del Tour de Francia pasa por la comuna de Saint-Mayeux, 12 de julio de 2018. 

camershake(Wikimedia)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Al Tour de Francia le ha tocado compartir este año calendario con la Copa del Mundo de fútbol, algo que sucede cada cuatro años. De una manera muy loca, y aún sabiéndolo con años de antelación, la organización decidió programar la etapa más interesante de los primeros nueve días de carrera coincidiendo con la final del campeonato. Domingo de fútbol en Moscú, y de ciclismo sobre pavés en Roubaix. ¿Quién ganaría la batalla de las audiencias?

El duelo no se ha producido. Para evitar la humillación de verse relegado en las preferencias de los espectadores, esos mismos organizadores que idearon la etapa del pavés en día tan señalado para los aficionados al deporte adelantaron la salida para que los ciclistas llegasen a la meta con una hora y media de adelanto sobre el horario normal. Si el deporte de los once contra once empezaba a las 17:00, el Tour terminaría a las 16:00, ciclistas mediante.

Gran parte del éxito del Tour se debe a que es el único acontecimiento deportivo que se disputa en julio. Durante mucho tiempo, además, se ha repetido con bastante necedad que es el tercer mayor evento tras los JJ.OO y el Mundial de fútbol, pero lo que no se ha repetido tanto es que, si es así, no se debe a lo que ofrece durante gran parte de sus etapas, auténtica morralla desde el punto de vista del espectáculo, incluso más allá de los que opinan que solo sirve para pegarse una siesta ante la pantalla.

Como algún día le salga un competidor al Tour, en el mes de julio –y no es algo descartable, porque el mundo del deporte va hipervitaminado y abundan los Urdangarín que ofrecen oportunidades de negocio e "impacto"– no habrá quien lo salve. Baste ver lo que ha sido la primera semana de la edición 2018, más cochambrosa incluso que la vivida el año anterior, ya de por sí horripilante en lo que se supone que es una competición.

Ahora se ven todas las etapas de manera íntegra, pero no merece la pena ver ninguna de ellas

Por razones jamás explicadas por los ciclistas, y asumidas por los organizadores con la ilusión del secuestrado, la formación de la fuga ya no se disputa. En tiempos muy cercanos se vendía ese momento como uno de los mejores de la etapa, y jamás se podía ver en directo porque la retransmisión empezaba mucho después. Ahora se ven todas las etapas de manera íntegra, pero no merece la pena ver ninguna de ellas, salvo por el interés en los paisajes y las tomas bucólicas de Francia, siempre llena de ensenadas, ríos y campos cultivados de la Política Agraria Común, y nunca de sus centrales nucleares o banlieues.

Se muestra lo bonito, muy bien. Pero no hay nada que lo acompañe. De manera cansina, los ocho días que precedieron a la etapa con final en Roubaix fueron una fotocopia uno de otro.  El problema no era el perfil llano, sino que no había auténtica disputa por la etapa hasta los kilómetros finales. De manera robótica, pactada y mafiosa, jornada tras jornada, la fuga del día se organizaba nada más salir, y siempre compuesta por los equipos invitados a la carrera, de un nivel muy inferior a los 18 equipos que se admiten por obligación. 

El paroxismo llegó con la séptima etapa, con final en Chartres. La más larga de toda la carrera, 230 kilómetros. Banderazo de salida y un único corredor francés, desconocido incluso para un aficionado nivel premium de este deporte, se queda solo en cabeza. Ataca, y nadie le acompaña. Ante la perspectiva de hacer más de 200 kilómetros con el pelotón jugando al burro y la zanahoria con él, decide con impecable criterio dejar de pedalear y volver a ser reintegrado en la disciplina del grupo.

Al final, llegada al sprint. Como el primer día, como el segundo y como todos menos la contrarreloj por equipos que se presumía decisiva, y que no lo fue tanto. Una primera parte del Tour donde las diferencias han sido siempre por caídas o pinchazos, y jamás por una competición real de los mejores contra los mejores, o al menos de los menos mejores en una fuga contra el pelotón, sin saber quién iba a prevalecer. Todo eso ya forma parte del pasado de este deporte, y una gran parte de la afición ha sabido interpretarlo.

Con las cunetas aún llenas de espectadores –en el fondo, ir a ver al Tour en vivo es un acto de folklore francés, y no se paga entrada–, los salones de los hogares ya no lo están tanto. La cadena temática Eurosport lleva años haciendo una apuesta arriesgada por el ciclismo, del que emite todas las grandes carreras, las intermedias e incluso las que no interesan a nadie, como el Tour de Utah o la Vuelta a los Fiordos. Inundan su programación de ciclismo en todos los países donde emiten, incluso donde tiene un arraigo discutible, como en Suecia. 

Antes de la etapa de Roubaix, y con un tercio de la carrera ya consumido, las audiencias habían caído en un 4% en Holanda –que vive una Edad de Oro de campeones ciclistas–, un 10% en Francia, un 14% en Alemania –con diferencia el país más poblado de Europa, y que durante unos años dejó de emitir la carrera por el canal público en protesta por el dopaje masivo–, un 19% en España, un 26% en Bélgica –el único país donde compite en popularidad con el fútbol– y un 50% en Reino Unido, país que ha ganado cinco de los últimos seis Tour celebrados. En muchos de estos países la carrera también se emite por la cadena pública, pero ahí no hay que dar cuentas a unos accionistas.

Admitamos que el espectador de ciclismo es tonto por ver una competición adulterada, previsible, amañada y dominada por gente que se medica como enfermos crónicos, y que cuenta con certificados médicos que demuestran que efectivamente están enfermos. Admitamos también que una parte de la audiencia del ciclismo es de aluvión, de esa que pone la tele y se traga cualquier deporte que estén emitiendo, más si tiene bonitos paisajes. Admitamos eso, que es lo que ya habían hecho los directivos de las cadenas que ponen la carrera –y parte de sus accionistas–, y tendremos que admitir que el espectador ya ha llegado a un punto de hartazgo sin vuelta atrás. Y si no, volver a mirar el párrafo de las audiencias.

Un espectador que puede aguantar todo lo que le viertan encima, pero que al menos quiere un mínimo de competición, un simulacro bien hecho

Un espectador que puede aguantar todo lo que le viertan encima, como así ha hecho todos estos años, pero que al menos quiere un mínimo de competición, un simulacro bien hecho y no lo vivido hasta ahora en este mes de julio. Porque si no, a la primera de cambio –y el Mundial de fútbol es la piedra de toque perfecta– se irá a otra alternativa de ocio deportivo televisado donde la engañifa y el apaño grotesco no sea tan evidente. Y no solo es cuestión de televidentes y de patrocinadores que arrastran tras de sí, y que después invertirán o no en ciclismo. Vean lo que pasa con otros indicadores:

Marca, el principal diario deportivo español y el periódico de mayor difusión, no ha enviado un corresponsal a la carrera hasta pasada la primera semana. Las crónicas de las primeras etapas venían firmadas desde Madrid, en una medida no explicada a los lectores y tampoco reclamada por estos, si es que tienen cauces para expresarse. Quizás la onerosa factura del equipo de enviados durante un mes a Rusia para cubrir el Mundial de fútbol hizo que el medio se apretara el cinturón, o quizás ya daban por descontado que en la primera semana del Tour no iba a pasar nada que justificase enviar de excursión a Francia a una persona con gastos pagados. Y han hecho bien.

TVE hace años que no envía a sus comentaristas de capilla a la carrera, sin que haya habido merma alguna de la calidad. Hay un periodista que hace unas piezas de menos de un minuto para los informativos y, a veces, cumple funciones de apoyo a la emisión en directo para dar un leve barniz al único gran evento deportivo que le queda al conocido como el Ente. Dos locutores –que, más bien, animan a pegarse una buena siesta– comentan sin conocer el recorrido y sin hacer mención a los dopajes cuando en pantalla sale un corredor con turbio pasado. Nada más allá de: “estuvo parado unos meses”.

Ahora llegará la montaña y las audiencias remontarán

Ese es el panorama del Tour, y el panorama del ciclismo si tenemos en cuenta la prevalencia de esta carrera sobre las demás. Ahora llegará la montaña y las audiencias remontarán, mientras los que destrozan este deporte desde dentro volverán a plantear que las grandes vueltas tienen que pasar de tres semanas a dos para ser viables, y otro tipo de soluciones creativas que, en el fondo y la forma, solo buscan jibarizar un deporte que antes concitaba toda la atención, y que ahora la pierde a borbotones. 

En Roubaix tampoco pasó nada. Fue, en este sentido, el perfecto colofón a una primera parte del Tour anodina y apática. Cuando los equipos más potentes tuvieron oportunidad de hacer algo no hicieron nada, y todos los favoritos llegaron agrupados o con diferencias imperceptibles entre ellos. Por segundo año consecutivo, los escaladores llegan a la montaña sin apenas tiempo significativo perdido, lo que según los sabios es garantía de espectáculo. Ya se vio el año pasado. Algunos ya lo llevan viendo varios años y han decidido apagar su conexión con el ciclismo. Es tendencia, y va a más. Lo verán y lo veremos.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio Palomonte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. saladin

    no nos quites por favor el show de los lloros, de la euforia sin base, del encumbramiento ridiculo de valverde en el tour....que nos sermonea el de andres y mas prudente perico y el invtado de turno.....lo mismo que la furia vuelve al futbol, el españolismo barato vuelve al ciclismo.....que gozo verlos caer a los movistar ante maquinarias muy modernas de subir puertos y rodar llanos jajajaj. viva contador!!.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí